"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

11/7/14

Manuel Sacristán Luzón | Un lógico marxista apasionado por el teatro

Salvador López Arnal   |   Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, doctor en Filosofía con una tesis crítica sobre la gnoseología de Martin Heidegger, traductor de El Capital, Filosofía de la lógica y El Banquete, autor de uno de los libros que más contribuyeron a la consolidación de los estudios de lógica en nuestro país, Manuel Sacristán Luzón (1925-1985) ha sido, además de todo ello, un marxista sólido y nada talmúdico, un filósofo de una pieza, un ecologista comunista avant la leerte…y un gran aficionado al teatro, un reconocido (leído y esperado) crítico teatral y el autor de una única obra de teatro de un solo acto, nunca representada hasta el momento.

Una gran parte de sus aportaciones teatrales y literarias están recogidas en el volumen IV de sus “Panfletos y materiales”: Lecturas (Barcelona, Icaria), un libro por él preparado y editado pocos meses después de su fallecimiento en agosto de 1985. Contiene sus prólogos a la obra en prosa de Goethe y Heine y su reconocida crítica del Alfanhuí de Rafael Sánchez Ferlosio, un amigo de juventud. Otros trabajos complementarios editados en Laye pueden verse en un volumen (no publicado) preparado por Juan Ramón Capella como regalo de aniversario. Está depositado en el fondo Sacristán, en la Biblioteca Central de la
Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona.

Un artículo posterior sobre el teatro español de la posguerra, escrito en alemán y publicado en la revista Dokumente en 1954, el año en que el autor de Introducción a la lógica y al análisis formal inició sus estudios de postgrado en el Instituto de Lógica y Fundamentos de la Ciencia de la Universidad de Münster en Westfalia, nunca ha sido editado en castellano hasta el momento. Entre sus artículos más reconocidos: “El gran periplo de Thorton Wilder en ‘La piel de nuestros dientes”, “El deseo bajo los olmos’ de Eugene O’Neill”, “Teatro clásico en Barcelona” y “En la muerte de Eugene O’Neill”.

En el primero de estos trabajos, publicado en diciembre de 1950 en el número 10 de Laye, “la inolvidable” en palabras de Josep M. Castellet, Sacristán anunciaba la irrupción de un nuevo clasicismo teatral. Lo hacía en estos términos:

Principio del formulario

Del ambiente teatral y de la censura en aquella Barcelona de principios de los años cincuenta dominada por el rancio nacional-catolicismo franquista (él mismo fue desplazado a finales de la década de la Facultad de Filosofía a la de Económicas, con riesgo previo de expulsión, por explicar Kant a la manera ilustrada), daba testimonio el autor de “Karl Marx como sociólogo de la ciencia” en este paso de “Un mes en Barcelona” (Laye nº 12, marzo-abril de 1951):
Querido Barcelonés Ingenuo: Usted no lo entiende, ¿verdad?. Usted no entiende que se insulte a unos hombres, por hacernos ver maravillas como La piel de nuestros dientes (Teatro de Cámara), piezas tan exquisitas como Mi corazón está en las montañas (Teario Yorick), tan fundamentales para nosotros como La dama boba (T.E.U.), tan sabia y finalmente teatrales como El fuego mal avivado (Teatro Club). No entiende que se odie -no se puede insultar tan acremente sin odiar, porque Cristo ha supuesto que el que llama raca a su prójimo le odia- a quienes nos muestran lo que el teatro de verdad es hoy por el mundo, mientras cualquier revista en que lo inmoral se suma a lo antiestético y a lo oligofrénico permanece en cartel sin que nadie se meta con ella, realizando concienzudamente su doble trabajo de demolición del sentido estético y del sentido moral. Usted no entiende que se prohíba la representación de la Ardèlede Anouilh y que se permita a los efebos de los cabarets engañar a los extranjeros sobre lo que es el espíritu del pueblo español. ¿Verdad que no lo entiende usted? Pues yo tampoco, querido.
Aunque, ahora que pienso, concluía: ¿ha oído usted hablar de los fariseos?

El teatro era para él, acaso lo fuera siempre, “la más impura y completa de las artes”. Lo señalaba con estas palabras en el artículo “España: El teatro bajo la tutela del Régimen”, el escrito publicado en Dokumente en agosto 1954 (la traducción, por mi revisada, es de Marisol Sacristán y Alejandro Pérez).

Pero si por razones propedéuticas o dialécticas se conviene en respetar la tal distinción, entonces es necesario cargar el acento sobre la estética y la poética del artista si realmente se quiere comprender su obra. Este principio, que me parece aplicable a toda crítica de arte, lo es máximamente a la teatral, y ello a consecuencia de la fundamental paradoja del arte dramático. El teatro es, por sus elementos materiales, la más impura y compleja de las artes: palabra, gesto, escenografía, luz, cuerpo de los actores, cuerpo, personalidades físicas que harán siempre irreductible el teatro a la literatura pura e invalidarán teatralmente tanto y tanto espúreo “teatro para leer”. Pues bien, esos versos elementos sufren la constricción unificadora parcial y temporal más rigurosa que puede pensarse. Más enérgica, incluso, que la que enmarca a un cuadro. Pues el cuadro del pintor domina al tiempo y éste, en cambio, limita al “cuadro” teatral.

Ahora bien, proseguía, no hay obra teatral perfecta: “no hay teatro en sí, sino hay unidad estética de los diversos elementos que el espectador percibe”. De aquí que
[…] lo auténticamente definidor de un drama sea su modo de lograr esa unidad, o, más radicalmente hablando, su doctrina (clarificada o no en teoría) de la unidad de los elementos teatrales  y el logro de la misma en la obra concreta.
Un célebre e influyente texto suyo sobre estética y poética, en respuesta a Valeriano Bozal, que lleva por título “Sobre el realismo en arte” [1], fue incorporado al primer volumen de sus panfletos: Sobre Marx y marxismo (Barcelona, Icaria), en 1983, en el primer centenario del fallecimiento de uno de sus grandes clásicos, el compañero de Jenny Marx, una gran revolucionaria republicana, magnífica escritora, que Sacristán nunca olvidó.

Sobre e l teatro en la posguerra trazaba Sacristán esta mirada sociológica:
Una mirada a las salas de los teatros españoles, a la composición sociológica del público teatral, puede contribuir a redondear el panorama que aquí se esboza. Hay que constatar en primer lugar un hecho importante: el obrero español ha dejado de ir al teatro. Los toros, el fútbol o el cine han suplantado en su horizonte el teatro, a pesar de que los precios de las entradas son comparativamente mucho más altos. El movimiento de un teatro popular, creado por García Lorca a finales de los años veinte para hacer llegar el teatro a la población de provincias por medio de teatros ambulantes, fue poco duradero y hoy está prácticamente olvidado. Así es que hoy en día en las ciudades queda como masa que va el teatro -junto a unos pocos representantes snobs de “la sociedad”- únicamente la pequeña burguesía, la cual, sin capacidad crítica propia, en general hace suya por completo la opinión de los críticos de la prensa.
Quizá, proseguía, una excepción la constituyeran quienes frecuentaban los “Teatros de cámara”
[…] pequeños teatros privados que tienen que luchar con grandes dificultades económicas y también a menudo se ven limitados en su libre programación. Los más activos de estos teatros, el teatro del sindicato universitario de Madrid y el teatro de cámara de Barcelona, han estrenado junto a numerosas obras de autores extranjeros -O´Neill, Sartre, Thornton Wilder, Tennessee Williams, Arthur Miller- también, aunque más raramente, piezas poco representadas de autores clásicos y de escritores jóvenes españoles. Su público, insignificante en número y proporción respecto del restante público de teatro, tiene casi siempre un alto nivel intelectual, tiene capacidad de entusiasmo sin ser con ello snob, y también ayuda económicamente en forma discreta. Los restantes teatros españoles apenas se atreven a intentar presentar a sus espectadores el teatro moderno de otros países.
http://www.nangaramarx.blogspot.com/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica