"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

12/12/14

El materialismo filosófico

Karl Marx ✆ Simón Jatip
Nicolás Lascours   |   La historia de la filosofía y la historia de la ciencia social enseñan con claridad que el genio de Marx consistió en haber dado soluciones a los problemas que habían sido planteados ya por el pensamiento avanzado de la humanidad. Él fue heredero de lo mejor que desarrolló la reflexión humana del siglo XIX en la obra de la economía política inglesa, el socialismo francés y la filosofía alemana. A partir de 1844-1845, época en que se forman sus ideas, Marx se hizo partidario del materialismo de Ludwig Feuerbach. Para él, la importancia de éste autor consistió en haber roto resueltamente con el idealismo de Hegel y en proclamar el materialismo, que todavía en el siglo XVIII, sobre todo en Francia, representaba la lucha no solo contra las instituciones políticas existentes, contra la religión y la teología, sino que también, contra toda metafísica. Escribió Marx: “Para Hegel, el proceso del pensamiento, que él convierte incluso, bajo el nombre de idea en sujeto independiente, es el demiurgo (el creador, el engendrador) de lo real… Para mí, por el contrario, lo ideal no es más que lo material transpuesto y traducido a la cabeza del hombre” (Capital, t. I. Prólogo de la 2da edición).

Marx rechazaba no solo el idealismo enlazado siempre, de uno u otro modo, con la religión, sino también el punto de vista de Hume y Kant, singularmente desarrollado en la historia de la filosofía, es decir, el escepticismo y el criticismo. Del mismo modo, impugnaba el positivismo en sus diversas modalidades, reputando semejante filosofía como una concesión “reaccionaria” al idealismo.

Marx no se detuvo tampoco en el materialismo del siglo XVIII, sino que le imprimió un nuevo impulso a la filosofía. Junto con Engels reconocieron como defecto fundamental del viejo materialismo, incluyendo el de Feuerbach, que:
1°) este materialismo era predominantemente mecánico, y no tenía en cuenta el moderno desarrollo de la química y de la biología.
2°) que el viejo materialismo era no histórico, antidialéctico y no aplicaba consecuentemente, y en todos sus aspectos, el punto de vista del desarrollo.
3°) que los materialistas concebían al “ser humano” de un modo abstracto, y no como el conjunto de todas las relaciones sociales determinadas de un modo histórico concreto, razón por la cual se limitaban a “explicar” el mundo, cuando de lo que se trata es de transformarlo, es decir, que no comprendían la importancia de la actuación revolucionaria práctica.
El elemento más importante con el cual Marx enriqueció el materialismo fue la adquisición de la dialéctica. La dialéctica es la ciencia de las leyes generales del movimiento, del mundo y del pensamiento. Esta idea, tal como fue formulada por Marx y Engels, basándose en Hegel, supera la tesis y la antítesis en el momento de la síntesis. Implica una evolución, por así decirlo, en espiral y no en línea recta, un desarrollo catastrófico, revolucionario, provenientes de las contradicciones de las distintas fuerzas que actúan sobre un cuerpo dado dentro de los límites de un determinado fenómeno o en el seno de una sociedad dada.

La comprensión del carácter inconsecuente del viejo materialismo, llevó a Marx a la convicción de la necesidad de poner la ciencia de la sociedad en consonancia con la base materialista y de reconstruirla sobre esta base. Si el materialismo, en general, explica la “conciencia” por la existencia y no al revés, en su aplicación a la vida social de la humanidad, el materialismo exige que la conciencia social se explique por su ser social: 
“La tecnología descubre la actitud activa del hombre ante la naturaleza, el proceso inmediato de producción de su vida,  y con ello las condiciones sociales de su vida también y de las representaciones espirituales que de ella emanan” (Capital, t. I, capítulo 13, ap. I).
En el prólogo a su obra Contribución a la Crítica de la Economía política, Marx formuló de un modo completo las tesis fundamentales del materialismo aplicado a la sociedad humana y a su historia. Ahí señala que en la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias, independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a un determinado grado de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política, y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social.

El sistema de producción de la vida material condiciona todo el proceso de la vida social, política y espiritual. No es la conciencia del hombre la que determina el ser, sino, contrariamente, su ser social el que determina su conciencia. Al llegar a un determinado grado de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad chocan con las relaciones sociales de producción existentes, o lo que es lo mismo, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han movido hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas, abriéndose así una época de revolución social.

Al cambiar la base económica, se transforma más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian estas transformaciones, hay que distinguir siempre entre las transformaciones materiales operadas en las condiciones económicas de producción y las formas, en general, ideológicas en que los hombres cobran conciencia de este conflicto. No podemos juzgar las épocas de transformación por su conciencia, sino que, por el contrario, hay que explicarse esta conciencia por las contradicciones de la vida material, por el conflicto existente entre las fuerzas productivas sociales y las relaciones de producción.

El marxismo señaló el camino para un estudio universal del desarrollo y de la caducidad de las formas económico-sociales, examinando el conjunto de todas las tendencias contradictorias, reduciéndolas a las condiciones exactamente determinadas de la vida y de producción de las distintas clases de la sociedad. Son los hombres los que crean la historia, y sobre esto dirigió su atención Marx mostrando el camino para el estudio científico de la historia como un proceso regido por leyes, pese a todo su enorme carácter multifacético y contradictorio.

El genio de Marx está en haber deducido, antes que nadie, la clave para comprender las contradicciones que se dan en el seno de la vida social en toda sociedad pasada y presente: la lucha de clases. Es este concepto el que esclarece el papel histórico del proletariado, el mismo que nos permite comprender las contradicciones entre los intereses de clase, y determinar así los resultados de estas aspiraciones de clase.

Y el núcleo del cual se originan las contradicciones entre los intereses de una clase y otra, no es otro que la diferencia en cuanto a las condiciones de vida de una clase y su relación con los medios de producción, que ha dirimido las relaciones de fuerza en toda sociedad a lo largo de la historia:
“La historia de toda la sociedad anterior – escribe Marx en el Manifiesto Comunista - es la historia de la lucha de clases… De todas las clases que hoy se enfrentan con la burguesía, sólo el proletariado es la clase verdaderamente revolucionaria. Las demás perecen y desaparecen con la gran industria, mientras que el proletariado es su producto más genuino. Las capas medias, el pequeño industrial, el pequeño comerciante, el artesano, el campesino, todos combaten a la burguesía para salvar de la ruina su existencia como capas medias. No son, por tanto, revolucionarias, sino conservadoras. Más aún, son reaccionarias, quieren volver atrás la rueda de la historia. Y cuando son revolucionarias, lo son mirando a su paso inminente al proletariado, defendiendo, no sus intereses actuales, sino sus intereses futuros, abandonando su posición propia, para situarse en la del proletariado”  

http://www.otroviento.com.ar/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto