"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

2/9/13

Rusia: entre Marx y el opio del pueblo

Siamak Khatami  |   Para la gente que no estaba familiarizada con el funcionamiento de una bolsa de valores en un país capitalista, una acción de una empresa era un trozo de papel sin valor, mientras que dos botellas de vodka sí que tenían un valor determinado que todos conocían.

Un famoso líder ruso una vez escribió que en cuanto se acerca la campaña electoral para el Parlamento en Rusia,
«todos los partidos burgueses, todos los que mantienen los privilegios económicos de los capitalistas, se anuncian del mismo modo que capitalistas individuales anuncian sus productos. Miren los anuncios comerciales de cualquier periódico, y verán que los capitalistas piensan los nombres más fantásticos para sus productos, los cuales alaban de la manera más extraordinaria, sin detenerse en ninguna mentira o fabricación.... Los nombres de algunos partidos se han escogido explícitamente con propósito de anunciarlos más efectivamente, y sus `programas' a menudo se escriben solo para cegar al público».
Esta frase, aunque puede ser muy contemporánea, no es nada menos que escrita por Vladimir I. Lenin, el 10 de mayo de 1912, y reproducido en «Las Obras Completas de Lenin», publicadas por la Editorial Progreso, en Moscú, en 1975. En resumen, tanto los anarquistas como los bolcheviques estaban de acuerdo en que las elecciones en un sistema capitalista multipartidista, eran poco más que «el opio del pueblo»,
impidiendo que la gente se despertara y viera la verdadera situación que atravesaba el país, una situación en que todo el sistema político estaba diseñado por, y para el beneficio de, la burguesía y los capitalistas, y para perpetuarles a ellos en el poder.

Es diferente la situación de Rusia hoy? ¡No! Además, todos hemos oído las críticas que se hacen más a menudo de la situación en Rusia: Que Putin quiere concentrar todo el poder en sus manos, que hay un nivel de corrupción demasiado alto en Rusia, que no hay suficiente libertad de expresión en aquel país, que las diferencias entre clases han aumentado radical- mente, etc.


La vuelta de Rusia a las prácticas más salvajes del sistema capitalista, empezó con Yeltsin, el líder que, junto con Gorbachov, es considerado como uno de los dos responsables máximos del derrumbe de la antigua URSS. Destruyeron todas las bases que mantenían firmes el sistema soviético, sin que existiera absolutamente ninguna alternativa lista para sustituirlo. De ahí vino a existir un «agujero negro» tanto político como económico del que se aprovecharon los rusos que tenían acceso a dinero y poder para convertirse en oligarcas, y los capitalistas extranjeros, en su mayoría norteamericanos y europeos, para expoliar Rusia tanto como podían.

Gorbachov puede tener su parte de culpa por la desaparición de la URSS, pero la implantación del más salvaje de los modelos capitalistas en Rusia es responsabilidad de Yeltsin. Fue él quien tuvo la «genial» idea de distribuir acciones en todas las empresas públicas del país entre el público. ¿El problema? Que de una sociedad que apenas ha salido de un sistema socialista no se puede esperar que sepa del funcionamiento de una sociedad capitalista con un mercado desarrollado de valores.

Bajo estas condiciones, los que tenían más acceso a dinero y poder, las élites, los que ahora se conocen como oligarcas, se hicieron con todas esas acciones que se habían distribuido entre el público, ¡por precios que equivalían a poco más que el coste de comprar un par de botellas de vodka! Para la gente que no estaba familiarizada con el funcionamiento de una bolsa de valores en un país capitalista, ¡la impresión era de haber obtenido dos botellas de vodka gratis! Para esa gente, una acción de una empresa, era un trozo de papel sin valor, mientras que dos botellas de vodka sí que tenían un valor determinado que todos conocían.

Para las élites que se habían hecho con todos esos «trozos de papel sin valor», era solo cuestión de esperar un poco para que aquellas empresas empezaran a revalorizarse, y al cabo de poco tiempo, teníamos una sociedad rusa bajo el control de lo que ahora se conoce como un grupo de oligarcas. Pero ellos tampoco estaban solos -Yeltsin también dejó la vía completamente libre para los inversores extranjeros-, lo que significó que, más pronto que tarde, la economía rusa estaba bajo la dominación de dos grupos: de un lado, los oligarcas; de otro lado, el gran capitalismo internacional. Los dos grupos actuaban, y actúan, solo en beneficio suyo propio, lo que ha dejado una sociedad rusa radicalmente dividida, entre un pequeño grupo de élites y la inmensa mayoría de la gente que en vez de vivir, tiene que sobrevivir. La clase «media» brilla cada vez más por su ausencia.

El sistema de partidos políticos que ha emergido en Rusia después de la caída de la URSS también está hecho para servir los intereses fácticos dominantes de la nueva superestructura del poder que domina la estructura política del país. Hay un partido, que puede cambiar e incluso crearse cada ciertos años como «el vehículo de turno para ganar votos para los poderes fácticos». Luego hay una «oposición leal» a los poderes fácticos, cuyo elemento más conocido es el Partido Liberal Democrático, que ni es liberal ni democrático, sino fascista, racista y populista, y dirigido por Vladímir Zhirinovsky, que la manera más suave que tengo para llamarle sería con el término «desequilibrado».

El Partido Comunista de la Federación de Rusia, el heredero del Partido Comunista de la Unión Soviética, también sigue existiendo, pero las autoridades intentan por todos los medios marginalizarlo. Un intento en el que las potencias extranjeras y sus medios de comunicación también ayudan -todos esperaban, al principio, que el único apoyo popular del Partido Comunista viniera de un grupo reducido de viejos nostálgicos de la antigua Unión Soviética y, en cuanto fallecieran esos «viejos nostálgicos», el comunismo también iba a morir en toda Rusia-. Ahora ya vemos que no ha sido así -ni mucho menos-, y hoy en día hay muchos jóvenes rusos que se identifican como «rojos». Ese grupo también se ha convertido en una base firme de apoyo al Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR).

Ha sido una sorpresa agradable para mí ver el aumento de popularidad del PCFR entre la juventud rusa, porque creo que entre «el partido de turno sirviendo los intereses de los poderes fácticos», por un lado, y partidos sin importancia pero de corte liberal, o incluso partidos malignos como el Liberal Democrático, por otro lado, hace falta un partido como el PCFR como esperanza de que, en el futuro, las cosas puedan cambiar de verdad en Rusia, y que el país pueda reencontrar el sitio que tenía como gran potencia en el mundo y, a la vez, desafiar a las grandes potencias capitalistas.

Los propósitos del PCFR incluyen la nacionalización de los recursos naturales, la agricultura y la industria a gran escala en Rusia, convirtiendo el sistema en uno de economía mixta que, a la vez, anima el crecimiento de empresas pequeñas y medianas en el sector privado. Es lo que llaman un «socialismo moderno para Rusia».

El programa del PCFR incluye entre sus puntos principales los siguientes: Parar la paulatina desintegración de todo el sistema en Rusia, restaurando a la vez beneficios para familias numerosas, y mejorar el sistema de escuelas y viviendas públicas para familias jóvenes; nacionalizar los recursos naturales y los sectores estratégicos de la economía rusa; retorno a Rusia, desde bancos extranjeros, de las reservas financieras del Estado; terminar con el fraude en las elecciones; diseñar una serie de medidas para combatir la pobreza e introducir controles de precios sobre los productos básicos necesarios para vivir; devolver al Estado la responsabilidad en los sectores de vivienda, electricidad y agua, aumentar las viviendas públicas y parar los desahucios; priorizar la deuda doméstica sobre la deuda extranjera -con la dependencia sobre potencias extranjeras que conlleva-; basar la política exterior en el respeto mutuo entre países y una restauración voluntaria de la unión entre estados.

En el último punto que hemos mencionado, es obvio que el PCFR tiene una preferencia por recrear la Unión Soviética -aunque sea de manera voluntaria- entre los nuevos países que han emergido de la antigua URSS. En cuanto a una política exterior basada en el respeto mutuo entre países, para mí es obvio que eso es, precisamente, lo que quiere también Putin -y la causa de muchos de los conflictos con EEUU-, puesto que el Gobierno norteamericano quiere imponer su preponderancia sobre todos los demás países y solo quiere que todos los demás digan «sí, señor» a las «órdenes» del presidente de los EEUU.

Para que veamos un cambio de verdad en el escenario socioeconómico de Rusia, es necesario e imprescindible que tenga éxito un partido como el PCFR. De momento, ya ha atravesado un camino significativo, desde un punto en el que todos los demás deseaban su eliminación total hasta un punto en el que incluso ha aumentado el número de escaños en las elecciones parlamentarias. El día que veamos el PCFR en el Kremlin, ese será el día que podremos celebrar la posibilidad de efectuar el cambio socio-económico que Rusia necesita.

◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Notas sobre los 150 años de la primera edición de El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas de actualidad
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne — Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us