"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

10/10/14

Génesis de la ‘Sorge’ en Heidegger y Kafka | Una aproximación desde el marxismo occidental

Martin Heidegger 
✆ Serge Youcar
Jordi Magnet Colomer   |   Los comentarios de Adorno a propósito del estudio de Benjamin sobre la obra de Franz Kafka sugieren que el alcance filosófico brindado por la enigmática figura de Odradek, objeto de las “preocupaciones de un padre de familia”, según el breve relato publicado por Kafka en 1919, encuentra su forma de expresión más acabada –aunque invertida- en la filosofía del cuidado (Sorge) de raíces heideggerianas. El 17 de diciembre de 1934, poco tiempo después de haber releído por segunda vez el ensayo sobre Kafka que Benjamin le remitió, escrito con motivo del décimo aniversario de la muerte del escritor praguense, Adorno redacta una carta a su amigo destaca el siguiente comentario:
“¿No tiene su lugar –la superación del “mundo primitivo de la culpa”- junto al padre de familia?, ¿no es precisamente su preocupación (Sorge) y su peligro, no se anticipa en él la superación de la relación de culpa de la criatura? ¿No es la preocupación –en verdad un Heidegger puesto en pie-la cifra, la más cierta promesa de la esperanza, precisamente en la superación del hogar? Por supuesto que Odradek, como reverso del mundo objetivo, es signo de la deformación –pero, en cuanto tal, es precisamente un motivo de trascendencia, es decir, de la eliminación del límite entre lo orgánico y lo inorgánico y de su reconciliación, o la superación de la muerte: Odradek sobrevive. Dicho de otro modo: sólo a la vida objetivamente distorsionada se le ha prometido escapar a la causalidad natural.”
1. Odradek como objeto de preocupación

Tomando esta cita como trasfondo de nuestra discusión, así como la polémica mantenida entre Lukács y Adorno en relación al vanguardismo literario, intentaremos poner en claro el sentido de la multiplicidad de interpretaciones posibles que ofrece el conjunto de la obra de Kafka y si, en el fondo, ésta realmente constituye una trascendencia (Aufhebung) de la Sorge, “un Heidegger puesto en pie”, o bien una recaída en sus postulados existenciarios. Empecemos, pues, con la dispar consideración de la ha sido objeto la obra kafkiana en el marxismo occidental, condicionada en cierto modo por la ya célebre discusión entre Lukács y Adorno.

Como ferviente defensor de la “teoría del reflejo” en literatura, el viejo Lukács desdialectiza la función de la novela moderna en conexión con la realidad histórico-social de su época, de tal modo que el papel desempeñado por ésta en la destrucción de la realidad cotidiana fetichizada de determinado período histórico -que es también el nuestro-, es desestimado y queda reducido a mero reflejo subjetivo de una realidad que tiende a eternizarse; es decir, “las aspiraciones estilísticas no tienden simplemente a violar la realidad en forma subjetiva, sino a la inversa: es este estilo el que surge de la realidad del período imperialista”2. A su juicio, la realidad no es transformable subjetivamente, no hay más opción para el sujeto poético que unirse con la objetividad, a través de una necesaria cadena de mediaciones facilitada por la asunción de determinada concepción del mundo (realismo crítico o socialista) y de perspectiva histórica (según una versión más bien mesiánica de la filosofía de la historia marxiana). Al igual que Hegel, y Kojève le sigue también aquí, Lukács cree firmemente que sin la mediación de la praxis objetiva, que permite concordar el mundo objetivo con la idea subjetiva del mismo, el cambio en el individuo es puramente subjetivo frente a un mundo objetivo que siempre se mantiene invariable. “Ese cambio transforma, pues, al hombre en loco o criminal, quien tarde o temprano será aniquilado por la realidad objetiva natural y social”. En sus análisis sobre la conciencia desgarrada y la libertad absoluta, Hegel mostró ya la presunta irreconciliabilidad existente entre la conciencia de una subjetividad libre y la realidad exterior. Es precisamente en este sentido que Lukács puede establecer la contraposición, sumamente controvertida, entre, por un lado, las múltiples “posibilidades abstractas” en el “arte enfermo” del vanguardismo literario y, por otro, la “posibilidad real” en el “arte sano” del realismo literario. Pero ¿es Kafka un personaje emblemático del nihilismo literario? No compartimos la creencia según la cual la figura de Kafka encaje en el prototipo de escritor “decadente” que, sumido en el nihilismo, llega a “erigir sobre la nada una residencia espiritual enteramente confortable”.

Si Lukács opta por equiparar dos fenómenos tan heterogéneos entre sí como son la vanguardia y la decadencia –concepto el de “decadencia” que, como Adorno se encarga de señalar, posee claras connotaciones socialdarwinistas-, invalida, ya de entrada, cualquier otorgación de sentido “realista” al carácter híbrido y ambiguo de la literatura kafkiana. Ciertamente, la discrepancia existente entre sujeto y mundo fáctico se resuelve en Kafka en el sentido de una subjetivización deshistórica y desocializada, sin embargo dicho proceso de alejamiento o pérdida del mundo es requerido con objeto de guardar cierta distancia respecto a la atmósfera natural, aparentemente inamovible e incuestionada, en que acontece la cotidianidad de los sujetos dentro de las sociedades modernas:
“El mundo de la cotidiana familiaridad no es un mundo notorio y conocido. Para conducirlo de nuevo a su propia realidad debe ser arrancado de la familiaridad íntimamente fetichizada y descubierto en su brutalidad enajenada (...) Para que el hombre descubra la verdad de la cotidianeidad enajenada, debe encontrar salida de ésta, debe lograr distinguirse de ella y liberarla de la familiaridad, y ejercer sobre ella cierta violencia.” 
Franz Kafka ✆ Theda Rhea
Que Gregor Samsa despierte una mañana metarfoseado en escarabajo, y que no perciba nada insólito en ello, ya es de por sí un retrato suficientemente significativo y, en ningún caso, una concepción acrítica del mundo, entorno la situación angustiante a la que se ve arrojado el sujeto en la “jaula de hierro” de la modernidad. Kafka topa con lo negativo de frente y, sin poder rebasarlo, es capaz de darle forma y contenido estético; tarea, por cierto, nada despreciable. De ahí no se sigue que por una especie de esencialidad fatalista, la soledad plasmada en la literatura kafkiana posea un estatuto ontológico, esto es, que venga caracterizada como una eterna condición humana de validez universal y no, tal como querría Lukács, como una consecuencia de la reificación de las relaciones humanas en las sociedades capitalistas. El sentimiento de soledad expreso en parte significativa de la literatura moderna tiene, en la mayoría de casos, un contenido esencialmente social; no constituye una esencia invariante del hombre, una eterna condition humaine, sino una esencia de la modernidad Lukács permanece anclado en los ataques hegelianos a la “conciencia desgarrada” aplicándolos precipitadamente en su crítica al vanguardismo literario, lo que conlleva un reduccionismo latente de principio cuando pretende elucidar los vínculos entre conciencia y realidad en la literatura moderna. El verdadero artista no huye de la realidad exterior hacia la soledad del sí-mismo, dando así rienda suelta a una subjetividad libre desentendida del mundo social, sino que construye estéticamente una imagen -dialéctica- contra lo meramente factual. Esta imagen que proyecta el sujeto artístico es negación del objeto reificado del mundo alienado, rechazo a identificarse con él o a reproducirlo tal-cual-es. El objeto, sin embargo, es reconciliado en la imagen, puesto que en la exterioridad predomina lo irreconciliado. Así es como el artista critica la realidad: reconstruye como imagen “lo velado por la forma empírica de la realidad”. No obstante, Lukács infravalora el estilo y la forma del arte moderno mostrándose incapaz de reconocer la función objetiva que ejercen estos elementos, intrínsecos al arte en su diferenciación del conocimiento científico, en el propio contendido estético de la obra.



http://www.revistadefilosofia.org/

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Especial: 150 años de la primera edición de El Capital
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital", de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Antoni Puig Solé: El capital de Marx celebra su 150 aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Nick Beams: Le 150ᵉ anniversaire de la publication du 'Le Capital' — World Socialiste
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Riccardo Sorrentino: I 150 anni del 'Capitale' e l’equilibrio economico generale — Il Sole 24 Ore
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Eddy Sánchez: Y con él llegó el escándalo. Marx y El Capital 150 años después — Espai Marx
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de El Capital: Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
'Das Kapital', une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: Lire ‘Le Capital’, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Otras Notas
Olibier Barlet: Le Jeune Karl Marx, de Raoul Peck — Africultures
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Cinéma: "Le jeune Karl Marx" retrace la vie du théoricien du communisme — France Info
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx. 1° époque: entre Epicure et Hegel — Mediapart
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Dans 'Le jeune Karl Marx', Raoul Peck explore les années de formation de l’auteur du Capital — Les Voix du Monde
Comment Karl est devenu Marx: un biopic sur le père du communisme — TV5 Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Las ideas de Marx mantienen actualidad — En Marcha
"Le Jeune Karl Marx": La transformation d’un mythe — TouteLaCulture
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialismo — Marx desde Cero
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
La película 'El joven Karl Marx' llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Jean-Marc Vittori: Quand Draghi cite le grand Karl — Les Echos
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
Teresa Macrí: Il filosofo Engels torna a casa — Il Manifesto
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Carta de Marx a Abraham Lincoln tras su reelección como presidente de EEUU y en la que elogia su lucha contra la esclavitud — Ctxt
Konfuzius und Marx am Roten Fluss — Diario Digital
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
De Karl Marx à Mahomet: la diabolique alliance espagnole entre la gauche et les fondamentalistes islamiques — Dreuz Info
Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha — Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario