"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

11/3/16

Vigencia del marxismo

“No se trata de reformar la propiedad privada, sino de abolirla; no se trata de paliar los antagonismos de clase, sino de abolir las clases; no se trata de mejorar la sociedad existente, sino de establecer una nueva…. Nuestro grito de guerra ha de ser siempre: ¡La revolución permanente!” —  Karl Marx, Mensaje a la Liga de los Comunistas, 1850

Marcelo Colussi   /   “El Amo tiembla aterrorizado delante del Esclavo porque sabe que, inexorablemente, tiene sus días contados”. Esta frase, que no es exactamente de Hegel pero que lleva su cuño, es la fuente inspiradora del joven Marx. Las luchas de clases son el motor de la historia: la Dialéctica del Amo y del Esclavo que esbozara Hegel en su Fenomenología del Espíritu sigue siendo de una precisión meridiana. La simple constatación de nuestro mundo circundante nos pone en contacto con cotidianas luchas a muerte en torno al poder. La conclusión de Marx a partir de esa inspiración no podía ser otra: el mundo está injustamente estructurado, y el trabajo de las grandes mayorías sostiene los privilegios de unos pocos. Por tanto: es hora de transformar ese estado de cosas.

El materialismo histórico y el materialismo dialéctico, comúnmente conocidos como “marxismo” –término que el mismo Marx denostaba, por el culto a la personalidad que lleva aparejado– son una potentísima corriente de pensamiento crítico como pocas veces se encuentra en la historia. Su fuerza es conmovedora: las verdades que saca a luz, las miserias que denuncia, la propuesta transformadora que encarna, son todos elementos que tienen una vigencia plena más de siglo y medio después que fuera formulado.

¿Está muerto el marxismo, o es un pensamiento vigorosamente vigente? Si tantas críticas recibe, eso ya indica algo: “Ladran Sancho, señal que cabalgamos”, como dicen que dijo Cervantes en El Quijote. Ladran, y ladran estruendosamente los poderes, pues lo que instaura ese pensamiento y el llamado revolucionario que formula no han “pasado de moda”.

Sigmund Freud dijo en algún momento que tres son las grandes heridas que produjo al narcisismo el pensamiento crítico (pensando en grandes formulaciones occidentales): la revolución astronómica de Nicolás Copérnico –que sacó al planeta Tierra del sitial de honor en tanto centro del mundo, para convertirlo en un planeta más que gira en tono al sol–, la teoría de la evolución de Charles Darwin –por cuanto hace del ser humano un producto de procesos adaptativos al medio, descentrándolo de su categoría de ente supremo de una pretendida creación divina– y el psicoanálisis, que muestra que no somos solo conciencia racional, puesto que en muy buena medida estamos atados a determinaciones inconscientes no voluntarias (“No somos dueños en nuestra propia casa”). La subversión teórica que plantea el marxismo es similar, o incluso mayor.

Es mayor, por cuanto no solo rompe paradigmas sino que abre la posibilidad de una transformación social radical. El pensamiento marxista es una llave teórica para llevar a cabo grandes cambios en la estructura social.

El discurso de la derecha, obviamente conservador, intenta por todos los medios mantener el estado de cosas actual. Dicho en otros términos: intenta mantener sus privilegios. El marxismo es la denuncia volcánica de los mismos, conseguidos a partir de una injusticia de base. Tamaño pensamiento revolucionario no puede tener medias tintas. Lo que intenta cambiar es de una envergadura distinta a las heridas narcisistas que apuntaba Freud: aquí está en juego la roca viva del poder. Como dice el epígrafe que seleccionamos: “No se trata de mejorar la sociedad existente, sino de establecer una nueva”. Eso, por supuesto, asusta, desespera a quienes lo detentan actualmente. Lo que está en juego es un cambio radical en la forma de establecer las relaciones entre los seres humanos. Por eso, quienes hoy ocupan el lugar de privilegio, harán lo imposible por evitar cualquier cambio. La crítica visceral al marxismo es vital para mantener el estado de cosas.

Esa crítica se dirige hacia la teoría, pero más aún, a su puesta en práctica. De hecho, las ideas marxistas ya cobraron vida en varios puntos del planeta a lo largo del siglo XX. Rusia, China, Cuba, entre los lugares más connotados, son la expresión patente de su viabilidad. ¿Qué pasó ahí? ¿Fracasaron las ideas revolucionarias? En todos los casos, países que transitaron por la senda del socialismo, es decir: que construyeron sus proyectos de sociedad a partir de los ideales marxistas, tuvieron enormes avances sociales. Nadie puede negar que del atraso comparativo, de la miseria y la super explotación que los caracterizaba, todos estos países mejoraron sustancialmente sus condiciones de vida, pasando a tener desarrollos que superaron en muchos casos a las potencias capitalistas. El hambre, la exclusión social, la ignorancia y las injusticias comenzaron a desaparecer.

El discurso de la derecha verá en todas estas experiencias “dictaduras sangrientas”, contrapuestas al pretendido reino de la libertad que prima en las democracias capitalistas. Sin dudas los primeros pasos dados por estas iniciales experiencias socialistas tuvieron, junto a los grandes éxitos, también grandes problemas, grandes falencias que deben ser revisadas críticamente. “El escándalo de la Inquisición no hizo que los cristianos abandonaran los valores y las propuestas del Evangelio. Del mismo modo, el fracaso del socialismo en el este europeo no debe inducir a descartar el socialismo del horizonte de la historia humana”, razonaba acertadamente Frei Betto. La burocracia, el afán de poderío, las diversas mezquindades humanas (machismo, racismo, autoritarismo, doble discurso) son la argamasa de la que estamos hechos todos: ¡también los socialistas! Las experiencias burocráticas y autoritarias del socialismo real, fundamentalmente de lo visto en el área soviética, no desacredita el revolucionario y subversivo pensamiento marxista. Por el contrario, puede decirse que lo ratifica, pues un cambio genuino nunca termina, dado que lo humano es ese proceso de transformación perenne.

¿Por qué decir hoy, entrado el siglo XXI y con experiencias socialistas que se han revertido, que el marxismo sigue siendo vigente? Porque los motivos que lo generan siguen estando presentes.
II
No se trata de un mero capricho, de un fanatismo fundamentalista o de una cuestión de nostalgia reivindicar el marxismo. Las causas estructurales que provocan la injusticia de la sociedad global no han cambiado en lo sustancial. La explotación del hombre por el hombre, el trabajo alienado, el enfrentamiento a muerte de clases sociales, el saqueo y explotación inmisericorde de los más a manos de minorías privilegiadas, todo ello continúa siendo el motor de las sociedades. Las injusticias van cambiando a través del tiempo, toman nuevos rostros, se reciclan. Pero no han desaparecido.

Una inmensa mayoría planetaria no goza aún de los beneficios del portentoso desarrollo tecnológico que alcanzó nuestra especie. Pese al mismo, y disponiendo de la cantidad de comida necesaria para alimentar bien a toda la población mundial, el hambre sigue siendo un flagelo dramáticamente presente, provocando un muerto cada 4 segundos a escala planetaria. Del mismo modo, otras miserias son elemento cotidiano: el analfabetismo, la falta de acceso a servicios básicos, la ignorancia supersticiosa, el machismo patriarcal. En otros términos: la dialéctica del Amo y del Esclavo. Se llega al planeta Marte pero no se puede resolver el hambre… Evidentemente, algo anda mal en ese modelo. El marxismo es su denuncia radical. ¿Qué es lo que fracasa: el marxismo o el modelo social viegente?

Por supuesto que el Amo (la clase dominante) sabe que sus privilegios vienen de la explotación en juego. Lo sabe, y se prepara día a día, minuto a minuto para que eso no cambie. El marxismo, por el contrario, es el llamado a ese cambio. ¿Fracasó entonces como propuesta de transformación?

Resultaron cuestionables –cuestionables en parte, porque también hubo grandes logros– las primeras experiencias socialistas. Ello no significa que las causas de la injustica, que son las que ponen en marcha el radical pensamiento revolucionario de Marx, hayan desaparecido. En ese sentido, el marxismo en tanto expresión de ese espíritu de cambio, sigue vigente, profundamente vigente. Si la derecha, en cualquiera de sus expresiones, ve en él un peligro, eso es altamente significativo. Significa, en concreto, que su denuncia y su apelación al cambio horrorizan a la clase dominante.

La horrorizaron en el momento en que aparece, digamos 1848 con el Manifiesto Comunista. Sigue horrorizándola ahora, pese al mal sabor que pueden haber dejado los primeros balbuceos del socialismo (que continuó aún con un perfil autoritario y no-crítico). En síntesis: a la clase dominante le hace recordar que las fuerzas de cambio siguen estando siempre esperando para levantar la voz. El Amo tiembla aterrorizado delante del Esclavo porque sabe que, inexorablemente, en algún momento este último abrirá los ojos. En tal sentido, sabe que tiene sus días contados, por eso hace lo imposible para extender sus privilegios. Todos los mecanismos de control (militares, culturales, político-ideológicos) no son sino formas de prolongar esa dominación.

A la luz de lo acontecido en estas últimas décadas, con la reversión de grandes experiencias socialistas como la rusa y la china, el discurso conservador canta victoria. De ahí que, inmediatamente después de la caída del Muro de Berlín, un ideólogo como Francis Fukuyama pudo proferir su grito triunfal: “La historia ha terminado”. Pero no hay falacia más grande que esa: la historia continúa su marcha –sin que se sepa bien hacia dónde va–. Continúa, y sigue moviéndose por la eterna, interminable lucha de contrarios. La dialéctica, en tanto incesante choque de opuestos, no es un método de análisis de la realidad, dirá Hegel, idea que retoma luego Marx. La realidad misma es dialéctica: cambia, se transforma continuamente.

Negar eso es querer desentenderse de la realidad. Pero la realidad es tozuda, obstinada, y siempre se nos impone. La realidad es cambio permanente, a partir del choque de contrarios que se patentiza en la lucha de clases y en otras luchas igualmente trascendentes: de género, étnicas, etáreas, culturales, etc.

A partir de la caída de las primigenias experiencias socialistas la derecha cantó exultante el fin del marxismo, la inviabilidad de las tesis que alientan el ideario socialista. Ahora bien: el marxismo no es sino la expresión teórica de esa lucha. ¿Se acabaron esas luchas? Obviamente no, aunque hoy esté en retroceso. A partir de eso, la “moda” dominante busca limar las luchas presentando la “civilizada” idea de “resolución pacífica de conflictos”. Así, de Marx pasamos a Marc’s: métodos alternativos de resolución de conflictos. Pero, con sinceridad: ¿se pueden resolver pacíficamente los conflictos sociales para lo que la derecha responde con bombas, aviones y misiles? ¿Qué será posible negociar ahí?

Las causas que generan las luchas de clases ahí siguen vigentes. ¿Terminó acaso la explotación? ¿Terminaron acaso la exclusión social de grandes mayorías, la propiedad privada de los medios de producción cuyos dueños los defienden a muerte, la explotación y la consecuente miseria de tantos y tantos? El marxismo es una chispa que busca el cambio de todo eso. ¿Cómo podría decirse que eso no sigue vigente?

En tal sentido, el marxismo sigue más vigente que nunca.
http://www.rebelion.org/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto