"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

3/5/14

El día en que Karl Marx se entrevistó con Felipe Varela

  • "Galopa en el horizonte, / tras muerte y polvaderal; / porque Felipe Varela / matando llega y se va." | José Ríos
  • "De Chile llegó Varela, / y vino a su Patria hermosa. / Aquí ha de morir peleando / por el Chacho Peñaloza." | Juan Alfonso Carrizo
Felipe Varela ✆ Octavio Calvo
José Pablo Feinmann  |  Cierta vez, para ser más preciso, el 10 de abril de 1867, Marx se encontró no lejos de un lugar conocido como El Pozo de Vargas, en la provincia de La Rioja_ con el caudillo catamarqueño Felipe Varela. Era mediodía. Un sol insumiso, luctuoso, hería la tierra y hacía del aire una carencia ardiente. Sin embargo, allí, la guerra era un destino a cumplir. En menos de una hora, Varela habría de lanzarse contra las tropas del santiagueño Taboada. Fue entonces cuando Karl Marx arribó al campamento y pidió hablar con el caudillo montonero.
                 
Entre alharacas, aspavientos, entre grandes gestos de asombro, se llegaron hasta la tienda de Varela, del coronel Felipe Varela, y le dijeron que de una galera polvorienta acababa de descender un hombre extraño, tan extraño, le dijeron, que era diferente a cuantos habían visto en su vida, porque tenía una levita negra y por eso parecía un doctor de Buenos Aires, pero tenía tanto pelo en la cabeza, tanta patilla, tanto bigote y tanta barba, que esa cabeza semejaba un bosque de pelo, motivo por el cual, dijeron,  si bien por la levita parece un doctor de Buenos Aires, por la cabeza parece el mismísimo general Juan Facundo Quiroga, Dios lo tenga en Su santa gloria, tras lo cual “Que venga” dijo Varela, y casi no fue necesario que lo dijera porque ya estaba ahí el
pintoresco personaje, el cual, indiferente a los tumultos que había despertado en el campamento, le dijo al coronel “Me llamo Marx. Karl Marx”, y añadió “Soy historiador, economista y doctor en filosofía”, y Varela lo miró concienzudamente y preguntó “¿Doctor en qué?, y Marx dijo “En filosofía”, y Varela dijo “Ninguno de mis hombres se ha enfermado de eso aún”, y Marx lo miró no sin cierta sorpresa pues tenía sus informaciones sobre Varela y lo sabía hombre entendido, de modo que ahora no se sorprendió cuando el coronel le dijo “Vamos, don Marx, ¿cómo no voy a saber yo qué es la filosofía?”, y Marx dijo “Me hubiera sorprendido que así no fuera”, y añadió “He oído hablar de usted. Y si bien sé que no es un hombre letrado, también sé que está muy lejos de ser un ignorante”, y un orgullo cálido, legítimo, se adueñó de Varela, ya que, seguramente pensó, no cualquier gaucho levantisco, no cualquier bárbaro y bandolero, como decía de él la prensa de Buenos Aires, sería capáz de ganarse el respeto de semejante doctorazo, de un hombre como éste que ahora estaba frente a él, de don Carlos Marx nada menos, que andaba cambiando la historia con sus ideas, de modo que así se lo dijo, “Vea don Marx, es un orgullo para mi eso que usted me dice. Y también es un orgullo recibirlo en mi campamento”, y Marx dijo “Tenía que venir. Tenía que verlo, coronel”, y luego de mirar alrededor, y luego de verificar que esa batalla que era como un destino, que era ya inminente, inexorable, no había empezado aún, añadió “Por lo que veo, no he llegado tarde”, y Varela sonrió con una alegría transparente, porque, en verdad, le alegraba tenerlo allí a Carlos Marx, un hombre de luces que se jugaba por la causa de los oprimidos, y también le alegraba que Marx tuviera tantos deseos de presenciar la batalla, su batalla, la del coronel Varela, de modo que, muy orondo, le dijo “No, don Marx, si más a tiempo no ha podido llegar”, y señalando con un amplio gesto a todos sus valientes expectantes y en armas, añadió “Vea, mire a esos hombres. Todos saben que están frente a la gloria o la muerte. Pero, créame, don Marx, tanto a la una como a la otra las recibirán con la misma fiereza. Conque tranquilícese, don Marx. No ha llegado tarde. La batalla es inminente. La verá”, y Marx movió pesarosamente su gran cabeza y dijo “Eso es lo que no quiero, verla”, y fijando sus ojos en los de Varela añadió “No quiero ver esa batalla, coronel”, y Varela, claro, se sorprendió y preguntó “¿Cómo? ¿Tan pronto se va a ir? ¿Tantas leguas ha recorrido y ahora no quiere aguardar siquiera una hora?”, y Marx, entonces, con un tono muy firme, dijo “Si no quiero ver esa batalla, es porque estoy aquí para impedirla, coronel”, y luego, con un tono ya más apagado, casi, diría, con desesperanza, añadió “Si puedo”.
           
Y ahora fue Varela el que fijó sus ojos en Marx, y hubo en ellos, en esos ojos, un brillo que debía tener algo de la fiereza con la que había dicho que sus hombres esperaban la muerte o la gloria, ya que esos ojos y el brillo que había en ellos impresionaron a Marx, quien lo escuchó decir “¿Quién lo ha enviado, don Marx? ¿Mitre acaso?”, y Marx dijo “No, no me ha enviado ese general sanguinario”, y con un tono ahora sombrío añadió “Ese general que está tiñendo de sangre los esteron paraguayos”, y, sosegado, dijo entonces Varela “Bueno, mejor así. Si no está con Mitre está conmigo”, y Marx dijo “Es otra la causa que me trae aquí”, y Varela dijo “No hay otra causa en esta tierra. O Mitre o yo. O Buenos Aires o las Provincias”, y Marx, remarcando sus palabras, casi silabeándolas para tornarlas más transparentes, más penetrantes, dijo “La causa que me trae aquí es la causa de la Historia”, y luego de un instante, como para permitirle a Varela digerir semejante frase, añadió “O para ser más preciso, coronel: estoy aquí para informarle a usted a cerca de la Historia y sus leyes”, y entonces Varela se aflojó y, encogiéndose de hombros, dijo “Ah, bueno, si es por eso nomás, podemos tomarnos un amargo entonces. ¿Gusta, don Marx?”, y Marx sacudió con energía su cabezota y dijo “No, gracias. Pero ese brevaje que se toman ustedes a mi me revoluciona las tripas”, y Varela sonrió, y empezó lentamente a echarle agua al mate, y mientras lo hacía y sin dejar de sonreír, dijo “!Qué don Marx este! Si hasta para hablar de la diarrea menta la revolución”.
            
Y, ahora, ahí estaban: el ex lugarteniente de Angel Vicente Peñaloza, el militante de la Unión Americana, el guerrero que, en menos de una hora lanzaría sus tropas sobre las del santiagueño Taboada, y el autor del Manifiesto Comunista, de El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte, el creador del socialismo científico, cuyas leyes, es decir, las leyes que hacían participar  a este socialismo de los rigores de la Ciencia había ido a explicarle al guerrero de Unión Americana, al defensor de la causa del interior, al aliado del Paraguay.
             
“De veras me sorprende tenerlo aquí, Me lo hacía terminando el primer tomo de El Capital” dijo Varela, y Marx asintió quedamente y enseguida extrajo de su levita un amplio pañuelo blanco y se secó esa humedad ardorosa que le perlaba la frente y dijo “Ya he terminado ese libro. El primer tomo, como bien dice usted. Ahora estoy escribiendo el prólogo”. “Va a ser muy leído ese libro, don Marx”, dijo Varela, “Tanto como mi Proclama. O como el Manifiesto del General Felipe Varela a los pueblos americanos que estoy preparando. Créamelo. ¿Y sabe por qué va a ser así?”, preguntó Varela, “Porque usted y yo tenemos mucho que decirles a los desdichados de este mundo. A los castigados por esa Civilización desalmada que nos quieren imponer”.
              
Y Marx volvió a secarse una vez más su frente húmeda y ardorosa y dijo “Coronel, tal como usted lo dice, esa Civilización es desalmada. Pero esa Civilización que usted llama desalmada y que, en efecto, lo es, es, sin embargo, invencible para usted, coronel”, dijo Marx, y Varela preguntó “¿Por qué es invencible esa Civilización, don Marx?”. “Antes” dijo Marx “de contestarle esa pregunta. Antes de decirle, coronel, por qué, para usted, al menos, esa Civilización es invencible, debo llevar a su conocimiento algunos desgraciados sucesos. Lamento informarle que el día primero de este mes de abril de l867, es decir, hace apenas nueve días, coronel, las tropas de su aliado el cuyano Juan Sáa fueron derrotadas por el coronel mitrista Arredondo en la localidad de San Ignacio”, y luego de un silencio que fue como una oración fúnebre dijo Varela “Tal como usted lo ha dicho, don Marx, un desgraciado suceso”. “Hay más” dijo Marx. “Los vencedores se ensañaron con los vencidos, coronel. Y los prisioneros fueron degollados”, y Varela sonrió amargamente, como si lejos de sorprenderlo, esa noticia no hiciera más que confirmarle la naturaleza perversa y sanguinaria del enemigo que lo enfrentaba, y así lo dijo. “No me sorprende esa saña. Los salvajes unitarios son así, don Marx. Ellos son los bárbaros. Luego de asesinar a quien fuera mi jefe, el valiente general Angel Vicente Peñaloza, le cortaron la cabeza y la exhibieron en una pica. Y ¿sabe usted qué dijo al enterarse del suceso el general Wenceslao Paunero, ese sicario de Mitre? Así es la guerra, no se pueden comer huevos sin romper las cáscaras”.
            
Y Varela chupó con largueza de su bombilla, y Marx lo miró en silencio, y súbitamente, creyó verlo más flaco, más puro nervio y hueso, y más triste y desamparado también, no obstante lo cual el caudillo se rehizo con una presteza que era, sin duda, la vieja memoria de su viejo orgullo, de su obstinada fiereza de guerrero imbatible, y dijo “Juan Sáa y sus hombres sabían por qué peleaban y habrán sabido morir también. Cuando uno defiende una causa justa la muerte no es una derrota. Ya pueden los salvajes unitarios degollar a miles de los nuestros, no importa, surgirán otros, don Marx, que vengarán toda injusticia, toda crueldad”, y Marx, muy firme, dijo “Sí, coronel. Surgirán otros. Y vengarán las injusticias y las crueldades, las de ustedes y las de ellos, pues ellos también las padecerán”, y Varela lo miró intrigado, sabiendo que se agitaba algo más en las palabras de Marx, y así, en efecto, era, ya que Marx dijo “Pero esos otros, desde luego, no serán ustedes. No serán gauchos”.
            
Y Varela alzó su barbilla y niró a Marx casi con altivéz, y preguntó “¿Y qué serán entonces?”, “Serán obreros” respondió Marx, y Varela secamente dijo “Aquí no hay obreros, don Marx. Sólo gauchos”, y añadió “Obreros hay en Inglaterra. Allí donde usted piensa escribir el prólogo de El Capital. Si aquí hubiera obreros, ¿por qué no habrían de estar peleando a nuestro lado? ¿O son mitristas los obreros, don Marx?, abundó Varela, y Marx meneó su cabezota y alguna sonrisa entre la resignación y la ironía se abrió paso en medio de tanta pelambre y dijo “Sí, coronel, los obreros son mitristas”, y tuvo que alzar como un rayo una mano para detener la palabra de Varela, y una vez que hubo conseguido esto, dijo “Déme un par de minutos, coronel. Sé que en menos de una hora tiene una batalla. Pero yo no necesito tanto. Solo le pido un par de minutos”, y Varela se sosegó y dijo “No voy a ser yo quien se los niegue. Adelante, don Marx”.
            
 Y Marx dijo “Cuando yo digo que los obreros son mitristas, coronel, digo que son un resultado del mitrismo. Vea, el mismo año que le cortaron la cabeza a su jefe Peñaloza apareció en Buenos Aires el periódico El Artesano. ¿Me entiende? El primer periódico obrero de este país. Los obreros, coronel, son un fruto de la política mitrista, pero al engendrarlos, Mitre engendra a quienes habrán de cavar su sepultura. La historia es así; cada nueva forma contiene el gérmen que habrá de destruirla. Todo esto no es simple, y yo lo estoy haciendo más simple aún porque el tiempo apremia, porque usted tiene una batalla y yo quiero impedirla”, dijo Marx, y Varela, que había escuchado apasionadamente las palabras de Marx, preguntó “¿Por qué, don Marx? ¿Por qué quiere impedir esa batalla?”, y Marx respondió “Porque me entristece que se derrame en vano la sangre de tantos valientes. La sangre de sus hombres, coronel”. “¿Por qué en vano, don Marx? ¿Por qué para usted está tan condenada nuestra causa?” preguntó Varela.
            
Y Marx respondió largamente “Porque Mitre está trayendo contra usted los mejores regimientos del frente paraguayo. Porque esos regimientos tienen las armas mortales del progreso. Traen cañones Krupp, fusiles Remington. Demasiado para sus lanzas, coronel, aun cuando con tanto coraje las empuñen sus hombres. Porque usted, coronel, representa un órden económico arcaico. Porque su economía es artesanal, primitiva, feudal y, si me permite el término, pero lo juro, coronel, no hay otro, precapitalista. Y, por último, coronel Varela, porque Mitre, con todas sus crueldades y su infinita mezquindad, es un aliado de la Europa capitalista, a la que arrojará sobre estos campos históricamente estériles, y, entonces, coronel, al sistema arcaico, artesanal y precapitalista de los suyos, lo superará el moderno sistema de producción capitalista, con sus fábricas, sus obreros y sus sindicatos. Y ellos, estos obreros traídos a estas tierras por la política del sanguinario general Mitre, ellos, coronel, no sé cuando, pero un día, inexorablemente, derrotarán a Mitre, porque ellos, coronel, son la negación, la condena que lleva en sí el sistema que Mitre tiene la misión histórica de imponer en este país”, dijo largamente Marx.
             
Varela lo escuchó en silencio, con respeto, porque respetaba a Marx, tal como el cabezón barbado lo respetaba a él, a Varela, pero al respeto de Varela se le sumaba un deslumbramiento hondo por la sabiduría de Marx, aún cuando en esa sabiduría latiera su condena, y fue así entonces que Varela dijo “Usted, don Marx, me dice que esos obreros derrotarán a Mitre inexorablemente, pero no sabe decirme cuándo”. “Se lo dije, no sé cuando, pero es inevitable que Mitre triunfe antes para que esos obreros lo derroten después”, dijo Marx, y Varela preguntó “¿Y por qué no me deja intentar a mi esa empresa ahora? Están allí, en lo de Vargas. Son los sicarios de Mitre. Son el mismísimo Mitre. Ha tenido que sustraer innumerables tropas del frente paraguayo para atacarme. Tan poca cosa no debo ser, don Marx. ¿Por qué no habrían de derrotarlos ahora el coronel Varela y sus montoneros?”.

Y Marx dijo “Porque aunque usted los derrote hoy nada cambiará mañana. Escuche, coronel: hay una finalidad en la historia. Y esa finalidad dice que lo nuevo supera a lo viejo. Mitre está haciendo lo que debe ser hecho, Mitre está montado sobre el sentido de la historia. En su forma torpe, petulante, sanguinaria, él representa lo necesario. Y escuche algo más, coronel, porque voy a decirle una temeridad. Si usted, coronel, gana esta batalla, la que estallará en menos de media hora ya, y si usted, luego de ganar esta batalla, gana también todas las otras, y si usted, en fin, gana todas las batallas contra Mitre y lo derrota, y se adueña del poder, y se aposenta en el mismísimo Fuerte de Buenos Aires, entonces, usted, coronel Varela, no tendrá posibilidad alguna más que hacer una política idéntica a la de Mitre. ¿O usted cree que Inglaterra permitirá otra cosa? ¿Acaso se lo ha permitido a Solano López? ¿Por qué está siendo ahogado en sangre Paraguay?”. Y el cabezón barbado hablaba con pasión dialéctica pero también con lo mejor de su humanismo revolucionario, pues no hubo indiferencia, ni mera certificación lógica cuando dijo esa frase, cuando dijo que el Paraguay estaba siendo ahogado en sangre, razón por la cual Varela, que ya lo respetaba inmensamente por su inteligencia, también lo respetó ahora por el dolor que le producía a Marx el trágico destino de estos pueblos, y fue entonces, en medio de estos hondos sentimientos, que preguntó el coronel Varela “¿Y quién vengará esta devastación? ¿O quedará impune tanta sangre derramada?”, y dijo Marx “La burguesía, engendra a su propio verdugos. Las iniquidades del general Mitre serán vengadas por los proletarios argentinos”. “Insisto, don Marx: ¿cuándo?”, y Marx respondió “Insisto, coronel: no lo sé”.
         
Y entonces Varela hizo a un lado a Marx, se dirigió hacia la salida de la tienda, se detuvo aquí un instante, de espaldas, como si estuviera meditando hondamente las palabras que diría, giró, buscó con su mirada la de Marx, y dijo “Si usted no puede decirme cuándo, eso para mí es nunca. Y yo tengo que pelear ahora”. “Peleará en vano, Su lucha es imposible, coronel”, dijo Marx, y Varela dijo “Permítale a este soldado testarudo, a este Quijote de los Andes, a este, según lo ha dicho usted, precapitalista, decirle una verdad: siempre, a lo largo de todas las épocas, les han dicho a los oprimidos que su lucha era imposible. También se lo dirán a sus proletarios”, y Marx preguntó “¿Vá a dar la batalla entonces?”, y Varela respondió “Ya mismo”, y preguntó “¿No se queda a presenciarla?”. “No. Ya sé el resultado”, dijo Marx, y Varela dijo “Yo no”, y entonces Marx le tendió su mano al coronel y éste se la estrechó con fuerza antes de salir de la tienda para arengar a sus hombres.

Extraído del libro ‘La astucia de la razón’ de José Pablo Feinmann, según resumen hecho por Héctor Solasso

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto