"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

3/8/17

José Carlos Mariátegui: el maestro desconocido

Tony Álvarez


“La fuerza de los revolucionarios no está en su ciencia; está en su fe, en su pasión, en su voluntad. Es una fuerza religiosa, mística, espiritual.”  — José Carlos Mariátegui
.
Mariátegui fue un intelectual autodidacta que se interesó y escribió sobre multitud de temáticas. Entre sus escritos podemos encontrar, análisis sobre coyuntura política, literatura, economía, cultura, teatro, etc. Mariátegui sería un marxista pionero en Perú y representa la cumbre del pensamiento marxista latinoamericano. Alejado de visiones economicistas y ortodoxas, fue un autor singular que basó su pensamiento en la lectura y análisis del Perú y el contexto andino. Sin embargo, la originalidad de su pensamiento desborda ese marco, siendo un autor ampliamente valorado y analizado a lo largo de las décadas en toda la región.

A pesar de fallecer con tan sólo 35 años, dejó un largo legado de escritos y ensayos. Desde niño arrastraba problemas de salud y los últimos años de su vida se encontraba postrado en una silla de ruedas por la amputación de una pierna. Sin embargo no le impidió viajar, trabajar arduamente o ser anfitrión de tertulias casi a diario en su domicilio de Lima en Washington izquierda. De procedencia humilde y con una formación autodidacta comenzó a trabajar muy joven como periodista desde donde apoyará las demandas de obreros y estudiantes al calor de la Reforma Universitaria. Junto a César Falcón funda el periódico La Razón, pero este será clausurado y Mariátegui marchará a Europa donde entrará en contacto con pensadores e ideas marxistas, pero también con los movimientos de vanguardia europeos. Cuando entra en contacto de forma directa con las ideas marxistas ya posee una amplia formación intelectual. Conoció entre otros a Croce, a Gobetti, a Gramsci, o a Gorki. De hecho, en su instancia en Italia tuvo la suerte de asistir al Congreso fundacional del famoso Partido Comunista Italiano.

No regresaría a Perú hasta 1923, con la vocación de la peruanización del marxismo, o dicho de otro modo, con la pretensión de adaptar los postulados marxistas a la realidad andina. Esto hace que además de un intelectual Mariátegui sería un hombre de acción. En 1927 fue encarcelado junto a un grupo de comunistas acusados de “conspirar” contra el gobierno de Leguía. Como señala Alberto Flores Galindo, a partir de 1927 la biografía de Mariátegui y la historia de la naciente clase obrera peruana parecen confundirse. Fundaría en 1928 el Partido Socialista Peruano (PSP) que se adscribirá a la III Internacional, sorteando por lo menos una de las 21 duras condiciones que se imponían. En la I Conferencia Comunista Latinoamericana celebrada en Buenos Aires en el mismo 1928, se pusieron de relieve las diferencias entre el marxismo ortodoxo dominante y el camino propio que pretendían recorrer los marxistas peruanos. En 1929 participó en la creación de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) elaborando los documentos del que hoy es el mayor sindicato del país. En estos últimos años de su vida escribe su gran obra Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana (1928) e Ideología y política, que fue publicada póstumamente por sus hijos.

La pretensión era que el PSP no se circunscribiera a un partido de cuadros, Mariátegui apostaba por ir a las masas y era consciente que el naciente comunismo peruano aún no podía aspirar a ser un partido de masas por lo tanto tenía que aglutinar a más sectores. La configuración mariateguiana del partido se deriva precisamente de posicionamientos políticos concretos, como la incorporación del indigenismo, el marxismo como “religión de nuestro tiempo”, una visión a largo plazo o una estrategia sindical que acompañe al partido. Estos posicionamientos condicionaban a Mariátegui para querer configurar un tipo de partido y no a la inversa.

Otro de los aportes más interesantes en su obra es la articulación de dos tradiciones de pensamiento bien distintas –e incluso en muchas ocasiones enfrentadas—como son la tradición marxista y la nacionalista. De hecho, llegó a militar en el APRA uno de los grandes partidos populistas de la región. El maestro –o “Amauta” en quechua— compartía con el nacional-populismo muchos elementos de análisis, principalmente el antiimperialismo y la dimensión nacionalista, pero desde luego no la alianza con la burguesía peruana. La ortodoxia marxista no “perdonaría” el pasado acercamiento de Mariátegui a postulados populistas. En este sentido la crítica más conocida fue la realizada por Miroshevski, que asimilaba el pensamiento del peruano con los populistas rusos.

Ahondando en esta idea, cabe destacar la introducción del indígena que realiza en este esquema. Para Mariátegui en Perú no pueden disociarse el socialismo de la reivindicación indígena, el cual a su vez tiene una vinculación directa a la tierra. Según su perspectiva, en América Latina los partidos revolucionarios no pueden prescindir del campesinado y, dentro de éste en zonas como Perú, particularmente de los trabajadores indígenas que componen la mayoría de los trabajadores. Lenin también entendió la importancia del campesinado, de hecho su concepción de hegemonía era la pura alianza de clases donde destacaba la alianza entre el proletariado y el campesinado, por supuesto con un papel subalterno de los segundos. Antonio Gramsci dio una vuelta de tuerca al concepto de hegemonía, ya no sólo como estricta alianza de clases, no mera yuxtaposición, sino que pretendía un nuevo sujeto a través de una nueva articulación. De esta forma Gramsci además fue consciente de la importancia del campesinado del sur italiano. Sin embargo ninguno de ellos otorga a esta clase social la dimensión que le concede el peruano y sobre todo, y es el hecho más singular, posicionar al indígena como motor de cambio, como sujeto revolucionario.

Para el pensador peruano, el encaje y la solución pasa por la renovación nacional peruana que conllevará la redención del indio, o dicho de otro modo, hay que crear una nueva sociedad peruana donde el indio se sitúe en el centro del proceso, idea que tendrá en los Andes plena actualidad. Por tanto, para Mariátegui, una construcción nacional, una nueva articulación de la identidad nacional en torno al indio es fundamental. Esta articulación de las identidades es superadora y va incluso más allá que las diferentes teorías multiculturales y se pueden extraer lecturas para otros contextos lo que debe generar interés para acercarnos a la obra de Mariátegui.

Es común el ataque a las corrientes indigenistas y también a la obra de Mariátegui, como teorías “reaccionarias” que pretenden una vuelta al pasado, planteamientos en definitiva contra la modernidad. Es conocida aquella frase aparecida en el artículo “El hombre y el mito” donde señalaba que “sin un mito la existencia del hombre no tiene ningún sentido histórico.” Es igualmente conocida de este artículo la expresión “la fuerza de los revolucionarios no está en su ciencia; está en su fe, en su pasión, en su voluntad. Es una fuerza religiosa, mística, espiritual.” Influido por el pensamiento de George Sorel y realizando un análisis que podíamos denominar gramsciano, se evidencia la importancia que Mariátegui otorga a los elementos simbólicos y voluntaristas, alejado del carácter más cientificista del marxismo clásico. Mariátegui como su coetáneo italiano, piensa que también que hay margen para actuar sobre la superestructura, para ello son imprescindibles, elementos simbólicos, “mitológicos”, agregadores. A estos elementos simbólicos podríamos denominarlo como él mismo lo hacía, como la “fuerza del mito”. Precisamente para Mariátegui, un elemento que pone de relieve la decadencia de la burguesía es su ausencia de mitos, por tanto la clase obrera con voluntad, con fe y con la “fuerza del mito”, será capaz de llevar a cabo la revolución. Entendemos así que para Mariátegui el marxismo es una vocación, una actitud, mucho más que conceptos científicos.

A su muerte los comunistas peruanos se movieron hacia las posiciones más oficialistas por lo tanto la obra de Mariátegui pasó a ser denominada como “pequeñoburguesa”. Como señala Fernanda Beigel en los años 50 se producen dos acontecimientos que hacen cambiar esta concepción; por un lado, la publicación de sus obras completas y por otro lado, la revolución cubana que conllevó una importante reconversión de la temática marxista y de su praxis en América Latina. Hoy la obra de Mariátegui está plenamente extendida y es conocida en América Latina, así como ha sido situada en el lugar que le corresponde. Sin embargo en Europa y España el peruano, alejado de círculos concretos, es un autor aún poco conocido.

José Carlos Mariátegui sería uno de los próceres para la formación de un marxismo latinoamericano, y sin duda pionero en toda una tradición que fusionaría indigenismo y la tradición de izquierda, con una larga lista de pensadores que se prolongan a lo largo de las décadas, como Fausto Reinaga, René Zavaleta Mercado o actualmente Álvaro García Linera. Se pueden extraer de la obra del “Amauta” elementos singulares y en algunos casos de actualidad. El maestro no rehusó el debate, y a pesar de su compromiso militante con las filas comunistas, tuvo el ingenio y la capacidad de acercarse y entender otras posturas, con una composición propia de una gran calidad y originalidad, que hace de su obra lectura indispensable para el campo de las Ciencias Sociales.

Es imposible condensar una obra tan original y compleja en estas líneas con multitud de matices y por qué no decirlo de contradicciones. A pesar de ello es importante recuperar algunos elementos de este “maestro” desconocido para muchos, como su convicción en la voluntad, en la fuerza de los que nunca fueron nada, en la ilusión. Los postulados de la izquierda si no están acompañados de emociones y si no penetran en la gente que realmente decimos representar sirven para poco. Ello no conlleva que se deba rebajar el discurso, todo lo contrario, Mariátegui siempre fue un rupturista y un revolucionario, pero es fundamental conquistar al pueblo antes que los aparatos instituciones.

Ese concepto fetiche para la izquierda actual como es hegemonía, fue comprendido en su perfección por parte de José Carlos Mariategui. No hay cambio posible sin una revolución en todos los ámbitos, en la cultura, en la literatura, de hecho Mariategui fundará diferentes periódicos y editoriales para dar voz a este movimiento, incluso en el teatro, teniendo en cuenta que todo ello debe cristalizar en un cambio en la economía y en los resortes de poder. A largo plazo, pero con paso firme, hay que caminar hacia un cambio revolucionario en todos los sentidos con el optimismo de que los que nunca fueron nada pueden lograrlo.

Tony Álvarez. Politólogo, Máster en Estudios Latinoamericanos, Doctorando en Ciencias Sociales. Consultor político de gobiernos municipales, coordinador de IU en Láchar (Granada) y miembro de la dirección provincial de IU Granada.
http://kaosenlared.net/ 

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica