"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

13/9/14

Límites externos de acumulación de capital | El declive energético del siglo XXI

“Las diferentes crisis –económica, ecológica, energética-no son simplemente contemporáneas ni están simplemente ligadas: son la expresión de una crisis fundamental, la de la forma valor, la de la forma abstracta vacía, que se impone a todo contenido en una sociedad basada sobre el trabajo abstracto y su representación en el valor de una mercancía” Anselm Jappe
Karl Marx ✆ R.K. Laxman 
Emilio Santiago Muiño   |   Este texto es una versión ampliada y revisada de una ponencia presentada en el seminario En el horizonte de la crisis: nuevas lecturas de Marx, organizado por el CSIC, que tuvo lugar el 24 de Junio de 2013. Una adaptación divulgativa está incluida en Emilio Santiago y José Manuel Rojo (2014) El cielo bajo los escombros. Colapso capitalista y emancipación social.

1. Límites históricos de acumulación de capital

Jaime Semprún afirmó que el profetismo ha sido siempre el lado podrido de la teoría revolucionaria. 80 años antes Walter Benjamin, decepcionado por el fracaso de la fe determinista de la que hacía gala el marxismo de su tiempo, decretó que el capitalismo nunca moriría de muerte natural (Benjamin 2007: 678). También nos advirtió, “que no ha habido época que no haya creído encontrarse ante un abismo inminente, la conciencia desesperada y lúcida de hallarse en medio de una crisis decisiva es algo crónico para la humanidad” (Ibíd.: 560). 

Esta reflexión de Benjamin cobra especial interés en nuestros días: con las heridas de la teleología histórica todavía sin cicatrizar todo lo que suene a tomar la delantera al presente parece poco creíble, sobre todo si lo que se anuncia es una ruptura en la normalidad de la dominación.


No obstante, estos reparos se levantan sobre una disonancia cognitiva: el cuestionamiento de la viabilidad de nuestros sistemas socio-culturales no descansa en la especulación visionaria, sino en la constatación objetiva de una serie de tendencias estructurales que llevan ya décadas de avanzado desarrollo. Como afirma Carlos de Castro7, el efecto inercial de estas tendencias garantiza ya un colapso aunque emprendiéramos una transformación radical del orden socio-económico. Tampoco cabe esperar de la quiebra de los patrones civilizatorios capitalistas la emergencia espontánea de un orden social superior en sentido hegeliano del concepto de superación8: en la era del colapso socio-ecológico “peor ya no es mejor”, es más cerca de la barbarie.

Lejos de ser una anomalía, el colapso es un acontecimiento relativamente común en las sociedades complejas (Tainter 1988). Es preciso recordar que el proceso civilizatorio humano se desarrolla en base a un zig-zag (las “oscilaciones del péndulo de los siglos”, como lo llamó Kropotkin9) de épocas de expansión y épocas de contracción también llamadas edades medias u oscuras (Sacristán de Lama 2010), donde se produce un ajuste de cuentas con las tendencias desadaptantes que han ido acumulando, en su proceso de evolución cultural, los sistemas sociales. El capitalismo, entendido como marco civilizatorio que organiza la vida colectiva alrededor de la autovalorización del valor como forma de riqueza social, es una realidad histórica, y por tanto llamada a desaparecer. Marx encontró en la propia dinámica interna del capital una serie de límites que comprometía su reproductibilidad indefinida. Aunque fenoménicamente este límite interno puede manifestarse de formas distintas, como la caída de la tasa de ganancia de las empresas o el paulatino empobrecimiento de los salarios que deviene en crisis de sobreproducicón, todas son síntomas comunes de un situación de saturación por sobredesarrollo de las fuerzas productivas en relación a las relaciones de producción10 que podría resumirse en la siguiente contradicción: la tendencia progresiva a la reducción del papel del trabajo humano en la creación de riqueza material por efecto del desarrollo científico y tecnológico (azuzado por la competencia mercantil) cuando, paradójicamente, es el trabajo humano el único lugar social de generación de plusvalor y por tanto de beneficios.
“En la medida en que la gran industria se desarrolla, la creación de riqueza real se vuelve menos dependiente del tiempo de trabajo y del cuanto de trabajo empleado que del poder de los agentes puestos en movimiento durante el tiempo de trabajo, y cuya powerfull effectiveness por su parte no guarda relación alguna con el tiempo de trabajo inmediato que cuesta su producción, sino que depende más bien del estado general de la ciencia y del progreso de la técnica (…) El robo de tiempo de trabajo ajeno, sobre el cual se funda la riqueza actual, aparece como una base miserable comparada con la base recién desarrollada, creada por la industria misma. Tan pronto como el trabajo en su forma directa ha cesado de ser la gran fuente de riqueza, el tiempo de trabajo deja, y tiene que dejar, de ser su medida y por tanto el valor de cambio (de ser la medida) del valor de uso (…) Con ello colapsa la producción fundada en el valor de cambio” 11.

Que estos pasajes de Marx deriven en una “teoría del colapso” ha sido cuestionado por muchos marxistas. Heinrich afirma que cuando Marx hablaba de límites de acumulación de capital lo hacía en un sentido de estrechez de miras, no en un sentido de final que se pudiera decretar en el plano temporal: “Marx habla a continuación de un «conflicto permanente» entre el desarrollo ilimitado de las fuerzas productivas, y el fin limitado de la producción capitalista, pero no se menciona ningún tipo de colapso(Heinrich 2008:179). Y obstáculos que a largo plazo parecían irresolubles, como la caída de la tasa de ganancia de las empresas12 o el empobrecimiento de las masas parecen haber sido históricamente superados por el incesante aumento de la productividad:
“El capitalismo puede realizar una conciliación en torno al reparto del producto social, debido a que, precisamente, si los salarios y la productividad del trabajo aumentan más o menos al mismo ritmo, la distribución vigente no se ve prácticamente afectada. (…) Según la idea clásica, el capitalismo no podría soportar alzas de salarios, porque éstas ocasionarían automáticamente una disminución de las ganancias, entonces una reducción del fondo de acumulación indispensable para que la empresa pueda sobrevivir en la competencia. Pero este cuadro estático es irrealista. Si tanto la productividad del trabajo como los salarios aumentan en un 4%, las ganancias también deben aumentar en un 4% (…).Mientras estén generalizadas y no superen demasiado los aumentos de productividad, las alzas de salarios quedan perfectamente compatibles con la expansión del capital. Ellas son más bien indispensables a nivel estrictamente económico”13.

Hay que tener en cuenta que la reflexión de Marx sobre los límites internos de acumulación de capital nunca fue expuesta de modo sistemático, se dio en un plano de enorme generalidad e incluyó la contemplación de tendencias históricas estructurales con potencialidad para desplazar el colapso capitalista al futuro hasta el punto de volverse una teoría políticamente inoperante (e incluso contraproducente para el movimiento socialista si alentaba un optimismo histórico infundado).

Sin embargo, autores como Robert Kurz (1997) o André Gorz (2012) consideran que los formidables incrementos de productividad asociados a la tercera revolución industrial han situado al capitalismo en un callejón sin salida, del que la financiariación de los últimos 30 años es un síntoma, y que deviene necesariamente en un escenario de crisis civilizatoria que tiene que dar lugar a un metabolismo social regulado por otros parámetros:
“La informatización y la robotización permitieron producir cantidades crecientes de mercancías con cantidades decrecientes de trabajo. El costo de trabajo por unidad de producto no deja de disminuir y el precio de los productos tiende a bajar. Ahora bien, cuanto más disminuye la cantidad de trabajo para una producción dada, más debe aumentar el valor producido por un trabajador –su productividad-para que la masa de beneficio realizado no disminuya (…) La carrera de la productividad tiende así a acelerarse; los efectivos empleados tienden a reducirse; la presión sobre el personal a endurecerse; y el nivel y la masa de los salarios a disminuir. El sistema evoluciona hacia un límite interno en la producción y la inversión en la producción dejan de ser suficientemente,rentables (…) Puesto que la producción ya no es capaz de valorizar el conjunto de los capitales acumulados, una parte creciente de estos conservan la forma de capital financiero (…) La amenaza de depresión, y hasta de desplome, que pesa sobre la economía mundial no se debe a la falta de control; se debe a la incapacidad del capitalismo para reproducirse (…) La salida al capitalismo, por tanto, ocurrirá de una manera u otra, civilizada o bárbara”14.

Desde una perspectiva no marxista, las llamadas a afrontar las implicaciones del fin de la sociedad del trabajo son también frecuentes en los últimos años (Rifkin 1994, Niño Becerra 2009). Carsten Sorensen, un gurú neoliberal de la London School of Economics, afirma que hoy apenas hace falta trabajo para mantener el sistema productivo funcionando y en un futuro todo el proceso productivo será controlado por las máquinas y los trabajadores, salvo algunos puestos de élite, vivirán en el subempleo permanente15.

Si este agotamiento de la sociedad del trabajo implicará un límite interno para el capitalismo que lleve a un cambio epocal, o por el contrario no supone más que un obstáculo y por tanto un aliciente que determinará su reinvención, facilitando la apertura de un nuevo ciclo de acumulación, es una pregunta clave ante la que conviene no precipitarse en respuestas definitivas. Sin embargo, tomo una posición muy definida en una de las polémicas teóricas que subyacen a las posibles respuestas: el debate sobre la novedad y la repetición en los procesos históricos capitalistas. En este sentido comparto plenamente las tesis de Jordi Maiso cuando afirma que el desarrollo capitalista no conoce repetición16. No hay eterno retorno en el capitalismo, ni un patrón cíclico recurrente: la propia acumulación histórica introduce un factor de cambio cualitativo que hace que ningún periodo sea equiparable a otro periodo previo. Por tanto defiendo que esta crisis es única, una crisis que augura una fase nueva, en la que existen indicios concluyentes para pensar que se trata de una crisis terminal, una crisis de vejez, por supuesto hablando siempre en coordenadas históricas, que puede extender el despliegue de los acontecimientos durante décadas (que nadie fije la imagen cinematográfica de un desplome súbito).

Sin embargo, donde encontramos la novedad histórica que imprime su sello particular a nuestro tiempo no es sólo en el bloqueo interno del propio proceso de valorización de capital. El dominio irracional que el ser humano tiene sobre sí mismo y su propia potencia no se entiende si no se complementa y se interrelaciona, a su vez, con el dominio irracional que el ser humano ejerce sobre la naturaleza. Por tanto, es urgente comprender que el bloqueo histórico del capital está motivado por un doble límite: el límite interno que hemos bosquejado y un límite externo producido por el choque de la dinámica socio-económica capitalista con la realidad biofísica del planeta.

No hay mito que mejor resuma la condición humana que el de Sísifo: empujando la piedra hasta la cima, ésta rueda montaña abajo justo antes de llegar a la meta, y Sísifo tiene que volver a empezar permanente. Insiste en ello Jorge Riechmann (2013), que también nos recuerda la misma moraleja cuando recurre a aquellas palabras del padre fundador de la economía ecológica, Georgescu Roegen, sobre la necesidad de insistir en lo evidente: “lo obvio debe ser enfatizado, porque ha sido ignorado mucho tiempo”. Y lo obvio, una de nuestras particulares cargas de Sísifo como sociedad, es volver a recordar que en un planeta finito nada, ninguna cosa, puede crecer hasta el infinito. Y menos a un ritmo exponencial, como crece nuestro sistema económico, que suponiéndole unas moderadas tasas de expansión del 2,5% anual dobla su tamaño cada 28 años. Los cuentecitos didácticos sobre la explosividad del crecimiento exponencial son abundantes: si dobláramos sobre sí mismo un papel muy fino, como el que se usa en la Biblia, al cabo de 10 pliegues alcanzaría casi el centímetro de grosor, con 17 pliegues el metro treinta centímetros, con 25 pliegues casi los 400 metros, más alto que un rascacielos, y con 45 pliegues nuestro papel de Biblia alcanzaría la superficie lunar. O si alguien hubiera invertido un penique de oro a un interés compuesto del 5% en el año 1 de nuestra era, en 1990 tendría dinero suficiente para comprar 134.000 millones de bolas de oro ¡del tamaño de la Tierra!

Aplicando matemáticas al alcance de un niño de primaria se llega a la conclusión, irrefutable, de que una civilización basada en el crecimiento perpetuo está condenada a ser una excepción. Algo de vida muy breve en términos históricos, salvo que diera un hipotético salto estelar y trasladase su expansión por el cosmos, hipótesis a la que la ciencia ficción familiarizado, pero cuya realización práctica dista mucho de ser técnicamente posible y moralmente deseable17. Si esas matemáticas rudimentarias las complementamos con los conocimientos empíricos sólidos sobre el estado del mundo que ciencias como la geología, la climatología o la ecología nos han ofrecido durante el último medio siglo, la conclusión es tajante: de proseguir las actuales tendencias socio-económicas, el escenario más probable para el siglo XXI será el de un colapso social, sin que ningún fantasioso despegue del imperialismo intergaláctico pueda salvarnos de nuestra propia voracidad.

Puesto que el crecimiento está inscrito, como un destino, en el código genético capitalista, este está llamado a fracasar por el lado de la depredación de esos recursos que le sirven de base a su reproducción.

Lo que pretendo argumentar en este artículo, recogiendo de modo sintético datos de múltiples estudios, es que el choque de la dinámica de crecimiento capitalista con los límites externos no es solo una posibilidad lógica, sino algo que ha comenzado hace décadas y que en estos mismos momentos se aproxima a un punto crítico18.

Asumiendo que la cuestión de las fechas exactas es irrelevante y lo que importa es la tendencia histórica, dibujaré una panorámica que llevará a concluir no sólo que el choque socio-ecológico ya ha comenzado, sino que es un factor que se enreda con las determinaciones impuestas por el propio ahogo interno del capital hasta configurar el paisaje de la crisis (o las crisis) de nuestro tiempo, que no se parece a ningún otro, y que es radicalmente nuevo y excepcional.

Los límites externos a la acumulación de capital son un fenómeno poliédrico donde múltiples
sobrepasamientos ecológicos se entrecruzan y se retroalimentan de forma constante. A los agotamientos de recursos naturales básicos se suma la saturación de los sumideros metabólicos por efecto de la acción industrial humana. El calentamiento global producido por los gases de efecto invernadero es el más conocido, pero hay otros: la acidificación de los océanos, la disminución de ozono estratosférico o la alteración de los ciclos biogeoquímicos por sobrecarga de nitrógeno y fósforo (Magdoff y Foster 2013). La vertiginosa pérdida de biodiversidad, equiparable a la de las grandes extinciones del registro geológico, está poniendo contra las cuerdas servicios biosféricos fundamentales para la vida humana, como la polinización agrícola amenazada por la desaparición de las abejas. En paralelo, la cuenta atrás para el agotamiento de los recursos básicos ya ha comenzado: las pesquerías mundiales se enfrentan a rendimientos decrecientes desde finales de los 70 (Harris 2003:106), el uso mundial de agua dulce se aproxima peligrosamente al límite propuesto por el consenso científico, lo mismo que las tierras destinadas para usos agropecuarios19, y tanto la energía como los minerales (Valero 2013) que requieren nuestros metabolismos industriales menguarán a medida que profundicemos en el siglo XXI.

De toda esta heterogeneidad de fenómenos interconectados que concretan el crack ecológico, de toda esta multicéfala hidra que Jeremy Grantham denomina “el pico de todo” (Turiel 2011b), me centraré exclusivamente en una de sus cabezas: el declive energético que ya están enfrentando nuestras sociedades20. Lo haré porque la energía tiene un rol central en los procesos industriales, y es, más que un recurso, un prerrequisito. Parafraseando a David Ricardo cuando hablaba del trigo, la energía, y concretamente el petróleo, es en los metabolismos industriales la única mercancía necesaria, tanto para su propia producción, como para la producción de cualquier otra mercancía. Y es que la dependencia que tienen del petróleo la mayoría de los procesos económicos modernos (tanto extractivos como productivos o de transporte) provocará que un declive de suministro petrolero conlleve el comienzo o el aceleramiento del declive en otros recursos.

Emilio Santiago Muiño es investigador predoctoral del Departamento de Antropología y Pensamiento Filosófico Español de la UAM.  Licenciado en Antropología Social, cursó el máster de Antropología de Orientación Pública, desarrollando en la actualidad su tesis doctoral sobre la adaptación cubana a la escasez de combustibles fósiles tras el colapso soviético y las lecciones de esta experiencia para las transiciones socio-ecológicas. En paralelo, trabaja por  la confluencia teórica de la ecología política con nuevas lecturas de Marx, como la crítica del valor, así como por un enfoque socio-cultural de la noción de metabolismo social. Además, es activista y miembro fundador del Instituto de Transición Rompe el Círculo y colabora, desde hace ocho años, en la actividad poética y política del Grupo Surrealista de Madrid. 



http://www.espai-marx.net/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto