"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

6/9/16

Karl Marx y el amor

Karl Marx ✆ Etten Carvallo
“Déjeme decirle, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor. Es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad”. 

“Nuestros revolucionarios de vanguardia tienen que idealizar ese amor a los pueblos, a las causas más sagradas y hacerlo único, indivisible”. 

“Todos los días hay que luchar porque ese amor a la humanidad viviente se transforme en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo, de movilización.” Ernesto Che Guevara
Carlos F. Lincopi Bruch
¿Qué es el amor? Esta es una pregunta que se ha formulado el hombre desde que tiene la capacidad de razonar y cuestionarse la realidad, sus sentimientos y las relaciones en las cuales se encuentra inmerso. ¿Es un problema de idealistas? ¿De románticos que no comprenden las “leyes” científicas que rigen el mundo objetivo? El marxismo, la filosofía de la praxis, es un campo abierto del conocimiento y la actividad humana, no existen temas “tabús” o “pecaminosos” que no podamos tratar abiertamente, analizar y desarrollar. En ese sentido, en el presente artículo, procuraremos analizar el problema del amor en el pensamiento de Marx y la importancia que tiene para nosotros los revolucionarios.

Estimamos, a propósito de ello, que existen tres ejes de desarrollo para analizar el amor en el pensamiento de Marx:
1) como cualidad del ser humano;
2) como actividad enajenada y;
3) como concretización en la realidad mediante la actividad revolucionaria.
¿Qué es el amor?
El amor ha sido catalogado de muchas formas, entre otras cosas, se dice que el amor es “un don de dios”, “un atributo del espíritu”, “algo meramente subjetivo y por ende sin importancia”. El sentido común, como expresión caótica de la filosofía y como realización de una conciencia no-crítica suele expresar cotidianamente estos términos para referirse al amor y de forma inconsciente permite el flujo de diversas expresiones del conocimiento, sea de la escolástica o la filosofía moderna, o de la “ciencia pura” enraizada en el doloroso mundo objetivo.

Es sabido, que tanto en la academia como en el “sentido común” existe una interpretación profundamente “economicista” del pensamiento de Marx, la concepción “hegemónica” en el seno de la izquierda –maoísmo, reformismo, trotskismo, entre otras– reducen el marxismo a una cuestión de “desarrollo de las fuerzas productivas”, del “factor económico”, estimamos pues, que en esta metafísica, los atributos ontológicos del ser social han sido eliminados del análisis y convertidos en caricaturas, o en el mejor de los casos, en elementos no-reales. Afirmamos, en contraposición al materialismo vulgar, que la filosofía de la praxis es una poderosa e integral concepción de mundo. En ese sentido, procuraremos pues, abordar el “amor”, desde los escritos de Marx, pero como aspecto ontológico del ser social.

En efecto, en 1845, Marx –con minúscula colaboración de Engels– escribe “La Crítica de la Crítica Crítica”, texto también conocido como “La Sagrada Familia”. Este material –plagado de burlas e ironías hacia sus contrincantes– desarrolla en su capítulo IV, una polémica sobre el amor y plantea el problema desde una concepción humanista radical.

Marx, observaba que para sus adversarios, la capacidad de sentir y amar constituía un peligro para el desarrollo de un “conocimiento puro” [1]. La razón de este tipo de concepciones sobre el amor, se sustentaba en la idea de que era posible encontrar una “razón pura” o una “ética pura”. Muchos intelectuales estimaban que no sería posible alcanzar un nivel “puro” del conocimiento si éste era influenciado por la experiencia, la práctica y las pasiones. [2]

El primer error de estos “intelectuales”, era considerar el amor como un mal o un agente negativo, que en su condición de pasión o sentimiento, termina por degradar y contaminar el conocimiento puro. Planteaban, en otras barbaridades más, que el amor era una especie  de “dios cruel” que somete a los hombres. De esta forma –decía Marx – terminan por convertir el amor, en algo aparte y distinto del hombre. [3]

La consecuencia de ello era evidente, el amor era transformando en un sujeto que domina al hombre y lo transforma en su esclavo. Marx, sostenía que dichas tesis eran totalmente absurdas, puesto que el amor es fundamentalmente un atributo del hombre [4], no existe al margen o por fuera de él. Por otra parte, en los Manuscritos económico-filosóficos escritos en París, Marx sostiene que los sentimientos y las pasiones constituyen una afirmación ontológica del ser. Es decir, la capacidad de amar, constituye un aspecto de la naturaleza del hombre.[5]

En definitiva, el amor es una cualidad, un atributo de todo hombre y mujer y que se expresa en acciones concretas como toda otra facultad del ser humano (la más analizada por Marx es el trabajo, pero no es la única). Es realmente interesante lo que plantea Marx y es que el amor: ¡es una hermosa cualidad del ser humano! ¡No es un don de dios ni una facultad espiritual ni nada por el estilo! ¡Es un atributo del ser humano real de carne y hueso!

En esta interesante tesis desarrollada por Marx, se desarrolla ni más ni menos, en nuestra opinión, una ruptura radical con la filosofía burguesa y escolástica, terminando de una buena vez con el amor entendido como metafísica, situándolo en el único lugar que puede gestarse: el ser humano real.


Capitalismo, amor y actividad enajenada
El amor, hemos visto, es un atributo del ser social, pero este atributo se expresará de diferentes formas según la fase histórica que atraviese la humanidad. En ese sentido, nos interesa estudiar el amor tal y como se expresa en la sociedad regida por la mercancía: el capitalismo.

Uno de los grandes aportes de Marx, aunque publicado de forma póstuma en 1932, son los manuscritos económico-filosóficos escritos en París durante el año 1844. En estos escritos, Marx estudia la enajenación y cómo determinado modo de producción, regido por el Capital – plusvalía, mercancía, dinero, etc. –, tiene una consecuencia directa en la consciencia del hombre y sus facultades.

Una tesis general de Marx en estos escritos, dice relación, con que el hombre en tanto existe para el Capital y para la producción de mercancías, termina él mismo convirtiéndose en mercancía. A este proceso, Marx le llama objetivación (cosificación), esto es, pérdida de sus cualidades como sujeto.[6]

En este proceso de enajenación del ser social, la actividad entre hombres reviste también, un carácter enajenado, la relación entre los hombres, se vuelve pues, una relación entre mercancías, entre valores de cambio, entre cosas. Mientras que en contrapartida a ello, la mercancía y el dinero, adquieren características subjetivas, fetichizadas por el hombre cosificado.

En consecuencia, el amor, en las relaciones capitalistas es conducido y orientado por el dinero y la mercancía.  El hombre existe en tanto poseedor de dinero y gracias a este todopoderoso material es capaz de tener amor, pero este amor es un amor enajenado, por lo tanto, es un amor invertido, un no-amor u amor cosificado. Lo principal no pasa a ser la relación de amor recíproco, sino que éste es sustituido por el Capital del ser social – de su dinero y sus expresiones equivalentes: autos, casas, etc. –, mientras que el amor como amor es llevado a un segundo plano.

En efecto, el dinero, como prostituta universal [7], capaz de complacer cualquier fetiche, tiene la sorprendente capacidad, en tanto estamos enajenados, de disfrazarse de cuanto se antoje. El amor que se nos ofrece en el capitalismo, es dinero vestido de amor, es un amor invertido por el dinero, cuantificado por aquél y enajenado.

El amor, pues, se desarrolla como mercancía, expresable en el equivalente general o universal de toda mercancía: el dinero. En consecuencia, podemos afirmar, entonces,  que en el capitalismo, el amor tiene un carácter fundamentalmente cuantitativo.

En ese sentido, estimamos, que la cualidad de sentir del ser social se encuentra totalmente enferma, anquilosada y degradada por el dinero y la mercancía. Es quizás, uno de los peores diagnósticos que ha tenido la humanidad en siglos de historia, que sometida a este fetiche mercantil ha mellado las capacidades más bellas del hombre. La reproducción del capital, desarrolla también, una reproducción del ser social orientada por la mercancía –como unidad básica del capitalismo– y del dinero –como su expresión universal–, influenciando toda su naturaleza, degradando todas sus cualidades ontológicas y permitiendo con ello, de forma dialéctica y con contradicciones, el desarrollo de las relaciones sociales capitalistas.
El amor, el comunismo y la actividad revolucionaria
En términos generales, hemos planteado, que el amor y los sentimientos del ser social se desarrollan en la sociedad capitalista mediados por el fetiche del dinero y la cosificación del hombre (enajenación). Sin embargo, el capitalismo, en tanto es expresión histórica de las relaciones de explotación y dominación entre las clases, no existe sin conflicto, sin su contradicción fundamental entre el trabajo y el capital. En efecto, la lucha de clases se expresa en todos los terrenos de la realidad, en el arte, la política, la economía y también, por supuesto, en los sentimientos del ser social.

En ese sentido, el amor expresa la lucha de clases; por un lado, como proyecto de la burguesía que opone a los individuos en una competencia feroz, con relaciones enajenadas entre ellos, cosificadas y regidas por el dinero; y por otro, el proyecto comunista de los trabajadores, cuyo objetivo es curar al ser social de su enajenación, volviéndolo consciente de sus cualidades y atributos ontológicos, eliminando la competencia feroz entre los individuos y eliminando el fetiche del dinero y la cosificación del hombre en las relaciones sociales.

El proceso mediante el cual cientos de hombres y mujeres toman consciencia de su rol histórico y de sus cualidades, constituye un acto de combate contra la objetivación (enajenación); el ser retoma sus atributos subjetivos e interviene de forma consciente en la realidad,  convirtiendo sus cualidades ontológicas en tanto esas mismas cualidades, es decir, desarrolla el amor como amor, la confianza como confianza, la solidaridad como solidaridad, etc. El objetivo de dicho proceso y del programa comunista, sería sentar las bases, para la construcción del hombre total (8), el cual, es el ser social apropiado de su ser, esto es, de su capacidad de amar, de sentir, de trabajar, etc., realizando en cada una de estas actividades, afirmaciones de sí mismo, superando la negación a la cual estaba sometido por el fetiche del dinero y la cosificación.

Lo importante, para nosotros, en esta fase de la lucha de clases y en relación directa con el amor dice relación con:
1) la construcción de un hombre nuevo en miras al hombre total; y
2) que el amor y la capacidad de amar, se desarrolla en la realidad por medio de la actividad del ser social, es decir, de su intervención y transformación de lo real. En ese sentido, la lucha de clases no es ajena a las pasiones, al contrario, esta permeada totalmente por ellas, pues como hemos visto, constituyen no sólo cualidades del ser social sino que afirmaciones de su naturaleza.
Palabras finales
Estimamos que a partir del presente ensayo, hemos conseguido barrer con una serie de mitos, y es que en definitiva, para quienes construimos desde la trinchera de la filosofía de la praxis, el amor está lejos de ser una tara idealista. De hecho, al contrario, creemos que el amor no existe fuera del ser social, tenemos la convicción y la certeza de que la capacidad de amar es una hermosa cualidad del hombre, y que por tanto, lejos de ser aniquilada por quienes desprecian las características subjetivas del ­ser social, debe ser potenciada por las y los revolucionarios.

En el mismo sentido, la importancia que tiene el amor para nosotros, es que éste se realiza en la actividad revolucionaria, en la práctica concreta y transformadora de la realidad. Y que, en tanto se combina con el proyecto revolucionario, deja de ser una cualidad invertida, transformada en cantidad y determinada por el dinero.

Finalmente, esta capacidad de sentir amor es para nosotros fundamental, puesto que, en tanto retoma su carácter cualitativo y no enajenado, es capaz de llevar a miles de hombres y mujeres del pueblo trabajador a la lucha, a la movilización y al sacrificio heroico. En efecto, el amor, es un potente dinamizador de la lucha de clases, el amor es creador y forjador de revolucionarios: ¿o acaso cientos entregaron su vida porque el comunismo era una ley objetiva del desarrollo histórico? ¡Claro que no! En los mártires de la causa socialista, en aquellos que callaron frente a la tortura, existía un sentimiento profundo de amor a los trabajadores y a sus compañeros.
Notas
[1] Marx, Karl., Engels, Friedrich. “La Sagrada Familia”, AKAL, 2013, p.35
[2] Puede decirse, que la idea de articular un “conocimiento puro”, es un resultado histórico de la división social del trabajo – intelectual y material – dando como resultado el desarrollo de una teoría sin actividad y una actividad sin teoría. Marx rompe con dichos postulados en las Tesis sobre Feuerbach, exigiendo como imperativo la unidad de la práctica con la teoría, del mismo modo, la idea de la división social del trabajo y la crítica a la idea del “conocimiento o razón pura” Marx las desarrolla en la Ideología Alemana. Sobre la ruptura en el campo del conocimiento realizada por Marx, hablaremos con más detalles en otros artículos.
[3] Ibíd., p.36
[4] Ibíd., p.36
[5] Ibíd., p.170
[6] Ibíd., pp. 119-120-128
[7] Referencia de Marx, parafraseando a Shakespeare
[8] Ibíd., 139.
http://marxismoyrevolucion.org/

◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Notas sobre los 150 años de la primera edición de El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas de actualidad
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne — Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us