"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

9/9/16

Dialéctica y marxismo: el joven Marx y Hegel

Foto-mural del joven Karl Marx
Santiago de Chile 
Juan Dal Maso
Habíamos señalado en el artículo anterior que en su Fenomenología del Espíritu Hegel había presentado la dialéctica como la estructura contradictoria de la experiencia de la conciencia, articulada alrededor de la relación entre certeza y verdad. El recorrido que empezaba con la experiencia de la consciencia más elemental llegaba hasta al “Saber Absoluto” que era la realización de la identidad entre sujeto y sustancia (proclamada en el prólogo de la obra) a través de un largo proceso de “interiorización” (recuerdo que a su vez reordena conceptualmente, resumiéndolo, el recorrido de la historia y la cultura de la humanidad).

Esa identidad, sería el punto de partida de su posterior Ciencia de la Lógica, que presenta las categorías lógicas sujetas a un devenir. Este devenir tiene la forma de un movimiento de sucesivas contradicciones que se superan y elevan a un nivel superior y que constituye no sólo una exposición de las leyes del pensamiento, sino también una metafísica. Por eso postulaba una doctrina del ser, una de la esencia y una del concepto, que implica el pasaje de la lógica objetiva a la subjetiva.

El carácter más “frío” de este texto ha llevado a algunos autores marxistas a contraponerlo con la Fenomenología del Espíritu que sería más “subjetivista”, pero la contraposición no tiene sentido en los términos de Hegel. Son dos momentos dentro del mismo sistema. El crecimiento de su fama como filósofo se dio junto con el progreso de su carrera universitaria, pasando de Jena a Heidelberg y luego a Berlín.

Su reivindicación del Estado prusiano le ha valido el mote de conservador e incluso hasta de reaccionario. Esto no sólo es forzado sino que resulta relativamente anacrónico. La idea central del “Estado ético” propugnada por Hegel (semejante a lo que luego se llamaría estado intervencionista) es la de un organismo que represente el interés general contra el individualismo del mercado, cuestión “utópica” en una sociedad capitalista, pero no necesariamente “reaccionaria”. Jacques D’Hondt, estudioso y biógrafo de Hegel, destaca la simpatía de éste hacia las políticas del canciller Karl August von Hardenberg, (1750-1822) quien dentro de los marcos del famoso “atraso alemán” denunciado posteriormente por Marx, había seguido una orientación progresista.

Más allá de las interpretaciones, es un hecho que la idealización por Hegel del Estado prusiano no impidió que éste combatiera su herencia. Luego de su muerte en 1831, tuvo lugar un largo proceso de descomposición de la primacía de sus ideas en el ámbito intelectual. Dentro de este proceso, se destaca la división entre derecha e izquierda hegeliana. Esta última era considerada una amenaza por los sectores más reaccionarios. Expresión de ello fue el llamado por parte del monarca Federico Guillermo IV a un ya envejecido Schelling para dar clase en la Universidad de Berlín en 1841 y “terminar con la simiente de dragones” que Hegel había sembrado. No fue posible.

Karl Marx (1818-1883 ) y Friedrich Engels ( 1820-1895 ) fueron partícipes de la escena de la izquierda hegeliana a comienzos de la década de 1840. Inspirados por Ludwig Feuerbach (1804-1872), que postulaba como tarea de la nueva filosofía la transformación de la teología en antropología, es decir poner en el centro al hombre real, desde un materialismo que recogía las tradiciones del materialismo inglés y francés pero sin orientación social ni política, Marx y Engels emprendieron la crítica de la izquierda hegeliana, para crear la filosofía de la praxis y el materialismo histórico.

La historia es conocida. Destacaremos en estas líneas en particular el tratamiento por el joven Marx de dos momentos del sistema hegeliano: la filosofía del Estado y la Fenomenología, de los que se puede desprender algunas conclusiones sobre el modo en que Marx consideraba la dialéctica de Hegel y empezaba a trazar su propio pensamiento dialéctico, sobre el que volveremos más adelante a propósito del Marx “maduro”.

En 1843, Marx escribe una crítica de algunos parágrafos de los Fundamentos de la filosofía del Derecho de Hegel en especial aquellos referidos al Estado, por lo que el texto es conocido como Crítica de la Filosofía del Estado de Hegel, texto publicado por el marxólogo soviético David Riazanov en 1927.

En ese texto, Marx critica el modo idealista de construcción de la mediación dialéctica por parte de Hegel, en su análisis de las relaciones entre familia, sociedad burguesa y Estado. Mientras que la forma real de abordar este problema podría ser que la familia y la sociedad burguesa son la base del Estado, Hegel postulaba que eran formas finitas en las que se expresaba la Idea o el Espíritu del Estado. Marx caracteriza este procedimiento como propio de un “misticismo lógico, panteísta”, que presenta la realidad empírica como real pero no por sí misma sino por un fundamento místico trascendente a la realidad (la Idea o el Espíritu). El trabajo de Marx no se limita a estos argumentos, quizás los más conocidos, pero su tratamiento en profundidad excede el espacio y objetivo de estas líneas. En general estas críticas, muy duras contra el idealismo de Hegel y su procedimiento de transformar los sujetos reales (familia, sociedad) en predicados de un “predicado abstracto” (Idea o Espíritu) han sido tomadas como referencia por las corrientes marxistas antihegelianas del Siglo XX.

Sin embargo, en los Manuscritos económico-filosóficos de 1844, publicados también de manera póstuma en 1932 (cuya preparación estuvo asimismo a cargo de David Riazanov), Marx hace una valoración que sin ser contraria a la que comentamos antes, introduce otros elementos, centrando su análisis en la Fenomenología del Espíritu. Los Manuscritos son conocidos especialmente por su tratamiento de la cuestión de la alienación o enajenación: bajo el dominio de la propiedad privada, el proceso de producción, los productos del trabajo y los otros seres humanos se vuelven para el trabajador algo extraño y hostil.

Marx destaca distintos aspectos de la labor filosófica de Feuerbach (con quien ajustaría cuentas luego en La Ideología Alemana, también publicado póstumamente), quien había señalado que para Hegel la negación de la negación (famosa “ley” de la dialéctica) consistía en un movimiento conservador según el cual Hegel “negaba” la religión con la filosofía y después la restauraba mediante el pensamiento especulativo. Aunque Marx compartía lo sustancial de esta crítica, discrepaba con Feuerbach, en tanto este no analizaba la “negación de la negación” en aquello que tiene de positivo: ofrecer la forma abstracta del movimiento de cambio histórico. Desde esta óptica, Hegel había hecho algo grandioso al concebir la dialéctica de la negatividad como “principio motor y generador”.

Ahora bien, para Marx el error de Hegel consistía en concebir la enajenación del ser humano concreto (a través de procesos como la riqueza o el estado) no como enajenación del ser humano real sino como un proceso del pensamiento abstracto que se objetiviza en la sociedad y el Estado y vuelve a su unidad posteriormente, de modo que la contradicción a resolver no tiene que ver con el ser humano real sino con un movimiento del pensamiento especulativo en sí mismo.

No obstante esta crítica, Marx señalaba como un mérito de Hegel que éste había postulado al trabajo como un elemento central en el proceso de “autoproducción” del propio género humano. Al subrayar esta centralidad del trabajo, Hegel se ubicaba desde el punto de vista de la economía política moderna.

Marx aludía a la conocida “dialéctica del amo y el esclavo” expuesta en la Fenomenología del Espíritu, en la que el amo depende del trabajo del esclavo para gozar de su posición privilegiada y de este modo el que realmente modifica la realidad y el que puede ser libre es el esclavo y no el amo.

Por último, Marx destacaba que en su intento místico de compendiar en su sistema todo el pensamiento abstracto, presentándolo como un proceso de un continuo superarse de categorías anteriormente presentadas como fijas e inmutables, Hegel planteaba, sin duda de una forma compleja y mistificada, hasta dónde podía llegar el pensamiento abstracto, es decir, sus límites y la necesidad de superarlos.

Estas reflexiones críticas serían retomadas en textos posteriores de Marx como las Tesis sobre Feuerbach y La Ideología Alemana, en los que sentaría las bases de su propia concepción, calificada por el propio Marx como un “nuevo materialismo”.

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Especial: 150 años de la primera edición de El Capital
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital", de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Antoni Puig Solé: El capital de Marx celebra su 150 aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Nick Beams: Le 150ᵉ anniversaire de la publication du 'Le Capital' — World Socialiste
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Riccardo Sorrentino: I 150 anni del 'Capitale' e l’equilibrio economico generale — Il Sole 24 Ore
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Eddy Sánchez: Y con él llegó el escándalo. Marx y El Capital 150 años después — Espai Marx
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de El Capital: Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
'Das Kapital', une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: Lire ‘Le Capital’, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Otras Notas
Olibier Barlet: Le Jeune Karl Marx, de Raoul Peck — Africultures
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Cinéma: "Le jeune Karl Marx" retrace la vie du théoricien du communisme — France Info
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx. 1° époque: entre Epicure et Hegel — Mediapart
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Dans 'Le jeune Karl Marx', Raoul Peck explore les années de formation de l’auteur du Capital — Les Voix du Monde
Comment Karl est devenu Marx: un biopic sur le père du communisme — TV5 Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Las ideas de Marx mantienen actualidad — En Marcha
"Le Jeune Karl Marx": La transformation d’un mythe — TouteLaCulture
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialismo — Marx desde Cero
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
La película 'El joven Karl Marx' llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Jean-Marc Vittori: Quand Draghi cite le grand Karl — Les Echos
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
Teresa Macrí: Il filosofo Engels torna a casa — Il Manifesto
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Carta de Marx a Abraham Lincoln tras su reelección como presidente de EEUU y en la que elogia su lucha contra la esclavitud — Ctxt
Konfuzius und Marx am Roten Fluss — Diario Digital
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
De Karl Marx à Mahomet: la diabolique alliance espagnole entre la gauche et les fondamentalistes islamiques — Dreuz Info
Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha — Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario