"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

9/8/14

Søren Kierkegaard & Karl Marx en la filosofía de la historia de Karl Löwith

Søren Kierkegaard ✆ S. Roberts
Patricia C. Dip   |  El objetivo de esta presentación es discutir el modelo de recepción de la obra de Kierkegaard y Marx iniciado por el programa de estudio desarrollado por Karl Löwith en su clásico Von Hegel zu Nietzsche y otros trabajos comprendidos entre 1932 y 1966, con el fin de dilucidar el concepto de “filosofía de la historia” que subyace a ese programa y comprender la función que cumple la “teoría de la secularización” en el marco de análisis del “discípulo crítico” de Heidegger. Tengo la intuición de que al describir el proceso de secularización, Löwith intenta poner en evidencia las causas del escepticismo moderno, antes que tomar una decisión por el pagano naturalismo antiguo, como sostiene Habermas.

Introducción

Löwith concibe la moderna filosofía de la historia como heredera directa de la teología de la historia. Con este nacimiento la filosofía de la historia asume el legado teológico en ropaje profano y se inscribe desde el inicio en el marco conceptual de la paradoja que, con otro modelo teórico, Koselleck entiende como característica fundacional de la modernidad, a saber: el pensamiento utópico. Löwith, sin embargo, no comprende la paradoja moderna sino es en términos de “escepticismo”. La modernidad es cristiana y no cristiana a la vez. Quiere hacer su propia historia pero no termina de desentenderse de los presupuestos teológicos que caracterizaron el pensamiento medieval. 

Este escepticismo inicial pareciera traducirse luego en nihilismo, fuente espiritual de la guerra europea. En este panorama de desencantamiento escéptico-nihilista todo ha devenido “oscuramente” histórico, esto es, problemático y confuso. La certeza escatológica se ha desvanecido y sin embargo se hace gala de una infundada confianza en el progreso. El historicismo, por su parte, no asume una actitud crítica frente a la ciencia moderna, y junto a ella se hace responsable de tomar a la naturaleza como objeto de dominio. Por el contrario, el antiguo naturalismo y el pensamiento oriental, hacen uso de un concepto de naturaleza más cercano a lo que el Nietzsche maduro denominara “inocencia del devenir”. La aparente inocencia de la naturaleza y el orientalismo seducen a Löwith. Por el contrario, el historicismo y la ciencia moderna son presentados como una suerte de mal radical del pensamiento occidental y cristiano. Este pensamiento halla su modelo de consumación en la figura de Hegel mientras que los poshegelianos críticos del filósofo alemán no logran superar el mal radical sino que lo profundizan.

En este contexto, las figuras de Kierkegaard y Marx son pensadas de manera conjunta como la formulación de una ruptura con el pensamiento occidental en la fase de la moderna burguesía y antecedente del decisionismo de Carl Schmitt. Creo que este modelo de recepción –asumido luego por Taubes en su Escatología occidental y por Habermas en El discurso filosófico de la modernidad– genera ciertas distorsiones, por un lado, empobrece el sentido crítico de los desarrollos filosóficos de Marx al reducirlos a un modelo teológico de explicación que Marx denunciara como “ideológico”, y convierte al materialismo histórico en una forma de mesianismo judío, desentendiéndose de la idea de historia como lucha de clases y, por el otro, hace de Kierkegaard un opositor al mundo cristiano burgués cuando, en rigor, a pesar de examinar críticamente los límites de la conciencia burguesa, el danés no logra efectivamente superarlos. En el apartado siguiente haremos una síntesis de las razones por las cuales creo inadecuado pensar a Kierkegaard y Marx como filósofos que comparten un mismo proyecto teórico-práctico y en el subsiguiente señalaré las causas de esta tesis de Löwith que, según lo entiendo se encuentran en el implícito concepto de filosofía de la historia a partir del cual articula su recepción.

La relación entre Kierkegaard y Marx según Karl Löwith

En un artículo titulado “El nihilismo europeo” (1940), publicado en español en El hombre en el centro de la historia, Lowith piensa a Kierkegaard y Marx en la misma línea que lo hace en su clásico De Hegel a Nietzsche, a saber:

Entre los discípulos de Hegel fueron Marx y Kierkegaard quienes comprendieron de la forma más radical el fin inherente a la filosofía hegeliana. Ambos se plantearon, pues, la pregunta de cómo superarlo. Su respuesta fue: un nuevo comienzo sólo puede conseguirse por medio de una ruptura decidida con Hegel, y no mediante la continuación del camino que éste ya recorrió hasta el final. Marx llevó a cabo su ruptura con el pensamiento puro de la especulación en nombre de la “praxis” social, mientras que Kierkegaard lo hacía en nombre de la “actuación” ética. Desde ese decisivo viraje, la filosofía alemana ha perdido toda buena conciencia en lo que respecta al deseo de saber. Cuando ambos reconocieron que la mediación hegeliana de la razón con la realidad carecía precisamente de realidad, opusieron la decisión a dicha mediación; Marx lo hizo tomando partido por un mundo terrenal nuevo y Kierkegaard, por el viejo Dios cristiano, al tiempo que ambos disolvían el orden establecido, aunque fuera yendo en direcciones contrarias, y combatían su siglo. La crítica que Kierkegaard hace a su época (1846) se corresponde con tal precisión con
el Manifiesto comunista (1847) que la crítica marxista del mundo burgués-capitalista y la crítica kierkegaardiana del mundo burgués-cristiano se complementan como la cara y la cruz de una moneda.

Los problemas de esta lectura son los siguientes:

1. La concepción de la filosofía de la historia de Löwith condiciona la recepción de Kierkegaard y Marx. En el caso del primero, lo coloca en un dilema que éste mismo no tiene. En De Hegel a Nietzsche La quiebra revolucionaria del pensamiento en el siglo XIX. Marx y Kierkegaard, Löwith afirma que Kierkegaard y Nietzsche nos obligan a volver a pensar el problema de decidir entre el paganismo y el cristianismo. Este problema lo puede tener el mismo Löwith, quien desea retornar a una visión cosmológico-naturalista clásica de la historia, pero no Kierkegaard, quien considera que una vez que el cristianismo ha sido introducido en la historia ésta es “resignificada” y, por lo tanto, no hay retorno posible al “paganismo”, puesto que éste se define justamente por desconocer la “transformación histórica” introducida por el cristianismo con la noción de “pecado”. La filosofía de la historia de Kierkegaard implica una “peculiar” actualización del pasado en el “instante” subjetivo en el que se ponen en contacto el tiempo y la eternidad, a saber: con la pregunta acerca del pecado. De modo tal que, una vez que el cristianismo irrumpió en la historia, para Kierkegaard no tiene sentido la pregunta por el “retorno” al paganismo. Kierkegaard se ocupa más bien de atacar a la “cristiandad” que intenta desentenderse del problema que el cristianismo introduce y no al paganismo, que desconocía este problema por razones históricas.

2. Löwith los concibe como pensadores “complementarios” con el objeto de describir la crítica al mundo burgués en su forma capitalista (Marx) y cristiana (Kierkegaard). Sin embargo, éste es el deseo de Löwith pero no la realidad de los proyectos de estos autores. Por eso no creo que ambos representen el quiebre revolucionario con la filosofía del siglo XIX. Si esta clasificación es pertinente para Marx, quien critica a la ideología alemana (Hegel) y a la economía política clásica por haber encubierto la alienación de la sociedad burguesa, no es pertinente para Kierkegaard, quien formula un modelo de cristianismo que, antes que criticar a la burguesía, implica un retroceso a una posición pre ilustrada, basado en su defensa de una escisión entre la interioridad y la exterioridad, que convierte al cristianismo en un “asunto de conciencia” que se desentiende de la acción externa, permitiendo la libertad interior conjuntamente con la sujeción política exterior al monarca.

3. Si bien estos pensadores pueden ser concebidos “conjuntamente” como filósofos que permiten describir la época de la “alienación” a la que conduce el desencantamiento del mundo burgués, mientras la crítica de Marx es “sociológica” y pretende producir efectos emancipatorios, el interés de Kierkegaard es “psicológico” y se centra en una crítica que no conduce a la búsqueda de la emancipación política sino más bien a la afirmación de la conciencia moral de la burguesía. De modo que, no comparto la tesis de la “complementariedad” más que en lo que respecta al punto de partida, a saber: el enfrentamiento con Hegel, mediado, en su origen, por Schelling. El desacuerdo entre ambos autores aparece, no obstante, bien pronto, se manifiesta en la crítica sociológica a la burguesía ilustrada que Marx desarrolla frente a la defensa psicológica de la conciencia moral burguesa que Kierkegaard elabora. Si bien la complementariedad puede hallarse en el punto de partida, a saber: la decisión de oponerse a la presunta identidad de pensamiento y realidad defendida por Hegel, ya en el momento de realizar un diagnóstico de la crisis epocal, que el joven Marx describe en términos de alienación y Kierkegaard en términos de “desesperación”, disienten. Este disentimiento en el diagnóstico de la crisis trae consecuencias en lo que respecta a la solución a la misma, que tampoco comparten. Por otra parte, “la quiebra revolucionaria con el pensamiento del siglo XIX” que tiene que ver, sin dudas, con la reacción común contra la conciliación hegeliana entre pensamiento y realidad, no es evaluada como algo positivo por Löwith, quien cree que Hegel, aún en su dialéctica, es más “realista” y menos “idealista” que Marx en su crítica a la economía política y que el pensamiento de Marx sigue teniendo elementos utópicos, y la tensión escatológica es más intensa que en Hegel.

4. Si deseáramos pensar en términos de categorías “existenciales”, como hace Löwith en De Hegel a Nietzsche, el calificativo “existencialista” sólo podría aplicarse a la antropología filosófica implícita en el pensamiento del joven Marx, pero ya no podría aplicarse al Marx maduro. En el caso de Kierkegaard, pensar su obra en el marco de la filosofía existencial, impide resolver el conflicto entre interioridad-exterioridad en que se debate su filosofía, o, al menos, intentarlo.

5. A Marx lo piensa en línea de continuidad con el mesianismo judío, que nada aporta a la imagen de “quiebra revolucionaria” con el pensamiento del siglo XIX. Por ello, la extraña paradoja de la lectura de Löwith es la siguiente: Kierkegaard resulta ser más revolucionario de lo que fue en realidad y Marx mucho menos.

Por último, para completar este complejo cuadro de similitudes en pos de defender la complementariedad de ambos proyectos, en un artículo de 1935 concibe a ambos pensadores como antecedentes conceptuales del decisionismo político de Carl Schmitt.

Desde el punto de vista de la historia del espíritu, el origen de esta teoría de la decisión que invierte el sentido literal de la filosofía se remonta a la tesis antirromántica de Kierkegaard relativa al pensador existencial y a su subjetividad apasionada, así como a la reivindicación antiburguesa de Marx de que la teoría dé el paso a la práctica.

6. En ambos casos me parece inoportuna la filiación. Describir el materialismo dialéctico en términos de voluntarismo es reducir el potencial revolucionario de éste a un aspecto subjetivo de carácter individual que no se condice con el cambio revolucionario que el materialismo pretende, cuyo sentido no es individual sino social. En lo que a Kierkegaard respecta, su enten-eller no representa ninguna auténtica alternativa puesto que el hombre que vive sin Dios es siempre un desesperado. De allí que el o lo uno o lo otro pueda interpretarse como “cualquiera de las dos posibilidades” son indiferentes o valen lo mismo si se desecha a Dios. Es decir, el acento del danés no está puesto en la necesidad de tomar una decisión en el vacío, sino más bien de tomar posición respecto a la eternidad. Por otra parte, cuando el danés piensa el problema de la decisión, lo hace en términos morales de elección de la personalidad, que es la que define la esfera ética frente a la estética. En síntesis, no hay ninguna decisión en el vacío, que pueda acercar a Kierkegaard al “decisionismo nihilista” de Carl Schmitt. Este asume una actitud de “indiferencia” frente a la cuestión de la decisión que en nada se parece al concepto kierkegaardiano de “interés” subjetivo por la existencia. Si uno quisiera podría interpretar este concepto en términos de “crítica al nihilismo”: en oposición a la nada en la que piensa Schmitt, el “interés”. Incluso el instante de la decisión desarrollado en las Migajas filosóficas, carece de sentido sino es en los términos del enfrentamiento con la exigencia de la “eternidad”. La decisión de Kierkegaard no es una decisión en el vacío sino la decisión de aquél que se enfrenta con lo eterno. Löwith reconoce esto último pero aún así lo piensa a Kierkegaard como antecedente del decisionismo schmittiano.

La decisión de Schmitt por lo político no es como una decisión religiosa, metafísica o moral –es decir, en términos generales, espiritual– a favor de un ámbito determinado y determinante, sino ni más ni menos que una decisión por la decisión (en el sentido de firmeza, resolución, independientemente del “por qué”), que ya es en sí la esencia específica de lo político.



Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Especial: 150 años de la primera edición de El Capital
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital", de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Antoni Puig Solé: El capital de Marx celebra su 150 aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Nick Beams: Le 150ᵉ anniversaire de la publication du 'Le Capital' — World Socialiste
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Riccardo Sorrentino: I 150 anni del 'Capitale' e l’equilibrio economico generale — Il Sole 24 Ore
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Eddy Sánchez: Y con él llegó el escándalo. Marx y El Capital 150 años después — Espai Marx
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de El Capital: Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
'Das Kapital', une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: Lire ‘Le Capital’, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Otras Notas
Olibier Barlet: Le Jeune Karl Marx, de Raoul Peck — Africultures
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Cinéma: "Le jeune Karl Marx" retrace la vie du théoricien du communisme — France Info
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx. 1° époque: entre Epicure et Hegel — Mediapart
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Dans 'Le jeune Karl Marx', Raoul Peck explore les années de formation de l’auteur du Capital — Les Voix du Monde
Comment Karl est devenu Marx: un biopic sur le père du communisme — TV5 Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Las ideas de Marx mantienen actualidad — En Marcha
"Le Jeune Karl Marx": La transformation d’un mythe — TouteLaCulture
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialismo — Marx desde Cero
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
La película 'El joven Karl Marx' llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Jean-Marc Vittori: Quand Draghi cite le grand Karl — Les Echos
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
Teresa Macrí: Il filosofo Engels torna a casa — Il Manifesto
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Carta de Marx a Abraham Lincoln tras su reelección como presidente de EEUU y en la que elogia su lucha contra la esclavitud — Ctxt
Konfuzius und Marx am Roten Fluss — Diario Digital
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
De Karl Marx à Mahomet: la diabolique alliance espagnole entre la gauche et les fondamentalistes islamiques — Dreuz Info
Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha — Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario