"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

3/10/13

Manuel Sacristán y los “Manuscritos matemáticos” de Marx

Karl Marx ✆ Vangobot
Salvador López Arnal  |  En el artículo “Los “Manuscritos matemáticos” de Marx” [1], su autor, Julio Mosquera, tras hacer unas consideraciones generales sobre el papel de la matemática y las ciencias de la naturaleza en la reflexión filosófica de Marx y Engels, y tras una sucinta presentación de los manuscritos matemáticos marxianos señala:
“[…] ¿Por qué los soviéticos mantuvieron tanto tiempo sin publicar los Manuscritos matemáticos de Marx? Por un lado pienso que los matemáticos no llegaron a tomarse en serio el trabajo de Marx. Hecho que no nos debería extrañar, especialmente entre matemáticos al servicio de la burguesía, por la dura crítica que fue sometida toda la obra de Marx. Los trabajos de Engels no escaparon de los ataques de los mismos críticos. Por ejemplo, en una nota al pie de página, en una edición en español del Anti-Dühring, Manuel Sacristán afirma que: [e“En todo caso, Marx ha supervisado el trabajo de Engels en el Anti-Dühring. Es incluso muy probable que la desorientada concepción del cálculo infinitesimal que expone Engels en el Anti-Dühring proceda de Marx. De Marx se conservan más de 1.000 folios con cálculos y reflexiones matemáticas que el Instituto soviético no ha editado hasta ahora (probablemente con muy buen acuerdo)” 
La cita que reproduce JM está extraida del prólogo de Sacristán al Anti-Dühring [2], un escrito fechado en Barcelona, el 1º de Mayo de 1964, que presentaba su propia traducción castellana del clásico engelsiano. Sin entrar en otras tesis y afirmaciones del artículo, pasando por alto una formulación tan extremadamente peligrosa como “entre matemáticos al servicio de la burguesía” [3], lo afirmado por el autor sobre Sacristán es falso en algún nudo e inexacto en otros vértices. Si JM ha intentado incluir a Sacristán entre esos críticos a los que hace referencia, sosteniendo con ello que fue también un “matemático al servicio de la burguesía”, el error es doble: Sacristán no fue un matemático profesional, sí, en cambio, alguien muy competente e interesado en ellas, y, desde luego, no estuvo al servicio de ninguna burguesía, por más que desde que fuera expulsado de la Universidad de Barcelona en 1965 por su militancia comunista y antifranquista ganase su vida trabajando para editoriales privadas.

Si Julio Mosquera no ha tenido esa intención, y ha querido destacar sólo la opinión crítica de Sacristán, sin incluirle en ningún supuesto conjunto de matemáticos serviles pero señalando su desinformación y desenfoque en el tema de los Manuscritos Matemáticos marxianos, tampoco en este caso el error está ausente de su aproximación.

Sacristán se refiere a los manuscritos matemáticos marxianos en dos momentos de su presentación y traducción del Anti-Dühring. Una es la indicada por JM. La segunda aparece como nota de traductor: “Los manuscritos matemáticos de Marx -que no han sido, que sepamos, editados hasta ahora- son más de 1.000 páginas principalmente dedicadas a una tarea -la interpretación filosófica del cálculo infinitesimal- que, a juzgar por cómo se presenta en la obra de Engels, debía estar tratada del mismo modo estéril para el real desarrollo moderno de la matemática”.

Catorce años después, en su conferencia sobre “El trabajo científico de Marx y su noción de ciencia” [5], Sacristán se refirió nuevamente a los Manuscritos marxianos: 
“[..,] También son de la última época de la vida de Marx los manuscritos matemáticos ahora accesibles (aunque no con todos los extractos de lectura) en dos ediciones de bolsillo europeas occidentales. Aparte de que tienen poca importancia en la obra de Marx, reproducen en lo esencial el pensamiento antianalítico de tradición goethiana y hegeliana, así como las inútiles metáforas a propósito de la noción de diferencial ya conocidas por el  Anti-Dühring de Engels”.
Sin embargo, Sacristán proseguía señalando “debo decir que no todos los lectores de esos manuscritos opinan lo mismo, y dos muy caracterizados, la señora Janovskaia, editora de los manuscritos, y Lucio Lombardo Radice, presentador de la edición italiana, aprecian mucho en ellos méritos que, desde luego, tienen”. ¿Cuáles eran esos méritos? Los principales para Sacristán eran la crítica de la noción de infinitésimo y la construcción de una noción de variable próxima a los criterios operacionalistas, apuntando a continuación que: “Con este reconocimiento debo rectificar algo mi artículo de 1964 “La tarea de Engels en el Anti-Dühring” en el cual, basándome en los elementos de juicio de que disponía entonces, arriesgué la conjetura de que los manuscritos matemáticos de Marx no debían de ser interesantes. Pero el rechazo por Marx de la noción de límite, el camino algebraico tradicional que emprende y algunos otros puntos de detalle (como su forzada comprensión de Leibniz) no me permiten por el momento cambiar por completo mi vieja opinión, aunque sí que me considero obligado a estudiar de nuevo el asunto” [los énfasis son míos].
Del mismo modo, en una nota complementaria a pie de página [6], Sacristán indicaba: “Jesús Mosterín me sugirió, acabada la discusión de la conferencia, que habría que estudiar si los apuntes de Marx sobre el cálculo y, en especial, su rechazo del concepto de límite presentan alguna afinidad con el análisis no-standard. Creo que hay que atender a esta observación de Mosterín, pero hasta ahora no me ha sido posible rastrear este aspecto en el texto de los manuscritos”.

De hecho, en el coloquio de la conferencia [7], no recogido en la edición impresa de la conferencia, Sacristán hizo una observación sobre el trabajo de Marx en el ámbito de las matemáticas a raíz de una pregunta del lógico y filósofo, amigo suyo, Jesús Mosterín sobre el conocimiento de Marx de la ciencia no social de su época.

Señaló Sacristán en su respuesta que Marx, a mediados de los años cincuenta, en la misma época en que vuelve a cultivar a Hegel, llegó a la convicción de que tiene que estudiar matemáticas. Marx había tenido de joven aficiones algebraicas y, según se cree, repasó en aquellos años cincuenta su álgebra elemental y se dio cuenta que para seguir en este campo lo que necesitaba era el cálculo infinitesimal. Leyó manuales de la época, “los lee con concepción crítica y hegeliana, es decir, le molesta mucho lo que él considera la metafísica, no andaba desencaminado, la metafísica de la idea de infinitésimo, la atribuye con cierta injusticia no sólo a Newton sino a Leibniz, y a pesar de que Leibniz era una lectura favorita suya, él cree que Leibniz ha sostenido la existencia actual del infinitésimo, cosa falsa, pero que él tampoco podía saber ya que no estaban editadas las cartas en las que Leibniz afirma positivamente que él no lo considera más que un expediente de cálculo, y entonces lee algunos clásicos del cálculo infinitesimal”.

Marx se orienta bien en su estudio en el sentido de rechazar esa metafísica del infinitésimo pero en cambio, sostiene Sacristán, en ocasiones, se mete en aporías sin salida: 
“Con esto voy a lo que decía antes del paréntesis autocrítico, en este sentido es mejor que lo que yo había supuesto antes de que se publicaran estos textos. Yo había supuesto que iba a repetir la idea de Engels de variable sin más. En cambio, no, hace un cierto desarrollo en un sentido ligeramente operativista, no piensa la variable como negación de la negación, al modo de Engels [en el Anti-Dühring], pero, en cambio, en el momento decisivo, cuando tendría que entonces trabajar por la idea de límite, da un salto atrás. La idea de límite también le parece mala metafísica y se mete por lo que me parece un callejón sin salida -los matemáticos, si hay alguno presente, o economistas más matemáticos, podrán decirlo-, a saber: intenta un tratamiento algorítmico pero algebraico de la cuestión, que supongo yo que es un callejón sin salida”.
Sacristán, pues, no acababa de ver justificada la euforia con que se recibieron en 1968, por parte de los editores soviéticos y por el mismo Lucio Lombardo Radice, los manuscritos matemáticos de Marx. En su opinión, esos manuscritos mostraban “la preocupación científica de Marx, la seriedad de su estudio. Era un hombre que para cualquiera cosa era capaz de ir a los clásicos. Primero miraba su manual, pero luego se iba a los clásicos. Pero no creo que saliera de la problemática, del callejón sin salida que Hegel ha impuesto a todos sus discípulos matemáticos, por lo menos en filosofía de la matemática, obligándoles, en el mejor de los casos, a una existencia esquizoide: una explicación filosófica absurda y luego la práctica matemática por otro lado”.

La aproximación, el estudio de Sacristán no acabó aquí. En carta fechada el 20 de octubre de 1982, probablemente dirigida al Ministerio español de Educación y Ciencia, Sacristán apuntaba:
“Apartado A. Descripción de la labor realizada en el período.

Como se indicaba en la última memoria, es conveniente matizar la optimista opinión de Francesco Materrese, en su introducción a la edición italiana de los manuscritos matemáticos de Marx [9], sobre la fundamentación del cálculo infinitesimal. Parece confirmarse la función instrumental de sus trabajos matemáticos de vejez, en particular la mencionada formulación analítica de la teoría de la reproducción, recogida en el Libro II del Capital, que, como se señaló, queda frustrado por su desconocimiento del cálculo matricial.

Nuestra mencionada intención de analizar la filosofía de la ciencia en Marx, parece apuntar la hipótesis de que en su obra se pueden, en principio, localizar diversas nociones de ciencia, entre las que la tradicional idea de corte positivo no es la central, al coexistir con otras de raíz clásica y hegeliana.

Puntos estos sobre los que estamos rastreando en la obra de Marx y que juegan un papel de notable Importancia en sus escritos sobre metodología y sociología de la ciencia”

La siguiente nota, probablemente, es otra versión del escrito anterior que lleva por encabezamiento: “Los estudios matemáticos de Karl Marx y las concepciones económico-sociales de sus últimos años”: “Como se indicaba al final de la memoria provisional de 23 de junio de 1981, era conveniente examinar el juicio positivo de algunos autores, como F. Matarrese, respecto de la tendencia algebrista de Marx a propósito de la fundamentación del cálculo infinitesimal. En particular, se ha tratado posteriormente la cuestión de si la crítica de la idea de límite por Marx tiene alguna afinidad con el punto de vista del análisis no-standard. La conclusión de este examen es negativa. A la presente altura de la investigación, la hipótesis más verosímil es que los trabajos matemáticos de la vejez de Marx obedecen a una motivación teórico-económica, a saber, el deseo de encontrar una formulación matemática adecuada a la teoría de la reproducción expuesta en los manuscritos que Engels publicó como libro II de El Capital. Ese intento se debe considerar fallido: Marx no se ha acercado suficientemente al tipo de cálculo matricial que habría respondido a sus necesidades”.
Sacristán finalizaba su informe señalando que los trabajos matemáticos de la vejez de Marx eran “de mucho menor interés no ya que sus trabajos económicos, sino también que sus reflexiones de filosofía y sociología de la ciencia”.

Comprobado ese extremo, concluía el traductor de El Capital, “era nuestra intención abordar ahora el estudio del pensamiento del autor en la filosofía y la sociología de la ciencia”. Esta investigación dio pie al seminario “Karl Marx como sociólogo de la ciencia” y al artículo que lleva su mismo nombre [10].
En definitiva, ni matemático al servicio de la burguesía ni reflexión final e inalterada en el prólogo del Anti-Dühring sino una aproximación rigurosa, documentada con las investigaciones de la época, a lo largo de más de una década a un nudo de un clásico que nunca fue leido de manera talmúdica sino con la siguiente perspectiva: “[…] Si de verdad se despoja uno de todo respeto reverencial por los clásicos (sin dar en la mezquindad de dejar de admirarlos y de aprender de ellos, y sin olvidar la advertencia de Eugenio D'Ors según la cual todo lo que no es tradición es plagio), se puede apreciar que toda esta cuestión de lo lógico y lo histórico, sin duda importante y de mucho interés, como todas las cuestiones metafísicas auténticas, puede dar fácilmente en extravagancia estéril cuando se entiende como asunto de metodología científica. En este campo suele acarrear los vicios hegelianos de insuficiencia de la abstracción lógica para que lo cuasi-lógico se pegue bien a lo histórico (mala lógica) y excesiva logificación o racionalización de la experiencia para que ésta resulte lógicamente necesaria (mala empiria). También en la obra de Marx esta cuestión es el marco en el que con más frecuencia aparecen paralogismos, armonías preestablecidas entre desarrollos supuestamente lógicos (dialécticos) y presuntos procesos históricos” [11].

Notas

[2] Reimpreso en el primer volumen de “Panfletos y materials”, puede verse ahora en M. Sacristán, Sobre dialéctica, Mataró(Barcelona), El Viejo Topo, 2009, pp. 73-90 (edición de Salvador López Arnal, prólogo de Miguel Candel, epílogo de Félix Ovejero Lucas y nota final de Manuel Monleón Pradas).
[3] Innecesario es decir que, sin que sean estrictamente equivalentes, el enunciado de JM hace recordar viejos y trasnochados debates sobre ciencia burguesa y ciencia proletaria que tantos equívocos y errores de bulto, por no hablar de tragediaa y persecuciones políticas, han abonado en la tradición marxista.
[4] Nota de la edición castellana del AD en Grijalbo, 1964, página 325.
[5] Manuel Sacristán, “El trabajo científico de Marx y su noción de ciencia”, Sobre Marx y marxismo, Barcelona, Icaria, 1983, p. 354.
[6] Ibidem, pp. 354-355, nota 46.
[7] M. Sacristán, Sobre dialéctica, ed cit, pp. 147-164.
[8] Carpeta “Correspondencia” de los papeles depositados en Reserva de la Biblioteca Central de la Universidad de Barcelñona, fondo Sacristán.
[9] Marx, Manoscritti matematici, ed. de F. Matarrese-A. Ponzio, Bari, Oedalo Libri, 1975.
[10] Editado en México y en el número de mientras tanto dedicado a Marx, puede verse ahora en M. Sacristán, Lecturas de filosofía moderna y contemporánea, Madrid, Trotta, 2007, pp. 217-265.
[11] Manuel Sacristán, “El trabajo científico de Marx y su noción de ciencia”, Sobre Marx y marxismo, Barcelona, Icaria, 1983, pp. 333-334.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica