"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

4/1/15

Michael Löwy: Nicos Poulantzas, tal como lo conocí

Nicos Poulantzas ✆ A.d.
Alexis Cukier, Razmig Keucheyan & Fabio Mascaro Querido, entrevistadores

Con ocasión del coloquio internacional consagrado a la obra de Nicos Poulantzas que se celebrará en la Sorbona los días 16 y 17 de enero de 2015 Contretemps 1. ha publicado una entrevista con quien, durante siete años, fue el asistente de Poulantzas en la Universidad de París 8-Vincennes:
- ¿Podrías contarnos las circunstancias de tu encuentro con Nicos Poulantzas?
Français
Mi amigo brasileño Emir Sader, que es a día de hoy uno de los marxistas latinoamericanos más importantes, vivía exiliado en Francia en los años sesenta/2. Un día (yo había venido a vivir a Francia en 1969), me reúno con él y me dice: tengo que ir para Chile -era unos meses antes de la llegada al poder, en 1970, de la Unidad Popular de Salvador Allende- ¿quieres coger mi plaza de asistente de Nicos Poulantzas en la Universidad de Vincennes? Le respondí que por supuesto. Fue entonces cuando me presentó a Nicos que, por su parte, también aceptó.

Nicos no sabía nada entonces sobre mi pedigrí teórico y político. Como había sido recomendado por Emir, no tenía razones para desconfiar. Pertenecíamos sin embargo a tribus muy diferentes dentro del marxismo: él era althuseriano y yo lukacsiano, él era maoizante y luego eurocomunista mientras que yo era trotskista. Y sin embargo nos entendimos de maravilla. Durante años impartimos cursos sobre la Tercera Internacional, la cuestión nacional, la teoría del estado, Lenin, Gramsci… Desde el comienzo, decidimos además impartirlos conjuntamente. A los estudiantes les encantaba, porque oían dos puntos de vista diferentes sobre cada uno de los temas. Nuestro pequeño dúo se mantuvo durante años.
- ¿Qué tipo de persona era Nicos Poulantzas?
Nicos era una persona muy cálida. Un carácter mediterráneo, como te imaginas que deben ser los griegos… Tenía mucho humor, estaba siempre haciendo bromas. Era generoso, en particular con los estudiantes, entre los que era muy popular. Nuestros cursos estaban a rebosar, centenares de estudiantes asistían a ellos. Nicos Poulantzas era lo contrario de un sectario, ¡era un marxista alegre! Su suicidio en 1979 puede dar la impresión retrospectivamente de que tenía un carácter desconfiado, pero no era así.

Hacia 1974, le pedí que participara en el jurado de mi tesis, que trataba sobre Lukács. Se mostró condescendiente hacia mí, pero no olvido una observación que me hizo mientras yo defendía la tesis: Michael, tú que eres tan inteligente, ¿por qué pierdes tu tiempo con Lukács? A sus ojos era un insoportable izquierdista…

Por mi parte, yo encontraba interesantes sus libros, que, por supuesto, los leía, pero era demasiado althusseriano, demasiado estructuralista para mí. Nuestras posiciones se acercaron más en la última fase de sus trabajos, pues en sus últimos textos, el estructuralismo de los comienzos da paso a un tratamiento más político de la cuestión de las clases sociales y del Estado.
- ¿Tenías ocasión de debatir, al margen de los cursos propiamente dichos?
Sí, me acuerdo en particular de que a mediados de los años 1970, nuestros camaradas de la New Left Review nos habían invitado a participar en un debate en Londres. Nicos debía presentar las tesis de su último gran libro, El Estado, el poder el socialismo, cuya famosa conclusión sobre la “vía democrática hacia el socialismo” publicó la New Left Review /3. Se suponía que yo debía contradecirle en el debate. Debo tener aún en algún lado las notas que tomé en ese debate…

Me acuerdo en particular de haber dicho que el uso que hacía Nicos del pensamiento de Rosa Luxemburg en esa obra me parecía particularmente fecundo. Por mi parte, siempre he sido luxemburguista. La idea que plantea Rosa -y que Nicos retoma y elabora- concierne a la necesidad de combinar democracia representativa y democracia directa en el proceso revolucionario. Es una idea que me parece que sigue siendo importante hoy.
- ¿Cómo percibías su posicionamiento político, sus evoluciones?
Políticamente, Nicos era verdaderamente inclasificable. Era miembro del Partido Comunista “del interior” en Grecia, una escisión “eurocomunista” en el seno del movimiento comunista, que había roto con Moscú cuando la primavera de Praga. De paso, (diría que) ese Partido Comunista “del interior” es una de las matrices de Syriza, el partido de la izquierda radical griega actual. En este sentido, Nicos era un comunista abierto, pero mostraba también a veces inclinaciones que calificaría de “reformistas”. En 1974, el restablecimiento de la democracia en Grecia se efectuó bajo la égida de la derecha, alrededor de la figura de Constantin Karamanlis. Ahora bien, el PC “del interior” había decidido apoyar a Karamanlis con la consigna de “Karamanlis o los tanques”, dando a entender que él era la única alternativa a la dictadura. Era muy discutible…

Nicos no vivió la dictadura de los coroneles, ya estaba instalado en París entonces. Pero seguía la situación en Grecia con atención, y su libro sobre la crisis de las dictaduras trata en particular sobre Grecia /4. Recuerdo debates con estudiantes griegos miembros del Pasok establecidos en París. Era extremadamente crítico respecto a este último, y retrospectivamente, lo menos que se puede decir es que tenía razón.

Dicho esto, Nicos tenía también simpatías -como ciertamente mucha gente de entonces- por el maoísmo y la revolución cultural china. Así pues, su posicionamiento político era sui generis…
- ¿Cuál era el principal desacuerdo entre vosotros dos en aquellos momentos?
En el debate organizado por la New Left Review que he citado antes, yo defendía una posición leninista clásica, según la cual todo proceso revolucionario supone la destrucción del aparato del Estado. Él era mucho más reservado sobre este punto. Siendo el Estado una entidad heterogénea, fruto de luchas entre fuerzas sociales, algunos de sus sectores podían ser conservados en el proceso revolucionario.

Con el fin de la dictadura en Grecia, la cuestión del aparato del Estado, de la forma en que las fuerzas revolucionarias deben actuar respecto a él, se planteaba de forma diferente a sus ojos. Otros factores hicieron que su leninismo de los comienzos mutara. La Unión de la Izquierda en Francia implicaba una concepción de la transformación social que no era ya la del “doble poder” que se manifestó en la revolución rusa, teorizada en particular por Trotsky en su Historia de la revolución rusa. Suponía también que la relación con la socialdemocracia, con el Partido Socialista, se planteaba de forma diferente. La experiencia de la Revolución de los claveles en Portugal en 1974, así como la del Chile de Allende (1970-1973), influyeron también en su evolución. El contexto estratégico de mediados de los años 1970 no era ya el del inmediato post-1968, cuando el ascenso revolucionario en los cuatro rincones del mundo parecía irresistible…
- ¿Se leían los libros de Poulantzas en la Liga Comunista Revolucionaria (LCR) de la que eras militante? ¿Se discutían sus tesis?
Daniel Bensaïd le tomaba muy en serio; en la página web que reúne los escritos de Daniel hay varios artículos consagrados a él, y que polemizan más en general con el movimiento eurocomunista al que Nicos pertenecía /5. Antes de afiliarse al Partido Socialista, Henri Weber leía a Poulantzas, y la revista teórica de la Liga, Critique Communiste publicó en particular una entrevista con Poulantzas realizada en 1977 por Weber /6. Antoine Artous sigue dialogando, por otra parte, de forma crítica, con las ideas de Poulantzas hasta hoy. Pero en los círculos militantes de la Liga más en general, no pienso que se le leyera mucho.
- Vuestra colaboración en París 8 duró hasta la segunda mitad de los años 1970…
Eso es. Yo no conseguía obtener el puesto de titular en París 8, y por tanto en 1977, entré en el CNRS. El consejo del Departamento de Sociología de la universidad no deseó que conservara horas de enseñanza, con lo que en ese momento me fui y nuestra colaboración acabó. Y algún tiempo después, en 1979, se suicidó…
- ¿Cómo percibes ese gesto? ¿Está, en tu opinión, ligado su suicidio al contexto de derrota política de los movimientos revolucionarios de la época?
Nicos tenía una depresión desde hacía más de un año. Había tenido en 1978 lo que presentaba como un “accidente”, pero del que se podía sospechar que se trataba ya de una tentativa. No creo que tuviera un sentimiento de fracaso de la izquierda, por lo tanto por mi parte no formularía la hipótesis de que su acto estuviera ligado a una derrota política. Había ciertamente una crisis de la Unión de la Izquierda, sobre la que se dirigía lo esencial de su atención entonces, pero nada que fuera irreversible o trágico en sí.

El gran amigo de Nicos, Constantin Tsoukalas, que es también un amigo mío, estaba con él en el momento del paso al acto. Cuenta que Nicos comenzó por tirar libros por la ventana, diciendo que lo que había escrito no valía nada, que había fracasado en su empresa teórica, tras lo cual se tiró por la ventana. Hay pues ciertamente un sentimiento de fracaso personal. Pero nadie sabrá jamás, es una tragedia inexplicable…
- El contexto de París 8 de entonces era muy particular, con no solo enseñantes que se reclamaban de las diferentes variantes del marxismo, sino también pensadores como Michel Foucault, Gilles Deleuze, Jean-François Lyotard… ¿Teníais interacciones con ese medio intelectual más amplio?
No verdaderamente, la compartimentación disciplinaria era ya muy fuerte, nosotros estábamos en el Departamento de Sociología y ellos en el de Filosofía. A veces nos reuníamos con François Châtelet, por ejemplo, que tenía responsabilidades institucionales en la universidad. Pero las discusiones teóricas y políticas tenían lugar principalmente en el Departamento de Sociología y más con los estudiantes que con los demás colegas. Era un medio apasionante, muy internacional, con estudiantes venidos de todas partes.

Dicho esto, como se ve en particular en su último libro, Nicos tomaba a los filósofos y sociólogos no marxistas muy en serio. Teníamos por ejemplo discusiones sobre Max Weber, respecto al cual era, por otra parte, más crítico que yo. Afirmaba que Weber se equivocaba insistiendo sobre la violencia -el famoso “monopolio de la violencia legítima”- como criterio de definición del Estado. Yo le respondía que para Weber, no es el monopolio de la violencia solo, sino el monopolio de la violencia legítima, lo que define al Estado, la cuestión de la legitimidad es por tanto esencial en él…
- ¿Evocaba Poulantzas contigo los debates internos entre los althuserianos, con el propio Althusser, o con Etiénne Balibar, por ejemplo?
No, no conmigo, como decía, yo pertenecía a otra tribu…. Además, había escrito artículos muy críticos contra Althusser. Yo le había dado a leer esos artículos. Él respetaba mi trabajo crítico, sin estar por supuesto de acuerdo…
- ¿Conocía Poulantzas y seguía los debates sobre su obra que tenían lugar en otros países, y en particular fuera de Europa?
Seguía ciertamente lo que se escribía en Gran Bretaña, en la New Left. Su debate con Ralph Miliband, en particular, es un momento importante de los debates marxistas sobre la naturaleza del Estado capitalista. Fuera de esto, no creo. América Latina en particular, donde sus escritos eran influyentes, estaba bastante alejada de sus preocupaciones, con excepción de la experiencia chilena. Quien iba a convertirse posteriormente en presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, había consagrado artículos a sus ideas.

Nicos pensaba ante todo en términos europeos. Europa era para él el lugar donde había que concebir las condiciones de la transformación social.
- ¿Qué influencia tiene Poulantzas sobre tu propia obra? Fuiste estudiante de Lucien Goldmann, un pensador cuyo marxismo está en las antípodas del de Poulantzas…
Poulantzas estuvo cercano a Goldmann y Sartre en su juventud, antes de descubrir a Althusser. Así pues no es completamente extraño a lo que Ernst Bloch llamaba las “corrientes cálidas” del marxismo.

En un coloquio sobre la obra de Poulantzas en Grecia hacia una decena de años, yo había presentado un escrito que decía que la experiencia del “presupuesto participativo” en Brasil, en Porto Alegre, es un ejemplo de combinación de democracia representativa y de democracia directa en el sentido de Poulantzas. Continúo pensando que esta tesis es justa. Recientemente, he vuelto sobre esta idea en un pequeño libro coescrito con Olivier Besancenot sobre los vínculos entre el marxismo y el anarquismo /7. Se encuentra en él, entre otras cosas, un capítulo en el que discutimos tesis anarquistas sobre la democracia directa, y en el que mostramos que en la práctica, los anarquistas ponen siempre en marcha formas de delegación o de representación.
- La América Latina “bolivariana” es también hoy un lugar de hibridación de las formas directas y representativas de democracia…
En efecto, es en particular el caso de Bolivia, donde el poderío de los movimientos sociales ha llevado a la puesta en pie, por el gobierno del MAS de Evo Morales, de formas de democracia por la base. Es interesante constatar sobre esto que Emir Sader que evocaba al comienzo, es una persona cercana a Álvaro García Linera, el vicepresidente boliviano y el principal teórico del régimen. Por supuesto, el contexto latinoamericano actual es muy diferente del aquél en el que pensaba Nicos: la Europa de finales de los gloriosos años treinta. Pero se puede sin embargo decir que existe una “afinidad electiva” entre estas tentativas de comprender y de transformar el mundo…

Notas

1. Ver información sobre este acto aquí.
2. Sociólogo brasileño, Emir Sader (nacido en 1943) trabajó como asistente de Nicos Poulantzas entre 1968 y 1969, cuando vivía exiliado en Francia, antes de partir para Chile. Es autor de numerosas obras sobre las sociedades brasileñas y latinoamericanas, entre ellas A vingança da história y A Nova Toupeira: Os Caminhos da Esquerda Latino-Americana (traducido al inglés en las ediciones Verso en 2011). Es actualmente secretario ejecutivo del Consejo Latino Americano de Ciencias Sociales (CLACSO).
3. Ver Nicos Poulantzas, L’Etat, le pouvoir, le socialisme, réédition, Paris, les Prairies ordinaires (2013)
4. Ver Nicos Poulantzas, La crise des dictatures. Portugal, Grèce, Espagne, Paris, Maspero, (1975). Versión en castellano: La crisis de las dictaduras. Portugal, Grecia, España. Siglo XXI editorial
5. Ver el sitio http://danielbensaid.org/
6. “El estado y la transición al socialismo. entrevista de Nicos Poulantzas por Henri Weber” en Critique Communiste (revista de la Ligue Communiste Revolutionnaire) n. 16, junio 1977. (Publicada en VIENTO SUR: aquí.
7. Ver Olivier Besancenot et Michael Löwy, Affinités révolutionnaires. Nos étoiles rouges et noires, pour une solidarité entre marxistes et libertaires, Paris, Mille et une nuits, 2014. (Ver en particular su capítulo “Democracia directa y democracia representativa”, traducido y publicado aquí. (ndt)

Traducción: Faustino Eguberri para Viento Sur

Nota del Editor

En estos tiempos el pensamiento de Nicos Poulantzas, da impulso a los debates sobre el Estado actual. El teórico griego-francés no argumentó solamente en contra de un concepto del Estado que lo supone un actor neutral ni lo entendió como instrumento de las clases dominantes. Además, él criticó a la entonces estrella de los debates intelectuales en Europa occidental, Michel Foucault, por su enfoque de los micropoderes sin tomar en cuenta la estructura de dominación del Estado.
Nicos Poulantzas, profesor de sociología de la Universidad de Vincennes, de París, desarrolló el famoso concepto de que el Estado es una “condensación material de relaciones de fuerza”. Quiere decir que el Estado capitalista es parte de la división social capitalista, cuya principal función es asegurar el modo de producción capitalista y las relaciones que conforman su estructura social. Pero las luchas de las clases dominadas y las relaciones de fuerza están presentes en los aparatos estatales. El Estado de bienestar, para dar un ejemplo, es parte de estas relaciones de fuerzas de la posguerra y su transformación de las últimas décadas es parte de las luchas sociales en las cuales las clases dominantes persiguen estrategias neoliberales e imperiales. 
El Estado es un terreno de lucha muy asimétrico y parte integral del capitalismo. Para promover “transformaciones radicales”, lo que para Poulantzas significa ir hacia un socialismo democrático, hay que cambiarlo desde afuera y desde adentro, es decir, transformar las relaciones de fuerzas sociales y los aparatos mismos. No queda claro qué significa esto último, pero Poulantzas nos hace una pregunta importante. Hacia el final de su vida, él consideró más los nuevos movimientos sociales y criticó una perspectiva que se enfocaba en los partidos políticos. 










http://vientosur.info/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica