"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

8/4/15

Estancamiento secular, tiempo libre y marxismo

Según una nota reciente del Financial Times, el debate sobre estancamiento secular es una de las discusiones económicas más importantes de la actualidad. El articulista agrega que el otro gran debate es el referido a las fuentes de la desigualdad. Estamos de acuerdo aunque consideramos que los temas están más ligados de lo que parece

Paula Bach   |   Dedicamos a un asunto y a otro, múltiples artículos de esta columna. Nos interesa esta vez retornar sobre las cuestiones demográficas que los mentores del estancamiento secular enarbolan como una de las causas explicativas centrales de su tesis. Como señalamos en Lo que es bueno para la humanidad no lo es para el capital, el escaso crecimiento poblacional en los países centrales, resulta para los economistas, una de las explicaciones más exhaustivas del bajo crecimiento económico durante las últimas décadas. La cuestión está adquiriendo cada vez mayor lugar como problema estructural del crecimiento económico capitalista. Veamos algunos ejemplos en términos -si se quiere- prácticos. Dice Financial Times, que Japón intenta escapar a dos décadas de deflación y el denominado programa de tres flechas -por sus facetas monetaria, fiscal y estructural- impulsado por el primer ministro Shinzo Abe, estaría fallando fundamentalmente en su aspecto estructural. 

Según el diario, los principales problemas estructurales que Japón afrontó débilmente y necesita enfrentar se encuentran en el mercado laboral y el sistema de seguridad social. Se trata por un lado de impulsar el alcance y la productividad de una fuerza laboral que disminuye y por otro, de controlar los costos a medida que la población envejece. Por otra parte, en una nota reciente The Economist, esta vez sobre Estados Unidos, se afirma que la salud del mercado laboral estaría entre las preocupaciones centrales de la Fed. El dilema consistiría en que la participación de la fuerza laboral en el mercado de trabajo que se incrementó en forma constante desde mediados de 1960 hasta finales de los ‘80, se habría aplanado durante la década del ‘90 decreciendo después del 2000 y encontrándose, actualmente, muy por debajo de su nivel pre-crisis. El problema consistiría en que si la escasez de la fuerza de trabajo es efectivamente una cuestión estructural y no cíclica, un ejército de reserva débil, podría no contribuir a disminuir los salarios en términos “suficientes”. Por el contrario, la escasez de mano de obra impulsaría los salarios hacia arriba. Si esto es así, la inflación se aceleraría pronto por lo que la fed debería elevar las tasas interés rápidamente. En el campo “teórico”, además del espacio que otorgan al problema Summers, Gordon y periodistas económicos como Davies, entre otros, recientemente Stephen Cecchetti y Kermit Schoenholtz escribieron en Una guía sencilla del estancamiento secular, que la razón más convincente que explica la baja de la producción potencial de Estados Unidos, es el envejecimiento de la fuerza de trabajo. Agregan que durante la década que comenzó en 2012, la Oficina de Estadísticas Laborales proyectó un crecimiento anual de la fuerza de trabajo de sólo un 0,5%, por debajo de un promedio cercano al 1% de las dos décadas anteriores, a lo que se agrega el dinamismo declinante del mercado laboral norteamericano.

Irracional

El bajo crecimiento poblacional como explicación de la tesis del estancamiento secular aparece como un sinsentido desde el punto de vista lógico e histórico. En realidad, la cuestión, estaría poniendo de manifiesto que existe un exceso de capital frente a las posibilidades del crecimiento poblacional. Representa de por sí un reconocimiento de la incompatibilidad entre las necesidades del capital y las necesidades históricas de desarrollo de la humanidad. Un verdadero problema entre forma y contenido se pone de manifiesto. La forma de valor por oposición a la riqueza que, como dice Marx, está dada por el contenido material de los valores de uso, se presenta como incompatible. En el caso de los países centrales y en los términos de la teoría burguesa, empieza a aparecer notablemente separada la necesidad de producción de valor por parte del capital y las necesidades de valores de uso de la sociedad. De este modo, lo genérico, el valor de uso, se distancia de su forma específicamente capitalista, el valor, poniendo en escena el problema como manifestación de los límites históricos del modo de producción capitalista.

El capital y la humanidad

Sin embargo, desde el punto de vista de la teoría burguesa, el dilema no resulta absurdo en absoluto. Expresa que a pesar de los índices de desocupación alarmantes en muchos países centrales, el capital ve con terror lo que en un sentido es obra del desarrollo de las fuerzas productivas. Esto es que la combinación de la extensión de la expectativa de vida y un índice relativamente bajo de nacimientos, no es compatible con las necesidades crecientes de succión de plusvalor por parte del capital. En el contexto de los países centrales, dada una mayor longevidad y una menor natalidad, autores como Davies plantean abiertamente que la productividad tendrá que contrarrestar la situación demográfica. En otros términos, los jóvenes tendrán que pagar con más plusvalía relativa la vida “improductiva” (en el sentido de la producción de plusvalor) de los viejos o mejor aún, tendrán que producir una cuota mayor de plusvalor cuando jóvenes, para pagarse una prolongación “improductiva” de sus vidas. Evidentemente la conquista de “tiempo libre”, aunque más no sea por el aumento de la expectativa de vida y no por la reducción del tiempo de trabajo, se la mire por donde se la mire, aparece como un obstáculo histórico para el desarrollo del capital. Pensada en estos términos la cuestión plantea claramente una contradicción entre el devenir del capital y el devenir de la humanidad y pone en escena los estrechos límites del reformismo burgués en los tiempos actuales. A decir verdad, este asunto actualiza en gran parte la discusión sobre las posibilidades de desarrollo de las fuerzas productivas bajo el capitalismo, en la medida en que opone el incremento de la expectativa de vida a las necesidades del capital como una cuestión que sólo podría resolverse incrementando la productividad en un contexto de “estancamiento secular”. Y precisamente porque este es el contexto, el problema aparece como una suerte de círculo vicioso. En los términos del capital, tal como explicamos en artículos anteriores, la cuestión choca nuevamente con el asunto de la escasa inversión y los declinantes índices de crecimiento de la productividad. Por ello las fuentes de plusvalía absoluta (nuevos oasis de trabajo abundante y barato) suenan siempre como una bendición y en gran parte una contratendencia al bajo crecimiento capitalista de las últimas décadas. En este contexto y ante el aparente –aunque aún relativo- agotamiento de las condiciones para la inversión del capital internacional en China, la India estaría apareciendo como nuevo objetivo, aunque en una situación económica, política y geopolítica cualitativamente más compleja para el capital que en las décadas previas.

El granito de arena de Piketty

Por último la “preocupación” por la desigualdad –en la medida en que limita la realización del plusvalor- y la lucha por la obtención de una cuota mayor de trabajo no pago, parecen términos contradictorios. Por supuesto que a la teoría económica burguesa la desigualdad no le preocupa en lo más mínimo salvo en la medida en que puede limitar la realización del plusvalor. Y esto es lo que parece estar sucediendo desde la recuperación de 2010 cuando debido a los grandes niveles de endeudamiento de los hogares, el crédito al consumo ya no puede cumplir el rol de antaño. La única salida pensable para la burguesía en los países centrales, consiste en aumentar la plusvalía relativa. Cuestión que hasta cierto punto y a la vez que eleva la desigualdad en términos relativos, sería compatible con incrementos salariales que regeneren a la “clase media” norteamericana. Pero el asunto es que esta vía sólo podría lograrse mediante el incremento de la productividad, lo que nos hace retornar otra vez al mismo punto. El caso de Estados Unidos es paradigmático.

Según Davies, más allá de lo que los datos oficiales norteamericanos puedan estar ocultando gran parte de la realidad (ya que existe una masa muy significativa de trabajadores por fuera de los índices oficiales), el empleo estaría aumentando de forma inesperadamente rápida en relación con los índices moderados de crecimiento de la economía. La caída del crecimiento de la productividad en el último período, sería la explicación de esta contradicción. Durante los últimos cuatro años la productividad en Estados Unidos habría estado aumentando a una tasa del 0,6% en comparación con la norma del 2% de hace una década. Y durante 2014 el incremento se redujo aún más, rondando una tasa de crecimiento cercana a cero. Pero y como también señala Davies, la desaceleración de la productividad se inició mucho antes de la crisis financiera por lo que se espera que persista. Una vez más los límites a la inversión y las condiciones de estancamiento secular, hacen poco probable una reversión de esta situación que vuelve a mostrarse bajo la forma de un círculo vicioso para el capital

http://www.laizquierdadiario.com/

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Especial: 150 años de la primera edición de El Capital
Miguel Mazzeo: A ciento cincuenta años de El Capital: Los sentidos del marxismo — Rebelión
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Nick Beams: Le 150ᵉ anniversaire de la publication du 'Le Capital' — World Socialiste
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Riccardo Sorrentino: I 150 anni del 'Capitale' e l’equilibrio economico generale — Il Sole 24 Ore
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Eddy Sánchez: Y con él llegó el escándalo. Marx y El Capital 150 años después — Espai Marx
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de El Capital: Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
'Das Kapital', une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: Lire ‘Le Capital’, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Otras Notas
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Las ideas de Marx mantienen actualidad — En Marcha
"Le Jeune Karl Marx": La transformation d’un mythe — TouteLaCulture
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialismo — Marx desde Cero
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
La película 'El joven Karl Marx' llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Jean-Marc Vittori: Quand Draghi cite le grand Karl — Les Echos
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
Teresa Macrí: Il filosofo Engels torna a casa — Il Manifesto
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Carta de Marx a Abraham Lincoln tras su reelección como presidente de EEUU y en la que elogia su lucha contra la esclavitud — Ctxt
Konfuzius und Marx am Roten Fluss — Diario Digital
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
De Karl Marx à Mahomet: la diabolique alliance espagnole entre la gauche et les fondamentalistes islamiques — Dreuz Info
Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha — Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario