"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

14/5/14

El desarrollo de la Teoría de la distribución del plusvalor de Karl Marx en los ‘Manuscritos de 1861-63’

Karl Marx ✆ A.d. 
Fred Moseley  |  He argumentado en múltiples trabajos (Moseley 1993, 2000, 2002) que la teoría del plusvalor de Marx se estructura en términos de dos niveles básicos de abstracción: (1) la producción de plusvalor, en la que se determina la cantidad total de plusvalor en la economía como un todo y (2) la distribución del plusvalor, en la se la cantidad total de plusvalía predeterminada se divide en partes individuales (tasas de ganancia iguales, ganancia comercial, interés y renta). En la teoría de la distribución del plusvalor, la cantidad de plusvalor a ser distribuido se toma como dado, ya determinado por la anterior teoría de la producción del plusvalor. Esta premisa cuantitativa clave se repite en muchas ocasiones en todos los borradores de El Capital, especialmente en los borradores del Volumen 3 de El Capital en el Manuscrito de 1861-63 y en el Manuscrito de 1864-65. Otros autores también han enfatizado en la determinación previa del plusvalor total en la teoría de la distribución del plusvalor de Marx como: Paul Mattick, David Yaffe y Duncan Foley.

Los Grundrisse se encuentran prácticamente en su totalidad al nivel de abstracción del capital en general, el cual se divide en tres secciones: el proceso de producción del capital, el proceso de circulación del capital y una breve sección sobre el capital y la
ganancia. Además hay pocas discusiones breves sobre la igualación de las tasas de ganancias entre industrias, un aspecto de la distribución del plusvalor, y un tema que Marx mencionó en repetidas ocasiones “no pertenece aquí” (es decir, no pertenece a la sección del capital en general), sino que pertenece a la “futura investigación de la competencia”. Marx también afirmó claramente en estas breves discusiones que el plusvalor total se determina previo a su distribución, y específicamente previo a la igualación de las tasas de ganancia. Por ejemplo:
El plusvalor total, así como la ganancia total, que es sólo elplusvalor mismo, calculado de manera diferente, no puede ni crecer ni decrecer a través de esta operación [igualación de las tasas de ganancia] jamás,por tanto lo que se modifica no es este, sino únicamente su distribución entre los diferentes capitales. Sin embargo, este examen pertenece únicamente con el de muchos capitales, no pertenece aquí [es decir, en el análisis del capital en general] (G. 760) (Ver nota 1)
Por consiguiente, aunque Marx dejó la elaboración de su teoría de la igualación de la tasa de ganancia al análisis subsecuente de la competencia, él ya tenía claro al final de los Grundrisse que su teoría se basaría en la premisa fundamental de que la cantidad total del plusvalor se determina previo a su distribución y previo a la igualación de las tasas de ganancia. Esta premisa clave continuó siendo la base para todo el trabajo subsecuente de Marx sobre la distribución del plusvalor y en particular de las tasas de ganancia iguales.

La publicación reciente del Manuscrito de 1861-63 da nueva luz sobre el desarrollo de la teoría de la distribución del plusvalor de Marx, la cual fue publicada eventualmente en el Volumen 3 de El Capital. El Manuscrito de 1861-63 es el segundo borrador de El Capital, y es el manuscrito en el que Marx desarrolló por primera vez su teoría de la distribución del plusvalor en partes individuales, que sería presentada posteriormente en el Volumen 3 de El Capital. Alrededor de dos terceras partes del Manuscrito de 1861-63 es lo que conocemos como las Teorías de la Plusvalía, de las cuales gran parte es sobre la distribución de la plusvalía. La tercera parte restante del manuscrito ha sido publicada por primera vez en la nueva edición de la MEGA e incluye un segundo borrador del Volumen 1 de El Capital, y lo que es más relevante para este trabajo, alrededor de 250 páginas sobre varios elementos de la distribución del plusvalor. i Este trabajo revisa el desarrollo de la teoría de la distribución del plusvalor de Marx en el Manuscrito de 1861-63. Se le dará énfasis a la premisa cuantitativa clave mencionada arriba – que en la teoría de la distribución del plusvalor de Marx, la cantidad total de plusvalor se determina previo a su división en partes individuales.

1. El segundo borrador del Volumen 1 de El Capital, Partes 2-4 (MECW.30.9-346)

El Manuscrito de 1861-63 también comienza al nivel de abstracción del capital en general, con el segundo borrador de la teoría de la producción del plusvalor de Marx, que posteriormente se convirtió en las Partes 2 – 4 del Volumen 1 de El Capital. Este segundo borrador de la teoría de la producción del plusvalor es muy interesante y está desarrollado de una manera mucho más clara que el tosco y exploratorio primer borrador en los Grundrisse. Este borrador también contiene más comentarios metodológicos que las versiones finales “popularizadas” del Volumen 1. Para ese tiempo Marx tenía una idea muy clara de la estructura general del Volumen 1 (al menos desde 1859; ver la descripción general en MECW.29. 511-17), y fue capaz de escribir estos capítulos similar a la forma final.

Hay un punto interesante y relevante en este segundo borrador del Volumen 1, en la parte que posteriormente se convirtió en el Capítulo 5 (“Contradicciones de la Fórmula General del Capital”). Marx discute brevemente el capital mercantil y el capital que devenga interés, el cual recibe ganancia e interés, incluso si son empleadas únicamente en la esfera de la circulación, la cual pareciera contradecir la ley del intercambio de equivalentes. Marx nota estas dos formas de capital:
aquí no entra, en absoluto, en consideración, ya que estamos tratando con el capital como tal, sino que tundra que desarrollarse posteriormente como derivación, formas secundarias del capital (MECW.30. 31-32).
La razón por la que el capital mercantil y el capital que devenga interés no pueden considerarse aquí es que la ganancia del comerciante y el interés son partes individuales del plusvalor total, y la cantidad total de plusvalor debe determinarse primero (al nivel de abstracción del capital en general en el Volumen 1). Con respecto al interés en específico Marx afirma que la magnitud del interés tiene que ver con la distribución del plusvalor, la cual presupone la cantidad total de plusvalor:
De manera similar, el interés aparece entonces meramente como una forma particular y rama del plusvalor, justo en tanto este último se divide después en diferentes formas, las cuales constituyen diferentes tipos de rédito tales como la ganancia, renta, interés. Todas las preguntas sobre la magnitud del interés, etc. por ende aparecen como preguntas de la distribución del plusvalor entre los diferentes tipos de capitalistas. La existencia de plusvalor se presupone aquí (MECW.30. 31-32)
Por consiguiente Marx continuó teniendo en mente la premisa cuantitativa clave de la determinación del plusvalor total previo a su división en partes individuales como comenzó en el Manuscrito de 1861-63. Marx hizo el mismo punto sobre la ganancia mercantil y el interés en la versión final del Capítulo 5 del Volumen 1, lo cual indica que el método lógico de Marx consistente en determinar primero el plusvalor total y después determinar las partes individuales del plusvalor, con el plusvalor total presupuesto, permaneció igual en el borrador final de El Capital, como en los borradores anteriores.

2. Las Teorías del Plusvalor: (MECW.30: 347 – 32. 541)

Mientras trabajaba en la Parte 4 del Volumen 1 sobre el plusvalor relativo, Marx irrumpió y comenzó a escribir en un libro de notas nuevo (Libro de notas VI), el cual tituló “Teorías de la Plusvalía”. Parece que la intención original de Marx era seguir su propia teoría del plusvalor, recién presentada, con un breve resumen crítico de las teorías del plusvalor de economistas clásicos previos, similar a lo que había hecho en la Contribución a la Crítica de la Economía Política para las teorías del valor y teorías del dinero. En cualquier caso, el trabajo de Marx sobre “Las Teorías del Plusvalor” pronto se expandió en tantos temas relacionados con la distribución del plusvalor (no sólo con la producción del plusvalor) y que por ende pertenecen al nivel de abstracción de la competencia y no del capital en general. La Tabla 1 al final de este trabajo presenta una descripción cronológica de cómo el trabajo de Marx sobre estos manuscritos se expandió en los meses siguientes, más allá de la producción del plusvalor y del nivel de abstracción del capital en general hacia la distribución del plusvalor y el nivel de abstracción de la competencia.

Marx comenzó su estudio crítico de las teorías del plusvalor de los economistas clásicos con la siguiente “observación general”:
Todos los economistas comparten el error de no examinar el plusvalor como tal, en su forma pura, sino en las formas particulares de ganancia y renta. (MECW.30. 348 [TSV.I. 40])
Cuantitativamente esto significa que los economistas clásicos compartieron el error de no distinguir entre la determinación del plusvalor total y la distribución del plusvalor en formas específicas de ganancia, renta, etc. Por tanto, Marx tenía clara esta distinción crucial cuando comenzó a escribir las Teorías del Plusvalor. Marx escribió primero lo que conocemos como el Volumen 1 de las Teorías del Plusvalor, el cual trata principalmente sobre la teoría del valor y plusvalor de Smith, así como sus conceptos de trabajo productivo e improductivo.ii En una digresión en esta parte del manuscrito sobre J.S. Mill y la cuestión sobre el efecto de un cambio en la magnitud del capital constante sobre la magnitud del plusvalor Marx afirmó claramente la determinación del plusvalor total previa a la de la ganancia y tasa de ganancia (el plusvalor total es la “presuposición”):
Cuando hablamos de la ganancia y de la tasa de ganancia, entonces el plusvalor se toma como dado. Por consiguiente, todas las influencias que determinan el plusvalor ya han operado. Este es el supuesto. (MECW.31. 69 [TSV.III. 228])
Después de discutir a Smith, el trabajo de Marx tomó un giro sorprendente. En lugar de considerar después la teoría del plusvalor de Ricardo y después la de los economistas posteriores a Ricardo, como Marx planeó originalmente (MECW.31. 538-84, nota 2), Marx discutió un trabajo más reciente, publicado en 1851, por Karl Rodbertus, quien había intentado desarrollar una nueva teoría de la renta en las líneas ricardianas, y con un intento de solución dirigida al problema de la renta absoluta de Ricardo (la teoría de Ricardo no podía explicar cómo la tierra menos fértil podía recibir renta). Este tema se encuentra fuera de lugar en el manuscrito tanto cronológicamente como lógicamente, ya que trata con la renta, una forma individual de la distribución del plusvalor, en lugar de la producción del plusvalor total, y por consiguiente pertenece al nivel de abstracción de la competencia, en lugar del capital en general. Marx llamó a esta sección del manuscrito una “Digresión”.

Parece que la razón inmediata para este sorprendente giro fue en gran medida práctica y fortuita. Lasalle le había prestado a Marx una copia del libro de Rodbertus el año anterior y le había escrito recientemente a Marx que quería su libro de vuelta (MECW.31: 593, nota 99 [TSV.II. 633-34, nota 1]). Por consiguiente Marx estudió el libro de Rodbertus mientras todavía tenía la oportunidad. El libro resultó ser más interesante de lo que Marx esperaba y parece haber estimulado el pensamiento de Marx sobre la renta y sobre la determinación de los precios de producción. Introdujo a Marx en una excursión teórica muy creativa casi por un año, durante el cual comenzó a trabajar por primera vez los detalles de su propia teoría de la distribución del plusvalor, la cual presentaría posteriormente en el Volumen 3 de El Capital.

Pronto en la sección sobre la teoría de la renta de Rodbertus Marx comenzó a percatarse de que para poder explicar la renta absoluta es necesario explicar primero los “precios promedio” o los “precios de costo” (lo que Marx llamó después los precios de producción). Por consiguiente comenzó a delinear por primera vez los detalles de su teoría de los “precios promedio” (MECW.31. 260-64 [TSV.II. 27-30]; MECW31. 297-305 [TSV.II. 64-71]). En estos esbozos Marx enfatizó que la tasa general de ganancia a la que se igualan todas las tasas de ganancia se determina por el cociente entre la cantidad de plusvalor total y la cantidad total de capital invertido. Marx asumió que la cantidad total de plusvalor se determina por el análisis previo del capital en general. Entonces, esta cantidad total de plusvalor se distribuye entre las ramas de producción individuales por medio de la venta de las mercancías a los precios promedio, que difieren de sus valores y que se determinan en parte por esta tasa general de ganancia. De esta manera, cada capital es tratado como un “accionista del capital agregado” y recibe su participación del plusvalor total de acuerdo a su propia magnitud. Los capitalistas son como “hermanos hostiles [quienes] se reparten entre sí el botín del trabajo de otras personas” (MECW.31. 264 [TSV.II. 29]). La magnitud total de este “botín” ya se ha determinado por el análisis previo de la producción de plusvalor.

Entonces la renta es explicada como una aplicación de su teoría de la tasa general de ganancia y de los precios de producción. La renta es una parte del plusvalor total que los terratenientes, por su monopolio de la tierra (y otros recursos naturales), son capaces de apropiarse para sí, en lugar de que este plusvalor sea distribuido entre los capitalistas. En esta teoría de la renta, la cantidad total de plusvalor se toma, una vez más como una magnitud dada, como se determinó por el análisis previo de la producción de plusvalor. Esta cantidad total de plusvalor se “divide” en ganancia y renta, y la renta no entre en la igualación de las tasas de ganancia entre industrias. Si la renta incrementa, entonces la ganancia disminuye, y viceversa, porque el plusvalor total es un dato.
Es obvio que cuando un plusvalor dado se subdivide entre capitalistas y terratenientes, entonces mientras mayor sea la participación de uno, menor será la participación del otro y viceversa. (MECW.31. 308 [TSV.II. 74]).
Una de las conclusiones principales de la discusión de Marx sobre la teoría de la renta de Rodbertus es que tanto Rodbertus como Ricardo cometieron el error, siguiendo a Smith, de asumir que los precios de costo (o precios de producción) de las mercancías individuales son iguales a sus valores (es decir, “identificar precios de costo y valores”), y este falso supuesto condujo a teorías de la renta erróneas. Por consiguiente Marx pasó a discutir la “Teoría del Precio de Costo de Ricardo y Smith” (MECW.31. 387-456 [TSV. II. Chapter 10]). Marx argument en esta sección que Ricardo no fue capaz de proveer una teoría satisfactoria de los precios de costo (o precios de producción) porque falló en seguir el método lógico correcto respecto a la producción y distribución del plusvalor. En lugar de primero determinar la cantidad total de plusvalor y la tasa general de ganancia y después determinar los precios de costo con base en esa tasa de general de ganancia predeterminada, Ricardo simplemente asumió una tasa de ganancia dada (sin explicar su determinación) y examinó hasta qué medida el supuesto de tasas de ganancia iguales era consistente con la determinación de los precios por los tiempos de trabajo. Para citar esta crítica metodológica en cierta extensión:
El método de Ricardo puede, por tanto, expresarse así: parte de la determinación de la magnitud del valor de la mercancía por el tiempo de trabajo y pasa luego a investigar si las demás relaciones y categorías económicas contradicen a esta determinación o hasta qué punto la modifican. A primera vista se comprende tanto la justificación histórica de este modo de proceder, su necesidad científica en la historia de la economía, como también su insuficiencia científica, insuficiencia que no se manifiesta tan sólo (formalmente) en el modo como se expone, sino también en que conduce a resultados erróneos, puesto que salta eslabones intermedios y trata de demostrar directamente la congruencia de las categorías económicas entre sí. (MECW. 390 [TSV.II. 164-65])
En vez de presuponer esta tasa general de ganancia, Ricardo habría debido más bien investigar hasta qué punto su existencia corresponde en general a la determinación de los valores por el tiempo de trabajo, y entonces habría visto que, en vez de corresponder a ella, la contradice prima facie y que, por tanto, su existencia debe razonarse a través de una serie de eslabones intermedios, desarrollo muy diferente del hecho de subsumirla sencillamente bajo la ley de los valores. De este modo se habría formado, en general, una concepción muy diferente acerca de la naturaleza de la ganancia y no la habría identificado directamente con el plusvalor. (MECW.31. 401 [TSV.II. 174])
 Traducción del inglés por A. Sebastián Hdez. Solorza



http://marxismocritico.wordpress.com/

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2) Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
_____________________
(*) Acceso indirecto