"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

5/2/14

Un análisis sobre la contribución del discurso político de Fidel Castro al desarrollo político-cultural del pueblo cubano

Fidel Castro ✆ David Levine 
Camilo Rodríguez Noriega  |  El artículo se centra en una exposición acerca de las funciones del discurso político del líder de la Revolución Cubana en relación con el desarrollo político-cultural revolucionario del pueblo cubano, en la que se hace explícita la correlación entre el político y el filósofo-político que coinciden en su persona. Dicha exposición ha sido construida por su autor como resultado del estudio de más de 700 de los discursos pronunciados por Fidel Castro entre 1959 y 2006, en aras de develar su concepción filosófico-política acerca del desarrollo cultural necesario en el pueblo para comportarse como sujeto político de la Revolución y en cuyo curso identificó a dicha oratoria como importante medio del referido desarrollo. Se sustenta que la misma instituye una vía fundamental de interrelación con el pueblo en la que se codifican símbolos, propuestas, encargos, valoraciones, etc. entre los involucrados, respecto a los asuntos públicos, al tiempo que permite apreciar estados de ánimos y disposiciones políticas del líder y las masas, a partir de articular el proceso de toma de decisiones con la valoración de los estados de realidad, la marcha de las políticas vigentes y su propia continuidad y cambios. En consecuencia, el trabajo subraya el aporte de tal discurso a los estados de la identidad psicosocial del pueblo con el proyecto revolucionario, a la potenciación ideológica de su relación con la realidad y a los comportamientos políticos revolucionarios, tributando a la conformación de hegemonía político-cultural de igual
naturaleza.

El discurso político de Fidel Castro se manifiesta como un conjunto de mensajes específicos, de reflexiones y sistematizaciones políticas e ideológicas que trasmite sobre -y en torno a- problemáticas que afectan, de uno u otro modo, la vida de la sociedad, las que se integran como referentes de la comunicación y educación política e ideológica dentro de la actividad política nacional.

Mensajes, reflexiones y sistematizaciones que discurren como recreaciones-valoraciones del estado de la práctica y aportan pautas ideo-políticas, orientaciones, preceptivas y proyecciones políticas programáticas, etc., en atención a necesidades políticas histórico-concretas y a su posible curso. Su contenido contiene formulaciones de alto valor cosmovisivo con una fuerte apreciación del devenir histórico e las que se articulan lo estratégico con lo táctico, sin agotarse en eso, y donde la inmediatez empírica se constituye en reto para nuevas intelecciones políticas dialécticamente críticas de la realidad.

Con sus ideas, trasmitidas con un lenguaje de alcance popular masivo, Fidel Castro procura a la vez educar, educarse y contribuir a estructurar la participación protagónica del pueblo en el proceso revolucionario. Asunto este favorecido por la capacidad y la posibilidad real de ese discurso para implementar societalmente objetivos, objetos y medios de práctica social. Al respecto él mismo precisa: “La Revolución ha ido ocurriendo conforme a las ideas revolucionarias de los que hemos jugado un rol importante en esta lucha, y ha ido avanzando en la misma medida en que hemos ido avanzando todos, y ha ido desarrollándose en la misma medida en que nuestras ideas revolucionarias y las ideas revolucionarias del pueblo han ido desarrollándose”[1].

Se vale para ello de contactos directos con determinados sectores, grupos sociales, representaciones masivas, etc. que funcionan como auditorio, en actos públicos más o menos masivos con prevalencia en unos de la agitación o en otros del razonamiento más sosegado, aunque muchas veces articulando ambas cosas[2]. También se comunica en reuniones, eventos, o indirectamente, con un universo potencialmente más amplio, a través de programas radiales y televisivos y de la expansión del discurso por todos los medios de difusión masiva, incluidas hoy las nuevas tecnologías informáticas.

En los asuntos abordados en su oratoria pública se manifiesta enfático en los esfuerzos de formación de conciencia y cultura política revolucionaria popular a través de la información que se brinda y las fundamentaciones ideo-políticas –y no pocas veces técnicas- que enriquecen su análisis. Al mismo tiempo se constata la delimitación de ciertas pautas culturales de la mentalidad y comportamiento político-social a superar con el subrayado de las que son afines a la cultura revolucionaria necesaria. Y ello sucede desde el comienzo, en momentos donde la nueva cultura es solo una posibilidad en ciernes, incluso para no pocos de quienes dirigen.

La difusión inicial de la mayoría de sus discursos no se concibe, ni obedece a límites restringidos y controlables y su receptor efectivo resulta irreductible al destinatario inmediato. Por lo tanto, también en el orden de la recepción no procura control de límite, aunque el propio orador o los difusores puedan establecer prioridades de audiencia. No obstante, también suceden intervenciones de carácter más privado, por su contenido y destinatario, pero que se difunden parcialmente para su consumo masivo.

Como norma, su destinatario lo constituye el pueblo en general, pero también subyace la intención de interpelar grupos sociales específicos, trascendiendo no pocas veces, por su interés, la frontera nacional facilitada. No obstante, puede denotarse una segmentación analítica del auditorio que conduce a considerar la polaridad de: a) un destinatario que participa de las mismas ideas, o cuando menos de los mismos ideales básicos, comparte los mismos valores y persigue iguales objetivos que el discursante y con el cual este procura reforzar razonada y críticamente un “nosotros” y b) un destinatario básicamente adversario con el que se polemiza; aunque existen posiciones intermedias.

El examen del discurso público de Fidel Castro a lo extenso del período enmarcado permite deslindar las funciones del mismo a partir de su propia conciencia de que: “…antes la tribuna se utilizaba para estar haciendo demagogia y politiquería, y hoy se usa para“ Divulgar los conceptos de la revolución…” [3] y discutir los problemas del país”[4].

Desde los comienzos, ese discurso interactivo delineó como su función general integradora la de ayudar a delinear la fisonomía político-cultural del pueblo revolucionario cubano. Responsabilidad esta que resulta palpable a través del resto integrado de las funciones que el conjunto del discurso cumple, las que han sido inferidas como generalizaciones desde el estudio de su oratoria en el período 1959-2006, todas englobables en su carácter educativo, orientador y organizador de naturaleza ideológica y política, descifrable desde el comienzo y sostenida en el tiempo.

En consecuencia, se trata de funciones generadoras de voluntad política colectiva, en el sentido leninista y gramsciano así como de una espiritualidad política emancipada, la que implica no sólo la conciencia de posesión de poder sino además la capacidad para utilizarlo bien, de acuerdo a su misión histórica, para avanzar, en el campo de la política, en la construcción continua de hegemonía y en consecuencia trascender progresivamente a cuotas superiores de emancipación nacional y humana.
Entre las funciones restantes del discurso público de Fidel Castro que aportan al desarrollo cultural del pueblo como sujeto político de la Revolución se destacan:
a) la función emotivo-racional, pues él es consciente de que: “…hay que salvar la esperanza con el corazón y con la inteligencia marchando parejas…”[5] y desde y hacia la articulación de ambas aporta su discurso.
b) la función legitimadora del pueblo como sujeto político en tanto, como Fidel Castro afirma: “…Una empresa revolucionaria no es obra de dirigentes revolucionarios, es obra de todo un pueblo, es obra y es tarea de las masas del pueblo” [6], cuyo ascenso cultural considera un derecho que hereda de la humanidad. Asevera: “…hay algo que vale mucho, hay una gran herencia que la humanidad ha recibido, y es la cultura, son los conocimientos…Y esa es la gran riqueza que todos los hombres recibimos como herencia, de las generaciones humanas que nos han precedido…Cualquier hombre humilde, cualquier trabajador, cualquier hijo de cualquier familia humilde, es dueño de esa herencia. Solo necesita una cosa, para tener en sus manos lo que ha recibido del trabajo de millones de hombres durante miles de años: lo único que necesita es saber leer; lo único que necesita es saber leer…” [7], lo que ha de ser garantizado por la Revolución . Desde esa perspectiva considera al pueblo el pilar más sólido de la obra de la Revolución como muestra de una actitud de confianza en el mismo y en su inmensa capacidad de lucha, de trabajo y de creación, mostrándolo como características propias del verdadero revolucionario [8].
Lo hace lejos de toda lisonja al pueblo, combinando las críticas a las insuficiencias con la elevación constante de la autoestima como pueblo-nación inteligente, heroico, solidario, entre otras cualidades que de continuo se resaltan con coherencia discursiva. En ese orden el discurso de Fidel Castro posee una alta fuerza estimuladora al saber aprovechar el valor humano y político de la unidad entre la crítica constructiva y el reconocimiento justo como fuerza legitimadora.

Dentro del pueblo resalta la función social de los jóvenes pues está convencido de que el triunfo en la gran tarea histórica que es la Revolución ocurrirá en la misma medida en que se logre involucrar a las nuevas generaciones, alimentando una gran confianza hacia su capacidad de ser revolucionarios
c) la función informativa y descriptivo-fundamentadora del porqué y para qué de la política y de las políticas revolucionarias -a nivel nacional e internacional- a partir de datos de realidad objetiva, favoreciendo su interpretación desde los nexos pasado-presente y situación existente-situación aspirada, sin agotarse en ellos. Clarificación orientada a develar lo que es posible y necesario en cada momento, en el marco de principios a respetar, ajustables históricamente. Informa de modo fundamentado sobre lo que interesa, de la mano de la verdad, para crear estados de opinión pública y colocar asideros a la movilización necesaria, pues considera a esa opinión como reguladora corriente principal del estado del ejercicio de poder revolucionario, a partir de la reacción popular. De ahí que diga todo lo que piensa siempre que lo considere conveniente para que las masas tengan clara tanto la idea táctica como la idea estratégica de la lucha.
En consecuencia, Fidel Castro examina con nivel de detalle el proceso revolucionario y las condiciones en que se desenvuelve. Cuestión que considera también significativa para influir en la opinión pública internacional y de los pueblos, para lo que cree importante desarrollar capacidades en ese sentido y realizar todos los esfuerzos posibles.
d) la función pragmático-movilizativa, asociada a nutrir el poder hacer a partir del saber, procurando la movilización específica para la acción específica y revelando su conveniencia política y al mismo tiempo la alerta permanente. Para ello el discurso aprovecha el conocimiento de la psicología e idiosincrasia del pueblo cubano de cuya autoconciencia da cuentas al pueblo, mostrando a las masas cómo regular el temperamento impaciente que las caracteriza[9].
Esta función de su discurso ocurre todo el tiempo, aún cuando se manifiesta un relativo desbalance en ese ‘nutrir el poder hacer’ entre lo asociado a lo heroico y lo referido a las tareas corrientes, como consecuencia de las circunstancias históricas y el modo de resolver la contradicción desde la que se desenvuelve la cultura política del pueblo cubano.

Asociada a esta función Fidel Castro revela el significado político de las consignas revolucionarias cuyo valor asocia a su sentido histórico real en la medida que contengan un poderoso componente ético, moral, político, histórico.
e) la función desarrolladora programática, en tanto el contenido del discurso tiende a no agotarse con las urgencias del presente. Se aportan razonamientos políticos que rebasan los marcos histórico-concretos, aunque nazcan de ellos y desde esos análisis se interpela al pueblo para crecer como sujeto político de la Revolución. Lo hace al convocarlo a entender críticamente el proceso desde la perspectiva ideo-política que expone para asegurar su reproducción en la medida que el pueblo se auto-reconozca en ese discurso y se identifique con él. A esos fines se plantean las contradicciones particulares a superar en la práctica con la participación y apoyo de todo el pueblo y la perspectiva desde las cuales hacerlo. No solo de aquellas contradicciones derivadas de la herencia pre-revolucionaria sino las que surgen del propio proceso, aportando un modelo desarrollador al pensamiento político popular[10] acompañada de una convocatoria a la reflexión a través de preguntas y problemáticas que generalmente inducen los cauces desde los que el líder piensa el desarrollo de políticas que a la vez funciona como los ofrecimientos ideológicos y políticos que hace al pueblo, adquiriendo para este valor doctrinal en su propio desarrollo. Proceso que funciona por el legítimo liderazgo construido en la actividad comunicativa entre líder y masas.
En ese orden aporta la propia evolución -sobre una sostenida base principista esencial- del pensamiento de Fidel Castro sobre determinados asuntos, cuya visibilidad se facilita relativamente al interlocutor atento a partir del carácter recursivo desarrollador de su oratoria.

Desde esa perspectiva se manifiesta una preocupación permanente por el devenir y porvenir del proceso político, porque el presente viabilice el futuro a través de una orientación hacia la transformación constructiva del estado de cosas existentes, dirigida a la vez a fomentar una actitud proactiva ante los grandes objetivos a lograr. De ahí que Fidel Castro subraye la importancia de armarse de ideas, de conceptos revolucionarios claros sobre el porvenir; levantar trincheras ideológicas, trincheras de conceptos, sin desestimar, a la par, las trincheras de piedras, haciendo a los jóvenes abanderados de estas ideas.

Es decir, el sentido práctico que demanda el momento y que el discurso acoge no se subyuga con pragmatismo. Se legitima el valor de la elaboración de estrategias revolucionarias de mediano y largo plazo como recurso político e ideológico.
f) la función didáctica y teórico-doctrinal, pues Fidel Castro se esfuerza por razonar los comportamientos político-morales que le son afines a las posiciones políticas que se asumen, en relación con principios generales a los cuales atenerse. Y lo hace con la particularidad de presentar ese contenido como propuestas histórico-concretas que acogen en sí a la doctrina revolucionaria que participa de la tradición nacional, sin clausuras. Tributa así a la transmisión y precisión de conceptos de la política revolucionaria en aras de la conformación de la opinión pública revolucionaria, a la mejor disposición de ánimo y, muy ligado a esto, al delineamiento de autoconciencia sobre la naturaleza distintiva del proceso revolucionario a partir del análisis histórico, hechológico-ilustrativo y político-moral del curso de los acontecimientos y de situaciones de conflictos que se presentan y las formas debidas de su abordaje revolucionario[11].
En relación con esos análisis se procura una postura receptiva activa y crítica del pueblo, a tono con las condiciones existentes, pero haciendo todos los esfuerzos discursivos posibles para que la misma sea comprendida, compartida y, en consecuencia, practicada. El propio discurso se perfila así como recurso para la influencia ideológica político-moral inmediata -que corre a cuenta del intercambio directo con el pueblo- y que se orienta a pautar la cultura política necesaria. En atención a todo lo anterior el discurso se constituye como el reservorio teórico de la singular práctica política de la Revolución Cubana[12];
g) una función filosófico-política, orientada a comprender y repensar la realidad política existente desde el prisma del deber ser y a tono con lo cual Fidel Castro revela: “…su condición de principal crítico y opositor de lo mal hecho”[13]. Función esta muy estrechamente ligada al hecho de que el compromiso con el porvenir siempre está en la mirada del discursante y en la calidad de sus ideas[14].
Desde este ángulo se perfila la contribución educativa y orientadora de su discurso, al remarcar el ahínco por fomentar una aptitud-actitud cultural política proactiva en el pueblo. Ello obedece a la necesidad de multiplicar la capacidad de pensar continuamente el proceso para ser actuado conscientemente desde posiciones principistas y evitar tanto los pasadísimos y presentismos políticos en las acciones y en los programas como las confusiones y manipulaciones que atenten contra el presente y futuro de la Revolución. Tal función, sin dejar de tener efectos de recepción contradictorios con su propio sentido[15], le da una coherencia de acentos al contenido ideo-político principista del discurso que, si bien se enriquece con la especificidad de las situaciones histórico-concretas, le asegura mantener una extraordinaria continuidad. Sucede al punto que cuando el devenir histórico rebasa el sentido de determinadas prácticas y consideraciones políticas -impulsadas o expresadas desde su discurso- parte importante de la plataforma de ideas que le sirvieron de base se preservan vigentes en su valor ideológico heurístico y programático.

Es decir, sin una nueva cultura no se asegura con coherencia la reproducción social específica de la sociedad, ni en lo material ni en lo espiritual ni en el comportamiento, ya que el modo de pensar, de hacer y de estar se casualiza, se muestra caótico y hasta errático. Comprende que sin el desarrollo ideológico necesario falta la brújula, el impulso, la intencionalidad del desarrollo cultural. En consecuencia, como parte de la lucha política cotidiana pero más allá se esfuerza todo el tiempo en contribuir desde su discurso a ese desarrollo. De ahí que sea posible encontrar en su oratoria -más allá del contenido descriptivo-analítico y valorativo del discurrir político del proceso revolucionario- los fundamentos ideológicos explicativos de ese discurrir político que conectan en su evolución histórica el contenido de su discurso como una totalidad ideológica. Y es por ese motivo que resulta factible encontrar en las determinaciones generales de esa producción ideológica la filosofía política de la cultura que se necesita para que el proceso revolucionario se reproduzca como fenómeno asociado a la identidad cultural del pueblo.

Tal singularidad es consustancial a su sensibilidad política y humana, a su esmerada intuición y a esa racionalidad creadora y profundamente dialéctica de su pensamiento, que no cesa de cultivar, porque es consciente de que: “…el peor de los sacrilegios es el estancamiento del pensamiento: pensamiento que se estanca, pensamiento que se pudre…” [16]

Facultades que se sintetizan en una profusa concatenación de ideas analíticas y propositivas, de profunda raíz histórico político cultural, empeñadas permanentemente en habilitar la posibilidad de la continuidad del cambio revolucionario de la realidad. Ideas que despliega a través de un visible nexo inter-retroactivo permanente entre ellas, para conformar un proceso, que ajeno a todo determinismo lineal, puede ocurrir desde la constante de un diálogo, intensamente principista, con las necesidades y contingencias que derivan de las circunstancias nacionales e internacionales histórico-concretas.

En ese orden su oratoria resume, asidos, tres preceptos culturales políticos que sientan enseñanzas al pueblo como sujeto político del proceso: a) el sentido histórico de las políticas y b) el carácter principista de la política revolucionaria, entendidos en su unidad dialéctica como el modo político moral de ser revolucionariamente consecuente y c) la asimilación de la crítica a sí misma colocándola como brújula de su ejercicio constructivo. No es casual que la definición de Revolución ofrecida en 1ro. de mayo de 2000 revele, como continuidad de su visión al respecto[17], no solo un enfoque que sostiene desde el comienzo[18] sino una exposición sintética de la autoconciencia de su propia cultura política.

De la interacción dialéctica del conjunto de funciones referidas del discurso público de Fidel Castro en relación con el desarrollo político-cultural del pueblo se deduce en buena medida la legitimidad de la necesidad sentida por él de fomentar un desarrollo cultural popular propio para una sociedad en inobjetable proceso de búsquedas. Nótese que no se piensa solo en educar un buen ciudadano, si no de hacerlo y al mismo tiempo generar un trasgresor comprometido de preceptos y prácticas histórico-concretas convenidas , las que, aún pudiendo responder a la estatalidad instituida, requieren ser históricamente trasformadas para imponer el nuevo orden revolucionario que emana de las necesidades inscriptas en un nuevo estado histórico de la práctica y la fisonomía político-cultural de los hombres y mujeres que hacen sociedad en Cuba y para lo que requieren ser repensadas esas prácticas y re-educados esos hombres y mujeres. El sujeto necesario no es simplemente el hombre y la mujer que están, ni siquiera el buen ciudadano que se necesita. Es aquél en capacidad de cambiar-conservar lo que debe ser cambiado y conservado, con sentido del momento histórico y a tono con una plataforma de principios a actualizar permanentemente en su funcionamiento histórico[19]. Por eso se trata del desarrollo cultural del pueblo como sujeto político de la Revolución.

Si no se nota esta peculiaridad en la intencionalidad con que Fidel Castro procura, desde el principio, para las condiciones de Cuba y las características de su pueblo, la producción de hegemonía político cultural popular se desatiende la esencia de su pensamiento al respecto y la cuasi natural contradicción dialéctica entre el filósofo y el político que se amalgama dialécticamente en ese pensamiento y que, lejos de abandonar, se explicitará cada vez con los realces de una y otra condición o ambas a la vez, según lo que cada situación histórica le aconsejen.

Las potencialidades educativas, orientadoras y organizadoras del discurso, sintetizadas en las funciones más arriba referidas, se entretejen con la autoconciencia de que al ejercicio de su liderazgo popular le resulta consustancial el esmero por el desarrollo cultural del pueblo y que a dicho desarrollo aporta su propio estilo y línea de pensamiento en el tratamiento de los asuntos políticos y las cualidades y valores que a través de su palabra se transparentan. Por eso también no es casual que se denoten con tanta claridad la constancia, la dignidad, la serenidad, la firmeza de principios, el optimismo revolucionario y los valores consustanciales a la tradición de pensamiento revolucionaria que acoge, lo que le permite establecer un estrecho haz histórico-concreto entre patria, revolución y socialismo, cuyo cemento resultan la independencia, la soberanía nacional -pues donde no hay nación, no se puede hablar de la independencia- y el antiimperialismo[20]. Con ello marca también referentes axiológicos esenciales a estimar en el desarrollo cultural del pueblo como sujeto político cubano.

Valores y cualidades asimilados popularmente con niveles diferenciados entre grupos sociales e individuos, cuya apropiación ha transcurrido tanto desde una perspectiva estrictamente reactiva ante los fenómenos cotidianos como de un modo más consecuente con el estilo y línea de pensamiento de Fidel Castro empeñado en una permanente puja por fomentar una actitud cultural proactiva en el pueblo –que acoja lo reactivo sin agostarse en ello-, aún en proceso de educación[21]. Por eso también socializa en su discurso las bases constitutivas de ese comportamiento, con marcada ausencia de personalismos, y con fines estrictamente educativos. Asuntos estos cuya legitimidad teórica y práctica, para el objeto de interés de este estudio, solo es presumible en estrecha relación con el análisis del segundo los dos referidos ejes generales.



[1] Castro Fidel. Discurso pronunciado resumiendo los actos del Día Internacional del Trabajo. Disponible en URL:  http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1961/, 1º de mayo de 1961.p.36. El compendio principal de esas ideas se encuentra ya en la Primera Declaración de La Habana (1960)
[2] El propio Fidel Castro reconoce diferenciaciones en las posibilidades que brindan para el discurso diferentes calidades de actos públicos: “…Estos actos no se prestan mucho para el razonamiento sereno, es muy difícil, no siempre se logra; esta tribuna multitudinaria se presta mejor para agitar que para razonar.  Se razona mejor en un teatro, se razona mejor en un acto como el de la escalinata universitaria; no es fácil razonar, crear las condiciones que se requieren para ir al análisis profundo en un acto de esta magnitud…” (Discurso pronunciado en el Desfile militar y Concentración con motivo del VIII Aniversario de la Revolución. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1967/  , 2 de enero de 1967.p.18).
[3] Castro Fidel. Discurso en el acto de clausura del Primer Forum Nacional de la Reforma Agraria. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1969/,12 de julio de 1959.p.16.
[4] __________. Discurso pronunciado en el resumen del acto celebrado en el Estadio Latinoamericano con relación a la Batalla por el Sexto Grado. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1964/, 20 de noviembre de 1964.p.13.
[5] Castro, Fidel. Discurso pronunciado en el Parque Central de New York, Estados Unidos. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1959/,  24 de abril de 1959.p.7.
[6] __________.Discurso pronunciado en la conmemoración del VIII aniversario del Ataque al Cuartel Moncada. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1961 26 de julio de 196i.p.10. La referida idea constituye una constante en el discurso público de Fidel Castro. En sus conocidas Palabras a los intelectuales afirma: “…Nuestra preocupación fundamental siempre serán las grandes mayorías del pueblo, es decir, las clases oprimidas y explotadas del pueblo.  El prisma a través del cual nosotros lo miramos todo es ese: para nosotros será bueno lo que sea bueno para ellos; para nosotros será noble, será bello y será útil todo lo que sea noble, sea útil y sea bello para ellos...” (Discurso pronunciado como conclusión de las reuniones con los intelectuales cubanos. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1961/,  16, 23 y 30 de junio de 1961.p. 5-6. )
[7] __________.Discurso pronunciado resumiendo los actos del Día Internacional del Trabajo. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1961/, 1º de mayo de 1961k .p.4.
[8] Sobre el valor de la confianza en el hombre insistiría Fidel Castro: “Si no se confía en el hombre, lo mejor es dejar el cartelito de revolucionario a un lado y olvidarse, dedicarse a cualquier otra actividad. Si no se confía en el hombre, lo mejor es olvidarse del cartelito del socialismo, dejarlo a un lado e inventar cualquier otra cosa, que no hay que inventarla porque está inventada hace mucho rato” (Discurso pronunciado en el acto central por el XXX aniversario del Triunfo de la Revolución, efectuado en la Exposición Permanente del Desarrollo Económico y Social de la República de Cuba (EXPOCUBA). Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1989/, 4 de enero de 1989.p.16.)
[9]  La conciencia de este asunto se muestra a lo largo de su discurso pero los pronunciados en los primeros años evidencian fehacientemente su conocimiento de la psicología e idiosincrasia del pueblo cubano.
[10]  Ejemplo de esas contradicciones y su tratamiento histórico se rebela en las siguientes ideas de Fidel Castro: “…Digamos que son tres las contradicciones: las enormes necesidades del desarrollo, las enormes necesidades de la defensa del país en las condiciones en que se desenvuelve nuestra Revolución y las enormes necesidades del estudio.  Y esas contradicciones hay que superarlas, esas contradicciones hay que resolverlas. 
“La contradicción entre las necesidades del subdesarrollo y la del estudio se va resolviendo en la misma medida en que se va introduciendo el trabajo combinado con el estudio.  Y el trabajo combinado con el estudio se desarrolla hoy día en las secundarias, se desarrolla en los preuniversitarios y se desarrolla en la universidad.  Sin embargo, se desarrolla en la medida de las posibilidades (Discurso pronunciado en la concentración efectuada como culminación de los actos organizados para honrar a los Mártires del 13 de marzo de 1957. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1969/, 13 de marzo1969.p.4.) 
Y más adelante plantea: “… será necesario conciliar el problema de la defensa con el problema del estudio, con el problema de la producción. 
 “Ese problema lo resolveremos haciendo coincidir la fase de la enseñanza preuniversitaria o tecnológica, como la llamaremos, y en el futuro ya no habrá la diferencia entre tecnológico y preuniversitario, y todos los centros serán de enseñanza tecnológica.  Solo que algunos serán de una tecnología, otros de otra, y los que hoy hacen preuniversitario pues serán tecnológicos de ciencias, y de las enseñanzas correspondientes a los estudios ulteriores” (Discurso pronunciado en la concentración efectuada como culminación de los actos organizados para honrar a los Mártires del 13 de marzo de 1957. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1969/, 13 de marzo1969.p.5.)
[11]  Los razonamientos de Fidel Castro al respecto, van al detalle, consciente de la necesidad de que el proceso se ajuste a nuestras peculiaridades y funde desde ellas. Por ejemplo afirma: “…nosotros debemos tener nuestra propia terminología para conceptuar las cosas.  Por ejemplo, usamos el término de orientador revolucionario, como un término más nuestro, y que en otros sitios lo califican de “agitador”.
“La palabra “agitador” había sido una palabra que pasa un poco como con las cooperativas. Hay ciertas palabras contra las cuales el enemigo se ha ensañado de mala manera, y ha llegado a crear ciertos complejos… ciertos complejos no, ciertos reflejos condicionados.  Y nosotros, como no estamos obligados a usar términos… Nosotros, por ejemplo, a una granja del pueblo, que es una granja del pueblo, pues en la Unión Soviética le llaman “sovjós”.  Pero si nosotros le hubiéramos puesto a la granja del pueblo “sovjós”, habrían armado un escándalo tremendo los enemigos de la Revolución.  Y además, porque no tenemos por qué llamarle “sovjós”; lo de nosotros es granja del pueblo, que es un nombre cubano a un tipo de granja de producción colectiva.
“Y pega muy bien, porque, entre otras cosas, el concepto va expresado en la palabra” (Discurso pronunciado en la Reunión celebrada por los Directores de las Escuelas de Instrucción Revolucionaria. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1961/,20 de diciembre de 1961.p.1.)
Refiriéndose a las escuelas e instrucción revolucionaria dice:”…si cuando se fundaron las escuelas se hubiera dicho van a ser escuelas de marxismo-leninismo, pues alguna gente hubiera sentido todavía reflejos condicionados contra el marxismo-leninismo, reflejos que se les van quitando con el tiempo.  Y, por eso, las palabras instrucción revolucionaria podían ser una denominación más correcta para lo que son las escuelas…” (Discurso pronunciado en la Reunión celebrada por los Directores de las Escuelas de Instrucción Revolucionaria. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1961/,20 de diciembre de 1961.p.4.).
[12] Tal particularidad obedece a varias necesidades pero tiene en comportamientos políticos corrientes, particularmente de los primeros años -aunque no solo- razones que la explican. Fidel Castro las asimila al cuestionarse: “…Cómo es posible estar tan ciegos que no veamos el gran objetivo político que hoy tiene delante la clase, junto a todo el pueblo, de cambiar la estructura económica y social de la nación…. Cómo vamos a comportarnos como si nuestras aspiraciones fuesen meras aspiraciones de demandas económicas, como antes, y no la gran aspiración revolucionaria de transformar radicalmente a Cuba…La justicia no puede ser justicia por sectores…” (Discurso pronunciado en la inauguración del X congreso de la FNTA, en el Palacio de los Trabajadores. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1959/, 22 de mayo de 1959.p.8-9.) 8-9.). Situación que confirma que también en el caso cubano la construcción de hegemonía político cultural popular tuvo que trascender el primario camino de romper las dicotomías entre economía y política y enseñar para qué se necesita y sirve el poder revolucionario.
[13]  Conversaciones con Ignacio Ramonet: Cien horas con Fidel. La Habana, Cuba: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, tercera edición; noviembre de 2006.p.23.
[14] Precisamente en esta función del discurso se devela la singular unidad dialéctica entre el político y el filósofo político que es Fidel Castro. El análisis de su discurso muestra una construcción política en diálogo inquebrantable entre las ideas y la realidad, entre las aspiraciones y las demandas presentes, entre los apegos doctrinales y los problemas específicos de la nación y del pueblo. Pero al mismo tiempo se observa un permanente pensar la situación nacional e internacional y el repasar la historia desde las perspectivas doctrinales que le caracterizan creando un reservorio de ideas con valor para explicársela y comprenderla así como para orientar la práctica. Y eso le acompaña en todas sus construcciones políticas en las que, sin embargo, se ve compelido a realizar jerarquizaciones operativas que resultan imprescindibles para transformar el estado de cosas objetivas y no siempre guardan igual grado de coherencia con las matrices de su pensamiento, aunque nunca traicionen sus determinaciones esenciales. No obstante, Fidel Castro no deja de esforzarse por empujar el curso de la historia en el sentido que le marcan aquellas matrices ideológicas y doctrinales, razón por la cual no clausura su esfuerzo político en pensar lo inmediato cualquiera que sea la fuerza que porte, pues tiende a hacerlo en conexión con lo futuro cercano y lejano que está en el horizonte del ideal; lo que le hace ser profundamente consecuente en lo ideológico y políticamente responsable. Por lo que su interpelación al pueblo ocurre como político y filósofo de la política que abraza, procurando hacerlo receptor y productor en ambas direcciones.
[15]  Esta función del discurso de Fidel Castro resultó decisiva para el desarrollo ideológico principista del pueblo. Más, cuando no se le analiza debidamente como tal función en unidad con las demás, suele entenderse como la exageración de un tono futurista en su oratoria que coloca el mañana sobre el presente. Consideración fijada por varios factores, entre ellos, la propia manera distintiva con que la Revolución hace política en relación con la tradición de política oficial que le precede, la profunda comprensión de la naturaleza del proceso revolucionario que tiene el líder y el compromiso con una radical emancipación de la nación y el pueblo cubano, entre otros factores. No en balde, durante el año 1959, aunque no solo, Fidel Castro resulta enfático en precisar lo que distingue al ejercicio político del gobierno revolucionario y de sus dirigentes respecto a la politiquería que le antecede. No obstante, esa función del discurso contribuyó a condicionar ciertos efectos contradictorios al propio sentido de la misma,  sin que por ello estos resulten adjudicables de modo inmediato a dicha función. El caso es que favorecido por dicha función del discurso se fomentó en la práctica la necesidad de enunciar, vez por vez, los ideales y las bases doctrinales constitutivas de las filiaciones ideológicas que se comparten, donde deseo y realidad presente solían trastocarse y envolver a esta última en un halo del deber ser. Asuntos que si bien se han transformado con el tiempo, no han dejado de manifestarse, colocándose en uno de los retos fundamentales que el actual proceso de actualización del modelo económico y de desarrollo social cubano sitúa a la ideología revolucionaria. Esa práctica aportó un tinte confesional al comportamiento ideológico corriente, que de alguna manera lastimó su legitimidad al mostrarlo, con el tiempo, ramplón y fatigoso. Ello se explica históricamente en parte porque la orientación-valoración del comportamiento cotidiano relacionadas con las diversas esferas de actividad del pueblo no estrictamente políticas resultaban, con relativa frecuencia, solapadas por las orientaciones -valoraciones relacionadas con el comportamiento político como consecuencia de las propias jerarquías del proceso. Pero también por la incubación de una actitud política e ideológica defensiva-ofensiva a causa del ambiente de hostilidad que el enemigo creó todo el tiempo a la Revolución y a la participación protagónica del pueblo revolucionario. De ahí que no pocas veces la noción habitual de revolucionario y de buen ciudadano resultasen no coincidentes y hasta recelosas. Las condiciones en que se desenvuelve la Revolución, el protagonismo político que exige del pueblo y la  noción de desarrollo ideológico corrientemente adjudicable al revolucionario no siempre lograron los acomodos suficientes para alcanzar las coherencias de esa relación, sobre todo en los inicios, aunque no solo, lo que trascendió a otros ámbitos. Y ello ocurre a despecho de la propia visión de Fidel Castro, tan tempranamente expresada de modo implícito en La historia me absolverá, ya explícitamente en 1959 y  suficientemente consolidada hacia 1961 cuando expresa: “ La Revolución debe tratar de ganar para sus ideas la mayor parte del pueblo; la Revolución nunca debe renunciar a contar con la mayoría del pueblo; a contar, no sólo con los revolucionarios, sino con todos los ciudadanos honestos que aunque no sean revolucionarios, es decir, que aunque no tengan una actitud revolucionaria ante la vida, estén con ella. La Revolución sólo debe renunciar a aquellos que sean incorregiblemente reaccionarios, que sean incorregiblemente contrarrevolucionarios.” (CASTRO, 1961o:7).
[16] Castro, Fidel. Discurso pronunciado en la conmemoración del Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1966/, 1ro de mayo de 1966.p.9.
[17]  Ver el discurso pronunciado por Fidel Castro en el acto de celebración del Día del Jurista, en el Hotel Habana-Hilton, http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1959, p2.
[18]  Afirma Fidel Castro: “…un proceso revolucionario es un cambio, pero no es solamente un cambio de las instituciones; el proceso revolucionario también es un cambio de la mentalidad.  En una revolución no solo se hace sino que se enseña, se enseña haciendo y se hace enseñando” (Discurso pronunciado en la Reunión celebrada por los Directores de las Escuelas de Instrucción Revolucionaria. Disponible en URL: http//www.cuba.cu/gobierno/discursos/index/html/1961/,20 de diciembre de 196.p.5).
[19] Aún cuando es en el discurso de primero de mayo de 2000 cuando Fidel Castro utiliza estos términos para definir Revolución se ha de notar que tal definición es una suerte de epílogo de su visión histórica al respecto. Es decir existe una historia en el pensamiento político de Fidel Castro al respecto que es coherente con esas formulaciones.
[20] Aunque es a razón del IV Congreso del PCC (1991) que se formula literalmente esta trilogía ideológica, el proceso de su subjetivación recorre todo el período que aquí se enmarca en el presente artículo.
[21] Es preciso reconocer que, mirada desde un posicionamiento empírico, dicha asimilación no ha transcurrido absolutamente en términos siempre valiosos para la propia práctica política del proceso revolucionario. La frecuencia con que se manifiesta la improcedencia política de una actitud cultural reactiva y no proactiva frente a fenómenos anómalos de la sociedad no solo contradice la actitud y enseñanzas de Fidel Castro sino que resulta contraproducente para la propia práctica política revolucionaria. A ello se añade cierta propensión a la imitación, particularmente entre dirigentes intermedios y de base, que desconocen las mediaciones entre lo que al respecto aporta Fidel Castro desde su posición y funciones políticas y la singularidad de cada quién. Sin embargo estos fenómenos no dejan de resultar parte de la lógica evolutiva de ese desarrollo cultural en  un proceso inconcluso y muy accidentado en términos de condiciones de desarrollo, las que han generado prácticas que favorecen aquellas actitudes como la sostenida centralización de las decisiones políticas, entre otras.

Camilo Rodríguez Noriega es Máster en Estudios Sociales y Profesor Auxiliar de Filosofía de la Escuela Superior del PCC Ñico López. Estudia el pensamiento filosófico-político de Fidel Castro

◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y marx[ismo-istas-ianos]

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas y comentarios sobre El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas de actualidad
María Gómez De Montis: El Manifiesto Comunista nació en la Grand Place — Erasmus en Flandes
Edmund Wilson: Revolução Russa: O marxismo chega à Rússia e Lenin faz a Revolução — Estadão
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne
— Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros, recientemente fallecido
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us