"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

7/1/14

Karl Marx: un periodista en la Historia

  • “La historia desconoce los verbos regulares”Edward P. Thompson
Mario Espinoza Pino   |  Las relaciones de Karl Marx con el periodismo nunca fueron fáciles. Ya desde sus primeros artículos en la Rheinische Zeitung [Gaceta Renana] –un diario liberal editado en Colonia– el joven periodista habría de enfrentarse a toda clase de adversidades. Corría el año 1842, y la reciente subida al trono de Federico Guillermo IV, paladín de un agonizante feudalismo europeo, había llegado acompañada de una política tremendamente reaccionaria. El monarca de Prusia iniciaría una suerte de Kulturkampf contra cualquier atisbo de liberalismo o socialismo que pudiera influir en la opinión pública; la práctica preferida por aquel gobierno era la censura cotidiana de los diarios, pero cuando ésta se revelaba insuficiente no dudaba en utilizar métodos más expeditivos, como la supresión por decreto de los libros y publicaciones que resultaban incómodos. Bastaron unas pocas columnas de Marx sobre algunos asuntos polémicos –como la libertad de prensa o la miseria campesina–para que la administración estrechase el cerco sobre el diario renano. El vigoroso estilo del joven periodista, panfletario al tiempo que profundamente analítico, le convertiría inmediatamente en enemigo de aquella sociedad semifeudal y autoritaria. Una sociedad que no le toleraría por mucho tiempo. El Consejo de Ministros, reunido en pleno con el rey, decretaba el 21 de enero de 1843 el cierre del periódico en un plazo máximo de dos
meses. El diario era condenando con apenas un año de vida.

Las críticas del filósofo al Estado, su constante denuncia de las desigualdades sociales y la publicación en el diario de un artículo contra el despotismo ruso –un escrito que enfurecería al mismísimo zar Nicolás I–, sentenciaron su primera aventura periodística. Irritado por una censura cada vez más insoportable, Marx dimitiría como director del diario antes de que el plazo de supresión llegase a término. Tenía la esperanza de que su dimisión hiciera recapacitar a la administración sobre el rotativo, pero la orden del Ministerio era irrevocable. Su carta de dimisión, breve y directa, sería publicada en una de las últimas tiradas del periódico. En ella, lejos de ocultar los motivos de su cese, haría una alusión directa a las causas que le llevaban a abandonar la gaceta: se retiraba «debido a las presentes condiciones de censura». Aquélla sería la última querella de la Rheinische Zeitung contra el gobierno.

Los artículos de Karl Marx para el diario renano –probablemente los más conocidos y destacados por la crítica– suponen la primera confrontación del pensador con la realidad política y económica. Y es que no fue la filosofía la que hizo que aquel joven doctor se interesase por las cuestiones sociales, sino su temprana actividad periodística. Una labor que comenzaría a ejercer desde una posición ilustrada y liberal, la de la burguesía de Renania, y que pronto –conforme Marx tomaba conciencia de los antagonismos de aquella sociedad– se tornaría en una defensa de la democracia próxima al socialismo. En cierto sentido, los artículos escritos por Marx en esta época son un fiel reflejo de la historia de Prusia. Muestran los primeros efectos del proceso de industrialización sobre una nación mayoritariamente rural y agraria, señalando los ejes más conflictivos de aquella incipiente transformación: el empobrecimiento del campesinado ante el desarrollo de la industria, la expropiación de los bienes comunales y su conversión en propiedad privada, las contradicciones existentes entre una naciente economía capitalista y el régimen de un Estado arcaico, la carencia de libertades civiles, la falta de representación popular en unas instituciones que cercenaban cualquier avance democrático, etc.

Lo cierto es que el periodismo alteraría para siempre el pensamiento de Marx, constituyendo un verdadero baptême de feu para su formación intelectual. Las investigaciones acometidas para escribir sus artículos acerca de los Debates sobre la libertad de prensa o los Debates sobre las leyes del robo de leña –quizá las piezas periodísticas más brillantes de este período– le comprometerían con una realidad que estaba más allá de los muros de la Universidad. Sus antiguas ideas burguesas, influidas tanto por la ilustración como por el pensamiento de la izquierda hegeliana, movimiento del que formaría parte durante sus estudios universitarios en Berlín, pronto serían criticadas por inoperantes. A partir de aquel momento Marx comprendería claramente dos cosas: que el Estado de Prusia jamás admitiría reforma política alguna y, sobre todo, que nunca podría ser la instancia ética, racional y sustentadora de las libertades civiles que tanto deseaban sus antiguos colegas hegelianos. La supresión de la Rheinische Zeitung era la prueba manifiesta de que la opinión pública estaba radicalmente divorciada de las instituciones, el más claro ejemplo de que no había en ellas un ápice de soberanía popular o realidad social. En aquel Estado únicamente había lugar para la burocracia y la arbitrariedad despótica del monarca.

Lejos del desánimo, aquel joven Karl Marx responderá al naufragio de la Rheinische Zeitung con un nuevo proyecto periodístico. Y su respuesta sería casi inmediata. A mediados de 1843, el filósofo preparaba ya la edición de una nueva revista en colaboración con Arnold Ruge, amigo personal y columnista en el difunto diario de Renania. La publicación tendría un carácter abiertamente crítico y político, lo que descartaba Prusia y sus zonas de influencia como lugar para editarla. Había que evitar la censura a toda costa. Finalmente la revista sería publicada en París, capital de las revoluciones europeas, y llevaría por título Deutsche-französische Jahrbücher [Anales Franco-alemanes]. Los Jahrbücher se caracterizarían por vincular dos líneas de trabajo editorial: una primera de análisis político y actualidad –similar a la de la Rheinische Zeitung – y otra teórica, a través de la cual se expresarían las ideas rectoras de la nueva publicación. Se trataba de forjar un pensamiento que rompiese con los moldes de aquella Prusia filosóficamente idealista, envuelta en disputas teológicas y conceptuales que se mostraban incapaces de apresar un solo átomo de vida real. Pero ¿cómo avanzar hacia un nuevo punto de partida filosófico en medio de aquel marasmo idealista e irreal? Solo parecía haber un modo: rompiendo con Hegel, cuya influencia impregnaba todas las manifestaciones intelectuales de la época. La crítica de Marx a Hegel puede seguirse bien a través de su Crítica de la filosofía del Estado de Hegel (1843), texto que sentaría las bases filosóficas para los dos escritos que verían la luz en el proyecto de los Jahrbücher: La cuestión judía y la Introducción a la Crítica de la filosofía del derecho de Hegel, ambos redactados en 1843. Más allá de constituir un intento de ruptura con la cultura filosófica dominante, estos textos reflejarán la transformación del joven filósofo liberal en un crítico que, progresivamente, va estrechando los lazos existentes entre el mundo del trabajo y la estructura jurídico-política de la sociedad, aproximándose a la raíz de los antagonismos colectivos del momento.

Introducción de Mario Espinoza Pino a los ‘Artículos periodísticos’ de Karl Marx. 
Alba Editorial ha tenido la amabilidad y gentileza de permitir a 'Marxismo Crítico' (y por ende a 'Ñángara Marx') publicar en primicia la excelente introducción de Mario Espinoza Pino del libro de reciente publicación “Artículos periodísticos” de Karl Marx. Además, les han permitido incorporar uno de los artículos periodísticos de Karl Marx: “Ataque a Sebastopol. Desahucio de ciudadanos en Escocia”. 



Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto