"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

19/10/13

Marx & Engels: Nada es perfecto, pero todo es revelador

Juan María Alponte  |  Escribo este texto cuando la prensa francesa anuncia que la ultraderecha fanática de los Le Pen, el padre y su hija, el otro bastión del líder nazi, pueden contar con una notable cosecha electoral. La crisis, una vez más, contrariamente a la leyenda, favorece a la derecha. Es una huida, alzada, iracunda, sobre el desaliento político y la corrupción de los políticos que se creen banqueros. En 1855 era el séptimo año que Karl Marx vivía en Inglaterra. Rechazado por la Revolución de 1848 no tuvo otra opción que asumir que el único poder liberal de Europa le admitiría sin problema alguno. Le iban a esperar años, alineados y alineantes, años de miseria y el socorro económico de Engels. Los hijos de Karl Marx y de Jenny von Westphalen, con derecho al título de baronesa, morían casi de hambre. Un momento de esperanza llegó a la familia Marx cuando el diario ‘New York Tribune’ (200,000 mil ejemplares en aquellos días) de Nueva York le hizo una proposición para colaborar en el gran diario de Horace Greeley.

Marx no escribía en inglés y trasladó a Engels la encomienda. Durante un año, nos dice Francois Giroud en una notable biografía de Jenny Marx, Engels escribió dos artículos semanales que envía a Marx y que éste transmitía al diario estadounidense. Engels fatigado de un año obliga a Marx a que escribiera, él mismo, en inglés los artículos. Le pagaban, primero, una libra por artículo y después dos libras. El dilema era serio. Ese trabajo periodístico, ayudaba a los Marx […] a salir
de agudos problemas económicos, pero paralizaba el trabajo fundamental de Marx. Las dificultades económicas eran graves. Yo he comprado en Londres, en una librería de viejos textos, un libro muy curioso. En efecto, es una especie del periplo marxiano en Londres. Cuando recibían una pequeña herencia abandonaban los apartamentos miserables de la capital inglesa y elegían sitios honorables hasta que el dinero se acababa.

De un tío de su esposa, Heinrich Georg von Westphalen recibieron 100 libras esterlinas (250,000 francos de la época). Unos meses de esplendor. El capital no engaña, pero hay que vivir en estado de alerta. La situación traumática no impedía a Marx tener un hijo cada año. En el séptimo embarazo de su esposa, en condiciones económicas precarias, podía haber hecho suya una de sus profecías sociales: “El lecho de la miseria es el lecho de la procreación”. Pequeñas herencias, momentos felices y mejores viviendas. Finalmente el empresario textil que era el oficio, próspero, de Engels en Inglaterra le permitió pasar una pensión a la familia Marx.

El ingreso del diario “Tribune” se interrumpió. Marx había entregado al diario estadounidense 321 artículos; 104 escritos por Engels. Las dos hijas de Marx eran brillantes y bellas, hablaban varias lenguas y querían trabajar a toda costa. No era fácil convencer al padre. El padre, a su vez, entregó el manuscrito “El Capital” a un editor alemán. A los 67 años, en 1881, moría Jenny, la esposa de Marx. El día de su entierro, nos dice, lúcido y grave, Francoise Giroud, Karl Marx de 63 años “estaba ya perdido”. Muy enfermo, el médico le prohibió abandonar la cama para acompañar los restos mortales de su esposa al cementerio. Es una aventura humana que corta el aliento. Dos años después moría Karl Marx.

En 1910 Lenin y su esposa, Nadia Kruspkaya, visitan en Francia a la hija de Marx, Laura, casada con el socialista Paul Lafargue que viven gracias a la generosidad del empresario textil, Engels. Al año siguiente Paul Lafargue y Laura Marx se suicidan. En la ceremonia mortuoria es Lenin quien hace el elogio funerario de la pareja. Vivía, entonces, su exilio en París. Yo he estado en su piso. Lumbre y pasos en la nieve. En mi libro ‘Lenin Vida y Verdad. Esclarecimiento de una Época’, Editorial Grijalbo-Mondadori, México 2002, dedico el capítulo 6° al suicidio de Paul Lafargue y su esposa Laura Marx. Lenin para redactar su “Materialismo y Empirioriticismo” había leído, entre otros libros, un texto de Lafargue titulado “El Materialismo de Marx y el Idealismo de Kant”. Lenin y su esposa, al saber la impresionante noticia del suicidio de los Lafargue (vivían a unos 25 kilómetros de París) se presentaron inmediatamente (pasaba su exilio en París) en la casa de los suicidas. En París vivía otra hija de Marx, Jenny. Se había casado con Charles Longuet. El cuerpo de Lafargue, con Lenin presente. Fue velado en la sede del Partido Socialista francés. Lenin acompañó el doble féretro de Lafargue y la hija de Marx entre las banderas rojas de la Internacional en un día lluvioso y helado de diciembre. Lenin hizo un discurso de homenaje a Lafargue y a su esposa. En el duelo Lenin, digo en mi libro, fue acompañado por su esposa Nadia Krupskaya e Inessa Armand que fue un amor claro y revelador de Lenin. La existencia juega a las esquinitas con los seres humanos. La vida, nada complaciente, convirtió el año de 1911 en el año, por tanto, del suicidio, doble, de Lafargue y Laura Marx.

Otra hija de Marx, Eleanor, también se suicidó. Se casó, contra el criterio de Marx con un miembro de la Comuna de París. Catástrofe de contradicciones que implicaban, al tiempo, la esperanza y el delirio, la muerte inequívoca y la vida misteriosa. Cruzadas, ambas, entre sí, como una madeja de viento y de sangre que, a veces, no siempre, nos permite parlamentar, en el silencio sobrecogedor de la memoria, con la certidumbre del amor anhelante y siempre aleccionador. En la tumba, con una misma piedra tumbal, se inscribieron las últimas líneas del nunca jamás: “Jenny von Westphalen, la amada esposa de Karl Marx, nacida el 12 de febrero de 1814, muerta el 2 de diciembre de 1881”. En la piedra ardiente del amor se inscribía un epitafio paralelo. “Y Karl Marx, nacido el 5 de mayo de 1818 y muerto el 14 de marzo de 1883”. Un soplo de aire ardiente, como la brasa de los desiertos de arena y sangre, se depositaba en unas palabras que permitían adivinar lo infinito. Se decidió que Helena Demuth, “regalo” patriarcal de los von Westphalen a la pareja Jenny von Westphalen y Marx cuando se casaron y que los sobrevivió hasta el 4 de noviembre de 1890 fue enterrada con la pareja. Helena Demuth también fue parte, como el fuego y la nieve, de la inverosímil potencia de la existencia. En efecto, Helena Demuth quedó embarazada en la casa de los Marx. Engels declaró, sin más, que el hijo de Helena Demuth era suyo. Ya muerto, Marx, Engels confesó a las hijas de Marx que el hijo de Helena Demuth era hijo de Karl Marx. En el círculo concéntrico y apasionante del vivir sólo cabe registrar la potencia de la vida y el poder, asombroso, de cada existencia humana. El autor de “El Capital” vivió no para ser ejemplar, sino para revelar que todo es posible, hasta lo imposible.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica