"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

8/4/15

Karl Marx: ‘Sobre la acción política de la Clase Obrera’ – 1871

Karl Marx
✆ Maximilian Jungwirt 
Ariel Mayo   |   La producción teórica de Marx opacó su actividad política, que ha permanecido en un segundo plano frente a los innumerables estudios dedicados, por ejemplo, al análisis de El capital (1867). No obstante, para Marx su militancia política se encontraba al mismo nivel que sus trabajos teóricos, puesto que el propósito fundamental de toda su actividad era la lucha por el socialismo. Además, y no menos importante, la escisión entre teoría y política se contrapone a los principios del método dialéctico, cuya aplicación supone tratar a la sociedad como un todo, evitando la división del trabajo, propuesta por la burguesía, entre teoría (reservada a los académicos) y política práctica (a cargo de los políticos profesionales).

El punto cumbre de la militancia política de Marx es su participación en la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT a partir de aquí; también llamada Primera Internacional). La AIT se constituyó en 1864 y desde el principio Marx jugó un rol primordial en ella, a punto tal que tuvo a cargo la redacción del Saludo Inaugural y de los Estatutos de la AIT. El trabajo de Marx en la Primera Internacional tuvo dos principios rectores: a) mantener unificado al movimiento obrero, dividido en varias corrientes ideológico-políticas; b) dirigir dicha unificación hacia la construcción de una alternativa política obrera, autónoma de la burguesía. En otras palabras, la acción de Marx estuvo orientada a la superación del momento corporativo del movimiento obrero (v.gr., lucha por mejoras salariales) y por lograr el pasaje al momento de la lucha política. En este sentido, Marx tuvo como contrincantes a los partidarios de la otra gran estrategia obrera de la época, el abstencionismo político.

La Conferencia de Londres de la AIT (celebrada del 7 al 23 de septiembre de 1871) marcó uno de los hitos del enfrentamiento entre los marxistas y los defensores del abstencionismo. Reunida en un contexto hostil, marcado por la derrota de la Comuna de París (mayo de 1871) y la consiguiente persecución a la AIT de parte de los gobiernos europeos, la Conferencia estuvo dedicada a la discusión de los problemas organizativos de la Internacional. Pero no hay que llamarse a engaño. La discusión de los principios organizativos era una faceta particular de la lucha política entre partidarios de la acción política (marxistas y blanquistas) y abstencionistas (anarquistas, representantes de las Trade Unions  - los sindicatos ingleses-).

La disputa en torno a los problemas organizativos de la AIT expresó un debate más general, que giró en torno a la estrategia a adoptar por el movimiento obrero.  El debate iba más allá del enfrentamiento puntual entre marxistas y anarquistas. De un lado se encontraban los partidarios del abstencionismo, quienes se movían dentro de los límites de la acción corporativa de la clase obrera, dirigida a mejorar las condiciones de venta de la fuerza de trabajo sin cuestionar al sistema capitalista. (1) Del otro lado estaban los defensores de la toma del poder político por los trabajadores, quienes sostenían que era preciso terminar con el sistema asalariado en su conjunto, mediante la supresión de la propiedad privada de los medios de producción. No se trataba de una disputa nueva; en el fondo, estas corrientes son tan antiguas como el movimiento obrero mismo. (2)

La intervención de Marx en la Conferencia puede dividirse en dos partes. En la primera, delimita las dos posiciones enfrentadas. En la segunda, analiza las posibilidades de la acción política del proletariado.

El abstencionismo es caracterizado así:
“…los que en el pasado propagaban esta doctrina, eran utopistas de buena fe. Esta doctrina prevé una lucha parcial y no un movimiento de clase. Ellos son sectarios y sus tendencias son atrasadas. (…) Los utopistas son siempre sinceros, dicen que la política no es más que un medio, pero quienes hoy reasumen el mismo camino, no lo son en absoluto: aplazan la política para después de la lucha violenta, lanzando así al pueblo a la oposición formalista y burguesa, que es nuestro deber combatir, así como combatimos el poder.” (p. 165-166).
El punto clave del análisis marxista radica en la afirmación del carácter “parcial” de las luchas del abstencionismo.  La referencia al socialismo utópico permite comprender el sentido de la caracterización del abstencionismo. Los grandes socialistas utópicos (Saint-Simon, Fourier, Owen) pensaban que la propaganda de las bondades de la sociedad futura era suficiente para lograr que los capitalistas depusieran su actitud y se volvieran socialistas. El Estado no jugaba ningún papel así, como tampoco la organización política de la clase obrera. Ahora bien, negarse a tener una política propia equivale a aceptar la política de las otras clases sociales, y en las condiciones del capitalismo esta no puede ser otra que la de la burguesía.

Marx afirma que aplazar la política supone lanzar al pueblo a los brazos de la “oposición formalista y burguesa”. Si la clase obrera no construye su propia política, se ve obligada a aceptar las reglas de juego propuestas por la burguesía, que parten de la separación entre la esfera política (ciudadanía e igualdad jurídica) y la esfera económica (relaciones de producción, explotación y desigualdad). Dicha separación permite considerar a las relaciones de producción como una cuestión del ámbito privado y, de ese modo, perpetuar la explotación capitalista. Es por ello que Marx califica de “formalista” a la política que respeta las reglas burguesas, pues, en rigor, no afecta el núcleo de la dominación capitalista, que se encuentra más allá de los límites del campo político. En este punto, corresponde decir que, si bien la intervención de Marx va dirigida contra los abstencionistas, también contiene, implícita, una indicación de los peligros de aceptar la participación en la política burguesa.

La posición favorable a la acción política de la clase obrera es descripta del siguiente modo:
“El poder general contra los obreros es el poder político, que suprime la libertad de los obreros, y el capital. (…) Intentamos combatir contra los gobiernos, pero también contra la oposición burguesa que no ha llegado todavía al gobierno.” (p. 162, 166).
Marx se pronuncia a favor de la participación de los trabajadores en las elecciones, siempre y cuando éstos hayan logrado constituir partidos propios, independientes de la burguesía. Considera que la intervención de los trabajadores en los procesos electorales tiene sentido en función de la agitación resultante de la elección de diputados obreros; en ningún momento Marx plantea que es posible doblegar a la burguesía ganando las elecciones.
“Después de la Revolución de julio [de 1830, en Francia] la burguesía ha interpuesto siempre diversos obstáculos, sin que los obreros se dieran cuenta de ello porque nuestros periódicos no llegan a la masa.
Pero la tribuna es el mejor instrumento de publicidad y no se debe creer que es irrelevante tener obreros en el Parlamento. Si se sofoca su voz (…), esta represión y esta intolerancia ejerce una profunda influencia en el pueblo. Si, por el contrario, pueden hablar desde la tribuna (…) el mundo entero los escucha (…) ésta es una gran publicidad para nuestros principios.” (p. 163).
Los diputados obreros son propagandistas del socialismo, ni más ni menos. Ésta es su función. Marx no se encandila con las luces del centro; más allá de las intenciones de los protagonistas, la política burguesa impone límites muy precisos a los partidos obreros. Como ya indicamos, las reglas de juego de la democracia liberal cierran el camino de cualquier avance de los trabajadores sobre la explotación capitalista en el nivel de la producción. Así, la burguesía define a los derechos como esencialmente limitados por la propiedad, de modo que cualquier progreso en la extensión de los derechos deja intocado el ámbito de la explotación.

En las condiciones de 1871, Marx ofrece una respuesta para el problema de la coyuntura (el abstencionismo político propuesto por anarquistas y tradeunionistas ingleses), pero no pierde de vista el futuro de la política obrera.

Para la confección de la presente ficha utilicé la traducción española de Joaquín Sanz Guijarro: Marx, Karl. (1871). "Sobre la acción política", incluida en: Arru, Angiolina. (1974). [1° edición: 1972]. Clase y partido en la Primera Internacional: El debate sobre la organización entre Marx, Bakunin y Blanqui (1871-1872). Madrid: Alberto Corazón Editor. (pp.161-166).

Notas

(1) Hay que indicar que los anarquistas sí se oponían al sistema capitalista y procuraban su reemplazo revolucionario por otro régimen social. Es innegable, además, el papel que jugaron en la organización de los sindicatos obreros. Pero su postura abstencionista respecto a la participación en la política electoral reforzaba objetivamente las tendencias corporativas en el movimiento obrero.
(2) Más adelante veremos que Marx conecta la posición abstencionista con el socialismo utópico. Por otra parte, la posición favorable a la acción política fue defendida en la Conferencia por el blanquista Vaillant. La disputa entre utopistas y blanquistas atravesó al movimiento obrero francés en las décadas de 1830 y 1840.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto