"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

5/5/15

Karl Marx, el filósofo incómodo | Recordando su cumpleaños

Eduardo Anguita   |   Karl Marx nacía un día como hoy, 5 de mayo, pero de 1818, cuando campeaban en Europa los primeros años de la restauración monárquica y muchos aristócratas creían que los sueños de libertad estaban conjurados por siempre jamás. Quisieron las coincidencias que Napoleón Bonaparte, otro hombre que dejó una marca en la historia, muriera el mismo día en que el niño Karl cumplía tres años. Marx moría a los 63, y entre la cantidad de libros que dejó escritos, pudo ver publicada la edición del primer tomo de El Capital. Los dos restantes de esa obra monumental, fueron publicados por Friedrich Engels en los años sucesivos. Esos tres volúmenes, intrincados, de lectura compleja para una inteligencia normal, a poco de salir al ruedo y durante casi todo el siglo XX, se convertían en una biblia para el dogma del llamado socialismo real que terminó con la implosión de la Unión Soviética. Pero también fueron la columna teórica de casi todas las escuelas de pensamiento anticapitalistas y también un texto muy incómodo para los defensores de los intereses de las minorías con poder económico. Pese a ser una figura central, casi el profeta de una religión sin dioses, Marx no tuvo un entierro muy distinto al de muchos hombres y mujeres que marcaron la historia, como San Martín o Artigas, por mencionar a dos grandes luchadores de estas latitudes, cuya idea de patria trascendía las fronteras del pensamiento centrado en la idea del Estado Nación. 

Karl Marx murió en Londres el 14 de marzo de 1881, la ciudad donde pasó la mitad de su vida. Nunca había adquirido la ciudadanía inglesa en la época victoriana y, sin embargo, el imperio prusiano le había quitado la nacionalidad alemana. Los restos de este filósofo apátrida fueron acompañados por una veintena de personas, entre ellos su hija Eleonora y su marido, el dirigente socialista francés Charles Longuet, así como su compañero de escritura de El Manifiesto, Friedrich Engels. Una concurrencia minúscula para quien había comprometido su vida en luchar para terminar con la explotación humana. Como epitafio, su tumba reza: "Trabajadores de todos los países, únanse" (Workers of all lands, unite). Marx moría unos años después de Charles Dickens, quien había sufrido en carne propia el oprobio del trabajo infantil y retrató en su personaje Oliver Twist esa cara del capitalismo arrollador. Dickens, también era enterrado en Londres y en su lápida puede leerse: "Fue simpatizante del pobre, del miserable y del oprimido. Con su muerte, el mundo pierde a uno de los más grandes escritores ingleses."

Casa natal de Karl Marx, Tréveris, Alemania
La trascendencia de Marx se potenció porque la primera edición de El Manifiesto Comunista coincidió con las insurrecciones de París. Ambos hechos ocurrieron en febrero de 1848. El Manifiesto fue encargado a Marx y Engels por la Liga de los comunistas, una organización de militantes e intelectuales de diversas nacionalidades que pasó a la historia como la Primera Internacional. El Manifiesto del Partido Comunista fue un diagnóstico severo del capitalismo y la descripción de la burguesía como nueva clase propietaria de los medios de producción, cuya conclusión era un programa que propiciaba el gobierno obrero. La primera edición de El Manifiesto salió en Londres el 18 de febrero, mientras que en París, tras tres décadas de restauración monárquica, el 22 de febrero comenzaron las manifestaciones y luchas que tan bien retrató Victor Hugo en Los miserables y que derribaron al régimen. Así, de la mano de una insurrección popular, se imponía el voto universal (masculino) y la derogación definitiva del esclavismo en Francia. La efervescencia del socialismo en el Viejo Mundo tuvo en Marx al más radical de quienes abogaron por un sistema sin explotadores ni explotados. Ese 1848, con una crisis económica mediante, fue un año de luchas en Italia, Alemania, Irlanda, Hungría y Austria, entre otros. Fue una bisagra para muchos movimientos socialistas y anarquistas.

En ese contexto, Marx viajó de Londres a París, pero no pudo quedarse mucho tiempo en Francia. A su regreso escribió uno de los textos más citados –al menos en la chicana periodística– de su vasta producción. En efecto, El XVIII brumario de Luis Bonaparte analiza el auge del sobrino nieto de Napoleón. La fecha está tomada del calendario republicano francés que da cuenta del golpe de Estado a través del cual Napoleón Bonaparte iniciaba su carrera política en el consulado. Casi medio siglo después, en una Francia muy distinta comenzaba la carrera ascendente de alguien que llevaba el apellido Bonaparte y que terminaba coronado emperador como Napoleón III. En El XVIII brumario…, Marx afirma que la historia suele repetirse: la primera vez como comedia y la segunda como farsa. Era la manera de comparar a los dos Bonaparte. La ironía es tan gráfica que la frase suele usarse con liviandad ante cualquier suceso que tenga una segunda parte patética.

Sin dudas, Marx no podría haber sido el gran apóstol de la lucha por una sociedad sin clases si no hubiera vivido esa Europa del siglo XIX. Pero, más allá del contexto histórico, su producción teórica fue posible gracias a Jenny von Westphalen, la joven de familia aristocrática con quien se comprometió cuando él tenía 18 años y ella 22. Karl y Jenny provenían de orígenes sociales muy distintos. El abuelo de Karl era rabino, su padre se convirtió al luteranismo mientras que él mismo no creyó en dios alguno. Antes bien, sus estudios filosóficos lo llevaron a definir la religión como el opio de los pueblos. Por su parte, Jenny contrarió a su padre, el barón Von Westphalen, al dejar plantado a un joven oficial prusiano que la hubiera consolidado en la aristocracia. Llegó a darse la paradoja de que mientras Karl y Jenny se volcaban a ideas radicales, el hermano mayor de esta era ministro del Interior de Prusia.

Tréveris, ciudad natal de Karl Marx 

Karl y Jenny se casaron tras siete años de noviazgo y luego tuvieron siete hijos, de los cuales dos murieron antes de cumplir el año, otro a los seis años y el último hijo que tuvieron murió al nacer. Sobrevivieron tres hijas mujeres, de las cuales dos se quitaron la vida. Una de ellas porque hizo un acuerdo con su marido para no tener una vejez espantosa. Otra se suicidó por un conflicto amoroso que la sumió en la depresión. Tan estrecha era la relación entre Karl y Jenny que el hombre que sobrevivió censura, persecuciones y que libró mil batallas intelectuales, enfermó tras la muerte de su esposa y sobrellevó sus últimos años con mala salud. Fue Eleanor, la hija menor de Karl y de Jenny, quien se ocupó de publicar algunas de las cartas de su padre a su madre. El filósofo de prosa intrincada y filosa, a la hora del amor, era soberanamente cursi. Un párrafo de una carta escrita cuando la pareja llevaba 20 años juntos, retrata al Marx de la intimidad familiar: 
"Hay, en verdad, muchas mujeres en el mundo, y algunas de ellas son hermosas. ¿Pero dónde más encontraré una cara de la cual cada gesto, cada arruguilla aun, logre recordarme las mejores y más dulces memorias de mi vida? En tu dulce rostro puedo aún leer mis infinitas penas, mis irremplazables pérdidas, pero cuando beso tu dulce cara alejo mi dolor."
Los biógrafos de Marx, no obstante, muestran también al hombre colérico y ausente de la vida cotidiana, al punto de que su familia pasó penurias económicas severas. También hay una página de su vida oscura: tuvo un hijo al que no reconoció y cuya identidad dejó en manos de su amigo Engels. En efecto, el pequeño Freddy –que llevó el apellido Hemmuth– fue el fruto de la relación entre Karl y Lenchen, la criada que acompañó al matrimonio Marx por muchísimos años. Freddy fue dado en adopción a una familia obrera de Londres y nunca supo su verdadero origen. Para despistar, atribuyeron el niño a Engels. Fue una criada de este quien, muchos años después, escribía en una carta a una amiga que, en el lecho de muerte, Engels le reveló que Freddy era obra del autor de El Capital. Este compañero de militancia, que procedía de una familia de industriales textiles y tenía fuertes recursos económicos, fue el gran benefactor de Marx. El auxilio prestado para mantener en silencio la paternidad del hijo de la criada, pone en evidencia que, además de darle apoyo material, lo quiso con gran amistad y lealtad.

En el cementerio de Highgate, cuando terminaba el invierno de 1881 y los restos de Karl eran enterrados al lado de la tumba de Jenny, Engels dijo entre otras cosas:
"Tal como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, así Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: este sencillo hecho, hasta ahora oculto bajo las malezas de la ideología, de que la humanidad necesita ante todo comer, beber, tener un techo y vestirse antes de llevar adelante la política, la ciencia, el arte y la religión, que por lo tanto la producción de los medios de subsistencia material, inmediatos, y por consiguiente la correspondiente base económica de desarrollo de un pueblo o de una época, es la base sobre la cual han evolucionado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, el arte e inclusive las ideas sobre la religión, del pueblo de que se trata, y a la luz de lo cual, en consecuencia, deben ser explicados, y no a la inversa, tal como fue hasta hoy el caso. Pero eso no es todo. Marx también descubrió la ley específica del movimiento que gobierna el actual modo de producción capitalista y de la sociedad burguesa creada por él. El descubrimiento de la plusvalía arrojó luz de pronto sobre el problema, en cuyo intento de solución todas las investigaciones anteriores, tanto de los economistas burgueses como de los críticos socialistas, eran simples tanteos en la oscuridad."
En estos últimos años, la desigualdad entre los seres humanos está más presente que nunca. Lo pusieron en evidencia algunos de los multipremiados economistas norteamericanos como Joseph Stiglitz en obras claves como El malestar en la globalización y El precio de la desigualdad. La reciente aparición de El capital en el siglo XXI del francés Tomas Piketty creó el espejismo en buena parte de los comentarios que despertó en la prensa de que el trabajo de este brillante economista está dirigido a exhumar y poner en debate la obra El Capital. La realidad es que Piketty realiza un diagnóstico crudo y desapasionado del nivel de concentración de la riqueza y de ningún modo su investigación de tantos años va dirigida a propagandizar las ideas de Marx. Sin embargo, El capital en el siglo XXI ingresa en un tema tabú: la desigualdad no es sólo de ingresos sino de propiedad, un puñado de supermillonarios no sólo tiene altísimos ingresos cada año sino que son propietarios del capital que genera esos ingresos. Un tema inquietante como para que, una vez más, haya quienes crean que un fantasma recorre no sólo Europa sino todo el planeta.  
http://www.infonews.com/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto