"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

25/1/15

Respuesta a la derecha marxista

Karl Marx ✆ Mak 
Conrado Eggers Lan  [1964]   |   Las declaraciones que en setiembre de 1962 formulé a un redactor de Correo de Cefyl (revista del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras, de Buenos Aires, n° 2) han tenido la virtud de provocar una resonancia que no lograron una serie de artículos que sobre el mismo tema publicara en el diario tucumano La Gaceta, entre abril de 1958 y febrero de 1962. He pensado que esta diferencia de repercusión puede atribuirse básicamente a dos factores: 1) Buenos Aires sigue monopolizando la vida cultural del país; 2) no sólo yo he madurado, sino que mucha gente ha madurado ya en forma paralela, y mi evolución ha mostrado no ser más que una instancia particular –más avanzada que la de algunos, más rezagada que la de otros– dentro de una evolución colectiva. De este modo, el sentimiento de soledad o de desamparada minoría que experimentaba al contestar al periodista estudiantil («dentro del cristianismo sigue siendo sólo una minoría y no por cierto la que hace oír su voz más fuerte… la interpretación de Marx a que he arribado choca con la sostenida en general por los marxistas») ha ido cediendo paulatinamente, junto con mi aspiración –o resignación– a convertirme en una «personalidad independiente». Esto ha traído como lógica consecuencia el que hayan pasado otros a sentirse en minoría –aquellos que, dentro del cristianismo y del marxismo, sí hacían «oír su voz más fuerte»–; y con mayor desesperanza que la mía de otrora.

Así, por ejemplo, no hace mucho un diario de la derecha católica ha podido referirse a los cristianos que de ese modo han evolucionado, yo incluido, como los «católicos ingenuo-progresistas, que hoy son legión» («Una nueva teología. Amenaza de un catolicismo marxista», artículo sin firma aparecido en Junta Grande del 28-VIII-63). Y la misma alarma se ha producido en el sector correspondiente en el marxismo.

De ningún modo pretendo encasillar en este último grupo a todos los que me han formulado objeciones; no tengo razones, por ejemplo, para incluir en él a Oscar Masotta (ver su crítica en la revista Discusión n° 2, y mi respuesta en el nº 3) y a Raúl Pannunzio (Discusión n° 5). En cambio, detrás de la andanada de veintiuna páginas que, con el título de «Marxismo o cristianismo» (Pasado y Presente, nº 2-3), ha dejado caer sobre mis espaldas el señor León Rozitchner, se patentiza, a mi juicio, una actitud anti-histórica que no vacilo en asimilar a la del mencionado grupo de Junta Grande. «Cuando no se es capaz de comprender al adversario, se lo rotula» dice muy bien la dirección de la revista a propósito de un ataque similar; y así el señor Rozitchner me denuncia como «contrarrevolucionario», «filósofo oficial», «metafísico de la burguesía», &c.

Casi siempre es una ventaja el conocimiento personal, porque impide aferrarse a las palabras, que a veces pronunciamos con demasiada rapidez, y remite entonces [323] a lo que uno sabe que es lo que se ha querido decir. Así, en el caso de Pannunzio, –de quien, por lo demás, he leído un lúcido artículo en otra revista–, eso me lleva a advertir que seguramente ha incurrido en una ligereza de redacción que no expresa su pensamiento, cuando declara que el tema en cuestión es «remanido» y que, si en definitiva lo aborda, es sólo para contribuir a la difusión del marxismo. Porque, claro está, desde que sale tanta gente al paso bien puede sospecharse que es porque el planteo no está tan «remanido»; y por otra parte sé que Pannunzio es suficientemente honesto como para aceptar el diálogo sólo si tiene real interés por el tema, y no por puro proselitismo.

Al señor Rozitchner, en cambio, no lo conozco personalmente ni a través de otros escritos suyos; por lo cual no me queda otro remedio que atenerme a la letra impresa de su trabajo. Este presenta una distorsión total de mi pensamiento, a través del poco recomendable procedimiento de secuestrar expresiones que tenían en su contexto un claro sentido, para insertarlas en otro complemento ajeno y que parece corresponder a alguna nebulosa idea previa. De todo ese extraño revoltijo que realiza con frases arrancadas de aquellas declaraciones (y de dos trabajos más) con otras tomadas de Marx y muchas más brotadas de una tortuosa imaginación, sólo me interesa examinar –en bien de la claridad del fondo de toda la cuestión– los dos puntos que a mi juicio están en la base de todo su escrito.

Pero antes de eso deseo aclarar otra cosa: mi apertura al diálogo no es incondicional, ni es abierta con la sola finalidad de ser abierta. Me apasiona la búsqueda de la verdad, que se torna común –y por ende más eficaz– en el diálogo. No me interesa, en cambio, entrar en discusiones eclesiásticas ex autoritate, en bemoles de ortodoxia marxista o algo por el estilo. Si queremos ver qué es lo que realmente dijo Marx, podemos hacerlo a través de investigaciones en que se adopten todos los recaudos que exige la seriedad de la labor científica hoy en día: manejo de los textos en su idioma original (que impedirá usar, sin explicación alguna, traducciones tan discutibles como la devoraussetzungslos por «incondicional», en un texto en que se esgrime el vocablo «supuesto» –que en la misma versión se corresponde con Voraussetzung– contra mis palabras), aparato crítico, &c. Si no, examinemos más bien qué revolución es la que queremos hacer, y qué posibilidades hay de llevarla a cabo en este concreto país periférico dependiente; y, sobre todo, hagámosla. Anodinas discusiones académicas de café que suplan la impotencia de hacer lo primero y lo segundo no entran en lo que denomino «diálogo», y no me da el tiempo para ellas. Pero como he entendido que aun así no debía callar ante una situación de esa índole sin antes advertirlo a los demás (para que no se malinterpretara mi silencio), he decidido contestar sólo a las dos acusaciones básicas que se me hace en este caso: una, la que se refiere a mi «abandono del análisis histórico-económico»; otra, la que concierne al concepto del amor que yo, en oposición a Marx, sustentaría. Este segundo caso tiene que ver también con el artículo de Pannunzio, por lo que allí me veré obligado a conectar a ambos. Veamos el primero.

A lo largo de todo su escrito, el señor Rozitchner da por descontado –y sobre ello basa todas sus argumentaciones– que yo propicio un abandono del análisis histórico-económico para sustituirlo por una metafísica abstracta. Para ello se apoya en una ponencia que presenté en las Jornadas de Filosofía llevadas a cabo en Tucumán en 1961, y que, con el nombre de «Praxis y metafísica», ha sido publicada desde entonces en diversas oportunidades. Fundamentalmente dos son los párrafos en que se basa mi exégeta: uno en que hago notar que la única interpretación del mundo que Marx admite no es «una cosmovisión metafísica sino un análisis histórico-económico», aunque para eso éste se apoya precisamente en la concepción metafísica que lega Marx; y otro en que me pregunto «si en lugar de un análisis histórico-económico del mundo en base a una concepción metafísica que se debe aceptar como dogma o como supuesto (y que contiene en sí misma supuestos) no sería más seguro efectuar un análisis fenomenológico de la realidad tal [324] como se presenta al hombre de hoy en día» (y añadía en seguida: «el punto de partida de dicho análisis fenomenológico parece que ha de ser de algún modo el hombre mismo» y «debe ser hecho en función del deseo de transformar la realidad»). De lo cual el señor Rozitchner infiere que yo he planteado una «oposición entre método fenomenológico y método histórico-económico», renegando del segundo porque descansa sobre supuestos o dogmas para acogerme en cambio al «reino de las sombras» en que se ingresa con el primero. Ante esa situación Rozitchner se apresura a distinguir un dogma (que es «una afirmación sentada por un hombre o un grupo de hombres –y elevada a la inhumana potencia de la divinidad– …para reivindicarse como absoluta en tanto verdad revelada») de un supuesto (que es «un punto de partida objetivo para emprender todo análisis… un punto de partida verificable en principio por todos»), y en destacar que estos supuestos, según las propias palabras de Marx, son nada menos que «la producción de la vida material misma», «la adquisición de instrumentos para satisfacer las necesidades» y «la relación entre hombre y mujer, entre padres e hijos, la familia». Tales serían los tres supuestos metafísicos que yo reprocharía a Marx por viciar su análisis histórico-económico, por lo cual me inclinaría a preconizar el «análisis fenomenológico que para el profesor E. L. no descansará sobre supuestos y tampoco sería metafísico» (sic). Claro está que, en la página 132 n. 6 de su trabajo, a propósito de otra frase mía que el señor Rozitchner distorsiona similarmente, avisa que lo que yo digo «no es para ser tomado en serio». Claro que él no ha tomado en serio mis palabras, salta a la vista; pero, puesto que tenía conciencia de ello, uno no se explica por qué me consagró tanto tiempo y espacio. No obstante, en el enjuiciamiento que me hace y que acabo de reseñar, hay elementos que merecen ser tomados en serio, al menos por mí, y es sólo a ellos que me he de referir.

Cuando escribí aquella ponencia estaba, tal como en ella lo describí, despertando –gracias a Marx– de lo que llamé mi «sueño teorético». Me preguntaba así si era lícito filosofar «en un mundo en el cual ahora vemos claramente que mueren hombres de carne y hueso como nosotros, &c.», y la respuesta era, para decirlo en dos palabras, que, si nuestro filosofar servía de algún modo para evitar esa muerte cotidiana y esa despersonalización continua, era válido; en caso contrario, no. Pero, ¿de qué modo nuestro filosofar podía servir a tales fines? Allí recurría nuevamente a Marx, quien establecía que el filósofo debe examinar si se dan las condiciones histórico- económicas para que se produzca la revolución social, y de este modo poner su filosofar al servicio de la causa revolucionaria. La duda que me planteaba era si la limitación de este examen a las circunstancias histórico-económicas no empequeñecía arbitrariamente el marco de la labor filosófica, aun admitiendo –como yo lo hacía– que ésta fuera efectuada en función de la causa revolucionaria. Porque si Marx había llegado a la conclusión de que ése era el procedimiento adecuado, lo había hecho partiendo de la perspectiva que él en el siglo XIX tenía del ser del hombre (o sea, lo había hecho partiendo de una cierta concepción metafísica, ya que la metafísica, desde Aristóteles y aun antes, es lo concerniente al ser en cuanto es), perspectiva que incluía diversos supuestos (entre ellos el del dualismo materia-espíritu, que, aunque Marx se esforzó por superar, no pudo lograrlo del todo por no disponer aún de un adecuado bagaje conceptual; por lo cual contrapone entre sí dos tipos de materialismo, que implican dos conceptos opuestos de materia). Y esta perspectiva, me parecía, no podía sin más imponerse como supuesto a todo filósofo del siglo XX. Por consiguiente, y para estar más seguro, postulaba por mi parte un método fenomenológico que abarcara todos los constitutivos de la realidad, o sea, que no se restringiera al examen de las relaciones económicas de la hora sino que volviera la mirada al ser concreto del hombre –productor de la economía, productor de las circunstancias, como insistía Marx contra el materialismo mecanicista– tomado en su integralidad. Un análisis que no partiera de las afirmaciones metafísicas de Marx acerca del ser del hombre, como supuestos o dogmas, sino que [325] hiciera su propio examen, con las herramientas conceptuales con que ahora podría hacerlo, y desembocara por consiguiente en afirmaciones metafísicas propias y actualizadas acerca del hombre de carne y hueso, sobre las cuales basar todo otro análisis.

Ese es el método que he adoptado consecuentemente hasta la fecha, y no me quejo de los frutos obtenidos. Lo curioso es que, al practicar honestamente –creo– dicho método, las circunstancias histórico-económicas han adquirido para mí una relevancia que antes, confieso, no lo tenían. Por eso he podido decir, hace poco, que «la revolución ha de ser integral, vale decir, debe modificar las estructuras desde su base hasta su cúspide, y lógicamente comenzando desde la base. Y esta base es, desde luego, económica, ya que todo lo que llamamos vida espiritual no se da más que en individuos que primeramente han debido satisfacer de algún modo sus necesidades orgánicas» ("Bases para un humanismo revolucionario", conferencia pronunciada en la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires el 18-X-63, e impresa posteriormente; los subrayados corresponden a dicho texto). Puede argüirse que eso no tenía por qué adivinarlo ningún oyente o lector de «Praxis y metafísica»; en mi descargo, diré que yo tampoco lo adiviné entonces, y no obstante no hice luego otra cosa que aplicar el método que allí proponía, lo que prueba que era auténticamente fenomenológico –o sea, con la consiguiente «reducción» de supuestos previos–, y sobre todo prueba que no era lícito adivinar lo contrario, como ha hecho el señor Rozitchner. Claro está que los supuestos que de este modo eliminé nada tenían que ver con lo que Marx denomina Voraussetzungen, término que en la traducción usada por mi crítico aparece discutiblemente vertido una vez como «condiciones» y otra como «supuestos»: la expresión más adecuada sería en este caso precisamente la que usa Rozitchner, «puntos de partida» (o también «hipótesis de trabajo», vale decir, retornando al origen etimológico de «su-puesto», hypothesis). Porque en filosofía, contra lo que el señor Rozitchner cree, un supuesto nunca es verificable, so pena de dejar de ser supuesto; en cuanto se lo verifica cesa de ser tenido como supuesto (esto dejando de lado el hecho de que lo que la ciencia de hoy en día entiende por verificación es algo muy distinto y hasta opuesto a lo que propone el señor Rozitchner, que más bien sería una «evidencia sensible».{1} Y precisamente en mi ponencia sentaba que «el punto de partida de dicho análisis fenomenológico ha de ser el hombre mismo»; de donde deduzco que, si el señor Rozitchner hubiera leído mi trabajo con mayor atención y hubiese aplicado su bagaje conceptual con mayor precisión, podría haberse evitado –habernos evitado– por lo menos veinte de las veintiuna carillas que me dedicó en algún momento en que abandonó todo análisis de las circunstancias económicas por las que atraviesan las publicaciones culturales argentinas.

Pasemos ahora al segundo punto que considero importante en las imputaciones que se me hacen. En base a una afirmación que hice en la respuesta a Masotta, coinciden Pannunzio y Rozitchner en destacar mi desconocimiento de las ideas de Marx acerca del amor. Así dice Pannunzio: «Respecto de este tema –y lamento la ‘gaffe’ del profesor Eggers al sostener que Marx no se ocupa del amor– Marx es muy claro; se ama lo conocido, lo espiritualmente común; nada de amores generalizantes, nada de amor al enemigo. El amor, en Marx, salvando [326] tiempos, tiene un sentido socrático de conocimiento y, por ende, de comunicación (ver Manifiesto Comunista), Rozitchner, por su parte: «el ‘sugestivo silencio’ que el profesor E. L. le atribuye a Marx se convierte, para nosotros, en ‘sugestiva ignorancia’ de parte del profesor E. L., como quedará claro con estas citas de Marx sobre el amor y la afectividad».

Aunque ya he manifestado más arriba mi actitud respecto de estas reivindicaciones de la interpretación correcta de Marx, declaro sin ambages que no he leído la totalidad de las obras de éste –y menos aún con profundidad debida en todos los casos– como para no considerar la posibilidad de una efectiva gaffe de mi parte, al hacer alguna apreciación un tanto rápida como la que ha dado origen a ambas recriminaciones. No obstante, debo declarar que en tal caso –que, como digo, no descarto– no me ayudan mucho para salir de mi ignorancia las rectificaciones de mis correctores. En efecto, en lo que a Pannunzio concierne, por si mi memoria me fallaba, recorrí una vez más, de un extremo a otro, el Manifest der Kommunistischen Partei, en las dos ediciones que de dicha obra poseo (la impresa por la Ed. Dietz en Berlín Oriental, 1956, y la de S. Landsut publicada en Alemania Occidental por la Ed. Kröner, Stuttgart, 1953), y no he podido hallar un solo pasaje que, siquiera en la más audaz de las interpretaciones y salvando todos los tiempos que se quisiera, sirviese de apoyo para lo que expresa Pannunzio. ¿Y cuáles son las «citas de Marx sobre el amor y la afectividad con las que Rozitchner dejará perfectamente en claro mi ‘sugestiva ignorancia’»? Sólo una que no dice de dónde es, pero que no cuesta mucho ubicarla en manuscrito de 1844 «El poder del dinero en la sociedad burguesa», por tratarse de una conocida glosa de Shakespeare (a decir verdad, las palabras citadas por Rozitchner pertenecen más a Shakespeare que a Marx): «El dinero no se cambia por una cualidad particular, una cosa particular, ni una facultad humana específica, sino por todo el mundo objetivo del hombre y de la naturaleza. Así, desde el punto de vista de su poseedor, transforma toda cualidad y objeto en otro, aunque sean contradictorios. Es la fraternidad de los incompatibles: obliga a los contrarios a abrazarse»… «El dinero aparece, pues, como un poder desintegrador (traducción caprichosa del vocablo verkehrende que significa más bien «inversor») para el individuo y los lazos sociales. Transforma la fidelidad en infidelidad, el amor en odio, el odio en amor». Pero ¿y esto qué tiene que ver con mis afirmaciones? Con mayor derecho podrían mis correctores haber citado aquellos pasajes de La sagrada familia en que Marx critica las páginas de Edgar Bauer o de Eugenio Sue sobre el amor. Pero si no queremos pecar de sofistas o caer en un diálogo de sordos, es preciso que nos pongamos de acuerdo en de qué estamos hablando y qué es lo que queremos decir. Porque no me parece lícito que el señor Rozitchner ampute de un texto mío la expresión «fuerza de amor universal» y la utilice –contraponiéndola a las mencionadas citas de Marx, de las que extrae barrocas conclusiones– para demostrar que yo predico un abstracto amor hacia todos los hombres, que en última instancia se equivaldría con la predicación, dirigida a los oprimidos, de amor a los explotadores. La frase que el señor Rozitchner utiliza se hallaba en el siguiente contexto: «Es patente, no obstante, que falta en Marx ese principio trascendente, humano-cósmico, esa fuerza de amor universal que no es forzoso, por cierto, que sea concebida antropomórficamente, que los distintos pueblos nombran de distintas maneras y que –en diversos grados y manifestaciones, según la perspectiva histórico-cultural– reconocen desde un aborigen primitivo hasta un Einstein. Quizá Marx lo rechazó (aunque nunca del todo, como lo exhiben sus incesantes ataques a lo religioso y el misticismo que invade paralelamente su doctrina) por confundirlo con el dios enajenante que encontraba con mayor frecuencia entre quienes lo invocaban: ese dios objeto de una farisaica formalidad dominical y consejero de la resignación para los oprimidos». Me he visto obligado a fatigar al lector con la transcripción íntegra de ese extenso pasaje de mis declaraciones, para poner al descubierto cómo se puede jugar con las palabras ajenas hasta hacerlas decir prácticamente lo contrario de lo que significaban. [327] Creo que no hace falta que insista en que en el pasaje en cuestión «universal» se equivale con «cósmico» y por consiguiente nada tiene que ver con un abstracto amor hacia todos los hombres, el justo opuesto del concreto amor al prójimo que predica el Evangelio (y si el señor Rozitchner pregunta, como el fariseo, «¿quién es mi prójimo?», que lea la respuesta que le da Jesús, en S. Lucas 10.36). No es este el momento adecuado para explicarme mejor acerca de lo que entiendo por «ese principio trascendente, humano-cósmico»{2}; pero sí debo hacer notar que mis palabras se mueven en un plano muy distinto al que escoge Rozitchner, cuando entiende la cosa como si se tratara de preconizar a los sometidos amor u odio: yo, «metafísico de la burguesía», les estaría diciendo que amen a quienes los explotan, con lo cual perpetúo su opresión, en tanto que él, como activo y fervoroso revolucionario, les exhorta a que los odien. Pienso que a Marx no dejaría de hacerle gracia semejante táctica revolucionaria. Lo que yo afirmé era algo muy distinto: no es cuestión de preconizar a los oprimidos amor ni odio, sino de dirigirlos hacia su liberación (liberación que en definitiva, abarcará también al burgués, quien, según Marx, participa de la misma autoenajenación que el proletariado aunque con menor lucidez): ese es el acto en que mi amor se hace concreto y se patentiza. (El «amor al enemigo» –que no excluye la lucha, ya que es a un «enemigo»– tiene básicamente el sentido de exhortar a ampliar de manera generosa el amor, pero sería erróneo presentarlo como la esencia del amor cristiano, que es amor al prójimo oprimido). Creo que eso se hallaba bien claro desde mi cita de San Juan (1ª Epístola 3.17: «El que tuviera bienes terrenales y viendo a su hermano pasar necesidad le cierra sus entrañas, ¿cómo habría de morar en él el amor de Dios?»), de la que el señor Rozitchner se limita a mofarse, hasta mi pregunta, también citada por éste, «¿acaso no hubiera podido decir Marx que él mismo amaba a los obreros, explotados en Manchester y en Lyon, y que ese su amor era el que lo conducía en una búsqueda de la liberación común?» De manera que sólo una ceguera ejemplar pudo haber dado lugar a una interpretación de mis palabras en el sentido de que estoy predicando a los oprimidos que amen a sus opresores. Y además sigo en la ignorancia respecto de la posición de Marx frente a un tal concepto del amor-libertad, de modo que me sigo formulando la pregunta mencionada; y aunque me rectifico día a día y estoy permanentemente atento a las críticas que se me hacen –que incluso las exijo, como saben mis alumnos–, en este caso no he podido modificar aún mi opinión; la verdad de la cual, insisto, me interesa menos en cuanto aclare lo que dijo Marx que en tanto puede servirme a mí y a otros para orientar la praxis.

Retorno ahora a lo que decía al comienzo, a propósito de la madurez ideológica colectiva de la cual creo participar, y que me ha aproximado cada vez más, evidentemente no al señor Rozitchner, pero sí a aquellos marxistas que a su vez han sido capaces de evolucionar mentalmente. Este hecho, que ha producido la alarma que describía al principio, es interpretado por Rozitchner como el gesto tardío de uno que «viene… a ofrecernos sus servicios… a quienes desde el comienzo, en oposición a lo que aparecía como una falsedad, han asumido sin contradicciones la existencia de un amor verdadero junto a un odio legítimo» (los subrayados son míos). [328] «Desde el comienzo» significa, supongo, desde el óvulo materno fecundado. Yo no; es cierto, evolucioné desde entonces, y con muchas y grandes contradicciones entre las diversas etapas. Pero donde creo que no ha habido contradicción es entre mis convicciones de cada momento y la praxis correspondiente, en que lo he jugado todo cuando la conciencia así me lo dictaba. Por ejemplo: no sólo «teoricé» contra el gobierno depuesto en 1955 hasta que se me quitaron cátedras, sino que milité en la insurrección y la pagué con el calabozo; no obstante, mi ulterior evolución no me dio tiempo a beneficiarme con el triunfo final de la rebelión de modo alguno –ni siquiera a recuperarme del despojo–, porque pronto me sentí equivocado y nuevamente en puesto incómodo. Convencido del «libre» juego de la democracia política puse mi esfuerzo y mi pasión en la lucha partidaria, y cuando, sin buscarlo, tenía ya asegurado mi escalafoncito, renegué de todo eso (no con amargura sino con fe y alegría) y empecé de nuevo. Porque lo permanente a través de esas diversas convicciones era el creer estar haciendo algo que fuera útil a los demás, y no era cuestión entonces de endurecer mi conciencia en una abstracta coherencia consigo misma.

Y ése es el único modo en que he podido ofrecer mis servicios a quienes se han mantenido, desde el comienzo y sin contradicciones, impermeables a la madurez colectiva: el de intentar contribuir a liberarlos de su autoenajenamiento, en el cual, como afirma Marx, se hallan apresados con menos lucidez que las clases oprimidas.

Notas

{1} Tampoco un dogma es una afirmación «elevada a la inhumana potencia de la divinidad… para reivindicarse como absoluta, en tanto verdad revelada». Un dogma es la formulación racional de un contenido de fe, y como tal es relativo al instrumental lingüístico-conceptual de que dispone la época. En caso contrario, resultaría inexplicable el que durante más de tres siglos el cristianismo se las arreglara sin dogmas, así como que el concepto mismo de «dogma» –proveniente de las escuelas platónicas, donde no se hablaba para nada de revelación– fuera rechazado, como elemento pagano, por cristianos de la talla de Gregorio de Niza. Y en filosofía consideramos que, si apoyamos nuestros argumentos en un dogma que es aceptado sólo por ser tal –o sea, sin fundamentación filosófica–, lo estamos tomando como supuesto; y dado que la filosofía aspira a ser un saber sin supuestos, se estaría procediendo «muy poco filosóficamente», como decía en el párrafo que se me objeta.
{2} Rozitchner declara hallarse excluido de esa fuerza creadora; a lo cual le respondería que acaso no lo esté tanto como cree. Hay, en efecto, grados diversos de participación. En cuanto bulle sangre en sus venas y la vida empuja en sus células con fuerza tal que, a cada herida reconstituye los tejidos, me resulta patente que no está excluido. En cada acto de amor, de servicio, de entrega –en cada acto auténticamente creador, por consiguiente– que sea capaz de realizar, testimoniará a pesar suyo su participación. Claro está que un reconocimiento, en tanto implica un grado mayor de conciencia, añade una mayor participación, de la cual sí podemos admitir que Rozitchner se autoexcluye (aunque a veces la vehemencia de su ataque incita a preguntarse si no está luchando interiormente por autoexcluirse, sin conseguirlo). Mas, en última instancia, como avisa Jesús (S. Mateo, 7, 21-27 y 25, 34-48), no será un reconocimiento formal lo que cuente, sino el acto concreto de entrega, aunque no mediara reconocimiento expreso («¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer?»).

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica