"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

29/8/15

Marx y marxismo en Manuel Sacristán

Eddy Sánchez Iglesias   |   En momentos donde el transformismo aparece de nuevo como rasgo dentro de la izquierda “de hoy”, la primera reflexión que quiero destacar a los treinta años de la pérdida de Sacristán, es que estamos ante una persona de enorme ejemplaridad política y moral, de gran coherencia entre el decir y el hacer. Para Sacristán sin radicalidad moral no hay emancipación, sin ejemplo no hay política socialista. Una acción político moral que intentaba fundamentarse racionalmente a partir de los datos de la realidad. Este era su marxismo: “argumentación para la posibilidad del comunismo”. Lo anterior permite avanzar, en lo que en mi opinión, llena una gran parte de toda la compleja obra de Sacristán como militante y como teórico: su visión del marxismo y del sujeto revolucionario.

Manuel Sacristán define el marxismo como una “antifilosofía”: 
“No entiendo el marxismo como una filosofía del hombre, ni tampoco como una filosofía de la historia, ni como una filosofía de la nada, sino más bien como una antifilosofía”.
Esa antifilosofía se convertirá en ciencia social con pretensiones de servir de guía conceptual a la acción revolucionaria. El Marx que interesó a Sacristán, por tanto, era no solo un pensador sino también, y principalmente, un revolucionario.

Esta perspectiva entraña la consecuencia crucial de que no se puede tratar a Marx sólo como un clásico, sino que hay que considerarlo más bien, como un eslabón en la larga tradición de luchadores por la emancipación. Para nuestro Sacristán tratar a Marx solo como un clásico contribuye a congelar su aportación y su legado, al separarlo de su motivación y objetivo último: la transformación revolucionaria de la sociedad.

En lo respecta al sujeto revolucionario, Sacristán no ofrecía duda en las distintas tradiciones marxistas: era la clase trabajadora. Si el hombre se hace a sí mismo, es autocreación, es resultado de su praxis transformadora; la vertiente económica de esta praxis, el trabajo, resulta la columna vertebral de la sociedad. De ahí que los trabajadores, los que ejercen y soportan el trabajo, tengan un protagonismo preeminente. De ahí la centralidad del trabajo.

Nunca abandonará Manuel Sacristán este compromiso con la acción revolucionaria y la emancipación desde su condición de comunista. De ahí el tercer elemento que me gustaría destacar en este artículo, el momento en que Sacristán apuesta, o se ve obligado, a abordar un “cambio de temas”.

El agotamiento de la tradición política y teórica emanada de la III Internacional a finales de los sesenta del siglo xx, era un hecho. Los sucesos en Checoslovaquia eran expresión de la crisis de los sistemas socialistas del Este europeo, así como el mayo francés y el triunfo de la reacción posterior, de los límites de los PP.CC. occidentales y de las, posteriormente llamadas, “nuevas izquierdas”. Crisis que no eran más que la expresión del triunfo de un capitalismo en reestructuración a través de la globalización y la ofensiva neoliberal. Ante esa realidad no fueron pocos los que se insertaron con “fé de converso” en el nuevo panorama político, o los que se replegaron hacia “sí mismos”. Después de un periodo marcado por una fuerte depresión, que le acercó mucho más todavía a Gramsci, como ejemplo de la “tragedia” que supone la derrota total de alguien, que sin embargo, no abandona su posición revolucionaria. Es en esa década terrible de los setenta (de importantes paralelismos con nuestro momento actual), cuando Sacristán aborda lo que Ripalda llama “el cambio de temas”.

Para ello Sacristán defendía la tesis de la vigencia de Mar en dos aspectos como eran la intervención de las fuerzas productivas en el cambio histórico, sin embargo, había que profundizar en dos vías: por un lado, la reflexión de Marx en los Grundrisse acerca del papel de la ciencia como fuerza productiva potenciadora y, por otro, lo que constituye una de las aportaciones centrales de Sacristán: la incorporación de la problemática ecológica en el paradigma emancipatorio: 
“ Yo creo que el modelo marxiano del papel de las fuerzas productivas en el cambio social es correcto. La novedad consiste en que ahora tenemos motivos para sospechar que el cambio social en cuyas puertas estamos no va a ser necesariamente liberador por el mero efecto de la dinámica, que ahora consideramos, de una parte del modelo marxiano. No tenemos ninguna garantía de que la tensión entre fuerzas productivo-destructivas y las relaciones de producción hoy existentes haya de dar lugar a una perspectiva emancipadora. También podría ocurrir lo contrario”.
Sacristán mostraba una de las vetas largamente cultivadas por él como lo era el pensamiento científico, pero a la vez incorporaba la perspectiva ecológica en las ciencias sociales. Así escribe:
“Lo que la deseable asimilación de conceptos físicos y biológicos por la economía debe acarrear es seguramente una reconstrucción de la teoría sobre la base de la realidad ecológica-económica de la especie, la cual, por ejemplo, es posible que no permita ya seguir trabajado tan alegremente con conceptos como el de crecimiento, ni tan mitológicamente con conceptos como el de equilibrio”.
Planteamiento que conduce al rechazo del mecanicismo y el determinismo para dar cuenta, por un lado, de los aspectos productivos/destructivos del capitalismo, y por otro, del segundo aspecto que retoma, la función del sujeto revolucionario que se ha transformado y feminizado.

Celebramos el treinta aniversario de la prematura muerte Sacristán pocos días después de la derrota de la izquierda en Grecia, ejemplo claro de que la izquierda, al menos en Europa, vive una situación de cierto “repliegue” bernsteniano.

Momentos duros donde Manuel Sacristán aparece de nuevo con toda la fuerza de un revolucionario que sirve de ejemplo, con la fuerza de alguien que iba en serio.
Nota
Todas las citas están incluidas en el libro: López Arnal, Salvador y Vázquez, Iñaki (Edit.) (2007). El legado de un maestro. Homenaje a Manuel Sacristán. FIM, Madrid.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica