"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

22/10/13

Introducción histórica a la Filosofía del Estado – I, II & III

Karl Marx ✆ Pascal Kirchmair
Luisa Ferrer  |  En el conocido texto de Bertolt Brecht sobre los pececillos y los tiburones, incluido en sus ‘Historias de Almanaque’, se plantea de un modo irónico el gran problema (aún sin visos de solución a corto plazo) del Estado, esto es, si la “Ley de la selva” no sigue vigente en las sociedades y estados modernos de forma más o menos encubierta, y nociones tales como derecho, justicia y democracia (los auténticos “valores” del sistema) no son sino meras palabras ocultadoras de una dominación más sutil, pero  no menos salvaje. Si con Aristóteles aceptamos que el hombre es un “animal político” y con Marx que la conciencia del hombre es de origen social, habrá que aceptar casi irremisiblemente que las primitivas sociedades humanas evolucionaron inevitablemente en estados entendidos éstos como la síntesis de cuatro elementos: 1) la población; 2) el poder político (las instituciones políticas y sus órganos); 3) el orden jurídico estatal y 4) el territorio nacional.

Para algunos autores, no es posible hablar propiamente de Estado hasta la modernidad, es decir, desde la adopción política del término por Maquiavelo en el siglo XV, pero nosotros vamos a defender que el Estado nace con entidad propia con la polis griega y la civitas romana que compartían las características de ser soberanas, poseer gobierno propio, ejército, moneda, tribunales y
órganos políticos autónomos.

Definimos Estado, entonces, como el cuerpo político de una nación (o varias) organizada, sometida a un gobierno –corporación a través de la cual el  Estado expresa su voluntad jurídica y administrativa– y a unas leyes comunes. En un estado pueden coincidir varias naciones y viceversa, una nación puede pertenecer a varios estados. Entendemos “nación” etimológicamente como la relación común de origen y nacimiento de un grupo de hombres destinados a vida común por la unidad de un territorio, origen, costumbres, tradiciones y lengua, con conciencia de tal comunidad y sometidos, normalmente, a un mismo gobierno. Mientras que el Estado tiene fundamento jurídico, la nación no lo tiene.

Acotados los principales términos de nuestra discusión, procederemos a dar un repaso por los principales hitos filosóficos de la concepción de Estado.

Desde Locke a Hegel

El período que se estudia pertenece históricamente a la implantación y desarrollo del régimen de producción burgués, que coincide con dos revoluciones: una de carácter económico, la revolución industrial iniciada en Inglaterra, que alumbra las condiciones materiales para el desarrollo de la producción burguesa (dominio de la máquina en el proceso de trabajo y planificación con métodos científicos de la explotación de la fuerza de trabajo), otra de carácter político, la revolución francesa, que alumbra las condiciones sociales (el parlamentarismo), para el dominio de la burguesía en el terreno político.

El Estado no se puede entender de una forma rígida y metafísica, sino como una realidad dialéctica que va adquiriendo su contenido en el desarrollo histórico, expresándose  idealmente en la cabeza de los diferentes pensadores de la época. El concepto es, en este sentido, el reflejo de las determinaciones reales, y no al revés, las épocas históricas reflejo de las ideas, opiniones ilusiones, aspiraciones, etc. de los agentes sociales. Así, el estado aparece ligado:

Durante el siglo XVI, al interés nacional. Como expresión de la formación y soberanía de la burguesía dentro de la frontera nacional: es la necesidad del nuevo Estado, del Estado Nación como reorganización y centralización del poder frente a la fragmentación del poder político medieval. Sus máximos exponentes son Maquiavelo y Hobbes.

Durante los siglos XVII y XVIII, al contrato social. Como expresión del pacto entre las clases sociales emergentes: es la necesidad del interés general que propugna la burguesía en relación al interés particular que representa la clase política en declive, la aristocracia. Sus representantes más importantes son Locke y Hume dentro de la escuela inglesa, Montesquieu y Rousseau de la escuela francesa, y Kant y Hegel de la escuela alemana.

Los precursores del socialismo moderno

François Nöel Babeuf (1760-1797) nació en Saint Quentin. Ocupó varios cargos administrativos. Apoyó con entusiasmo la Revolución francesa y en 1787 fue a París a proponer al gobierno un amplio plan de reforma fiscal. Al final del periodo del Terror, en la época del Directorio, arremetió contra la reacción termidoriana; con el pseudónimo de Gracchus Babeuf, publicó el periódico Tribun du peuple, desde donde atacaba a los enemigos de la revolución y defendía su programa comunista.

La derrota de los jacobinos y la ejecución de sus jefes había dejado una numerosa masa de partidarios descontentos que comienzan a reorganizarse para derribar al nuevo gobierno. La primitiva asociación de Babeuf, la Unión del Panteón, estaba formada por elementos sociales e ideológicos diversos, de entre los cuales el pequeño grupo íntimamente asociado a Babeuf se reorganizó para una conspiración secreta después de que el Directorio hubiese suprimido la Unión. El grupo de Babeuf, tras laboriosas negociaciones, se puso de acuerdo con los jefes clandestinos de los jacobinos que quedaban, para proyectar una sublevación.

La crisis económica que se produjo en Francia después del 9 termidor y de la muerte de Robespierre vino a exasperar a las masa populares y, muy especialmente, a los "sans-culottes" parisinos, a los obreros y a los indigentes, oprimidos todos por el recién instaurado Directorio burgués, e irritados, por otra parte, por el lujo de que hacían gala los especuladores y los "petimetres". En el apoyo de estas masas se centraban las esperanzas de éxito de los conspiradores.

La intención de los babounistas era apoderarse del poder con el pequeño grupo de jefes revolucionarios que habían formado, tras lo cual establece­rían un gobierno revolucionario apoyado por los partidarios, principalmente obreros, que tenían en las sociedades locales de París. La tarea principal de la dictadura revolucionaria, así constituida, sería la adopción de las medidas económicas y sociales necesarias para el establecimiento de la República de los Iguales.

Los conspiradores fueron traicionados la víspera de la proyectada revuelta por uno de sus asociados militares, que desde el principio trabajó como espía del Directorio. Babeuf y otros dirigentes fueron arrestados y la conspiración quedó abortada.







 

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica