"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

24/7/14

Lo ideal en Georges Politzer, G.W.F Hegel & Karl Marx | Crítica de la imprecisión en las definiciones científicas

Es necesario para la comprensión cabal y la defensa ideológica de la dialéctica materialista una definición y separación bien clara de los conceptos «ideal» y «material», así como otra para los dos grandes campos de la filosofía, el materialismo y el idealismo.

Português
Ante todo, conviene tener en cuenta que las categorías «material» e «ideal» no son totalmente antagónicas, y que, siendo opuestas entre sí, pueden convivir en un mismo sistema filosófico, aunque siendo dominada la una por la otra. Y dependiendo de cuál domine a cuál en nuestro sistema nos encuadraremos, como sabe el lector, en el idealismo o en el materialismo. Por el contrario, la contradicción entre idealismo y materialismo sí es antagónica, en la medida en que sólo uno de ellos puedes ser verdadero, sólo sobre uno de ellos puede basarse un sistema filosófico, excluyendo al otro. Parece una obviedad recordar estos dos puntos, pero veremos como el materialismo que excluye o reduce lo ideal a un mero problema de relación entre el cerebro y las ideas, o aun problema limitado a la conciencia, es tan infantil y vulgar que cualquier sistema de idealismo objetivo se acerca más a la realidad que él.

El motivo de este artículo no es otro que la relectura de los Principios Elementales y Fundamentales de Filosofía, una colección de dos libros basados en los apuntes tomados en las clases del profesor Georges Politzer por sus alumnos Maurice Le Goas, Guy Besse y Maurice Caveing, durante las clases que este impartió sobre filosofía marxista en la Universidad Obrera de París, en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Politzer, debido a una marcada intención didáctica, simplifica brutalmente la definición de idealismo, así como la de ideal y, como veremos, es la débil comprensión de este último concepto la que posibilita los errores y lagunas en la definición del primero. La reducción del idealismo a una serie de fórmulas supuestamente generales tergiversa completamente el significado de este, afectando también, por supuesto, a la definición de materialismo, que es lo que nos interesa defender.

El problema surge cuando, para explicar el idealismo, utiliza el sistema de Berkeley como modelo y automáticamente prolonga sus características a todos los sistemas filosóficos de corte idealista.

Así, resume el idealismo como:
1.      El espíritu crea la materia
2.      El mundo no exista fuera de nuestro pensamiento
3.      Son nuestras ideas las que crean las cosas

El primer error consiste en reducir la esfera de lo ideal a la esfera del espíritu. Efectivamente, el espíritu es una categoría ideal, y es el principio de la realidad en Berkeley, Hegel, los escolásticos medievales, etc.
¿Pero qué hacemos con un sistema filosófico que se base en la voluntad, en la conciencia o en lo inconsciente? ¿Nietzsche es materialista o idealista? ¿Schopenhauer es materialista o idealista? ¿Freud es materialista o idealista? ¿Stirner es materialista o idealista? Indudablemente, si reducimos lo ideal a lo espiritual, nos quedarán sueltas una buena cantidad de categorías que, por exclusión, tendremos que enmarcar en el materialismo. Por tanto, un sistema que construya el sujeto humano alrededor de su voluntad subjetiva, por ejemplo, tendrá que ser forzosamente materialista.

No obstante, el problema mayor surge en el punto 2, con la afirmación de que el mundo no existe fuera de nuestro pensamiento. Aquí hay una unión entre idealismo y subjetividad que puede parecer un patinazo de Politzer, un error inconsciente. No obstante, más adelante afirma:
Antes de estudiar esta cuestión (si tiene razón el materialismo o el idealismo -S.), debemos estudiar dos términos filosóficos que utilizaremos y que encontraremos a menudo en nuestras lecturas:Realidad subjetiva  (subrayado por G. Politzer), que quiere dicir: realidad que sólo existe en nuestro pensamiento.Realidad objetiva (subrayado por G. Politzer), realidad que existe fuera de nuestro pensamiento.
Los idealistas dicen que el mundo no es una realidad objetiva, sino subjetiva.Los materialistas dicen que el mundo es una realidad objetiva.1
Aquí se manifiesta sin lugar a dudas el error de identificación entre idealismo y subjetivismo. De acuerdo que, según Berkeley, o mundo no es más que una ilusión de la mente humana. Esto es, efectivamente, idealismo subjetivo. Pero los sistemas de Platón y Hegel se basan en la existencia objetiva (y precisamente ahí reside su genio) de un plano ideal que condiciona el mundo material, real, sensible, que experimentamos los seres humanos mediante los sentidos, y que también tiene existencia objetiva. Por tanto, de seguir el paradigma de Politzer, tanto Platón como Hegel son materialistas, por reconocerle una existencia objetiva al mundo, tanto al material como al ideal. Esto está en oposición directa con la sentencia de que el idealismo se basa en el espíritu, pues siendo así, Hegel es, efectivamente, idealista. ¡Unos conceptos vagos pueden resolver el problema fundamental de la filosofía mediante Hegel, que puede ser materialista a la vez de idealista! Así, esta cuestión se reduce a un mero problema de enfoque, de definición de términos.

Pero si queremos tener categorías científicas de lo ideal y de idealismo, conviene profundizar un poco más en la definición de los conceptos. Comenzando por separar idealismo de subjetivismo. De este modo podremos configurar un sistema idealista que reconozca la realidad objetiva, tanto la material como la ideal. Se resuelve la contradicción inmanente al sistema de Hegel cuando reconocemos como contradictorias las definiciones proporcionadas por Politzer de idealismo y materialismo.

El genio de Hegel consiste en que, como fue señalado más arriba, establece lo ideal como objetivo, es decir, independiente del sujeto pensante, frente a la concepción previa de ideal, que lo limitaba a los productos de la actividad mental, psíquica, individual (como en Berkeley, Hume o Kant). Es precisamente de esta concepción de donde nacen las definiciones erróneas y contradictorias de Politzer que también le jugaron malas pasadas a Kant.

Y si Hegel puede tratar lo ideal coma objetivo y afirmar la existencia real de la materia (frente a Berkeley) es por el desarrollo de la lógica dialéctica, el otro gran logro del hegelianismo, que permite relacionar la objetividad ideal y la objetividad material a través de la alienación2.

Este movimiento toma en Hegel la siguiente forma: El espíritu (universal, ideal y objetivo), en el curso de su despliegue necesita objetivarse materialmente, alienarse en la materia para poder contemplarse y conocerse a sí mismo, a modo de espejo, por lo que la evolución comprende también un autoconocimiento. Para volver a sí mismo, el espíritu debe superar la alienación, la enajenación y volver a sí mismo. Este es el movimiento de la Historia. Las diferentes ciencias no son más que momentos particulares del espíritu, que se conoce a sí mismo en la naturaleza, en la física, en las ciencias sociales, etc. a medida que construye esas disciplinas a partir de sí mismo. La ciencia superior, absoluta, es la filosofía, que es la ciencia alienada de sí misma y que se conoce a sí misma, es decir, coma si yo me contemplo desde una perspectiva exterior a mí, coma si pudiese poner mis ojos fuera de mi cuerpo y así observarme. Y si la filosofía de Hegel puede ser presentada por el como La Filosofía es porque reúne las filosofías precedentes como partes de sí misma, como momentos del todo que culmina en el sistema hegeliano.

Lo ideal, por tanto, se contempla a sí mismo en su reflejo material, y así se comprende a sí mismo y a su evolución. El movimiento supondría la creación y desarrollo del mundo material (como enajenación del espíritu) como herramienta de lo ideal objetivo para desenvolverse a sí mismo y, en el proceso, conocerse (vuelta a sí mismo, superación de la enajenación, desobjetivación).

Lo ideal subjetivo, la mente humana individual, no es más que una parte de esa herramienta, en esencia ideal, que construye el mundo y el espíritu y que puede captar al espíritu, a la totalidad (y eso es La Filosofía).
Por tanto, el sistema de Hegel se basa en el idealismo objetivo, pues lo ideal construye el mundo sensible, pero aquél no está contenido en la mente humana particular, sino que es «abstracción» de todas ellas y se sitúa por encima de ellas (o más bien, las mentes particulares son emanaciones, momento de lo ideal, del espíritu universal). Este espíritu no es, de ningún modo, una simple agregación de «espíritus individuales», como nos podría hacer pensar una definición de lo ideal como ideal subjetivo, sino que supone un todo, una estructura con cualidades agregadas, del mismo modo que en las ciencias no podemos saber las características y funciones de un órgano estudiando sus células individualmente y por separado. Por eso es necesaria La Filosofía.

Bajando de las nubes, desde La Filosofía hasta la filosofía, conviene adaptar la definición de lo ideal en Hegel al materialismo, y esta es la tarea que realiza Marx, consciente de la necesidad de términos científicos exactos.

Así, Marx parte de la enajenación, alienación del trabajo, que es una fuerza material objetiva, y de ella surge lo ideal, como resultado de la cristalización de ese trabajo (social y orientado hacia la transformación de la naturaleza) en los objetos materiales, sensibles y objetivos. Lo ideal tiene, por tanto, existencia objetiva en la contradicción, en el encuentro, entre la forma del trabajo objetivada y la forma objetiva, natural, del objeto (producto) del trabajo.

El dinero, bajo la forma metal o papel moneda, es un claro ejemplo de cómo el valor es una realidad ideal. La moneda no es más que una representación de esa forma ideal. O valor del euro varía cada día respecto al del dólar, sin que por ello se produzca ningún cambio en la representación material del euro ni en la del dólar. La moneda no cambia, lo que cambia es el valor, que funciona, como todo lo ideal, a modo de mediación entre dos o más realidades materiales. Por eso es técnicamente erróneo decir «tengo un euro», sino que la construcción más adecuada y, en cierto modo pedante, sería «tengo una moneda que representa el valor de un euro».

Y si el materialismo marxista puede hacer frente al problema de lo ideal objetivo, planteado desde tiempos de Platón, y armonizarlo con la existencia de un mundo material que lo determine se debe a que es, como la filosofía hegeliana, dialéctico.

Las formas ideales (el lenguaje, los códigos morales, las relaciones de producción, el valor, etc. etc.) sólo pueden existir como producto de la acción del trabajo humano social sobre la materia. Las palabras y el lenguaje articulado sólo cobran sentido en una comunidad de seres humanos que las entiendan y las sepan utilizar, esto es, producirlas como fenómenos materiales, productos del trabajo (las palabras no son más que fenómenos sonoros o visuales), y dotarlas de significado, lo cual es posible precisamente porque son producto de un trabajo de carácter social.

Lo mismo sucede con las relaciones de producción. Surgen de una circunstancia material, unas bases de propiedad y no propiedad determinadas, y son mantenidas (esto es, producidas y reproducidas) por el trabajo humano, que es coordinado con la base material a través de estas formas ideales. Sin trabajo, sin reproducción constante y social, estas formas dejan de existir.

El individuo asimila estas formas durante su etapa de educación o, mejor dicho, es incorporado a la producción y reproducción de estas durante el aprendizaje. Y el propio individuo resulta transformado por el proceso de objetivación de su trabajo. Del mismo modo que dota a las formas naturales con una forma ideal, de trabajo alienado, con la cual se puede relacionar, él mismo resulta refinado, asimilado por ese mundo de relaciones ideales, que lo cambian, y hacen de él un individuo consciente (porque el trabajo humano está orientado a un fin), volitivo (porque necesita voluntad para superar el instinto) y social (porque su trabajo y las formas ideales que con él crea sólo cobran sentido en relación a otros individuos, ya sea directamente o a través de objetos humanizados, es decir, de relaciones ideales).

En este proceso de objetivación del trabajo o humanización, idealización, del objeto juega un importante papel la dialéctica materialista, que, frente al materialismo premarxista, puede plantear y resolver el problema en toda su magnitud, tal y como fue planteado inconscientemente por Platón y posteriormente por Hegel. De hecho, la dinámica entre lo ideal y lo material en el marxismo a través de los procesos de enajenación no es más que la inversión, el cambio de sentido, de la enajenación en el sistema de Hegel, que durante el proceso de conversión en materialismo llevado a cabo por Marx, fue puesto -como señaló Engels- de pies en la tierra y cabeza arriba (aunque esta analogía es un tanto imprecisa).

De este modo, el proceso que en Hegel era ideal-material-ideal, en Marx es material-ideal-material, con todas las consecuencias teóricas que de este cambio de sentido se derivan (y precisamente por esto es inadecuado decir que se trata de una simple inversión o «recolocación cabeza arriba»), comenzando por la sustitución de la esencia ideal humana por una esencia material que, bajo la forma de trabajo cristalizado en las formas naturales, crea todo un mundo de relaciones objetivas e independientes de la conciencia, al contrario de lo que defienden algunos «materialistas» que limitan lo ideal al ámbito de la conciencia subjetiva. Esto no lleva más que a callejones sin salida y a tener que recurrir a volteretas innecesarias que acabarán por llevar al «materialista» a posiciones vulgares, solipsistas e incluso a caer en el campo del idealismo más burdo, por muy dialécticos que pretendan parecer. Por eso es tan peligrosa la definición de Politzer. Por eso es necesaria una crítica constante de los términos imprecisos.

Notas

1 POLITZER, G.: Principios elementales y fundamentales de filosofía, Akal, p.49
2 En alemán, los términos Entäusserung y Entfremdung tienen matices de significado, aunque se traduzcan ambos como alienación o enajenación. La Entäusserung corresponde a una etapa particular del desarrollo fenomenológico del espíritu en la que se da una contradicción entre Estado y religión, mientras Entfremdung tiene un sentido de materialización, objetivación. Aquí interpretamos alienación, enajenación con este último matiz, que es lo que interesa a nuestro caso.

◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Notas sobre los 150 años de la primera edición de El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas de actualidad
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne — Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us