"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

5/5/15

A 197 años del nacimiento de Karl Marx

Karl Marx
✆ Robert Diedrichs 
“Es indudable que la incomparable grandeza de Marx estriba, entre otras cosas, en el todo inseparable que en él forman, completándose y ayudándose mutuamente, el pensador y el hombre de acción. Pero no menos indudable es que el luchador prevalecía en él, en todo instante, sobre el hombre de pensamiento”  |  Franz Mehring: ‘Marx. Historia de su vida’

Emilio Salgado & Jazmín Jiménez   |   Escribir un homenaje sobre el 197° aniversario del natalicio de Karl Marx, plasmar en algunas pocas palabras algo sobre una de las personalidades más interesantes de todos los tiempos, resulta una tarea compleja y emocionante. Por dónde empezar, el desafío se vuelve difícil a minutos de emprenderlo. Qué decir, qué destacar siendo toda su vida y obra tan rica –como dice Engels–, “sobre ese hombre a quién la clase obrera toda de Europa y América (hoy debemos afirmar mundial) debe más que a hombre alguno”. Como el motivo de la nota es su natalicio no podemos dejar de mencionar que Karl Marx llegó a este mundo un 5 de mayo de 1818 en Tréveris, una ciudad de lo que en ese entonces era la Prusia Renana, actualmente Alemania. Estudió jurisprudencia, historia y filosofía, allí se encontró con las ideas de Hegel, de quién hereda la dialéctica, para ponerla sobre sus pies. Elaboró su sistema de concepciones que constituyen el materialismo y el socialismo científico, tomando de forma genial las tres corrientes ideológicas de su siglo: la filosofía clásica alemana, la economía política clásica inglesa y el socialismo francés.

Pero no podemos seguir con Marx, sin mencionar a Engels, su gran amigo y compañero desde 1844, quizá la amistad más conmovedora que conozcamos, una de colaboración plena en el más amplio sentido del término. Juntos tomaron parte activa en la vida de los grupos revolucionarios y sentaron las bases del socialismo científico. En 1847 ingresan a la Liga de los Comunistas y redactan el famoso Manifiesto, que aparece en febrero de 1848, cuando la última tanda de las revoluciones burguesas se extendía como un reguero de pólvora por el viejo continente. Cuando el proletariado se mostraba en Europa como la clase más numerosa y desposeída, la que podría barrer, incluso, al “nuevo orden establecido” por la burguesía. Como dice Lenin “en esta obra se traza, con claridad y brillantez geniales, una nueva concepción del mundo: el materialismo consecuente, aplicado también al campo de la vida social; la dialéctica como la doctrina más completa y profunda del desarrollo; la teoría de la lucha de clases y de la histórica misión revolucionaria universal del proletariado como creador de una nueva sociedad, la sociedad comunista”.

Cuando la revolución es derrotada, Marx es expulsado de varios países y en 1849 se instala en Londres donde pasará el resto de su vida en condiciones bastante duras. Aquí se concentrará en estudiar la economía política y desarrollará su teoría materialista. Su obra cumbre, El Capital, a la que con interrupciones le dedicará el resto de su vida, revolucionará la ciencia económica y política.

A fines de la década del 50 se recrudecen los movimientos democráticos, esto lo lleva nuevamente a una intensa actividad práctica y el 28 de septiembre de 1864 es uno de los fundadores de la "Asociación Internacional de los Trabajadores", conocida como la Primera Internacional, que unificó al movimiento obrero de distintos países. Indudablemente Marx fue el alma de esta organización, escribió gran parte de sus manifiestos, resoluciones y declaraciones.

En 1871, luego de la caída de la Comuna de París, a raíz de la escisión provocada por los bakuninistas (anarquistas), la I Internacional dejó de existir. Pero cumplió su misión histórica, dejando paso a una época de desarrollo incomparablemente más amplio del movimiento obrero, que pondría en pie partidos obreros socialistas de masas dentro de cada Estado nacional.

La salud de Marx se fue deteriorando, tras una intensa labor en la Internacional y en sus actividades teóricas. Continuó sus estudios e investigaciones para terminar El Capital, recopilando con este fin multitud de nuevos documentos, pero la enfermedad le impidió concluirlo. Y el 14 de marzo de 1883 Marx se quedó dormido para siempre.

El comunismo no surge de una idea

En 1883, tras la muerte de su amigo, Engels se ve obligado por primera vez a escribir solo un nuevo prólogo del Manifiesto Comunista y en él deja claro, con gran humildad, cuál es el gran aporte personal de Marx a la ciencia:
“La idea básica que atraviesa el Manifiesto –que, en cada época histórica, la producción económica, y la estructura social que se deriva necesariamente de ella, constituyen el fundamento de la historia política e intelectual de esta época; que, en consecuencia, (desde la disolución de la propiedad común originaria del suelo), toda la historia ha sido una historia de las luchas de clases, de las luchas entre clases explotadas y explotadoras, dominadas y dominantes, en diversos estadios de la evolución social; pero que esta lucha ha alcanzado ahora un estadio en que la clase explotada y oprimida (el proletariado) ya no puede liberarse de la clase que la explota y oprime (la burguesía) sin liberar, a la vez, para siempre a toda la sociedad de la explotación, la opresión y las luchas de clases: esta idea básica pertenece única y exclusivamente a Marx”.
Lenin, por su parte, asegura que “el marxismo nos proporciona el hilo conductor que permite descubrir una sujeción a leyes en este aparente laberinto y caos, a saber: la teoría de la lucha de clases”. Ya en el prólogo de El Capital, Marx advierte sobre el propósito de su gran obra, “en efecto, descubrir la ley económica que preside el movimiento de la sociedad moderna"; es decir, conocer profundamente las relaciones de producción de la sociedad burguesa en su aparición, desarrollo y decadencia. Basándose en las leyes económicas del movimiento de la sociedad moderna, para Marx la transformación de la sociedad capitalista en comunista es una gran posibilidad.

A casi doscientos años del nacimiento de Marx, el trabajo se encuentra cada vez más socializado, base material para el socialismo. El capitalismo desarrolló de tal manera las fuerzas productivas que con ello ha reducido enormemente el tiempo social necesario para la producción de las mercancías. Ya en el Manifiesto Marx y Engels aseguraban que: “nunca supimos todo lo que podía dar el trabajo humano hasta que lo demostró la burguesía”. Pero bajo el capitalismo, este enorme avance histórico no libera a la mayoría de la sociedad del trabajo sino todo lo contrario: las jornadas laborales son cada vez más extensas, las condiciones de precarización laboral son moneda corriente, y la desocupación siempre está presente en la sociedad capitalista, como un factor que disciplina el nivel salarial de los que sí tienen trabajo.

Una minoría cada vez más ínfima de la humanidad es la que vive cada vez mejor. Porque se produce para la ganancia individual de los capitalistas –que compite con otros capitalistas– y no para las necesidades del conjunto de la sociedad.

Esta injusticia permanente genera una contradicción indisoluble para el sistema capitalista: la lucha constante de la clase obrera por sacudirse el yugo del capital. Por eso, hay una tarea que en el Manifiesto es parte del programa inmediato de la toma del poder por el proletariado, que es la “abolición de la propiedad privada de los medios de producción”. Como señala Riázanov,
“Marx extrae de la situación efectiva de la clase obrera todas las deducciones fundamentales del Manifiesto Comunista: organización de clase del proletariado, destrucción de la dominación de la burguesía, conquista del poder político por el proletariado, supresión del trabajo asalariado, nacionalización de todos los medios de producción”.
Sin temor a equivocarnos, afirmamos que más allá de los grandes cambios que vinieron con el siglo XX, la vigencia de la obra de Marx reside en que cada una de las conclusiones, a las que arribó junto a Engels, se verifican en la actualidad. En los últimos años observamos cómo una nueva crisis estalló en el corazón del capitalismo. Vimos las gigantescas manifestaciones en Grecia, España y Egipto; en Chile, los estudiantes copando las calles y perdiendo el miedo que la dictadura de Pinochet intentó dejar como herencia; en México, miles luchando contra un Estado ligado al narcotráfico que hace desaparecer a quienes se atreven a enfrentarlo; en Brasil, el pueblo saliendo contra el despilfarro mundialista mientras grandes masas siguen viviendo en favelas; en Argentina, los obreros de una gráfica toman la fábrica cuando los patrones la abandonan y estos sólo son apenas unos pocos ejemplos. Como vemos, en el siglo XXI al igual que en el siglo de Marx, las crisis capitalistas se siguen sucediendo y la lucha de clases continúa siendo el motor de la historia.
http://www.laizquierdadiario.com/

◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Notas sobre los 150 años de la primera edición de El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas de actualidad
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne — Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us