"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

18/9/13

Respuesta al profesor Manzanera Salavert | Sobre plusvalía relativa y ganancias extraordinarias

Karl Marx ✆ Hanoch Piven
Rolando Astarita  |  El profesor español Miguel Manzanera Salavert ha publicado una crítica a “Mandel sobre plusvalía extraordinaria”, que puede consultarse en http://nangaramarx.blogspot.com.ar/2013/09/sobre-plusvalia-relativa-y-ganancias.html. En esta nota respondo a Manzanera Salavert. Aprovecho para agradecer a Omar Montilla, quien en su portal Ñángara Marx, ha publicado mi nota sobre Mandel y la plusvalía extraordinaria, y la crítica de Manzanera Salavert.

La crítica de Manzanera Salavert

Manzanera Salavert plantea que he confundido la plusvalía relativa con las ganancias extraordinarias. Sostiene que hay que distinguir entre plusvalía absoluta y relativa, que la primera “se origina en el trabajo impago”, el exceso de trabajo que el empleador exige al obrero, y la segunda se debe al incremento de la productividad. Explica que si se duplica la productividad y el trabajador sigue necesitando la misma cantidad de bienes para reproducir su fuerza de trabajo, suponiendo que los precios se han mantenido invariables, “la plusvalía absoluta se ha triplicado”. Luego afirma que en la medida en que la innovación tecnológica se ha extendido a otras industrias, “esa multiplicación es la plusvalía relativa”; de manera que ésta sería “el efecto multiplicador de la innovación tecnológica”. Explica que la plusvalía absoluta da origen al beneficio capitalista, y las ganancias extraordinarias, en cambio, “se producen al transformar la plusvalía relativa en beneficio”. En definitiva, la plusvalía relativa daría origen a las ganancias extraordinarias.”

En seguida afirma que el capital constante no puede permanecer igual cuando hay aumento de productividad, porque toda revolución tecnológica implica
inversiones de capital. Acuerda en que no hay transferencia de plusvalía desde las empresas atrasadas a las adelantadas, “pero siempre que tengamos en claro que estamos hablando de la plusvalía producida por el trabajo y no del beneficio obtenido por el capitalista”. Aunque luego afirma que sí hay transferencia de valor hacia la empresa avanzada tecnológicamente, “entendiendo ahora por valor el valor de cambio, beneficios monetarios”.

Miguel Manzanera S.
Manzanera Salavert sigue luego con las diferencias entre valor de uso y valor de cambio; identifica el valor de uso con la “sustancia del valor” y el valor de cambio con la magnitud del valor. Y afirma que el plusvalor “consiste en el incremento del valor de uso producido por la creatividad del obrero”. Finalmente, sostiene que la innovación tecnológica “puede ahorrar trabajo en el proceso de producción, disminuyendo la cantidad de trabajo incorporado a la mercancía”, pero solo “puede” porque el trabajo ahorrado en la producción de bienes de consumo “se gasta en la producción de bienes de capital” (maquinaria, tecnología, etc.). Luego afirma que la transferencias de beneficios desde las empresas atrasadas a las avanzadas no depende exclusivamente de mecanismos mercantiles, “sino de factores políticos que priorizan el valor del capital (trabajo muerto) sobre el valor de la fuerza de trabajo (trabajo vivo)”. Y concluye que éste sería el verdadero sentido del análisis de Mandel “del mecanismo capitalista de innovación tecnológica”.

Respuesta

Rolando Astarita
Los errores y problemas de la crítica de Manzanera Salavert atañen a nociones elementales de la teoría de Marx sobre el valor y la plusvalía. Dados los límites que se imponen en esta respuesta, voy a dejarlos puntualizados, con breves comentarios. Sigo el orden de exposición de Manzanera Salavert.

1. Plusvalía absoluta y relativa: es equivocado sostener que la plusvalía absoluta se origina en el trabajo impago, y la relativa en el aumento de la productividad. Ambas tienen como origen el trabajo impago. La diferencia reside en el método por el cual se logra (o incrementa) ese trabajo impago. La plusvalía absoluta se obtiene prolongando la jornada de trabajo; la relativa disminuyendo el costo de reproducción de la fuerza de trabajo, como consecuencia del aumento de la productividad y el consiguiente descenso del valor de los bienes salariales.

2. Plusvalía relativa y extraordinaria: la plusvalía relativa no da origen a la extraordinaria, como sostiene Manzanera Salavert, sino al revés, la plusvalía relativa es el resultado de la búsqueda de las plusvalías extraordinarias. En el capítulo 10 del tomo 1 de El Capital esto está muy claro. Los capitalistas innovadores buscan plusvalías extraordinarias, e introducen el cambio tecnológico. En la medida en que exista una diferencia entre la tecnología promedio y la individual, generan plusvalías extraordinarias. Luego, cuando la tecnología se extiende a la rama, bajan los valores de las mercancías (lo que se expresa en los precios). Si esas mercancías entran, directa o indirectamente, en la reproducción del valor de la fuerza de trabajo, habrá lugar al aumento de la plusvalía relativa. Por esto tampoco esta última depende de que la innovación tecnológica se extienda a otras industrias, como afirma Manzanera Salavert; ni hay que hacer intervenir aquí a la plusvalía absoluta, como también hace mi crítico. Aclaremos también que tanto la plusvalía absoluta como relativa están en el origen de las ganancias del capital.

3. Sobre la magnitud del capital constante: el aumento del capital constante cuando hay cambio tecnológico, no tiene relevancia para la discusión sobre la naturaleza de la plusvalía extraordinaria. En el ejemplo de mi nota sobre plusvalía extraordinaria en Mandel, he mantenido el valor del capital constante en 10 luego del cambio tecnológico. Esto porque se puede suponer que se mantiene invariable el valor del capital constante circulante (supongamos, tela que entra en la producción de camisas), y porque también se puede suponer que la amortización del capital fijo (supongamos que se introdujo una nueva máquina) por producto no varía. De manera que esta circunstancia no afecta al argumento principal. Naturalmente, si la introducción de la nueva máquina no abarata al producto en relación a la parte de la jornada que el capitalista paga al obrero, no habrá posibilidad alguna de plusvalía extraordinaria. El análisis de cómo afectan las variaciones del capital constante a la ganancia tiene, lógicamente, relevancia para la discusión sobre la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia (por ejemplo, para el teorema Okishio). Pero no a este nivel.

4. “Plusvalía producida por el trabajo” en contraposición al “beneficio obtenido por el capitalista”: el beneficio obtenido por el capitalista es plusvalía. Es una de las formas en que aparece la plusvalía; no existe ninguna oposición sustancial, como parece afirmarlo Manzanera Salavert.

5. “Transferencia de valor” en contraposición a “transferencia de valor entendido como valor de cambio”: es otra oposición sin sentido. Cuando se habla de transferencias de valor, se habla de tiempo de trabajo socialmente necesario que se manifiesta y existe a través del dinero (que es la encarnación del valor).

6. “Valor de uso como sustancia del valor”: el valor de uso no es la sustancia del valor (estamos hablando de la teoría de Marx). La sustancia del valor es tiempo de trabajo socialmente necesario objetivado. El valor de uso, en cambio, consiste en el contenido material de la riqueza, o de las mercancías (que en la sociedad capitalista es la forma en que aparece la riqueza material).

7. “Plusvalía consiste en el incremento del valor de uso producido por la creatividad del obrero”: de nuevo, equivocado. La plusvalía consiste en el incremento del valor generado por el obrero, por encima del valor insumido por el mantenimiento de su fuerza de trabajo. Si se produce un aumento general de productividad, habrán aumentado los valores de uso producidos por el obrero, sin que necesariamente haya aumento de plusvalía (por ejemplo, si los salarios aumentan en proporción al incremento de productividad). Esto se comprende fácilmente si se distingue el doble carácter del trabajo, concreto y abstracto. Agrego que en todo esto “la creatividad” del obrero no cuenta. ¿Qué “creatividad” tiene el trabajador que está encadenado a una cadena de montaje? Lo que cuenta es trabajo abstracto, gato humano de energía, en tanto generador de valor y plusvalor.

8. “La innovación tecnológica puede ahorrar trabajo en el proceso de producción, disminuyendo la cantidad de trabajo incorporado a la mercancía”: no se trata solo de una “posibilidad”. La innovación tecnológica, cuando se generaliza y reduce el tiempo de trabajo necesario para producir la mercancía, siempre disminuye su valor. La observación a que el trabajo “ahorrado” en la producción de una mercancía “se gasta” en otra rama, no afecta el hecho de que disminuye el valor de la mercancía en la que se aplica un trabajo con tecnología mejorada.

9. Transferencias de plusvalías por factores políticos y el “verdadero sentido” del análisis de Mandel: para terminar, Manzanera Salavert hace intervenir factores políticos para explicar transferencias de plusvalía, y afirma que éste es el “verdadero sentido” del análisis de Mandel. Sin embargo, Mandel no intentó una explicación basada en la generación de valor y los mecanismos de mercado. En ningún momento pretendió explicar las transferencias de valor, que conformarían en su opinión las plusvalías extraordinarias, por medios políticos. Agreguemos que tampoco Marx hace siquiera mención a esto al explicar las plusvalías extraordinarias. No tiene punto que ver en todo este asunto.

Me resulta asombroso que se puedan acumular tantos errores e inexactitudes en tan poco espacio.
© Rolando Astarita

Nota del editor: El título original es "Respuesta al profesor Manzanera Salavert". El agregado "Sobre plusvalía relativa y ganancias extraordinarias" se refiere al tema en discusión y se inserta como una orientación a nuestros lectores

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto