"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

25/7/15

Última fase del capitalismo: Tanatocapitalismo

Todo lo que nos venga de arriba a abajo y nos incite a sustituir nuestra participación y nuestro protagonismo por el voto, está abocado a la frustración (que para muchos adquirirá la forma de “traición”). Tsipras es una tan inmejorable como patética muestra de ello
Son necesarios sujetos activos que generen democracia directa, democracia económica, democracia social, sin delegar la propia emancipación a otros

Andrés Piqueras   |   El avance del capitalismo alberga un consustancial proceso de automatización productiva, el cual entraña dos dramáticas consecuencias. Una es la sobreacumulación de capital (exceso de maquinaria o de tecnología en relación al valor, traducido en ganancia, que se genera). Esta es la clave de la inclinación recurrente de este sistema a la crisis. La otra implicación atañe a la disolución de la relación salarial, esto es, el agudo declive del empleo. Ante esta disyuntiva quedarían en principio dos caminos. Bien, bajo una intensa presión social, se reparte el trabajo al tiempo que se mantiene el salario; donde el salario directo (nómina) estaría cada vez más compensado por el indirecto (servicios sociales) y el diferido (pensiones de jubilación), a partir de una redistribución del valor agregado o de la riqueza social total generada (aquí tendría también cabida una renta básica universal). O bien se acelera la destrucción de empleo y la miseria general de la sociedad.

 En cualquiera de los dos casos el modo de producción capitalista es puesto en cuestión y podría dar paso a otro modo de producción. En el primero porque se ve obligado a realizar reformas no-reformistas, que van empoderando a la población. En el segundo porque sin relación salarial muy difícilmente podremos seguir hablando de “capitalismo”.

Pero las consecuencias de esta segunda opción son desastrosas. Lo que ahora se define como “desempleo estructural” es en realidad un desempleo permanente (camuflado a menudo de contratación basura, autoempleo o “emprendedurismo”) e inseguridad laboral, acompañado por tanto de inseguridad de ingresos, de vivienda, de bienes de consumo, etc., para la mayor parte de la sociedad. Es decir, el fin de todo lo relacionado con la seguridad social.

Todo esto tiene otro correlato: la creciente brutalización laboral para quienes de una u otra forma se enganchen, todavía, a la relación salarial. El despotismo patronal no podrá sino aumentar según aumente el ya de por sí ingente ejército laboral de reserva mundial.

Foto: Andrés Piqueras
Así pues, una y otra de las dramáticas consecuencias a que aludimos al principio conducen probablemente al colapso del modo de producción capitalista, que además pierde su base energética vital para poder reproducirse. Dicho de otra manera, el capitalismo se está agotando a sí mismo. Por eso cada vez más el capital vuelve a su forma dinero (de ahí la financiarización de la economía), fuera de la producción. Señal inequívoca de la involución que arrastra este sistema, que marca justo el proceso contrario al de su nacimiento y desarrollo (cuando el dinero se fue convirtiendo en capital).

Hasta ahora la última Gran Crisis capitalista que arrastramos desde los años 70-80, ha sido desviada o aplazada en virtud de diferentes medidas que han funcionado como “fusibles” impidiendo que los cortocircuitos sectoriales destruyeran o hicieran excesivo daño al sistema: se combatió a los principales sindicatos o bien se llevó a cabo su destrucción o cooptación para impedir que incidieran en el mercado laboral y en el ámbito social; se adoptaron políticas monetarias y de tipo financiero (reemplazando el ingreso salarial por un acceso fácil al crédito) y políticas presupuestarias (austeridad-deflación para proteger a los acreedores rentistas); la Reserva Federal estadounidense y los Bancos Centrales de Inglaterra, Japón y finalmente la UE, han venido literalmente inventando dinero sin ningún respaldo material, con la intención de restablecer parte de los activos que se volatilizaron.

Sin embargo, todo ello ha terminado por generar una economía ficticia (burbujas, especulaciones, derivados, macro-obras, eclosión de mafias…) que muestra la extenuación de tales medidas y la imposibilidad de prolongar el funcionamiento capitalista de forma “normal”, dado que las tres categorías fundamentales del capitalismo, el trabajo, el valor y el capital, han entrado en crisis permanente.

En su degeneración final el sistema muta hacia un tanatocapitalismo. Esto es, un capitalismo terminal, eminentemente despótico, basado en necropolíticas que tienen por objetivo el descuartizamiento de lo social y la eugenesia poblacional (multiplicando los “estados de excepción”, de “exclusión” y de “asedio”); antes de desembocar en otros modos de producción.

Por eso, la Guerra de clase, económica o militar, se va convirtiendo en la principal forma de regulación del sistema a escala tanto estatal como global. El patrocinio del terrorismo es estrategia de combate en auge entre las elites mundiales.

Testimonia esto el golpe en Ucrania (y posiblemente pronto en Transnistria) para acosar más a Rusia, la ofensiva de fondo contra China, la guerra sucia a Siria, el descuartizamiento de Estados como Irak, Libia, Somalia, Yugoslavia, Afganistán, muy pronto Nigeria, Mali, etc., la “nueva” estrategia del Pentágono para forzar las negociaciones para el TTIP y hacer que la población europea tenga que tragarse las espantosas condiciones adjuntas.
Y ahora Grecia…
El aplastamiento de este país, la masacre de esa sociedad, es un claro indicador de los procesos apuntados: ya no hay posibilidades de regeneración económica ni de crecimiento, y por tanto ya no hay espacio para la democracia.

La UE se fagocita a sí misma. Dentro de ella hace tiempo que el país más poderoso, Alemania, no tiene en términos territoriales la correspondencia de su poderío económico. Para intentar compensarlo, su clase capitalista desató una política expansiva en el cuarto final del siglo XIX y dos Guerras contra Europa que se hicieron “Mundiales”. 100 años después de la primera, vuelve a destrozar al Viejo Continente, ahora bajo un supuesto proyecto común, la UE, que en realidad es la Gran Alemania. Su Guerra contra Grecia hace imposible concebir mayor desprecio a las poblaciones, a la democracia y a la Vida.

Pero no se detendrá en Grecia. Pronto vendrá contra nosotros.

En el actual capitalismo postdemocrático es sumamente importante, por tanto, para las formas organizadas de la conciencia social emancipadora darse cuenta de esto y ajustar las estrategias políticas y los proyectos sociales. El capitalismo “amable”, regulado, keynesiano, no volverá.

Por eso, creer en opciones electorales que hablen de “regenerar” el capitalismo o de una salida por la izquierda dentro del capitalismo, no lleva muy lejos. Tampoco seguir a líderes que dicen tener las recetas que nos sacarán de la crisis y de la indignidad. Por el contrario, las posibilidades están en la construcción de fuerzas sociales desde las mismas raíces de la sociedad en la preparación del postcapitalismo, para ir activando pasos sin marcha atrás en su disolución. Sujetos activos que generen democracia directa, democracia económica, democracia social, sin delegar la propia emancipación a otros. Todo lo que nos venga de arriba a abajo y nos incite a sustituir nuestra participación y nuestro protagonismo por el voto, está abocado a la frustración (que para muchos adquirirá la forma de “traición”). Tsipras es una tan inmejorable como patética muestra de ello.
http://socialismo21.net/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Coloquio Karl Marx — México, agosto/diciembre de 2017
El Capital. Crítica de la Economía Política, Libro I. El proceso de producción del capital

Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
De Karl Marx à Mahomet: la diabolique alliance espagnole entre la gauche et les fondamentalistes islamiques — Dreuz Info
Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica