"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

6/11/13

Estado, democracia y dictadura del proletariado en 'La Guerra Civil en Francia', de Karl Marx

  • “La dominación política de los productores es incompatible con la perpetuación de su esclavitud social” | Karl Marx
  • “Juré que la Revolución no sería un té servido a las cinco de la tarde” | Andrés Rivera, La revolución es un sueño eterno
Ariel Mayo  |  La Guerra Civil en Francia fue escrita por Karl Marx (1818-1883) mientras se desarrollaba el primer gobierno obrero de la historia, la denominada Comuna de París (18 de marzo – 28 de mayo de 1871) (1). La obra fue publicada como manifiesto de la Asociación Internacional de Trabajadores (1° Internacional) y expresa la posición de dicha organización sobre la experiencia de la Comuna. Se trata de una obra que posee un gran interés histórico, debido a que la Comuna fue el punto más alto de la experiencia política de la clase obrera en el siglo XIX.

Pero La guerra civil en Francia posee un interés que va más allá de lo histórico. Constituye la obra política más importante de Marx, pues en ella vislumbra y plantea con claridad los problemas políticos de la revolución socialista. Más claro, en la obra mencionada, Marx aborda de lleno la problemática del Estado. Hasta ese momento, muchos socialistas pensaban que había que apoderarse de la maquinaria estatal y servirse de ella para instaurar el
socialismo. (2) La experiencia de la Comuna, en la que los obreros por primera vez tuvieron que hacerse cargo del poder, fue la piedra de toque que permitió a Marx desarrollar su concepción del Estado. Aquí, como tantas otras veces, la teoría marxista siguió los pasos de las experiencias del movimiento obrero.

La estructura de la obra es sencilla. Marx dedica tres apartados del texto a la historia de la Comuna (los apartados I, II y IV). El apartado III, en cambio, está dedicado al aporte de la Comuna en el campo de la teoría del Estado. En nuestro comentario nos concentraremos en este último apartado.

La Comuna fue la respuesta de la revolución obrera al problema del Estado. En este sentido, el pasaje central del texto es el siguiente: 
“La clase obrera no puede limitarse simplemente a tomar posesión de la máquina del Estado tal y como está y servirse de ella para sus propios fines.” (p. 295).
Antes de pasar a comentar el pasaje transcripto, es preciso decir unas palabras sobre la cuestión del Estado. Desde que existen las sociedades divididas en clases antagónicas existió el Estado, y éste fue desde el principio un instrumento de opresión. Más concretamente, el Estado sirvió en todas las sociedades para mantener la dominación de los explotadores sobre los explotados. ¿Qué esta es una concepción esquemática? Por supuesto, pero es un buen comienzo para abordar la problemática del Estado. Si se deja de lado el carácter opresor del aparato estatal se corre el riesgo de pensar que el Estado flota sobre la sociedad y/o que puede encarnar los intereses de todos.

A continuación del párrafo comentado, Marx describe el desarrollo del “poder estatal centralizado” en Francia (p. 295-297). Dicho poder consta de los siguientes elementos: ejército permanente, policía, burocracia, clero, magistratura. Todo ello con arreglo a un “plan de división sistemática y jerárquica del trabajo” (p. 295). Este aparato de dominación fue creado por la “monarquía absoluta” y “sirvió a la naciente sociedad burguesa como un arma poderosa en sus luchas contra el feudalismo” (p. 295). En otras palabras, la burguesía utilizó al Estado para consolidar y mantener su poder en la sociedad. De ahí la concepción instrumentalista del Estado, que sostiene que este último es un instrumento que sirve a cualquier dominación, sea cual sea la clase social que la ejerza. 

En nuestros días, la concepción instrumentalista del Estado ha sido retomada parcialmente por el progresismo latinoamericano, quien considera que el Estado es el arma de los “sectores populares” contra el neoliberalismo y sus políticas de mercado. Por supuesto, en el caso de nuestros progresistas, el Estado es también concebido como “la expresión de la voluntad popular” y/o de la “voluntad de todos”. Dicho de otro modo, el Estado pasa de ser una herramienta de opresión a un instrumento de liberación. De esta manera, el progresismo deja de lado: a) que el Estado es siempre una herramienta para el sometimiento; b) que el Estado actual posee un carácter burgués.

En La guerra civil en Francia, Marx acentúa el papel represivo del aparato estatal:
“Su carácter político [se refiere al Estado] cambiaba simultáneamente con los cambios económicos operados en la sociedad. Al paso que los progresos de la moderna industria desarrollaban, ensanchaban y profundizaban el antagonismo de clase entre el capital y el trabajo, el poder del Estado fue adquiriendo cada vez más el carácter de poder nacional del capital sobre el trabajo, de fuerza pública organizada para la esclavización social, de máquina del despotismo de clase. Después de cada revolución, que marca un paso adelante en la lucha de clases se acusa con rasgos cada vez más destacados el carácter puramente represivo del poder del Estado.” (p. 296).
En general, pues, el Estado es una maquinaria de opresión; en particular, el Estado capitalista es una maquinaria de opresión de la clase trabajadora y su función es asegurar la explotación de esta por los capitalistas. Es verdad que esto suena raro en estos tiempos, en los que la dominación capitalista se ha vuelto tan natural que parece invisible; pero hay que recordar que dicha “naturalidad” del capitalismo fue impuesta a sangre y fuego. En nuestro país basta con mentar el golpe del 24 de marzo de 1976 para recuperar la conciencia del carácter opresivo del aparato estatal. 

Ahora bien, las cosas son más complejas que este esquema básico. En primer lugar, porque el Estado capitalista actúa como administrador de los intereses comunes de la burguesía en su conjunto (3); sin embargo, esta tarea no es sencilla, pues en el capitalismo impera la competencia entre empresarios, de ahí la existencia de fracciones de clase y la necesidad de contemporizar intereses diversos. En segundo lugar, porque en el capitalismo los trabajadores son libres, es decir, que no se encuentran en situación de dependencia personal como sucedía en la esclavitud o en la servidumbre (4); la explotación de los trabajadores no puede realizarse mediante el empleo directo del poder estatal y, además, la libertad jurídica tiene como consecuencia la participación de los trabajadores en los asuntos estatales, vía sufragio universal.

El énfasis (correcto) puesto por Marx en la naturaleza represiva del Estado tiene que ser complementado con el análisis de los mecanismos “pacíficos” (ideológicos) de dominación.

Volviendo al tema que estamos comentando. El movimiento obrero del siglo XIX debió enfrentar la cuestión del papel del Estado en la revolución socialista. ¿Había que conquistar el poder estatal y emplearlo para establecer el socialismo? O, por el contrario, ¿había que destruir el Estado para poder construir el socialismo? Los blanquistas y los anarquistas fueron los portavoces, respectivamente, de estas posiciones. Los obreros parisinos descubrieron que un instrumento de opresión no podía convertirse en herramienta de liberación. El Estado capitalista no puede conducir al socialismo. 
“He aquí su verdadero secreto: la Comuna era, esencialmente, un Gobierno de la clase obrera, fruto de la lucha de la clase productora contra la clase apropiadora, la forma política al fin descubierta para llevar a cabo dentro de ella la emancipación económica del trabajo.” (p. 301).
La Comuna era una forma política diferente al Estado capitalista. La conquista del poder por los trabajadores no es concebida como el mero acto de apoderarse del Estado y utilizarlo para otros fines. Hay aquí un rechazo completo de las teorías que postulan la autonomía del Estado; el progresismo, en cambio, sostiene que el Estado (que supuestamente puede ser independiente de la burguesía en tanto Estado “popular”) es el medio primordial para lograr la “justicia social” y la “liberación nacional y social”. Pensar al Estado capitalista como instrumento de liberación implica negar su carácter de clase y, por extensión, rechazar la existencia de la explotación bajo el capitalismo.

En el capítulo 3 de La guerra civil en Francia Marx describe las medidas por medio de las cuales la Comuna desarticuló y transformó la maquinaria estatal heredada de la burguesía. Entre ellas, destaca la supresión del ejército permanente y la policía, la elección por sufragio universal de todos los funcionarios públicos (y el carácter revocable de los mismos), la separación de la Iglesia y el Estado. 

A lo largo del texto, Marx no menciona una sola vez a la dictadura del proletariado. Pero Engels, en su Introducción a la obra (1891) toca expresamente el tema: 
“Últimamente, las palabras «dictadura del proletariado» han vuelto a sumir en santo horror al filisteo socialdemócrata. Pues bien, caballeros, ¿queréis saber qué faz presenta esta dictadura? Mirad a la Comuna de París: ¡he ahí la dictadura del proletariado!” (p. 267). (5)
Como tantas otras cosas, las derrotas del movimiento obrero en las décadas de los ’70, ’80 y ’90 del siglo pasado provocaron que la noción de dictadura del proletariado fuese enviada al museo de la historia. En el mundo actual, marcado por el dominio del capitalismo en todo el planeta, es conveniente revisar algunos “viejos” conceptos y considerar si son de utilidad para analizar y transformar nuestra realidad. Es curioso que en un mundo marcado por la dictadura del capital resulte “anacrónico” mentar a la dictadura del proletariado. En La guerra civil en Francia la dictadura no alude simplemente a la dominación de los trabajadores sobre la burguesía, sino también a que esa dictadura se ejerce a través de un Estado que ya no es un instrumento de dominación, que se encuentra mutando hacia otra cosa. Si la clase obrera toma el Estado tal como está, la dictadura del proletariado sería dictadura y nada más; se mudaría de tirano sin cambiar de tiranía. No es un problema de sentimientos o de justicia. Si la clase obrera conquista el Estado y simplemente lo utiliza, tarde o temprano una parte de la sociedad gozará de privilegios y explotará al resto. 

Esta transformación de la forma y el contenido del Estado va de la mano con la ofensiva sobre la propiedad privada de los medios de producción. A diferencia del progresismo, Marx tiene claro que la libertad política termina en esclavitud si no se elimina la fuente de la explotación, que es justamente la propiedad privada. 
“Sin esta última condición, el régimen de la Comuna habría sido una imposibilidad y una impostura. La dominación política de los productores es incompatible con la perpetuación de su esclavitud social. Por tanto, la Comuna había de servir de palanca para extirpar los cimientos económicos sobre que descansa la existencia de las clases y, por consiguiente, la dominación de clase. Emancipado el trabajo, todo hombre se convierte en trabajador, y el trabajo productivo deja de ser un atributo de una clase.” (p. 301).
Si la clase obrera no toca la propiedad privada, la revolución no implica superación del capitalismo. Aún dominando el Estado, la clase trabajadora volverá a la esclavitud si no suprime la fuente de la explotación. La democracia, aún la más amplia, es esclavitud en el capitalismo, pues la persistencia de la propiedad privada asegura la perpetuación de la dominación capitalista.

En el capitalismo, dada la liberación de los trabajadores respecto a toda forma de dependencia personal, existen dos ámbitos políticos: por un lado, el ámbito de la ciudadanía, de los derechos, de la igualdad jurídica; por otro, el ámbito del trabajo, donde los capitalistas  deciden qué, cuánto y cómo producir sin ningún tipo de consulta a los trabajadores. De un lado, democracia en la forma; del otro, dictadura, basada en la propiedad privada. La paradoja del capitalismo consiste en que es justamente esta dictadura la que asegura la persistencia de la democracia.

Al apuntar sobre la necesidad de la eliminación de la propiedad privada de los medios de producción, Marx indica el camino para terminar con la escisión de la política propia del capitalismo. Ese camino consiste en la combinación de la transformación de la forma y el contenido del Estado con la propiedad colectiva de los medios de producción.

Notas

(1) Utilizo la siguiente traducción española incluida en: Marx, Karl y Engels, Friedrich. (1983). Obras escogidas. Moscú: Progreso. (pp. 280-322).
(2) Así, en el Manifiesto Comunista, Marx y Engels se refieren a la conquista del poder político por la clase obrera: “el primer paso de la revolución obrera es la elevación del proletariado a clase dominante, la conquista de la democracia. El proletariado se valdrá de su dominación política para ir arrancando gradualmente a la burguesía todo el capital, para centralizar todos los instrumentos de producción en manos del Estado, es decir, del proletariado organizado como clase dominante, y para aumentar con la mayor rapidez posible la suma de las fuerzas productivas.” (Marx, Karl y Engels, Friedrich, Obras escogidas, Moscú, Progreso, 1983, p. 49). Pero no dicen nada acerca de la transformación de la maquinaria estatal desarrollada por el capitalismo.
(3) “El Gobierno del Estado moderno no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa.” (Marx, Karl y Engels, Friedrich, Manifiesto del Partido Comunista, en Obras escogidas, Moscú, Progreso, 1983, p. 34-35).
(4) “Trabajadores libres en el doble sentido de que ni están incluidos directamente entre los medios de producción – como sí lo están los esclavos, siervos de la gleba, etc. -, ni tampoco les pertenecen a ellos los medios de producción – a la inversa de lo que ocurre con el campesino que trabaja la propia tierra, etc. -, hallándose por el contrario, libres y desembarazados de esos medios de producción.” (Marx, Karl, El capital: Crítica de la economía política, México D. F.; Siglo XXI, 1998, Tomo I, volumen 3, p. 892-893).
(5) Marx, Karl y Engels, Friedrich. (1983). Obras escogidas. Moscú: Progreso.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica