"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

20/9/13

Sobre la respuesta de Rolando Astarita | Plusvalía relativa y ganancias extraordinarias

Karl Marx ✆ Ian James
Miguel Manzanera Salavert  |  Después de haber expuesto mi crítica a su texto – Respuesta al profesor Manzanera Salavert | Sobre plusvalía relativa y ganancias extraordinarias­–  en la página web Ñángara Marx , Rolando Astarita ha respondido asegurando que cometo una serie de errores importantes en mi comprensión de la teoría marxista. Creo que es necesario aclarar algunos conceptos básicos para demostrar que no es cierto. Tal vez pueda haber otras interpretaciones, pero quiero mostrar que mi crítica está bien sustentada, señalando además que algunas de las apreciaciones vertidas en su exposición, no concuerda con la explicación de Marx sobre los mecanismos fundamentales del modo de producción capitalista.

En el punto 1, coincidimos en que la plusvalía absoluta es trabajo impago, en cualquier caso. Pero hay un matiz importante. Dicho con palabras de Marx: Si el plusvalor surge, es únicamente en virtud de un excedente ‘cuantitativo’ de trabajo, en virtud de haberse prolongado la duración del mismo proceso laboral (El capital, Volumen 1, Sección Tercera, Producción del Plusvalor Absoluto, capítulo V, 239, cito por la 9ª edición de la traducción de Pedro Scaron publicada en Siglo XXI). Atendiendo a esta definición, en primer lugar, la plusvalía absoluta no es el aumento de la jornada laboral, sino la jornada laboral aumentada: son horas extras de trabajo que el obrero debe completar para su patrón, es la prolongación de la jornada laboral más allá de lo necesario para cubrir la reposición de la fuerza de trabajo.

Es correcto decir que la plusvalía absoluta aumenta al aumentar la jornada laboral –o en general, con el incremento en el gasto de fuerza de trabajo al aumentar la intensidad del mismo-; y de ese modo se incrementa la tasa de plusvalor, si el valor de la fuerza de trabajo o capital variable continúa siendo igual
(la tasa de plusvalor es el grado de explotación de la fuerza de trabajo por el capital, capítulo VII, la tasa de plusvalor, op.cit.262, correctamente expuesta por Astarita en su trabajo Ernest Mandel sobre la plusvalía extraordinaria | La explicación de Marx. Pero es confuso decir que la plusvalía absoluta es aumento de la jornada de trabajo.

Esto nos lleva a saber por qué diferimos en la interpretación de la plusvalía relativa. La plusvalía absoluta puede aumentar también al disminuir el tiempo de trabajo necesario para producir las mercancías por medio de la innovación tecnológica; y entonces Marx habla de plusvalía relativa. En la interpretación del siguiente párrafo está la raíz de la polémica que estamos manteniendo Astarita y yo sobre este punto: Denomino ‘plusvalor absoluto’ al producido mediante la ‘prolongación’ de la jornada de trabajo; por el contrario, el que surge de la ‘reducción’ del tiempo de trabajo necesario, y del consiguiente cambio en la ‘proporción de la magnitud’, que media entre ambas partes componentes de la jornada laboral, lo denomino ‘plusvalor relativo’ (Volumen 1, capítulo X, Concepto de plusvalor relativo, op.cit.,383). Es de notar que la idea expuesta en este párrafo resuena también en la explicación de Lenin sobre la plusvalía absoluta y la relativa (La plusvalía, recientemente publicada en la página Ñángara Marx). Pero el concepto de prolongación de la jornada de trabajo, se refiere a que el capitalista obliga al trabajador a hacer más horas; es decir, lo entiendo como el haberse prolongado, que viene indicado en la definición señalada antes, en la sección tercera del primer volumen. En cambio, la plusvalía relativa es en sí misma el cambio en la proporción de la magnitud.

Lo que esto significa es que la plusvalía absoluta está dada en el orden social capitalista. La obtención de plusvalía relativa determina el proceso de cambio de ese orden. El capitalismo es un modo de producción que cambia sus estructuras de organización, revolucionando la producción mediante la innovación tecnológica. Esto es importante para explicar por qué el capitalismo ha conseguido superar las dificultades que aparecieron en la primera mitad del siglo XX, y que se derivaron de la revolución tecnológica informática. Mandel estudia precisamente el cambio capitalista en función de las innovaciones tecnológica en Las ondas largas del desarrollo capitalista.

Por otro lado, la plusvalía relativa no es el abaratamiento de la fuerza de trabajo, sino que nace del ahorro de trabajo para producir el valor de la mercancía, que manteniéndose las mismas condiciones de trabajo, crea una mayor cantidad de plusvalor. La jornada de trabajo no se alarga en magnitud absoluta, pero sí se alarga en una determinada magnitud, relativa al tiempo de trabajo necesario.

Partiendo de la base de que el salario del obrero es el precio de la fuerza de trabajo -es decir, el costo de la reproducción del gasto de energía que hace en el trabajo-, el abaratamiento general de las mercancías por la innovación tecnológica no puede ser el origen de ganancias extraordinarias; pues no hay un abaratamiento inmediato del precio de la fuerza de trabajo que se emplea en la industria innovadora, sino un aumento de la productividad. Lo que hay es un aumento de mercancías producidas de forma barata, que tienden a bajar de precio, lo que afecta a todos los trabajadores y no solo a los empleados en la industria que innova tecnológicamente. Es decir, la innovación tecnológica hace posible que los empresarios puedan recomponer sus beneficios decrecientes, es decir, permite superar la tendencia a la disminución de la tasa de ganancia, que se produce al aumentar la proporción de capital constante en la composición de capital.

La idea de que la plusvalía relativa es el origen de las ganancias extraordinarias está expuesta en una cita del Volumen III de El Capital que recoge Ruy Mauro Marini en un artículo publicado en esta misma página Ñángara Marx, Plusvalía extraordinaria y acumulación de capital. Dice así Marx: La especial productividad del trabajo en una esfera especial de la producción o en una empresa concreta dentro de ella sólo interesa a los capitalistas de esta empresa o rama de producción, cuando permita a la rama especial de que se trate conseguir una ganancia extraordinaria con respecto al capital en su conjunto o conceda esta misma posibilidad al capitalista individual con respecto a los demás capitalistas de la misma rama de producción.

Las ganancias extraordinarias se originan en el incremento de la plusvalía absoluta que produce la innovación –lo que llamo plusvalía relativa interpretando las afirmaciones antes citadas de Marx-.La plusvalía relativa genera esas ganancias extraordinarias cuando ofrece productos baratos en competencia con otras empresas que no han introducido la innovación; la plusvalía relativa también produce un aumento en la tasa de explotación al desvalorizar la fuerza de trabajo sustituida por las máquinas. Pero no del modo en que indica Astarita, sino a través del paro obrero y la sustitución de trabajadores cualificados por trabajadores sin cualificar.

Aunque el autor no confunde la tasa de plusvalor con la tasa de ganancias, que aparecen distinguidas en El Capital como dos cosas diferentes, en algunos pasos de su razonamiento parece que fueran la misma cosa. La primera es la relación entre las remuneraciones del capital variable, el capital invertido en comprar fuerza de trabajo, y la plusvalía obtenida con esa fuerza de trabajo. La segunda es la cantidad de beneficios que obtiene el capitalista por sus inversiones totales, es decir, sumando capital constante y capital variable. Mientras la tasa de ganancia tiende a disminuir al aumentar el capital constante, la tasa de explotación se incrementa por la innovación tecnológica. En esa contradicción atisbó Lenin la inviabilidad a largo plazo del capitalismo. Sin embargo, no se previó que el capitalismo recuperaría la tasa de ganancia mediante la revolución tecnológica informática, la automatización del trabajo fabril, la sustitución del trabajo intelectual por la inteligencia artificial, y la revolución de las comunicaciones proporcionada por la telemática.

El ‘hambre’ de ganancias provoca la innovación, pero ese factor subjetivo no provoca las ganancias. No es el deseo lo que hace ricos a los capitalistas, sino su habilidad para explotar a los trabajadores. Es decir, la extracción de plusvalía. Por tanto, no se entiende a qué viene la objeción nº 2.

Una plusvalía no realizada como valor monetario –valor de cambio- es igual a una plusvalía no producida, porque no se traduce en beneficio capitalista. Eso aparece claramente en las crisis de superproducción. En algunos casos, el aumento de la oferta no baja el precio medio de las mercancías, porque el mercado funciona ineficientemente por determinados criterios políticos en función de los intereses capitalistas. Véase la variación del precio de la vivienda en España en el último lustro, comparado con la cantidad de viviendas desocupadas, donde los precios se han mantenido artificialmente altos por determinados intereses políticos y a base de ingeniería financiera.

Esa ineficiencia del mercado es el origen a una crisis de superproducción, como se ha demostrado en la depresión capitalista de los últimos años. Lo que indica que la plusvalía absoluta, incrementada por la revolución informática –es decir, la plusvalía relativa-, no ha podido ser reinvertida productivamente por la estructura económica del capitalismo neoliberal. Esto es una prueba clara de que plusvalía y beneficio no son lo mismo, aunque éste provenga de aquélla, o bien sea una de sus formas, según prefiere expresar Astarita. Para que la plusvalía se transforme en beneficio es necesario vender las mercancías. Creo que ese error de concepto debe llevar a revisar el punto 4 de Astarita, donde se afirma que la plusvalía y el beneficio son lo mismo. Si plusvalía absoluta es trabajo no remunerado, entonces no es beneficio, porque el beneficio no es trabajo, sino dinero. Esa confusión consiste en no comprender la diferencia entre una magnitud y su medida.

La realización de la plusvalía es la inversión productiva, lo que lleva al incremento del capital constante. También puede haber un consumo improductivo, pero la dinámica capitalista lleva necesariamente a la reproducción ampliada, y a la acumulación de capital; de ahí que el ahorro y la inversión sean factores clave del modo de producción capitalista. Ese factor no ha sido contemplado por Astarita en el punto 3.

Lo más probable es que después de la innovación tecnológica, el precio de la mercancía fuerza de trabajo disminuya: los salarios bajan como consecuencia del paro provocado por la sustitución de los trabajadores por las máquinas, y la vida de los trabajadores se vuelve más miserable. Aumenta entonces la tasa de explotación como un incremento de la plusvalía absoluta, provocado por la disminución del costo de reproducción de la fuerza de trabajo. La maquinaria desvaloriza la fuerza de trabajo (capítulo XIII del Volumen I, op.cit. 481). Se trata de un resultado de la lucha de clases: la burguesía utiliza la ciencia para derrotar a los trabajadores en un ciclo que lleva de la innovación tecnológica al paro, y de éste al descenso de los salarios y la intensificación de la explotación: Se podría escribir una historia entera de los inventos que surgieron, desde 1830, como medios bélicos del capital contra los amotinamientos obreros (op.cit. 452). Es cierto como Marx señala la maquinaria permite contratar a obreros de escasa fuerza física mujeres y niños (op.cit. 480-484), pero para contratarlos hace falta que las leyes lo permitan. No es por tanto un resultado de la plusvalía relativa, de un mecanismo meramente económico, sino un mecanismo de dominación del capitalismo.

La expresión ‘encarnación del valor’ en 5 es una metáforacon cierto sabor religioso, que requiere ser interpretada. Marx habla de sustancia del valor, en cuanto valor de uso, y magnitud del valor en cuanto valor de cambio, capítulo 1, Volumen 1, El Capital. El dinero es la medida capitalista del valor, y lo que está en cuestión desde el punto de vista marxista es si esa medida de los valores económicos resulta adecuada para los fines racionales del ser humano; esto es, para la emancipación universal de la humanidad y de cada persona.

Punto 6. Literalmente: Volumen I  de El capital. Sección Primera. Capítulo I. La Mercancía. 1.Los dos factores de la mercancía: valor de uso y valor (sustancia del valor, magnitud del valor). Aunque pensé que era claro, el enunciado queda suficientemente ambiguo, como para que Astarita afirme que ‘el valor de uso no es la sustancia del valor’. En este capítulo Marx afirma: “Los valores de uso constituyen el ‘contenido material de la riqueza’, sea cual sea la forma social de ésta.” Se puede pensar, pues, que la expresión sustancia del valor se refiere al valor de uso. Y el valor, que luego será definido como valor de cambio, es la magnitud del valor. Se entiende por magnitud en ciencia, una determinada cualidad en cuanto puede ser traducida en expresiones cuantitativas, esto es, en cuanto que puede ser medida. El precio es la medida del valor, y se determina como valor de cambio. Toda la primera parte de El Capital está escrita para definir el valor como magnitud económica, teniendo en cuenta su doble faz como valor de uso y valor de cambio –la sustancia del valor de una mercancía en cuanto producto capaz de satisfacer las necesidades humanas, y la medida del valor en cuanto mercancía intercambiada por dinero-. No se trata de una oposición abstracta, sino de la doble faz de la mercancía: su aspecto cualitativo en cuanto medio de satisfacción de las necesidades humanas, y su aspecto cuantitativo, en cuanto que portadora de valor de cambio o valor monetario.

Punto 7. De acuerdo en que al aumentar el salario disminuirá la plusvalía absoluta extraída por el empleador del trabajo. Pero es imposible que ésta desaparezca en una sociedad de clases; incluso sin explotación ni clases, sería necesario ahorrar una parte de lo producido como medida de seguridad ante futuras eventualidades, lo que se denomina excedente. La plusvalía es el excedente apropiado por la clase dominante; y la lucha de clases es una lucha acerca del uso del excedente: la clase dominante tiende a un uso destructivo del excedente; la clase obrera exige que el excedente sea utilizado de forma racional para mejor satisfacción de las necesidades humanas.

El trabajador crea valores de uso con su esfuerzo laboral, ya sea en una cadena de montaje o en cualquier otro oficio. Y crea más valores de uso de los que necesita para sí; de ahí que se pueda extraer plusvalía del trabajo. La palabra creatividad está usada en sentido romántico-estético por Astarita, pero Marx utiliza esa misma expresión: el obrero crea valor.

Punto 8. Si se entiende por valor el valor de cambio, éste viene determinado por el promedio de trabajo empleado en su producción, y secundariamente por la oferta y la demanda en el mercado. De ahí la ventaja del empresario que innova tecnológicamente, que disminuye el tiempo de trabajo y puede de ese modo abaratar los precios, triunfando en la competencia mercantil. Como la palabra ‘puede’ es ambigua, significando al tiempo posibilidad y capacidad, resulta que queda poco claro lo que he querido decir.Pero mi detractor ha optado por el significado menos adecuado. Ahora bien, si vemos el proceso económico en su totalidad, entonces, excepto en aquellas industrias donde se introduce la innovación,la plusvalía relativa no genera ahorro de trabajo, sino el despliegue del sistema capitalista.

En general el texto de Astarita quiere parecer profundo pero es superficial. Cuando habla de valor, se refiere a la medida del valor, valor de cambio. Pero en otras ocasiones no se sabe si se habla de valor de uso o valor de cambio. Afirmar que el valor de uso disminuye al aumentar el número de bienes de un producto, es situarse en el terreno de la teoría marginalista o neoclásica, que explica así el descenso de los precios por el aumento de la oferta. Lo cual es perfectamente admisible y puede incluirse en una teoría marxista adaptada a la teoría del bienestar. Pero la teoría del bienestar entró en bancarrota hace tiempo, especialmente por los problemas de sostenibilidad ambiental. Las teorías científicas vienen determinadas por el uso que se les da, exactamente igual que las herramientas.

Las afirmaciones vertidas en el punto 9 de su defensa, desconoce que, como decía Lenin, la política es economía resumida. Es mentira la ideología de que el mercado prescinde de la política: el mercado es política capitalista.

◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Notas sobre los 150 años de la primera edición de El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas de actualidad
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne — Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us