"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

21/12/15

Paul Sweezy & Paul Baran se alejan de la teoría marxista del valor al incluir el monopolio

Julio Boltvinik   |   [Paul]  Sweezy (basándose en ideas de J. Steindl) se percató de que el exceso de capacidad instalada es eliminado en una rama competitiva a través de la competencia de precios hasta que se hace necesaria nueva inversión, y que, en cambio, en ramas oligopolistas, donde no hay competencia de precios, el exceso de capacidad se vuelve permanente y se desalienta la inversión, lo que para Steindl explica el estancamiento a largo plazo de la acumulación de capital. También dijimos que todos estos elementos estaban presentes en la Teoría del Desarrollo Capitalista (TDC) de Sweezy. Hay que añadir, siguiendo a Michael Lebowitz (ML), que estos elementos no estaban integrados. La tarea de integración habría sido, dice ML, tarea central del libro El capital monopolista (edición en español de Siglo XXI editores), de Paul Baran y Paul Sweezy (ByS), quienes dicen que escribieron este libro por su insatisfacción con el análisis marxista existente sobre todo por lo que se refiere a la estructura de los mercados (incluida sus propias obras: Teoría del Desarrollo Capitalista de Sweezy y La economía política del crecimiento de Baran). Fundamentan así el término monopolista:
“Creemos que ha llegado la hora de remediar esta situación y hacerlo de una manera radical y explícita. Si hemos de seguir el ejemplo de Marx y hacer uso pleno de su poderoso método analítico, no podemos contentarnos con parchar y modificar el modelo competitivo que subyace a su teoría económica. Tenemos que reconocer que la competencia, que era la forma predominante de relaciones de mercado en el siglo XIX en Inglaterra, ha cesado de ocupar tal posición, no sólo en Inglaterra sino en cualquier otra parte del mundo capitalista. Hoy, la unidad económica típica en el mundo capitalista no es la pequeña empresa que produce una fracción despreciable de un producto homogéneo para un mercado anónimo, sino una empresa de gran escala que produce una porción significativa del producto de una rama (o incluso de varias) y es capaz de controlar sus precios, su volumen de producción, y los tipos y montos de sus inversiones. La unidad económica típica tiene, en otras palabras, los atributos que se pensaba eran exclusivos del monopolio. Es, por tanto, inadmisible ignorar al monopolio al construir nuestro modelo económico y continuar considerando la competencia como el caso general. Si intentamos entender el capitalismo en su etapa monopolista, no podemos abstraer esta forma dominante ni introducirla como un mero factor modificador: tenemos que incluirla en el centro mismo del esfuerzo analítico” (pp.5-6, edición original en inglés, Monthly Review Press, Nueva York, 1966).
Las consecuencias teóricas de la adopción de esta postura son enormes. En TDC (capítulo XV), Sweezy había manifestado su acuerdo con Hilferding que la realización de la teoría de Marx de la concentración, de las fusiones monopolistas, parecen resultar en la invalidación de la teoría del valor de Marx. Sweezy añade que en condiciones de monopolio, las proporciones de intercambio [entre mercancías] no coinciden con sus proporciones de tiempos de trabajo incorporados. Esto requeriría mucha discusión. Por lo pronto, aclaro que en la sección 6 (Precio de monopolio) del capítulo III (el problema del valor cuantitativo), Sweezy había citado a Marx (vol. III de El Capital) al respecto: Cuando hablamos de precio de monopolio queremos decir, de manera general, un precio que está determinado sólo por el afán de los compradores de comprar y su solvencia, independientemente del precio que es determinado por el precio general de producción y por el valor del producto. Comenta Sweezy y añade:
“En otras palabras, el control de la oferta por el monopolio, lo habilita para sacar ventaja de las condiciones de demanda. Por tanto, la demanda adquiere una significación especial, y tanto el precio como la cantidad producida (y la asignación del trabajo) son diferentes de lo que hubiesen sido en un régimen de competencia. Aún más, y éste es el más grave aspecto del monopolio desde el punto de vista analítico, las discrepancias entre el precio de monopolio y el valor no están sujetas a ninguna regla general, como sí es el caso de las discrepancias entre precios de producción y valores…Las relaciones cuantitativas de valor son perturbadas por el monopolio, pero las relaciones cualitativas de valor no lo son. En otras palabras, la existencia del monopolio no altera las relaciones sociales básicas de la producción de mercancías…Ni cambia la conmensurabilidad esencial de las mercancías. Esto es, el hecho que cada una representa una cierta porción del tiempo de la fuerza total social de trabajo. Esto es importante, pues significa que incluso bajo las condiciones monopólicas, podemos continuar midiendo y comparando mercancías en términos de unidades de tiempo de trabajo, a pesar del hecho que las relaciones cuantitativas precisas implicadas en la ley del valor ya no prevalecen”. (p. 55, edición en inglés; en español, pp. 75-76
Sweezy es contundente al decir que el capitalismo monopolista sigue siendo, en esencia, el mismo capitalismo, pero es ambiguo en cuanto a la dimensión cuantitativa. En el capítulo XV de TDC resume los más importantes efectos del monopolio en el funcionamiento económico capitalista:
1) suben los precios de las mercancías monopolizadas;
2) la tasa de ganancia única de la competencia es sustituida por una jerarquía de tasas de ganancia: más altas en los sectores más monopolizados;
3) aumenta, en general, la tasa de acumulación y se acentúan las tendencias a la baja de la tasa promedio de ganancia y al subconsumo;
4) se bloquea la inversión en las industrias monopolizadas y se aglomera el capital donde hay mayor competencia, lo que lleva a que la tasa de ganancia pertinente para las decisiones de inversión sea más baja;
5) se fortalece el sesgo de la tecnología capitalista a ahorrar mano de obra;
6) Los costos de venta suben, lo que crea puestos de trabajo improductivo y lleva a la baja de las ganancias monopólicas extraordinarias, al aumento del consumo y a la baja de la tasa de acumulación.
Lo anotado en el punto 6 tiende a compensar lo anotado en 3), 4) y 5), pero lo hace llevando no al desarrollo de las fuerzas productivas sino desviando los recursos a usos socialmente innecesarios y al desperdicio. En 1971, Sweezy impartió las Marshall Lectures en la Universidad de Cambridge, Gran Bretaña, y volvió al tema del capitalismo monopolista:
“¿Qué pasa si insertamos el monopolio en este modelo [de acumulación de Marx]? Si tomamos el valor de la fuerza de trabajo como magnitud irreductible, el único efecto del monopolio será la redistribución de la plusvalía de los sectores más competitivos a los más monopólicos. Incluso esto puede aumentar la tasa de acumulación, puesto que concentra plusvalía en menos manos, y los que reciben más acumulan una mayor proporción que los que reciben menos, acelerando la emergencia de problemas de sobreacumulación. Kalecki dio un paso más, argumentó que el monopolio no sólo concentra la plusvalía sino también aumenta el monto de plusvalía a expensas de los salarios… Si el monopolio se introduce no en una única ocasión, sino como una fuerza secular creciente, entonces el proceso de acumulación en su conjunto puede sesgarse permanente y crecientemente hacia la sobreacumulación y el estancamiento… El tema fue retomado por Steindl. La pregunta que éste se propuso contestar fue por qué la economía de EU permaneció en un estado profundo de depresión durante toda la década de 1930… Demostró que el crecimiento del monopolio… debe tener un importante efecto retardador en el proceso de acumulación de capital, lo que sólo puede significar una tendencia creciente al estancamiento … Con esto, me parece que los fundamentos de una adecuada teoría, esencialmente marxista, del capital monopolista fueron firmemente sentados”. (Paul Sweezy, On the Theory of Monopoly Capitalism, revista Monthly Review, abril, 1972, pp. 14-15).
http://www.jornada.unam.mx/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica