"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

25/6/14

La herejía comunista de Daniel Bensaïd

Daniel Bensaïd ✆ Joju Aliaga
Michael Löwy  |  “Auguste Blanqui, comunista hereje” era el título de un artículo que Daniel Bensaïd y yo redactamos juntos en el año 2006 (para un libro sobre los socialistas del siglo XIX en Francia, organizado por nuestros amigos Corcuff y Alain Maillard). Este concepto se aplica perfectamente a su propio pensamiento, obstinadamente fiel a la causa de los oprimidos, pero alérgico  a toda ortodoxia. Daniel había escrito algunos libros importantes antes de 1989, pero a partir de ese año, con la publicación de “Yo, la Revolución: Remembranzas de un bicentenario indigno” (Gallimard, 1989) y “Walter Benjamin Centinella mesiánico” (Plon, 1990), comienza un nuevo periodo que se caracteriza no solamente por una enorme productividad- decenas de obras de las cuales muchas se consagran a Marx- sino también por una nueva calidad de escritura, una fantástica efervescencia de ideas, una inventiva sorprendente.

A pesar de su gran diversidad, estos escritos están tejidos con algunos hilos rojos en común: la memoria de las luchas – y sus derrotas -  del pasado, del interés por las nuevas formas del anticapitalismo y la preocupación por los nuevos problemas que se plantean en la estrategia revolucionaria. Su reflexión teórica era inseparable de su compromiso militante, la cual escribe en  Juana de Arco – Juana de guerra agotada (Gallimard, 1991) – o sobre la formación del NPA (Tomar Partido, con Olivier Besancenot, 2009).

Sus escritos tienen, en consecuencia, una fuerte carga personal, emocional, ética y política, que les da una calidad humana poco ordinaria. La multiplicidad de sus referencias puede desviar su rumbo: Marx, Lenin y Trotsky en efecto, pero también Auguste Blanqui,  Charles Péguy,  Hannah Arendt,  Walter Benjamin, sin olvidar a Blaise Pascal, Chateaubriand,  Kant,  Nietzsche y muchos otros. A pesar de esta sorprendente variedad, aparentemente ecléctica, su discurso no carece de una coherencia remarcable.

“Leo sus libros sin parar, como remedios contra la estupidez y el egoísmo” escribía recientemente su amigo, el poeta Serge Pey. Si los libros de Daniel se leen con tanto placer, es porque fueron escritos con la pluma acerada de un verdadero escritor, que tiene el don de la fórmula: una fórmula que puede ser asesina, irónica, enfurecida o poética, pero que siempre va al punto. Este estilo literario, propio del autor e inimitable no es fortuito: está al servicio de una idea, de un mensaje, de un llamado: no doblegarse, no resignarse, no reconciliarse con los vencedores.

Esta idea se llama comunismo. Ella no sabría identificarse con los crímenes burocráticos cometidos en su nombre, igual que el cristianismo, no puede ser reducido a la Inquisición o a las Dragonadas. El comunismo, no es sino la esperanza de suprimir el orden existente, el nombre secreto de la resistencia y de la sublevación, la expresión del gran enojo negro y rojo de los oprimidos. Es la sonrisa de los explotados que oyen a lo lejos los disparos de los insurgentes en junio de 1848 – episodio narrado con preocupación por Alexis de Tocqueville y reinterpretado por Toni Negri. Su espíritu subsistirá al triunfo actual de la globalización capitalista, al igual que el espíritu del judaísmo a la destrucción del Templo y a la expulsión de España (me gusta esta comparación insólita y un poco provocadora).

El comunismo no es el resultado del “Progreso” (con P mayúscula) o de las leyes de la Historia (con una gran H): se trata de una lucha incierta que no tiene un final anunciado. La política, que es el arte de la estrategia del conflicto, de la coyuntura y del contratiempo, implica una responsabilidad humanamente falible y debe confrontarse con las incertidumbres de una historia abierta.

Para Daniel, el comunismo del siglo XXI era el heredero de las luchas del pasado, de la Comuna de París, de la Revolución de Octubre, de las ideas de Marx y de Lenin y de los grandes vencidos como lo fueron Trotsky, Rosa Luxemburgo,  Che Guevara.  Sin embargo, de algo nuevo, a la altura de los desafíos del presente: un eco-comunismo (termino que él inventó) integrando centralmente el combate ecológico contra el capital.

Para Daniel, el espíritu del comunismo no se podía reducir a sus falsificaciones burocráticas. Si rechazaba enérgicamente la tentativa de la Contra-Reforma liberal de disolver el comunismo en el estalinismo, tampoco reconocía que no se puede hacer economía de un resumen crítico de los errores que desarmaron a los revolucionarios de Octubre frente a las pruebas de la historia, favoreciendo la contra-revolución Thermidoriana: confusión entre pueblo, partido y estado, ceguera frente al peligro burocrático. Es necesario extraer algunas lecciones históricas, ya esbozadas por Rosa Luxemburgo en 1918: la importancia de la democracia socialista, del pluralismo político, de la separación de los poderes, de la autonomía de los movimientos sociales respecto al estado.

La fidelidad al espectro del comunismo no impide a Daniel preconizar un renacimiento profundo del pensamiento marxista, sobretodo en dos terrenos donde la tradición es particularmente reacia, el feminismo y la ecología. Las feministas, como Christina Delphy- tienen razón al criticar el planteamiento de Engels, que definía la opresión domestica como un arcaísmo pre capitalista el cual se extinguiría con la remuneración  de las mujeres. En cuanto al movimiento obrero, con frecuencia señaló el sexismo corrosivo, sobretodo, tomado en cuenta la noción burguesa del “salario de ayuda”. La alianza necesaria entre la conciencia de género y la conciencia de clase no es posible sin un retorno crítico de los marxistas sobre su teoría y su práctica.

Esto aplica para la cuestión del medio ambiente: frecuentemente enlazado al compromiso fordiano y a la lógica productivista del capitalismo, el movimiento obrero fue indiferente y hostil a la ecología. Por su parte, los partidos Verdes tienen tendencia a contentarse con una ecología de mercado y un reformismo social-liberal. Ahora bien, el antriproductivismo de nuestros tiempos debe ser necesariamente un anticapitalismo: el paradigma ecológico es inseparable del paradigma social. Frente a los daños catastróficos provocados en el medio ambiente por la lógica de valor del mercado, hay que plantear la necesidad de un cambio radical del modelo de consumo, de la civilización y de la vida.

La filosofía de Daniel Bensaïd no era un ejercicio académico, por el contrario, esta estaba atravesada de un extremo al otro por la ardiente corriente de la indignación,  una corriente que –escribía él- no es soluble en las aguas tibias de la resignación consensuada. De ahí viene su desprecio hacia “el homo-resignado” político o intelectual que se reconoce de lejos por su impasibilidad de batracio ante el orden despiadado de las cosas. Más allá de la modernidad y de la post-modernidad, nos queda - decía Daniel -la fuerza irreductible de la indignación, el rechazo incondicional a la injusticia, que son exactamente lo contrario a la costumbre y la resignación. “La indignación es un comienzo, una manera de levantarse y ponerse en marcha. Uno se indigna, se subleva y luego, ve.”

Su himno poético-filosófico a la gloria de la resistencia – esta pasión mesiánica de un mundo justo” que no acepta sacrificar “el centelleo de lo posible a la fatalidad de lo real” – se inspira a la vez de la Paciencia del Marrano y de la impaciencia mesiánica de Franz Rosenzweig y WalterBenjamin. También se inspira de la profecía del Antiguo Testamento, que no se propone predecir el futuro, como la adivinación antigua, sino más bien  alertar sobre la posible catástrofe. El profeta bíblico, como ya lo había sugerido Max Weber en su trabajo sobre el judaísmo antiguo, no realizar ritos mágicos, sino invita a reaccionar.

Contrario al estatismo apocalíptico y a los oráculos de un destino inexorable, la profecía es una anticipación condicional, significada por el oulai (« si ») hebreo. Esta busca desviar la trayectoria catastrófica, a conjurar lo peor, a mantener abierto el abanico de las posibilidades, en pocas palabras, es un llamado estratégico a la acción. Según Daniel, hay profecía en cada gran aventura humana, amorosa, estética o revolucionaria.
Entre todas las “herejías” de Daniel Bensaïd, es decir, sus contribuciones a la renovación del marxismo, la más importante, en mi opinión, es su ruptura radical con el cientismo, el positivismo y el determinismo que impregnaron profundamente el marxismo “ortodoxo”, especialmente en toda Francia.

Uno de sus últimos escritos fue una larga introducción a los escritos de Marx sobre la Comuna -  una brillante y enérgica defensa e ilustración de lo político como pensamiento estratégico revolucionario. La Doxa oficial pretende que no hay pensamiento político en Marx, dado que su teoría se resume al determinismo político. Ahora bien, la lectura de sus escritos políticos, especialmente la secuencia de las Luchas de clase en Francia, el 18 de Brumario de Luis Bonaparte y La guerra civil en Francia 1871 muestra por el contrario, una lectura estratégica de los eventos que toman en cuenta la temporalidad de su propia política, a las antípodas del tiempo mecánico del reloj y del calendario. El tiempo de las revoluciones -no lineal y abreviado, en el cual se superponen las tareas del pasado, del presente y del futuro - está abierto a la contingencia.

La interpretación de Marx por Daniel  sin duda está influenciada por Walter Benjamin y por las polémicas anti-positivistas de Blanqui, dos pensadores revolucionarios a los cuales rinde un gran homenaje.Auguste Blanqui es una referencia importante en este enfoque crítico. En el artículo de 2006 mencionado anteriormente, él recuerda la polémica de Blanqui contra el positivismo, este pensamiento de progreso en orden, de progreso sin revolución, esta “doctrina del fatalismo histórico” erigida en la religión. Contra la dictadura del deber cumplido, agregaba Bensaïd, Blanqui proclamaba que el capítulo de las bifurcaciones quedara abierto a la esperanza.

Contra la “manía del progreso” continuo y la “manía del desarrollo continuo”, la irrupción de eventos de lo posible en lo real se llamaba revolución. La política prima en la historia y planteaba las condiciones de una temporalidad estratégica y no mecánica, homogénea de la vida.

En pocas palabras, para Blanqui “el engranaje de las cosas humanas ya no es fatal como el del universo, es modificable cada minuto”.Daniel Bensaïd comparaba esta fórmula con la de Walter Benjamin: cada segundo es la puerta estrecha por donde  el Mesías puede surgir, es decir, la revolución, esta irrupción de eventos de lo posible en lo real.

Su relectura de Marx, a la luz de Blanqui, de Walter Benjamin y de Charles Péguy, lo conduce a concebir la historia como una continuación de ramificaciones y bifurcaciones, un campo de posibilidades donde la lucha de clases ocupa un lugar decisivo, pero cuyo resultado es imprevisible.

En La apuesta melancólica (Fayard 1997) quizás su libro más bello, el más “inspirado”: retoma una fórmula de Pascal para afirmar la que la acción emancipadora es “un trabajo para lo incierto”, que implica una apuesta por el futuro: una esperanza que no se puede demostrar científicamente, pero que sobre la cual se compromete la existencia completamente. Re descubriendo la interpretación marxista de Pascal por Lucien Goldmann, él define el compromiso político como una apuesta razonada sobre el devenir histórico, “corriendo el riesgo de perder todo y de perderse”. La apuesta es irrenunciable, en un sentido u otro como lo escribía Pascal, “Nos hemos lanzado”.En la religión del dios escondido (Pascal) como en la política revolucionaria (Marx), la obligación de la apuesta define la condición trágica del hombre moderno.

¿Por qué esta apuesta es pues melancólica? El argumento de Daniel Bensaïd tiene una lucidez impresionante: los revolucionarios – escribe, - Blanqui,  Peguy,  Benjamin,  Trotsky o  Guevara – tienen la aguda conciencia del peligro, el sentimiento de la recurrencia del desastre. Su melancolía es la de la derrota, una derrota “cuantas veces reiniciada” (Péguy”. W. Benjamin rendía homenaje, en una carta de su juventud a la grandesa de la “fantástica melancolía controlada” de Péguy). Esta melancolía revolucionaria de lo inaccesible, sin resignación ni renuncia, se distingue radicalmente según Daniel Bensaïd del lamento impotente e irrenunciable y de las quejas post-modernas carentes de finalidad, con su estetización de un mundo desencantado.

Según Bensaïd, hay profecía en toda gran aventura humana, amorosa, estética o revolucionaria. En el origen de la profecía, en el exilio babilónico, se encuentra una exigencia ética que se forja en la resistencia de toda razón de Estado. Esta gran exigencia atraviesa los siglos: Bernard Lazare, el Dreyfusiano y socialista libertario era, según Péguy, un ejemplo de profeta moderno, animado por una “fuerza de amargura y de desilusión” un aliento de indomable resistencia a la autoridad.Aquellos que resistieron a los poderes y a las fatalidades, todos esos “príncipes de lo posible” que son profetas, herejes disidentes y otros insumisos, sin duda se equivocaron con frecuencia. Trazaron una pista, a penas legible, salvando el pasado oprimido del burdo saqueo de los vencedores.

La profecía revolucionaria no es una previsión sino un proyecto, sin ninguna garantía de victoria. La revolución, no como modelo prefabricado, sino como hipótesis estratégica, sigue siendo el horizonte ético sin el cual la voluntad renuncia, el espíritu de resistencia capitula, la fidelidad desfallece, la tradición (de los oprimidos) se olvida. Sin la convicción de que el círculo vicioso del fetichismo y la rueda infernal de la mercancía pueden quebrarse, el fin se pierde sin los medios, el objetivo en el movimiento, los principios en la táctica.

La revolución deja de ser, pues, el producto necesario de las leyes de la historia o de las contradicciones económicas del capital. La idea de revolución se opone al encadenamiento mecánico de una temporalidad implacable.El tiempo y el espacio de la estrategia revolucionaria se distinguen radicalmente de los de la física newtoniana, “absolutos, verdades, matemáticas”. Se trata de un tiempo heterogéneo, kairotico, es decir, surgido de momentos propicios y de oportunidades para aprovechar. Sin embargo, ante una encrucijada de posibilidades, la última decisión conlleva una parte irreductible de la apuesta. De lo anterior se deduce que el compromiso político revolucionario no está fundado en cualquier “certeza científica” progresista sino en una apuesta razonada sobre el futuro.

Refractaria al desarrollo casual de los hechos ordinarios, la revolución  es interrupción. Momento mágico, la revolución se refiere al enigma de la emancipación en ruptura con el tiempo lineal del progreso, ésta ideología de caja de ahorros denunciada con vehemencia por Péguy, en donde se espera que cada minuto, cada hora que pasa aporte su contribución para el crecimiento del peculio.

En consecuencia, como lo explica en Fragmentos Incrédulos (Lignes, 2005), el revolucionario es un hombre de duda opuesto al hombre de fe, un individuo que apuesta sobre las incertidumbres del siglo, y que pone una energía absoluta al servicio de las certidumbres relativas. En resumen, alguien que intenta sin cansancio practicar este imperativo exigido por Walter Benjamin en su último escrito, las Tesis “Sobre el concepto de historia” (1940): cepillar la historia a contrapelo.

Daniel nos hará falta. Ya nos hace falta, cruelmente. Sin embargo, pensamos que le gustaría que recordemos el famoso mensaje a sus camaradas de Joe Hill, el poeta y músico del sindicalismo revolucionario norteamericano, el I.W.W, a vísperas de ser fusilado por las autoridades (bajo falsas acusaciones) en 1915: "No se lamenten, organicen (la lucha)"

El presente trabajo nos fue enviado por el Prof. Ricardo Sánchez Ángel, de la Universidad Nacional de Colombia, a quien se lo había hecho llegar su autor, con la sigueinete nota:
"Muy caro Ricardo. Gracias por este artículo que resume muy bien el "Marx" de Bensaid. En cambio,  te envió un pequeño ensayo en homenaje a Daniel. Un gran abrazo de, Michael".
Se referería Michael Löwy al artículo del Dr. Ramiro Gálvez, economista y profesor en la Universidad del Tolima, Ibagué, Colombia, que con el título de Marx está aquí | En memoria a Daniel Bensaïd, hemos publicado en Ñángara Marx
Traducción del francés por la profesora Victoria Tamayo Plazas, licenciada en Filología e idiomas español-francés de la Universidad Nacional de Colombia.

http://www.nangaramarx.blogspot.com

    

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica