"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

18/5/14

Una aproximación a la historiografía marxista británica | Perry Anderson, Christopher Hill & E.P. Thompson

Foto: Christopher Hill
Miguel Lagrotta  |  Dentro del programa propuesto por el Prof. Devoto el caso inglés me motivó a  desarrollar una aproximación sencilla a tres autores británicos que han trabajado mucho y en distintos planos historiográficos. Para iniciar el tema tomaremos la definición del problema propuesta por Devoto […]:
“ la historiografía inglesa es, de todas las historiografías europeas, la más empírica, en la cual el empirismo es la práctica natural del historiador y ese empirismo lleva, efectivamente, a que algunas dimensiones de la historia hayan sido muy poco desarrolladas en el siglo XX en Inglaterra como por ejemplo la filosofía de la historia. En el caso inglés la ciencia social más desarrollada es la economía, entonces uno podría decir: la historiografía inglesa es en buena medida, a lo largo del s. XX una historiografía política y cuando no es una historiografía política es una historiografía económica.” [1]
El resultado de toda investigación, incluso modesta como la presente, debe igualmente conducir a una reflexión final que debería superar y apuntalar las conclusiones. Edward P. Thompson señala al respecto que:
“Sólo nosotros, los que ahora vivimos podemos dar un “sentido” al pasado. Ahora bien, este pasado siempre ha sido, entre otras cosas, resultado de un razonamiento de valores. Al recuperar ese proceso, al mostrar cómo aconteció realmente la secuencia causal, debemos, hasta donde la disciplina lo permita, mantener nuestros juicios de valores en suspenso. Pero una vez recuperada esta historia quedamos en libertad para expresar nuestros juicios sobre ella.”
Miembros del grupo Pass & Present: Eric Hobsbawm; 
Rodney Howard Hilton; Lawrence Stone 
& Keith Vivian Thomas
Sentados: Christopher Hill; John Huxtable Elliott 
&
 Joan Thirsk 
Stephen Farthing (National Portrait Gallery, Londres)
A lo que  añade, que en un sentido ese juicio “no cambiará nada. Y no obstante, puede cambiarlo todo. Porque estamos diciendo que estos valores y no esos otros, son los que hacen que esta historia tenga sentido para nosotros, y que estos son los valores que tratamos de extender y apoyar en nuestro presente. Si lo logramos, volvemos a la historia y la dotamos de nuestras significaciones...” [2]

El estudio de estos autores,  me ha permitido considerar sus obras como un proceso histórico con distintos niveles y profundidades en sus análisis ya sean sus trabajos realizados  antes o después del XX congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética. Por ejemplo, el pensamiento historiográfico de E.P. Thompson, según su prologuista y continuador Josep Fontana, “está situado en la corriente que abandona los rígidos esquemas formales del pasado y pretende devolver su papel fundamental a aquello que los propios Marx y Engels ponían en primer lugar: la concepción de la Historia como resultado de la lucha de clases, como un perpetuo tejer y destejer de equilibrios, alianzas y enfrentamiento colectivos”
El objetivo que me planteo es tomar estos autores como referentes manejando en forma sistemática los siguientes libros:

El Estado Absolutista de Perry Anderson
“La dominación del Estado absolutista fue la dominación de la nobleza feudal en la época de la transición al capitalismo. Su final señalaría la crisis del poder de esa clase: la llegada de la revoluciones burguesas y la aparición del Estado capitalista” [3]
“De la Reforma a la Revolución industrial 1530-1780” de Christopher Hill
“Últimamente se ha puesto de moda afirmar que las miserias de los trabajadores durante la Revolución Industrial son el invento ex post facto de historiadores sentimentales(…) Las estadísticas permiten demostrar que tanto la renta nacional como los índices salariales medios subieron después de 1780. Se dice por consiguiente, que los trabajadores de las fábricas debían de estar en mejor posición económica.” [4]
“La Formación de la Clase Obrera en Inglaterra” de E. P .Thompson
“Las  presiones tendentes a la disciplina y el orden se extendían desde la fábrica, por una parte, y la escuela dominical, por otra, a todos los aspectos de la vida: el ocio, las relaciones personales, la forma de hablar, los modales. Junto con la mediación disciplinaria de las fábricas, las iglesias, las escuelas, y los magistrados y militares, se establecieron medios cuasioficiales para reforzar una conducta moral ordenada.” [5]
Trato de conciliar su tronco común y sus diferencias interpretativas y conceptuales en un trabajo de extensión y profundidad modesta tomando a E.P. Thompson como el eje del trabajo. El concepto de clase y su evolución van a determinar las cercanías y lejanías conceptuales entre estos autores.

Perry Anderson

En 1974, el inglés Perry Anderson publica  El estado absolutista. El autor propone superar la oposición entre aspectos económicos y aspectos político-institucionales en las distintas definiciones sobre feudalismo. Para Anderson, se trata de una falsa dicotomía. Como en todos los modos de producción pre-capitalistas, la extracción del excedente generado por los productores directos - los campesinos- se realiza en el feudalismo a través de mecanismos coercitivos de diversa índole, que deben buscarse generalmente en el ámbito de la política, el derecho, la religión, el parentesco. Por ello, la definición de feudalismo de Anderson incluye la servidumbre tanto como las relaciones feudo-vasalláticas y el señorío.
"Todos los medios de producción anteriores al capitalismo operan a través de sanciones extraeconómicas, de parentesco, consuetudinarias, religiosas, legales o políticas. Siempre es imposible interpretar estas sanciones como algo separado de las relaciones económicas (...). El feudalismo comporta siempre la servidumbre y la protección militar del campesinado por una clase social de nobles, que ejerce un monopolio exclusivo de la ley y de los derechos privados de justicia, dentro de un marco político de soberanía fragmentada. Lo que distingue al modo europeo de producción feudal es su específica organización en un sistema verticalmente articulado de soberanía fragmentada y de propiedad escalonada". [6]
Redactor de muchos años de “New Left Review”, Perry Anderson ha sido descrito como " uno de los principales pensadores Marxistas contemporáneos"[7]. Desarrolla tanto  la sustancia como  el estilo, la obra de Anderson se extiende desde el excepcionalismo inglés al absolutismo europeo, de la política de transiciones latinoamericanas, a los cambios en el Marxismo Occidental, de los orígenes del postmodernismo, al exterminismo y la guerra fría.[8]

Su trabajo  de dos volúmenes sobre el absolutismo europeo y la transición al feudalismo, publicado a los treinta y cinco años, fue descrito en la New York Review of Books como " un formidable logro intelectual, " distinguido tanto por su ´profundidad conceptual como por su estilo. Como un colaborador regular de The London Review of Books. Nacido en Londres en 1938, Anderson vivió en China cuando su padre fue trasladado a desempeñar funciones en la Aduana Imperial Marítima. Después de la guerra, la familia se muda al sur de Irlanda. En 1956, Anderson ingresa al Colegio Worcester, Oxford donde sus intereses van desde la filosofía y la psicología a idiomas como el ruso y el francés. Su llegada en Oxford coincide con la invasión soviética a Hungría y la crisis de Suez y con la efervescencia de la Nueva Izquierda británica, en la cual él se hizo un actor central. Si hay discontinuidades y rupturas dentro de la carrera intelectual de Anderson, hay también continuidades profundas, no es menor su atención al cambio histórico y político en el largo plazo.[9]

Tendremos que hablar de las características que singularizaron al Estado Absolutista en Occidente, y utilizar la opinión de Perry Anderson que afirma que se trata de un Estado feudal y no de un Estado capitalista. El Absolutismo término que procede del latín absolutus (“acabado” “perfecto”), fue el principal modelo de gobierno en Europa durante la época Moderna, caracterizado por la teórica concentración de todo el poder del Estado en mano del monarca gobernante. [10]

La implantación del absolutismo representó un cambio sustancial en la concepción sobre la dependencia de las autoridades intermedias entre el súbdito y el Estado, situación que comportó la creación de una burocracia eficaz, un ejército permanente y una hacienda centralizada. 

Su comienzo político se inició en los siglos XIV y XV, alcanzó la plenitud entre los siglos XVI y XVII y declinó entre formas extremas e intentos reformistas a lo largo del siglo XVIII. En este sistema de gobierno, el Estado y el monarca se consideraban como una única entidad situada por encima de la ley, y el concepto de derecho divino de los reyes era la justificación que legitimaba la pretensión de soberanía indivisible.

Anderson,  debate atemporalmente con Marx y Engel, quienes caracterizaban al Estado Absolutista como un Estado Burgués (equilibrio entre la vieja nobleza feudal y la nueva burguesía). Anderson sostiene que dicho estado es el aparato reorganizado y potenciado de la dominación feudal, el caparazón político de una nobleza amenazada. 

Para Perry Anderson el fin de la servidumbre no significa el fin de las relaciones feudales en el campo; las relaciones de producción rural continuaron siendo feudales ya que la propiedad agraria aristocrática cerró el paso al mercado libre de tierra (renta en dinero); el trabajo no se convirtió en fuerza de trabajo. [11]

Los nobles terratenientes continuaron siendo la clase económica y políticamente dominante. Para Anderson, el Feudalismo es una unidad orgánica de economía y política distribuida en una cadena de soberanías fragmentadas.

La naturaleza política del absolutismo ha sido frecuentemente tema de controversia dentro del materialismo histórico. Para Anderson los Estados Absolutistas en los comienzos de la Edad Moderna tienen el trasfondo del anterior feudalismo europeo. En la primera parte de la obra analiza las estructuras generales de Absolutismo como sistema de Estado, a partir del Renacimiento. A partir de allí las difíciles relaciones entre monarquía y nobleza que Perry Anderson periodiza en un esquema general, en el cual compara la evolución de España, Francia, Inglaterra y Suecia con Italia donde no se llega a consolidar el sistema absolutista y trata de explicar las causas.

La segunda parte desarrolla el fenómeno en Europa Oriental, se estudian las monarquías absolutas de Prusia, Austria y Rusia. Se pone énfasis en el caso polaco y en el Imperio Turco Otomano en el complicado proceso de los Balcanes que define al Absolutismo como fenómeno absolutamente europeo.

La tercera parte se dedica al desarrollo europeo y su posición dentro de la evolución histórica universal.

La labor que Perry Anderson, sólo o en colaboración con miembros destacados de la redacción de la revista británica New Left Review (NLR), ha desarrollado desde comienzos de 1960 como referente político-intelectual de los debates que han ido surgiendo dentro de la izquierda europea, define la trayectoria de alguien que ha sido definido como "el intelectual marxista británico más brillante Thompson alude con lo anterior a como hombres y mujeres "experimentan las situaciones productivas y las relaciones dadas en que se encuentran en tanto que necesidades e intereses y en tanto que antagonismos, "elaborando" luego su experiencia dentro de las coordenadas de su conciencia y su cultura …”[12]

Christopher Hill

John Edward Christopher Hill (York, Inglaterra 6 de febrero de 1912–23 de febrero de 2003) fue un  historiador británico, de tendencia marxista. Christopher Hill, nombre con el que firmaba y es citado, ingresó en el Balliol College, Oxford en 1931. En 1932 obtuvo el Premio Lothian, y ganó un grado de honor de primera clase. Dos años más tarde obtuvo el All Souls Prize Fellowship. Más tarde, en Balliol, Hill se aproximó al marxismo e ingresó en el Partido Comunista. Pasó el año 1935 en la Unión Soviética. A su vuelta de Moscú, trabajó en Balliol como tutor de historia moderna. En 1941 fue comisionado como teniente en la Infantería Ligera de Oxford. Durante la Segunda Guerra Mundial ingresó en la inteligencia militar. Por esa época, Hill comenzó a publicar sus artículos sobre la historia de Inglaterra en el siglo XVII, tomando parte en un debate entre historiadores marxistas de 1940.

En 1946, Hill y muchos otros historiadores marxistas formaron el Grupo de historiadores del Partido Comunista. Sin embargo, pronto quedó descontento con la carencia de democracia interna del Partido Comunista, dejándolo en 1956 (año de la invasión soviética de Hungría), después del rechazo de uno de sus informes sobre Hungría. Después de 1957, la carrera de Hill entró en fase ascendente. Sus estudios sobre la historia de Inglaterra en el siglo XVII fueron  divulgados y reconocidos. En 1965, fue elegido rector de Balliol, cargo que mantuvo hasta 1978. La mayor parte de la obra de Christopher Hill trata del proceso conocido como Revolución Inglesa, y mantuvo un notable intercambio intelectual con historiadores de tendencia marxista con los que le unían puntos de contacto pero también de divergencia, tanto políticamente como en cuestiones historiográficas y metodológicas en torno al materialismo histórico; como fueron E. Hobsbawm y E. Thompson. [13]

Dentro del planteo general que realiza el Prof. Devoto, Hill es el menos cautivante de los historiadores marxistas, más que nada por su especificidad en los análisis y temas históricos:“como ustedes saben el grupo marxista tiene un tercer nombre importante que es el nombre de Hill, el gran especialista en el siglo XVll inglés: en la revolución inglesa.Ahora ¿por qué no Hill? A diferencia de Thompson y Hobsbawm es una figura menos pública –menos pública entre los historiadores y mucho menos pública entre el público en general- y fuera de Inglaterra ¿por qué? Porque en gran medida aunque él es un miembro del partido comunista –es un poquito mayor que Hobsbawm y Thompson (unos 10 años)- fue sustancialmente un académico, formó parte del grupo de historiadores comunistas, en el 35 fue a Moscú, un activista muy temprano.  Pero sustancialmente sí ustedes miran es un historiador muy clásico –es decir- es un historiador que trabajaba con temas acotados, trabajaba abundantemente con fuentes primarias, claramente colocado dentro de los límites que impone el empirismo –hizo una carrera clásica.” [14]

El libro que hemos tomado como referente para continuar el análisis comparado de algunos autores británicos es  “De la Reforma a la Revolución Industrial 1530-1780” donde se sostiene que “lo que se conoce menos, lo que se conoce  mal es la larga etapa del despegue. ¿Por qué Inglaterra superó a España en el curso del siglo XVI, a Holanda a lo largo del XVII y a Francia durante el XVIII? ¿Cuáles fueron los pasos conducentes de la debilidad de los primeros Tudor al poderío de los Hannover? ¿Cómo, a partir del momento en que se vio reducida al territorio insular, Gran Bretaña avanzó hacia la unificación interna, primero, y hacia la hegemonía mundial, después? En cada etapa, un elemento configurador dio sentido al trayecto correspondiente: primero, la reforma religiosa, como afirmación del nacionalismo inglés; luego la revolución política, como expresión de clases sociales opuestas; finalmente, la revolución económica como resultado de la doble victoria de la clase burguesa sobe la gentry del norte y del oeste y sobre los pobres de las ciudades. El análisis señala la permanente interacción de la religión, la política y la economía. Concluye Hill: “La Britannia triunfante del Setecientos es obra, al mismo tiempo, del anglicanismo, de los comunes y de las “cabezas redondas” londineses”. Podemos agregar que Christopher Hill estudia las creencias de grupos radicales como los diggers, los ranters, los levellers y otros, y los impulsos sociales y emocionales que dieron origen a su aparición. Analiza a las clases ricas y pobres y sus relaciones. Da forma a una interpretación que afirma que la Revolución burguesa fue producto de un proceso profundo y de clara transformaciones de la sociedad.[15]

Para tratar de fundamentar las diferencias conceptuales entre los autores debemos referirnos a algunos aspectos del proceso revolucionario ingles. Para introducir brevemente todo el proceso revolucionario inglés entre 1640 y 1660, se cita normalmente a Hobbes para concluir, que hubo  altas y bajas revolucionarias entre los años 1640 y 1660. Se dice que lo que ocurrió en estos años fue una gran Revolución similar a la que se dio en el Continente.

Chistopher Hill, fue uno de los historiadores que trabajó más para mantener vigente la interpretación marxista, y parte de la idea de que en Inglaterra se dieron las mismas fases revolucionarias que sufrieron las revoluciones de 1789 y de 1917:
1) Revolución de la nobleza y de sectores privilegiados del sistema.
2) Pánico y presión a las élites disconformes.
3) Guerra civil. Desviación progresiva hacia la izquierda.
4) Ejecución del rey y proclamación de la República y giro hacia la derecha.
5) Dictadura militar de Cromwell
De todo este proceso, según Hill, salen victoriosos los capitalistas, los hombres de negocios  que se apoyaron en un gobierno fuerte que asegurase su estabilidad económica y social. Hill aplica al caso inglés una serie de fases para defender la  teoría de entender la revolución inglesa como la primera "revolución burguesa". [16]

Entre sus obras se encuentran Economic Problems of the Church (1955), Puritanism And Revolution (1958), Intellectual Origins of the English Revolution (1965 y revisado en 1996), The Century of Revolution (1961), AntiChrist In 17th-century England (1971), The World Turned Upside Down (1972) Murió el 23 de febrero de 2003, 18 días después de su 91 cumpleaños. Estaba casado y tenía tres hijos.[17]

E. P. Thompson

Edward Palmer Thompson (1924-1993). Historiador e intelectual británico. Influyó decisivamente en el pensamiento marxista británico, separándolo del europeo y dándole carácter propio, dentro de lo que se conoce como socialismo humanista. Nacido en Oxford de padres misioneros metodistas. Luchó en la Segunda Guerra Mundial, en una compañía de tanques en Italia. Estudió en el Corpus Christi College de Cambridge. Comprometido políticamente con la izquierda y la paz, en 1946 forma el Grupo de Historiadores del Partido Comunista o Grupo de Cambridge, con Christopher Hill, Eric Hobsbawm, Rodney Milton, Dona Torr y otros. En 1948 se casa con Dorothy Towers, también historiadora de la misma tendencia. El grupo se articulará en torno a la revista Past and Present desde 1952, y sobrevivirá a su abandono del Partido Comunista(1956, a raíz de la invasión soviética de Hungría). Juega un papel clave en los comienzos de la corriente conocida como Nueva Izquierda (New Left) a finales de los años 1950. Se significó por su postura crítica desde la izquierda frente a los gobiernos laboristas de 1964-1970 y 1974-1979. Durante los años 1980 lideró el movimiento de intelectuales contra las armas nucleares en Europa. Intervino en la apertura del diálogo entre el movimiento pacifista de Europa occidental y los disidentes de la Europa del Este dominada por la Unión Soviética, por lo que desde ésta se le acusó de actuar al servicio del imperialismo americano.

Profesor en distintas universidades de Inglaterra y Estados Unidos,   abandono  la Universidad de Warwick en protesta por su  creciente comercialización en detrimento de la actividad académica. Ataca al marxismo estructuralista de Althusser y sus seguidores británicos de la New Left Review (revista y corriente de la que Thompson se había alejado a partir del segundo periodo de ésta, que incluía elementos cercanos al trotskismo). Este episodio provocó un jugoso debate historiográfico, con aportaciones cruzadas entre él mismo (Pobreza de la Teoría, 1978) y New Left, con Perry Anderson a la cabeza (Past and Present o Past & Present es una revista de historia publicada cuatrimestralmente por la Oxford University Press y realizada por la Sociedad Past and Present. Fue fundada en 1952 por una serie de historiadores asociados al Grupo de Historiadores del Partido Comunista, entre los que se incluían Edward Palmer Thompson y Eric Hobsbawm. Esta publicación fue pionera en el desarrollo de la historia social.)

Su producción historiográfica se centra en la historia social, sobre todo en el movimiento obrero de la Inglaterra de la Revolución Industrial. Ensayista y articulista, también publicó las biografías de William Morris y William Blake. Su obra esencial es La formación de la clase obrera en Inglaterra (1963), donde revisa la interpretación marxista tradicional desde un materialismo histórico no dogmático. Paradójicamente, la primera traducción del título en español era mucho más marxista (en ese sentido dogmático) que la del autor: La formación histórica de la clase obrera: Inglaterra, decía, mientras que el título que Thompson dio a su libro en inglés es The making of the english working class, mucho más cercano a la realidad que a los esquemas conceptuales abstractos. Produjo gran número de libros y artículos entre los que es destacable por la difusión del concepto que le da título La economía moral de la multitud en Inglaterra (1979), donde reclama para el estudio de las sociedades históricas  la misma complejidad metodológica que usa la antropología cultural en el estudio de las sociedades primitivas.
"Todos los medios de producción anteriores al capitalismo operan a través de sanciones extraeconómicas, de parentesco, consuetudinarias, religiosas, legales o políticas. Siempre es imposible interpretar estas sanciones como algo separado de las relaciones económicas (...). El feudalismo comporta siempre la servidumbre y la protección militar del campesinado por una clase social de nobles, que ejerce un monopolio exclusivo de la ley y de los derechos privados de justicia, dentro de un marco político de soberanía fragmentada. Lo que distingue al modo europeo de producción feudal es su específica organización en un sistema verticalmente articulado de soberanía fragmentada y de propiedad escalonada".[18]
E. P. Thompson fue uno de los historiadores más originales e influyentes del siglo XX, cuyas enseñanzas cambiaron radicalmente el modo en que toda una generación contemplaba el pasado. Su obra contiene los pasos de La formación de la clase obrera en Inglaterra, de Costumbres en común o de William Morris, Albion's Fatal Tree o Whigs and Hunters, que mejor reflejan el compromiso del conocimiento con la imaginación y la convicción, actitud que rigió siempre la vida y la obra de Thompson. Edward P. Thompson,  de quien Hobsbawm ha dicho que «tenía la capacidad de producir algo que era cualitativamente distinto de lo que escribimos los demás y que es imposible medir con la misma escala: llamémosle simplemente genio». Bajo los mitos de la revolución agrícola y de la Ilustración, Thompson  descubre la realidad de una cultura plebeya que se legitimaba con la  la costumbre, pero cuyo objetivo esencial era la lucha por las necesidades y las expectativas de la comunidad. El Prof. Devoto explica el desarrollo de la carrera de E.P. Thompson de la siguiente manera sosteniendo
“... que Thompson nunca quiso ser un académico. De todos los historiadores que vamos a ver es el único historiador consecuentemente militante y que enseñó en una universidad de manera estable como profesor durante poco tiempo, detestaba el ambiente académico, él era un revolucionario, no hablaba para profesores universitarios, quería de algún modo transformar la sociedad: no la comunidad de historiadores. Paradojalmente no transformó la sociedad, pero claramente fue –hay algunas estadísticas sobre eso, lo dice Hobsbawm- el historiador más citado por los investigadores en la Inglaterra de la segunda posguerra.” [19]
Tras la publicación de La formación de la clase obrera en Inglaterra, en 1963,Surge el gran debate sobre la clase como categoría histórica. Se ve claramente en Thompson que las clases sólo pueden ser definidas como fenómenos concretos: No ve la clase como una ‘estructura’, ni siquiera como una ‘categoría’, sino como algo que tiene lugar de hecho en las relaciones humanas. Todavía más, la noción de clase entraña la noción de relación histórica.
“En los años que van entre 1780 y 1832, la mayor parte de la población trabajadora inglesa llegó a sentir una identidad de intereses común a ella misma y frente a sus gobernantes y patronos. Esta clase gobernante estaba muy dividida, y de hecho sólo ganó cohesión a lo largo de los mismos años porque se superaron ciertos antagonismos (o perdieron su importancia relativa) frente a una clase obrera insurgente. De modo que en 1832 la presencia de la clase obrera era el factor más significativo de la vida política británica (...)
He intentado distinguir entre las experiencias de grupos distintos --artesanos, trabajadores a domicilio y peones-- y mostrar cómo todos ellos llegarían a actuar, pensar y sentir, no en los viejos términos de deferencia y reclusión localista, sino en los de clase (...) El resultado de este período de "formación" queda fuera de este libro, cuando en los años del cartismo aquellos grupos diversos encontraron instituciones, programas, formas de actuación y maneras de pensar comunes. Con todo, incluso en 1839 no se extinguieron las diferentes perspectivas de cada grupo, y pueden percibirse como una tensión en el interior del movimiento común. Con el fracaso del cartismo, y contribuyendo a que se produjera, cada grupo se distanció de los demás otra vez, lo que dio comienzo a una nueva etapa de instituciones y relaciones de clase”. [20]

E.P. Thompson analiza el surgimiento del capitalismo industrial desde dos perspectivas: la visión de que el capitalismo es el producto del surgimiento de una ética de trabajo producto del protestantismo, y la visión Marxista de que el capitalismo es producto de un proceso material, caracterizado por el desarrollo de las fuerzas productivas y los medios de producción en la historia.  Thompson demuestra que es posible atar ambas perspectivas en una visión amplia del surgimiento del capitalismo, como un proceso de producción y como una cultura que tiene como fin regular el tiempo y el espacio de trabajo, regulación que queda en las manos de las clases propietarias de los medios para producir. [21]

El campesinado europeo y los pescadores tenían una visión muy diferente a las del capitalismo. Ellos controlan sus herramientas, tienen sus tierras o tienen acceso a la naturaleza , tienen sus propios talleres, poseen sus conocimientos, y por lo tanto controlan lo que producen, el tiempo en el que lo hacen, y el espacio donde lo hacen posible.

Según Thompson, fueron dos los mecanismos sociales y culturales que precipitaron esa ruptura: el uso del reloj y la ética protestante. Thompson propugna una visión de la clase que se aleja de la rigidez y el determinismo económico que estaban presentes en los análisis de la historiografía marxista de su tiempo. En opinión del historiador británico, la clase no es un concepto estático e intemporal, sino una realidad cambiante inserta en el juego de relaciones sociales e inseparable de ellas. Y la conciencia de clase no está directamente determinada por las relaciones de producción, sino que entre una y otras los elementos culturales ejercen un papel mediador.[22]

Esta toma de distancia respecto a la determinación de lo económico efectuada por Thompson no pareció suficiente a otros historiadores que insistieron en la primacía de lo cultural sobre lo material en la construcción de la identidad de clase y rebajaron el carácter central de ésta como clave interpretativa de la organización de la sociedad surgida de la revolución industrial. Los nuevos planteamientos suponían un "giro lingüístico", pues el lenguaje (escrito, oral o simbólico) asumía el papel de creador de la conciencia sustituyendo en esta función a la realidad material. En este texto Gareth S. Jones, un autor que se había mostrado sensible a la influencia del lenguaje en un extenso trabajo en el que se replanteaba la naturaleza del Cartismo (publicado dentro de Languages of class, 1983), afirma que la clase es una identidad producida por el discurso y que la burguesía es una creación retórica al servicio de las luchas políticas del primer tercio del siglo XIX en Inglaterra y Francia.[23]

Las concepciones de Thompson se desarrollaron tras su ruptura con el estalinismo en 1956, cuando comenzó a orientar todos sus esfuerzos al examen histórico de la clase obrera, fundamentalmente la de Gran Bretaña, a realizar una intensa experiencia en talleres de enseñanza e investigación sobre y para las clases populares, y a practicar una incansable militancia independiente en el movimiento socialista y antinuclear.

En La formación de la clase obrera en Inglaterra,  Thompson determina su concepción de que una clase social se define no previa o exclusivamente a partir de sus determinaciones “objetivas”. El autor introduce en el momento mismo de la construcción del concepto de clase las dimensiones de la acción y la subjetividad, en un plano dado por la temporalidad histórica: “Por clase, entiendo un fenómeno histórico que unifica una serie de sucesos dispares y aparentemente desconectados, tanto por lo que se refiere a la materia prima de la experiencia, como a la conciencia.” [24]

La experiencia de clase está ampliamente determinada por las relaciones de producción en las que los hombres nacen, o en las que entran de manera involuntaria. La conciencia de clase es la forma en que se expresan estas experiencias en términos culturales: encarnadas en tradiciones, sistemas de valores, ideas y formas institucionales. Si bien la experiencia aparece como algo determinado, la conciencia de clase no lo está. Podemos ver una cierta lógica en las respuestas de grupos laborales similares que tienen experiencias similares, pero no podemos formular ninguna ley. La conciencia de clase surge del mismo modo en distintos momentos y lugares, pero nunca surge exactamente de la misma forma[25]

De este modo, Thompson intentó producir un replanteo de la teoría marxista, al reordenar jerárquicamente y recombinar el lugar y la relación de los conceptos de clase, conciencia y lucha de clases, cuestionando toda interpretación estructuralista o economicista: La operación teórica de Thompson impugna la ecuación lineal: a) existen determinadas relaciones de producción; b) instantáneamente derivadas de ellas, se hallan las clases; c) se desarrolla la lucha de clases. En esta concepción, que él denomina idealismo marxista-estructuralista, encuentra una concepción completamente errónea y antidialéctica: “que las clases existen, independientemente de relaciones y luchas históricas, y que luchan porque existen, en lugar de surgir su existencia de la lucha.”

Conclusión

Thompson rechaza la doctrina según la cual la clase obrera sería el resultado de las nuevas formas productivas. El no ve a la clase como una estructura y menos aún como una categoría, sino efectivamente como algo que tiene lugar en las relaciones entre seres humanos. Esto no significa un "culturalismo puro." La experiencia de clase se halla en gran medida determinada por las relaciones de producción del entorno en que uno nace- o ingresa- en contra de su voluntad". La conciencia de clase, en cambio, "es el modo en que se interpretan y transmiten culturalmente estas experiencias: se encarna en tradiciones, sistema de valores, ideas y formas institucionales". [26]

Thompson ha señalado que no basta con que hubiera fábricas para que el conjunto de los trabajadores formara una clase, como así también que los cambios en las relaciones de producción y en las condiciones de trabajo provocados por la revolución industrial no fueron impuestos, sino que el inglés nacido libre  incorporó en este proceso conceptos, modos de comportamiento y valores establecidos mucho tiempo atrás. De aquí que Thompson señale que en la transformación los obreros desempeñaron un papel activo.[27] El concepto de una cultura popular plebeya que se resiste a las condiciones y prácticas de poder establecidas aparece repetidamente en los estudios de inspiración marxista de las sociedades preindustriales y de la temprana era industrial. Esto se puede leer claramente en la primera parte de su libro La Formación de la Clase obrera en Inglaterra.

La definición de clase de Thompson, la encontramos en la página 479 del segundo tomo de La Formación de la Clase Obrera en Inglaterra:
“Los sociólogos que han detenido la maquinaria del tiempo y, con gran derroche de aspavientos conceptuales, han bajado a mirar la sala de máquinas, nos dicen que en ninguna parte ni en modo alguno han logrado detectar y clasificar una clase. Sólo pueden hallar una multitud de gentes con diferentes ocupaciones, ingresos, situación jerárquica y todo lo demás. Sin duda tiene razón, puesto que una clase no es tal o cual parte de la máquina, sino el modo como esa máquina funciona una vez que se le ha puesto en marcha. No se trata de este o de aquel interés, sino de la fricción de intereses, del movimiento como tal, del calor y del ruido atronador. La clase es una conformación social y cultural que no puede ser definida de modo abstracto tomada aisladamente, sino tan solo a partir de sus relaciones con otras clases. Y, en último término, la definición sólo es posible en el medio tiempo, esto es, como acción y como reacción, cambio y conflicto. Cuando hablamos de una clase estamos pensando en un conjunto de gente difusamente delimitado que participa del mismo cúmulo de intereses, experiencias sociales, tradiciones y sistemas de valores; que tiene una predisposición a actuar como clase, a definirse a sí mismo en sus acciones y en su conciencia, en relación a otros grupos de gente, de un modo clasista. Pues la clase en sí misma no es una cosa, es un acontecer.”
Finalmente el Profesor Devoto llega a definir la principal obra de Thompson manejando algunos conceptos distintos a los que hemos sostenido pero que me ayudan a cerrar conceptualmente este trabajo:
“Thompson (por pedido de un editor) decide escribir una historia de la clase obrera inglesa; debía comenzar en 1830 y terminar en 1945. Thompson convence a su editor de empezar en 1790 y escribe una enorme cantidad de páginas y termina en 1830.  Ese libro es en su momento una revolución historiográfica: porque saca el estudio de la clase obrera del lugar institucional, estructural en el cual estaba colocado.   Todos los aportes teóricos. Es un libro que abre caminos, el camino  de los sujetos, del estudio de los sin nombre, etc.  Es un libro que muestra el conflicto que generó la revolución industrial y determinados sujetos. Es una historia mirada desde abajo.  En libro escrito en prosa violenta, un libro que atrapa, complejiza el problema.  Tiene dos ideas: a – la clase obrera no tiene naturaleza, sino que tiene historia. Lo que busca es construir la autobiografía de la clase obrera inglesa.  En esa indagación de la experiencia de la clase obrera descubre múltiples experiencias y relaciones que crea la clase obrera. El libro cuenta con dos o tres puntos muy discutidos: por ejemplo es un libro donde no hay mujeres, es una historia de hombres. Una historia demasiado centrada en el conflicto y la historia es ‘acomodación y conflicto’.” [28]

La obra de Perry Anderson: El Estado Absolutista  concluye:
“Las monarquías española, inglesa y francesa fueron derrotadas o derrocadas por revoluciones burguesas iniciadas desde abajo, mientras que los principados italianos y alemanes fueron fueron eliminados por revoluciones burguesas iniciadas, tardiamente, desde arriba”
La Obra de Christopher Hill: De la Reforma a la Revolución Industrial 1530-1780 concluye:
“La revolución industrial daría a luz a un movimiento obrero que desafiaría a la propiedad privada de forma bastante más seria de cómo lo hiciera More, recogería las ideas arrojadas por Winstanley y concebiría una sociedad en la que el trabajo asalariado sería abolido y en su lugar se instalaría la libertad común”
La Obra de E.P. Thompson La formación de la Clase obrera en Inglaterra concluye:
Post Scriptum: “He intentado distinguir entre las experiencias de grupos distintos-artesanos, trabajadores a domicilio y peones- y mostrar como todos ellos llegarían a actuar, pensar y sentir, no en los viejos términos de deferencia y reclusión localista, sino en los de clase.(…)
Bibliografía

Anderson, Perry. El Estado Absolutista.
Anderson, Perry. Campos de Batalla
Hill, Christopher. El Mundo Trastornado
Hill, Christopher De la Reforma a la Revolución Industrial 1530-1780
Hobsbawn,Eric. La Era de la Revolución 1789-1848
Hobsbawn, Eric. La Era del Capital 1848-1875
Thompson E.P. La Formación de la Clase Obrera en Inglaterra
Socialist Review, No.168, October 1993, pp.20-22.

Referencias utilizadas desde la WEB

C:\Documents and Settings\x.X-89C6B66688AF4\Escritorio\IADE_org_ar  - Perry Anderson_ El laboratorio implacable de la historia - Cultura y Educación - Noticias, Artículos Especiales y Dossiers.mht
C:\Documents and Settings\x.X-89C6B66688AF4\Escritorio\Duncan Hallas Working class historian (1993).mht

Referencia utilizada del Curso de Investigación en Historia Contemporánea

Devoto, F. La historiografía  contemporánea europea entre tradición y renovación. Tensiones, corrientes y perspectivas en el Siglo XX. Claeh. Posgrado en investigación en Historia Contemporánea. Montevideo. 2007

Notas

[1] Devoto, F. La historiografía  contemporánea europea entre tradición y renovación. Tensiones, corrientes y perspectivas en el Siglo XX. Claeh. Posgrado en investigación en Historia Contemporánea. Montevideo. 2007
[2] Miseria de la teoría, traducción del inglés de Joaquim Sempre, Barcelona: Crítica-Grijalbo, 1981, 72-73.
[3] Anderson, Perry. El Estado Absolutista. Siglo XXI de España. 14 edición. Pág.37
[4] Hill, Christopher. De la Reforma a la Revolución Industrial 1530-1780. Ariel Historia. Barcelona.Pp. 295
[5] Thompson,E.P. La formación de la Clase obrera en Inglaterra.Editorial Critica Barcelona 1989. Pp.448
[6] Anderson, Perry,El Estado Absolutista.Siglo XXI de España. 14 edición 1996 Introducción.
[7] Anderson, Perry. Campos de Batalla.Tercer. Mundo Editores. Bogotá 1992. Presentación
[8] Anderson Perry. NLR. Estados Unidos y la Guerra Fría. Edición Digital en Español
[10] Anderson, Perry. El Estado Absolutista. Siglo XXI de España. 14 edición 1996. Prologo.
[11] Anderson, Perry. Op.Cit.Pp.10 y Ss.
[12] Thompson,E.P. La formación de la Clase obrera en Inglaterra.Editorial Critica Barcelona 1989.
[13] Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Christopher Hill
[14] Devoto, F. La historiografía  contemporánea europea entre tradición y renovación. Tensiones, corrientes y perspectivas en el Siglo XX. Claeh. Posgrado en investigación en Historia Contemporánea. Montevideo. 2007
[15] Hill, Christopher. De la Reforma a la Revolución Industrial 1530-1780 Ariel Historia Barcelona 1980-Presentación del editor.
[16] Hill, Christopher. El Ideario popular extremista en la Revolución Inglesa del Siglo XVII.Siglo XXi de España 1972.. Introducción Pp.2 y Ss.
[17] Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Christopher Hill
[18] Thompson,E.P. La formación de la Clase obrera en Inglaterra.Editorial Critica Barcelona 1989. Prologo de Joseph Fontana.. Pp.X y Ss.
[19] Devoto, F. La historiografía  contemporánea europea entre tradición y renovación. Tensiones, corrientes y perspectivas en el Siglo XX. Claeh. Posgrado en investigación en Historia Contemporánea. Montevideo. 2007
[20] E.P. Thompson, La formación de la clase obrera en Inglaterra, Barcelona, Crítica, 1989, I, p. XVI y II, pp.477-478
[21] C:\Documents and Settings\x.X-89C6B66688AF4\Escritorio\Las posiciones de E.htm §   
[22] Edward P. Thompson, La formación de la clase obrera en Inglaterra, Barcelona, Crítica, 1989 [1963], I, pp. XIII-XIV; y "The peculiarities of the English" [1965] (The poverty of theory and other essays, Londres, Merlin Press, 1978, p. 85) §                     
[23] Fuente: Gareth Stedman Jones, "El proceso de la configuración histórica de la clase obrera y su conciencia histórica", Historia Social, 17 (1993), pp. 115-129
[24] Thompson, E.P., La formación de la clase obrera en Inglaterra (2 vols.) Barcelona, Crítica, 1989 (1ª ed. en inglés: 1963), pág.xiii.
[25] .” Idem, págs.xiii-xiv, cursivas en el original.
[26] Thompson,E.P. La formación de la Clase obrera en Inglaterra.Editorial Critica Barcelona 1989.
[27] E.P. Thompson, La formación de la clase obrera en Inglaterra, Barcelona, Crítica, 1989, I, pp.477-478
[28] [28] Devoto, F. La historiografía  contemporánea europea entre tradición y renovación. Tensiones, corrientes y perspectivas en el Siglo XX. Claeh. Posgrado en investigación en Historia Contemporánea. Montevideo. 2007

◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Notas sobre los 150 años de la primera edición de El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas de actualidad
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne — Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us