"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

10/10/13

Capitalismo y soberanía alimentaria

Rafael Silva  |  Hace varias generaciones que el capitalismo persigue al campo, persigue su producción, su modo de vida, persigue su transformación en uno de sus elementos tractores, y para ello, ha de conseguir (prácticamente lo ha hecho ya) abolir el modelo ancestral de cultura campesina que durante siglos hemos disfrutado, el que disfrutaron las pasadas generaciones. Para ello y en primer lugar, se fomenta el cultivo de los modos de vida consumistas de las grandes ciudades, a la vez que se extiende una “mala imagen” (entiéndase como un concepto de “atraso social”) de las personas y de los modos de vida campesinos.

Mientras intentan acabar con la cultura campesina tradicional, con sus costumbres, con sus valores, etc., eliminando las posibilidades reales de producción y de autoconsumo del campo, se va convirtiendo a las ciudades en grandes monstruos de la civilización, se centraliza en ellas no solamente los aspectos culturales, de ocio, de diversión, de mercados de trabajo, ocupacionales, de estudios y de formación, sino también se va centralizando el modo de producción y de consumo capitalista, que obedecen, como sabemos, a los de la producción extractivista y explotadora. El campo se va quedando vacío, se cierran las oportunidades locales de desarrollo, a la par que se fomentan políticas de redistribución de los productos locales que pasan por diversas cadenas de intermediarios hasta que llegan a sus consumidores finales en las grandes
ciudades.
   
Mientras todo ello ocurre, el mundo del campesinado se va intentando mantener con lo poco que puede obtener de las ganancias por la venta de sus productos, ya que los agricultores y ganaderos cada vez reciben menos, y se les intenta, por otro lado, subsidiar para fomentar unas políticas asistenciales, determinando con ello la falta de oportunidades para las nuevas generaciones. Al cabo del tiempo, hemos diseñado un sistema que empobrece al campo y al campesinado, y que enriquece a las grandes empresas, normalmente transnacionales, que van comercializando a gran escala la producción local de cada comarca. Hemos de darle la vuelta a este malvado sistema, para poder volver a los orígenes, porque con ello no sólo habremos ganado otra gran batalla al capitalismo globalizado, sino que habremos devuelto la dignidad, las esperanzas y el futuro al campesinado, y habremos fomentado la producción y el consumo locales.
   
Mientras todo este sistema se va desarrollando, sin darnos cuenta, se va creando una subcultura de marginación en el campesinado, ligada a su paulatina despoblación, a la falta de oportunidades laborales, y al fomento de unas condiciones de vida en los pueblos y en el campo totalmente indignas. Mientras los grandes latifundistas explotan sus grandes extensiones de terreno, los pequeños agricultores y ganaderos no poseen medios de explotación de sus recursos, más que la salida de la venta directa a distribuidores intermediarios de la gran cadena capitalista. Otro factor cultural que ayuda en esta tendencia es la difusión de la idea de protección a la gran superficie comercial, en detrimento de los pequeños comercios locales, que pueden abastecerse directamente de los cultivos y producciones locales. Como se ve, todo un entramado de prácticas que van confluyendo en que no sólo se resientan los modos de vida tradicionales, con la consiguiente pérdida de sus valores culturales, sino también el progresivo empobrecimiento de los colectivos que pretenden continuar con dichos modos de vida.
   
¿Pero cómo conseguimos revertir todo este gran entramado? ¿Cómo podemos volver a reconstruir un sistema de producción local, cada vez más cohesionado, que cultive la agricultura cercana, y revolucione los modos de producción y consumo mediante patrones capitalistas? Pues precisamente aboliendo sus valores. A gran escala, el sistema puede hacer mucho, sobre todo inculcando nuevos valores de redistribución de la riqueza, acabando con los monopolios agroindustriales, con el poder de los grandes latifundistas, y promoviendo otros modos de producción y consumo más ligados al consumo responsable, al comercio justo, a la producción local y al autoabastecimiento de materias primas cercanas.
   
Pero no sólo esto. Las políticas públicas pueden ayudar bastante a la recuperación del valor de la cultura del campesinado, y a restar protagonismo a los valores predominantes de la vida en las grandes ciudades. La promoción de mercados próximos, las ayudas a la producción local, la publicidad cercana, las pequeñas corporaciones locales, las ayudas a la agroindustria, la potenciación de los valores de un consumo responsable, la recuperación de una cultura del autoconsumo, la anulación de los valores capitalistas sobre las ganancias y el beneficio, son parte de todo el sistema. Se debe acabar con la concentración de la tierra en muy pocas manos. Con ello se crearán las condiciones concretas de supervivencia en los entornos rurales, que ayudará a la repoblación de núcleos que han ido quedando vacíos. Crear ayudas y condiciones de apoyo y fomento a los cultivos locales, favorecer la agricultura campesina, sustituir los agroquímicos por abonos orgánicos, apoyar el concepto de semilla como patrimonio del campesinado, en vez de considerarla objetos de mercancía, o patentes de compra y venta comerciales.
   
Crear políticas de créditos y microcréditos para diferentes tipos de cultivos locales, bajo la perspectiva productiva, definiendo una política crediticia que se adecúe en cada zona a la lógica de producción agropecuaria. Desincentivar las políticas dedicadas únicamente a la exportación, fomentando a su vez mediante campañas, las prácticas de producción y consumo locales. Fomentar los mercados y mercadillos de mercancías de producción cercana. Mejorar también la construcción y las condiciones de las infraestructuras locales. De esta forma, se va recuperando poco a poco el nivel de vida del campesinado, la población de las zonas rurales, y el control y la soberanía alimentaria sobre sus productos. Reforzar la actividad educativa, apoyar el profesorado local, dotar de más medios humanos y tecnológicos a las escuelas rurales, enfocado al mantenimiento de modos de vida para las futuras generaciones. En última instancia, devolver a las personas el poder de la tierra, que sumado al poder del conocimiento, conforma un biopoder altamente transformador, que se convertirá en otra piedra en el zapato del gran sistema capitalista globalizado, contribuyendo a un mundo más sostenible, más justo y más humano.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica