"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

31/5/14

Karl Marx: Sobre la guerra franco-prusiana

Batalla de Beaumont
Manuel Taibo  |  Alemania llevaba la guerra contra Napoleón I en alianza con Rusia. Con la Santa Alianza, constituida después de las victorias contra Napoleón (1814-1815), la Rusia zarista adquirió una influencia considerable en lo que se refiere a política internacional, haciendo el papel de “gendarme de Europa”. Tienen que recordar que, después de la guerra de independencia contra el primer Napoleón, Alemania quedó durante muchas generaciones posternada a los pies del Zar. En cuanto a Prusia, se vio, según la expresión de Marx, siendo la “quinta rueda de la carroza de los Estados europeos”.

El plebiscito fue decidido por Napoleón III para consolidar el Imperio y contener la agitación republicana en el país. El 8 de mayo de 1870 el pueblo se vio invitado a dar su opinión sobre algunas reformas liberales del Gobierno y las innovaciones que introducía en la Constitución. Se obtuvieron así 7.358.786 votos por la nueva Constitución y, en consecuencia, por el Imperio; 1.894.681 abstenciones. El plebiscito como una gran victoria del emperador francés sobre la clase obrera francesa, y que fue la señal del asesinato, no de un individuo, sino de naciones.

El 19 de julio de 1870 estalló la guerra entre la Francia bonapartista y la Alemania de los junkers. Por parte de Alemania, la guerra era defensiva, dirigida contra Francia, que quería la desmembración de Alemania y estaba opuesta a la unidad de Alemania (la unidad nacional era la cuestión esencial de la revolución burguesa en Alemania). Caracterizando así la guerra por parte de Alemania, Marx y Engels exigían al mismo tiempo del partido obrero alemán:
a) que estableciera una distinción severa entre los intereses nacionales alemanes y los intereses dinásticos prusianos;
b) que se opusiera a toda anexión de Alsacia y Lorena;
c) que exigiera la paz cuando en París un Gobierno republicano no patriotero hubiera tomado el poder;
d) que hiciera resaltar constantemente la unidad de los obreros alemanes y franceses, que no aprobaban la guerra y que no combatirían los unos contra los otros.
La clase obrera francesa se mueve, pues, dentro de circunstancias sumamente difíciles. Todo intento de derribar el nuevo Gobierno en la crisis actual, cuando el enemigo está casi a las puertas de París, sería una locura desesperada. Los obreros franceses deben cumplir sus deberes como ciudadanos, pero al mismo tiempo no deben dejarse llevar por los recuerdos nacionales de 1792, como los campesinos franceses se han dejado engañar por los recuerdos nacionales del Primer Imperio. No tienen que recapitular el pasado, sino edificar el porvenir; que, con calma y resolución, utilicen las comodidades de la libertad republicana para el trabajo de su propia organización de clase. Esa les dotará de nuevas fuerzas hercúleas para la regeneración de Francia y la realización de nuestra tarea común, la emancipación del trabajo. De su energía y de su prudencia depende la suerte de la República.

Que las secciones de la Asociación Internacional de los Trabajadores en cada país empujen a la acción las clases obreras. Si ellas olvidan su deber, si se quedan pasivas, la terrible guerra actual no será más que la leñera de conflictos internacionales todavía más sangrientos y conducirá en cada nación a un nuevo triunfo, sobre el obrero, de los señores de la espada, de la tierra y del Capital.
1. En su introducción a la traducción rusa de Cartas a Kugelmann, de Marx, Lenin escribía sobre ese tema:
“Marx, en septiembre 1870, seis meses antes de la Comuna, había advertido a los obreros franceses: la insurrección será una locura —decía en el famoso Mensaje de la Internacional— Denunciaba por adelantado “las ilusiones nacionalistas sobre la posibilidad de un movimiento como el de 1792…” Pero cuando las masas se sublevan, Marx quiere marchar con ellas, instruirse como ellas en el transcurso de la lucha y no dar lecciones burocráticas. Comprende que todo intento de estimar de antemano, con una precisión perfecta, las suertes de la lucha sería charlatanismo o pedantería incurable. Pone por encima de todo el hecho que la clase obrera, heroicamente, con abnegación e iniciativa, creó la historia del mundo. Marx consideraba la historia desde el punto de vista de los que la crean sin tener la posibilidad de descontar infaliblemente, de antemano, las posibilidades de éxito y no desde el punto de vista del intelectual pequeñoburgués que viene haciendo la moral: “hubiera sido fácil de prever…, no se hubiera tenido que correr el riesgo…”
En una obra suya, Lenin escribe igualmente:
“Marx sabía ver también que hay momentos de la historia en los cuales una lucha desesperada de las masas, hasta por una causa perdida de antemano, es indispensable por la educación ulterior de esas masas mismas y su preparación para una lucha siguiente.” (Lenin, Obras completas, edición francesa, t. X, pág. 488.)
2. Marx se refiere al desarrollo nacional de las masas en Francia, en 1792, cuando luchaban contra la ofensiva de los ejércitos de la contrarrevolución. Llama la atención sobre la transposición mecánica de la contraseña “la patria en peligro” en el cuadro de la guerra francoprusiana. “Pelear contra los prusianos para provecho de la burguesía sería una locura” (Engels).

3. Para las elecciones a la presidencia (10 de diciembre), Luis Bonaparte utilizó los sentimientos reaccionarios de los campesinos franceses; los campesinos le dieron sus votos en recuerdo de Napoleón Bonaparte, con cuyo nombre relacionaban, por error, las conquistas de la gran Revolución Francesa.

4. Cualquiera que puedan ser los incidentes de la guerra de Luis Bonaparte con Prusia, el clamor de muerte del Segundo Imperio ha tocado ya en París. Terminará, como empezó, por una parodia. Pero no olvidemos que son los gobiernos y las clases dominantes de Europa quienes han permitido a Luis Bonaparte jugar durante dieciocho años la farsa feroz del Imperio Restaurado.

5. La Batalla de Sadowa (Bohemia), el 4 de julio de 1866, tuvo un papel decisivo en la guerra austroprusiana. Después de la victoria de Prusia sobre Austria, ésta se vio excluida de la Confederación germánica y una gran parte del plan de unificación de Alemania de Bismarck se realizó; la Confederación de Alemania del Norte estaba creada.

6. Por parte de Francia, la guerra era dinástica. Luis Bonaparte intentaba, por guerras exteriores, fortalecer el edificio del Imperio bonapartista y aplastar el movimiento revolucionario.
http://www.aporrea.org/


Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica