"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

31/8/13

La truculencia con el neoterrorismo de Obama y el retorno de Marx

✆ Etten Carvallo
Joaquín López Mujica  |  ¿Podemos pensar que el “alivio planetario” o global que significó la victoria de Obama, es comparable a ese pequeño sorbo de agua que se le proporciona a un navegante luego de un severo naufragio? Ese pueblo norteamericano que es el hijo permanente de la guerra y hostilidad hacia otros países; que subsiste en una economía desigual construida por una opulencia nacida del sometimiento a otras regiones; instaurada en una escala de valores de odio, violencia y la tragedia, sabe que la paz no es el laberinto de la agresión sionista.

¿Cómo construir el camino de paz? Ha habido un historia cruenta: devastadas las poblaciones originarias; el latifundio que estranguló a México, la condena a las tempranas emancipaciones de Cuba y Haití, las tantas invasiones en América y el Caribe, el insólito y absurdo bloqueo a Cuba, las conspiraciones y la hipoteca a las conciencias de miles de intelectuales y periodistas.

Nuevamente la falacia de la existencia de un ataque con armas químicas invade con descaro la historia contemporánea. ¿Contra su propio pueblo? ¿Quiénes creerán eso?, solo fingiendo en la existencia de un ataque químico del Gobierno sirio contra el pueblo, simulando una mentira más –como cuando Iraq- de la maquinaria mediática de Wasington, Londres y París, países que corean otra guerra, ya que el marketing de la masacre entre pueblos se les cae. Somos de los que creemos que se trata de un globo de ensayo: una agresividad socialmente expuesta. Todo para precipitar las respuestas de Rusia e Irán, que son alianzas que tiene Siria y que dificultan el ataque.

Entre tanto hay pruebas de montaje, confesiones de un alto funcionario; es público y notorio el consentimiento de Siria para permitir que los inspectores de la ONU inspeccionen la zona; presentación de fotos vía satélite con disparos desde la zona de los rebeldes. China, Rusia y el Papa desde el Vaticano plantean una reunión urgente con Obama, e Irán –con su paciencia contenida-trata de persuadir al neoterrorismo de USA, Francia e Inglaterra.

En fin, ¿cuántas veces ha sido violado el suelo terráqueo y jurídico de los pueblos? Con todo eso y con su desproporcionada riqueza aun en los emporios económicos ya comienza a aflorar la vergüenza. Quizas porque en el mundo de hoy, se nos muestra con mayor eficiencia y visibilidad el escenario atroz de las nuevas formas de enajenación, tanto en el cuerpo social, el espacio individual, la estructura jurídico-política, la superestructura cultural, el espacio mediático y virtual, es por esas razones y otras, que pueda resultar interesante evaluar la potencialidad de la concepción materialista de la historia frente a lo que sería una fase terminal del capitalismo que vive Obama y que fue enfocada por Hugo Chávez como la raíz de los males: el neoliberalismo.

Si partimos de los datos empíricos, el alto y creciente indice de pobreza ; desempleo mundial, el descalabro socio-económico; resulta hasta alarmante que sean los países altamente industrializados, donde se muestran claramente las anomalías del neoliberalismo. Pero, algo más grave, es que ha ocurrido una barbarie, el fenómeno impune, por el hecho de que el poder financiero global logró casi derrumbar el Estado Social –europeo –aquella lejana tierra de la ilustración- “al socializar” las pérdidas de los bancos, trasladando insólitamente al ciudadano común, el peso de sus acreencias, estructuradas en base a la desregulación, los negocios fraudulentos, las burbujas inmobiliarias, el reflujo de capitales electrónicos errantes en la autopista de la información, vulnerando a los ciudadanos. Los llamados rescates, anunciados día a día en los noticieros mundiales, en el capitalismo tardío, han sido un largo filme de truculencias y atentados a la soberania del Estado-nación.
Una deuda que es de los bancos, en complicidad con las democracias corruptas, un corpus jurídico justificador del neoliberalismo, disparó a Grecia, Portugal, España e Italia. Se trasladó a los ciudadanos, una inaudita bomba mata-gente, tiene su raiz en el Tratado de Lisboa, un marco regulatorio que constitucionalmente –paradójica y contradictoriamente sin proceso constituyente- convirtió al neoliberalismo en la religion absoluta e irrefutable. La tragedia histórica –como se refiere el camarada Presidente Maduro- es el epicentro de los niveles de barbarie alcanzados en Europa –en España, sobre todo- allí se han suicidado tres ancianos promedio por mes, ante el inminente desalojo de sus viviendas.

Si una teoría social como la marxista –adaptada a los tiempos presentes- puede develar y dar cuenta de estas afectaciones del cuerpo social global, por ello resultó oportuna y comprensible, la convocatoria que hizo el Comandante Supremo Hugo Chávez, en aquella reunión multitudinaria, en pleno Foro Mundial de Sao Paulo, al proclamar el Socialismo –que denominó del Siglo XXI- .Esta directriz más que bienvenida, es figura antagónica de lo establecido. Hoy es tarea de multitudes y en nuestro contexto del intelectual orgánico, o militante revolucionario, o científico social con práctica de compromiso; es expandir la identidad parcial ante el objeto que estudia, y proceder al análisis de las facetas de esa degeneración, y mostrar en su praxis, su naturaleza e interioridad. La teoría marxista logra precisar la estructura de ese todo de lo político, social, económico, cultural y mediático por ello el eterno retorno a Marx.

En dos zonas bibliográficas encontramos importantes postulados metodológicos. Uno: en su obra máxima El Capital, allí activa como premisa fundamental: el trabajo –reivindicado por el presidente Maduro- como la mediación inicial del hombre con la naturaleza, la cual le atribuye ser fuente creadora universal, que en el devenir del tiempo de trabajo productivo, supone un progreso lineal de las condiciones sociales y sus representaciones ideológico-culturales y simbólicas.

Un segundo postulado, a la altura de su famoso Prólogo a la Contribución de la Economía Política donde se figura al hombre –entendido como ser genérico- que se relaciona con los otros hombres e interactúa en la producción social de la base de la sociedad, en la cotidianidad de las relaciones, que son de producción, autónomas y heterónomas, voluntarias e involuntarias, naturales e históricas, cambiantes en el desarrollo del tiempo y que están circunscritas a una etapa del desarrollo de la humanidad.

Una situación revolucionaria, deviene inmediatamente con una crisis del capitalismo global como es la actual, es la culminación de un proceso, descrita en su perfil como antagonismos de clase, si cambia la base económica, según Marx, entonces cambia la sociedad, ello como periodización, ha ocurrido constantemente en las diferentes etapas de la humanidad : esclavismo, feudalismo, capitalismo.

Lo cierto es que el debate contemporáneo focaliza los nuevos agentes históricos y de cambio, más allá del clásico choque entre dos clases ; se manifiestan en determinadas prácticas en el hecho cotidiano, como alguna vez expresaron Gramsci, Althusser o Foucault al sobrevalorar prácticas intelectuales, culturales, sexuales, creativas o raciales, etc. La grave situación que vive en este momento Europa y Estados Unidos, situación inimaginable en otras ocasiones, que parte del hecho de la conmoción polivalente y policlasista que aqueja a una multitud indeferenciada de profesionales; estudiantes, artistas, obreros, exemprendedores, exempresarios al verse inesperadamente sin futuro.

La rebelión de los indignados y el movimiento 99%, por ejemplo, hizo resucitar las teorías del bloque histórico de Gramsci. Esos grupos, a pesar de no tener líder visible, han hecho renacer a la política y lo contestatario, se trasmite de generación en generación, en el tiempo de la instantaneidad cibernética, las redes sociales e Internet.

La valoración del movimiento de los indignados supone la restauración del ciudadano, hoy sometido a la desconstrucción del Estado Social –la restauración de sus condiciones objetivas, como expresaría la teoría marxista del trabajo- ajenos a la inclusión social, inequidad y falta de oportunidades- podrían constituirse en un acontecimiento vital para la historia de la humanidad, y no una mera versión utilitarista como han querido expresar sus detractores.

Marx hoy enfrenta a Obama en combate perpetuo. En su teoría como un momento de la praxis, levantó el reclamo como condición fundamental de toda historia, de la eliminación de la explotación del hombre por el hombre, la producción de la vida material; creación de un instrumental tecnológico; para así cubrir la necesidad básica y más allá impulsar el ritmo regular de la reproducción y la capacidad para que los hombres y mujeres vivamos felices en sociedad.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
_____________________
(*) Acceso indirecto