"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

23/2/14

La deplorable trayectoria del estalinismo sudafricano

Claude Gabriel  |  El pasado mes de diciembre, el sindicato de la metalurgia (NUMSA) celebró un congreso de ruptura con la central histórica COSATU acusándole de apoyar la política liberal de la coalición en el poder formada por el ANC y el Partido Comunista. Este 11 de febrero, la dirección de la COSATU acusa recibo de esta ruptura y pone en el orden del día la expulsión del sindicato disidente. En su declaración, se destaca un argumento muy particular para ratificar la escisión sin otra tentativa de mantener la unidad sindical: el NUMSA ha decidido suspender su cotización económica (levy) al COSATU... y al Partido Comunista.

Una extraña relación

La llegada al poder del ANC en 1994 se hizo bajo la cobertura de una “coalición” con el Partido Comunista sudafricano y la central sindical mayoritaria COSATU. La aceptación de esa combinación por la clase dirigente blanca y sus apoyos internacionales parecía justificarse por el alto nivel de conflictividad social que había conocido el país desde el fin de los años 1970. Los largos años de negociaciones que habían precedido habían dado el tiempo necesario a los protagonistas para alcanzar un acuerdo de fondo sobre el sistema económico, el mantenimiento de la propiedad industrial y sobre el programa de
“reconstrucción”. Pero había que vender el cambio a las poblaciones negras en nombre de la “revolución democrática” e incluso del socialismo, terminología masivamente utilizada en las luchas obreras y en las de los townships (Las barriadas depauperadas en las que vivía la población negra: Ndt). Proclamando la existencia de una coalición tripartita en la que el sindicato y el PC proclamaban a voz en grito su defensa del socialismo, la ilusión estaba garantizada.

Pueden existir todo tipo de coaliciones. Pero ésta tiene su particularidad: el PC está financiado por los sindicatos. Los locales del partido están situados en el edificio del COSATU y pagados por éste. La ósmosis entre direcciones sindicales y estado mayor del PC es total, todo ello bajo el paraguas benevolente del ANC y por tanto también del gobierno, que se aprovechan de esta relación orgánica con la “clase obrera” y “su partido”.

El cálculo se reveló rápidamente caduco. En algunos meses, la corrupción se tragó a dirigentes sindicales y cuadros del PC: eran incontables los antiguos secretarios generales convertidos en business man, dirigentes de fondos de pensiones o felices propietarios de acciones de las empresas mineras. Pero el aliento de la libertad y la esperanza nacida de las luchas precedentes limitaban la lucidez de la gran mayoría. Fue preciso esperar al reemplazo de Mandela por Mbeki y sobre todo la llegada de Zuma a la presidencia para que los hechos se impusieran a una parte importante de la población. Lo que refleja, por lo demás, la decisión de ruptura del NUMSA.

Esa política está a punto de fracasar y es una oportunidad. Ha sido demasiado para un país entregado a las políticas liberales. Cada vez es más difícil pretender gobernar en nombre del pueblo y de los oprimidos, en particular tras el asesinato por la policía de 34 mineros huelguistas en Marikana en 2012. Todo el montaje burocrático hace aguas. Con la salida del NUMSA, otros van a seguirle. Pero, ¿cómo se ha llegado a esa situación? La historia es vieja y se confunde con la del estalinismo.

Una larga trayectoria estalinista

El PC sudafricano fue fundado en 1921. Muy rápidamente se sumará a las tesis políticas estalinistas. Durante treinta años, en su mayoría estuvo compuesto de blancos, pero no exclusivamente. Cuando, tras la segunda guerra mundial, las luchas de emancipación estallan en todo el mundo, se acerca al movimiento nacionalista negro, el African National Congress; hasta el punto de morder en sus filas e influenciar en su elaboración política. De ese modo, varios temas van a pasar del PC hacia el ANC. En primer lugar (comienzo de los años 1960) fue la muy discutible decisión de la “lucha armada” (con su parte de mimetismo del modelo argelino entre otras cosas). Esta decisión, que se redujo muy rápidamente a una simple propaganda armada (esencialmente, puesta de algunos explosivos), tenía dos consecuencias que interesaban directamente a Moscú en esta región (muy cerca de las luchas armadas del MPLA en Angola y del FRELIMO en Mozambique): de una parte posicionarse como proveedor de armas y de otra como prestador de entrenamiento militar y político en los campos situados en el exterior de África del Sur y alimentados por la llegada constante de militantes que venían del interior.

La segunda aportación, si se puede decir así, de Moscú vía PC fue la de la teoría del “colonialismo de un tipo especial”, especie de apaño local de la teoría de la “revolución democrática”. Puesto que África del Sur no era, según el PC, más que un país colonial tardío, aunque con la presencia de una real clase dirigente blanca local, primero había que luchar por un Estado democrático libre de leyes raciales, antes de plantear la cuestión social. La Carta de la Libertad, el programa del ANC, participaba de este planteamiento aún si a ciertas miradas podía aparecer más radical planteando la reivindicación de las nacionalizaciones y de la reforma agraria.

Cuando el movimiento de masas salió a la ofensiva a comienzos de los años 1980, el PC se había convertido más o menos en una especie de pez piloto del ANC, principalmente en las bases exteriores de Angola, Zambia y Londres. El futuro presidente Mbeki, por ejemplo, fue miembro de su Comité Central. El PC se planteaba como representante, único evidentemente, de la “clase obrera” en el seno del futuro dispositivo democrático. Fue en nombre de ese monopolio proletario como, entre 1982 y 1986, apareció en primera línea para denunciar (ya entonces) a los sindicalistas independientes que se atrevían a desafiar la línea del ANC defendiendo una perspectiva socialista y la idea de un partido de los trabajadores bajo la influencia del ejemplo brasileño. “Economicistas”, “izquierdistas”, “revolucionarios de salón” constituían el arsenal de caracterizaciones del PC a propósito de esos sindicalistas.

Pero las cosas se fastidiaron puesto que el movimiento popular adquiría amplitud. El renaciente sindicalismo sudafricano ganaba en influencia planteando la cuestión de la explotación social de los negros. El PC dio entonces un viraje radical para presentarse como el defensor del socialismo. Autoproclamándose el único partido de vanguardia y representante del proletariado, cubría así el flanco izquierdo del ANC cuando se multiplicaban las huelgas en las minas y las empresas.

Sin embargo, la ironía quiso que este viraje oportunista se realizara cuando comenzaban las negociaciones entre Mandela, en prisión, el ANC en el exilio y los grandes patronos sudafricanos, en un entorno mundial marcado por la perestroika de Gorbachov y las grandes negociaciones Este-Oeste. El PC jugó entonces un papel poco lúcido. En el interior, existía una campaña de boicot escolar con la consigna de “no hay educación sin liberación”. Ese movimiento, encuadrado de forma diferente según los lugares, tomó rápidamente un curso muy anárquico y numerosos padres comenzaron a refunfuñar viendo a sus niños ir así al asalto del sistema en medio de un gran desorden político y organizativo. El PC mantenía entonces una propaganda totalmente delirante: hablando de “zonas liberadas” y de doble poder, evocando la existencia de tribunales populares en los barrios... Posición extraña, cuando estaba implicado en negociaciones en las alturas que apuntaban sencillamente a poner en pie una transición pacifica, muy alejada incluso de las reivindicaciones de la famosa Carta de la Libertad.

El fin de una historia

Fue en este contexto que el PC accedió al poder al lado del ANC, con múltiples afiliaciones cruzadas entre las dos estructuras. Por un lado, participaba en los compromisos con la patronal y el antiguo partido en el poder y, del otro, se aprovechaba del aliento socialista nacido en el movimiento popular de los años 1980. Y con él, aportaba el control total de la dirección del COSATU. El PC autoproclamaba el lazo indefectible y orgánico entre el “partido de vanguardia” del proletariado y el sindicato. ¡Razón de más, realmente, para hacerse financiar por las cotizaciones sindicales! Esta postura altamente estaliniana, burocrática y corruptora ha dado lugar a una crisis abierta.

Sin embargo, sería muy interesante para la dirección del NUMSA, ya fuera de esta trampa, no reproducir el mismo esquema, entre el futuro partido obrero que llama a construir y la recomposición sindical en curso. Debe sacar las lecciones de su historia reciente por ella misma, no simplemente explicarla por la traición del PC y de la dirección de la COSATU. Es necesaria una evaluación profunda de los fenómenos burocráticos, así como de la relación, autodenominada orgánica, entre partido y sindicato. ¡Atención a las autoproclamaciones “marxistas-leninistas” cuando se dirige a centenares de miles de obreros con poca relación con la historia del comunismo europeo!

Por el momento, la dirección del NUMSA invita a las fuerzas -que podríamos calificar de izquierda radical- a discutir sobre el futuro y la reconstrucción de un movimiento obrero. Lo hace sin sectarismo, incluso si en sus escritos la frontera entre sindicato y partido sigue siendo muy vaga. Por tanto, no llamará a votar por la coalición en el poder y también deja de financiar al PC. Todo el mundo está de acuerdo en decir que el ANC saldrá vencedor, pero esta vez por poco, debido a la gran desilusión y la consiguiente abstención.

Esta ruptura es un acontecimiento de una gran amplitud que se acumula con la masacre de Marikana. Cualquiera que sea su dinámica futura, ilustra anunciado el fin, lamentable y tortuoso, de un partido estalinista.

Traducción del francés por Faustino Eguberri



http://www.europe-solidaire.org/








http://vientosur.info/


◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, marxismo, socialismo y la Revolución 2.0

— Notas notables
Moishe Postone: Il compito della teoria critica oggi: Ripensare la critica del capitalismo e dei suoi futuri — Blackblog Franco Senia
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas y comentarios sobre El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas y reportajes de actualidad
María Gómez De Montis: El Manifiesto Comunista nació en la Grand Place — Erasmus en Flandes
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
David McNally & Sue Ferguson: “Social Reproduction Beyond Intersectionality: An Interview” — Marxismo Crítico
Gustavo Hernández Sánchez: “Edward Palmer Thompson es un autor que sí supo dar un giro copernicano a los estudios marxistas” — Rebelión
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre Lenin y el centenario de la Revolución de Octubre
Gilberto López y Rivas: La revolución socialista de 1917 y la cuestión nacional y colonial — La Jornada
Toni Negri: Lenin: Dalla teoria alla pratica — Euronomade
Entretien avec Tariq Ali: L’héritage de Vladimir Lénine — Contretemps
Andrea Catone: La Rivoluzione d’Ottobre e il Movimento Socialista Mondiale in una prospettiva storica — Marx XXI
Michael Löwy: De la Revolución de Octubre al Ecocomunismo del Siglo XXI — Herramienta
Serge Halimi: Il secolo di Lenin — Rifondazione Comunista
Víctor Arrogante: La Gran Revolución de octubre — El Plural
Luis Bilbao: El mundo a un siglo de la Revolución de Octubre — Rebelión
Samir Amin: La Revolución de Octubre cien años después — El Viejo Topo
Luis Fernando Valdés-López: Revolución rusa, 100 años después — Portaluz
Ester Kandel: El centenario de la Revolución de octubre — Kaos en la Red
Daniel Gaido: Come fare la rivoluzione senza prendere il potere...a luglio — PalermoGrad
Eugenio del Río: Repensando la experiencia soviética — Ctxt
Pablo Stancanelli: Presentación el Atlas de la Revolución rusa - Pan, paz, tierra... libertad — Le Monde Diplomatique
Edmund Wilson: Revolução Russa: O marxismo chega à Rússia e Lenin faz a Revolução — Estadão
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente

— Notas sobre el maestro István Mészáros, recientemente fallecido
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us