"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

5/4/14

Dos conceptos no confundibles: Productividad marginal y Valor trabajo

Karl Marx ✆ A.d.
Manuel C. Martínez  |  Con las hipótesis mengerianas [1], la Economía Clásica ha logrado trascender clasistamente la Crítica demoledora de Karl Marx. Digamos que el empirismo en Economía sigue vigente, y de allí que Marx llamara “vulgares” o acientíficos-piratas-a estos seguidores de Adam Smith, David Ricardo y de otros clásicos ya obsoletos ante el indiscutible carácter científico de dicha crítica marxiana. Quienes sigan aferrados a las ideas de Karl Merger, sencillamente se hallan desactualizados en materia económica.

La ley del decrecimiento de la productividad marginal, tomada de David Ricardo, la hizo suya Karl Menger y hasta hoy sigue apareciendo en la literatura económica de las más “prestigiosas” y onerosas academias y universidades burguesas del mundo[2]. Es más: el sólo hecho de que esa ley mengeriana figure en los pensa de estudio de dichas instituciones ha permeado el prestigio de ellas hacia esa hipótesis que, si a ver vamos, no resiste una nueva crítica posmarxiana. Es una ley básicamente técnica y no económica; más bien, hoy está dirigida a enmascarar  el valor trabajo. Efectivamente, esta ley rige para los rendimientos en términos de cantidades de valores de uso producidos por cada unidad de tiempo durante el cual la mano de obra se halle en funciones útiles. Estos rendimientos
se pueden tornar crecientes en un momento para luego entrar en decrecimiento marginal hasta llegara a cero y hasta menos aun. Este comportamiento no se discute.

A mayor cantidad de bienes por unidad de tiempo, más barato el costo unitario de las mercancías y viceversa. Cuando decae la productividad marginal, cada unidad sale más costosa por unidad de tiempo salarial, su costo marginal crece, pero eso no modifica en nada el valor de la oferta como un todo ni mucho menos el valor o salario del trabajador porque sencillamente la fuerza de trabajo vale según el precio de la cesta básica, y no por las unidades producidas [3] ya que estas salen más baratas o más costosas en función de todos los factores y no de la cantidad de la mano de obra.

El valor o precio de la mano de obra está tasado según la cesta básica para el trabajador, independientemente de que disponga de medios de producción de tal o cual calidad, o de que se halle parcial o totalmente ocioso durante la jornada.

Es que la productividad o trabajo se refiere a los efectos o resultas del uso de la fuerza de trabajo, mientras que el valor del trabajo se refiere a la duración del uso de la fuerza de trabajo del mismo. Lo que vende el empresario es el trabajo o valor creado con la mano de obra, y lo que se paga al asalariado es el valor de su fuerza de trabajo que se mide por tiempo de uso.

La productividad depende del uso de la mano de obra operando con medios de producción, de la técnica en juego, mientras que la fuerza de trabajo depende exclusivamente de la dieta personal o familiar del trabajador. Esa productividad deriva en determinada producción, en la cual intervienen los medios de producción cuyo costo es el valor de las horas medidas tanto en los precios de los medios usados como en el salario.

Notas

[1] Karl Menger introdujo en paralelo a Karl Marx su divulgada ley de los costos marginales crecientes que ha servido para fijar los precios de la oferta burguesa, vender a precios maximizados, y considerar que el trabajo vale menos porque “marginalmente”-cada día, cada hora, con cada nuevo trabajador-produce menos cantidad de productos (valores de uso) y hasta podría dar pérdidas, cuando los demás factores permanecen contantes. Esta aberración ha estado dirigida a magnificar la importancia “creativa” de los medios de producción y el abaratamiento de la mano de obra.
[2] Estos centros de estudios superiores son empresas de lujo privadas a fin de atraer como clientes a los hijos de empresarios adinerados para que, a fuerza de billetes, sus egresados exhiban como buenos y hasta excelentes títulos, detrás de los cuales pueden perfectamente ocultarse formaciones académicas de dudoso valor científico. Lo más grave de dichas instituciones es que, si sus clientes son extranjeros y sus hijos ejercerían fuera del país de esas instituciones, la calidad en su educación poco importa porque sólo perjudicaría a sus respectivos clientes extranjeros. Como quiera que los “profesionales” de la clase burguesa superior suelen no ejercer,  sus costosos títulos son simples adornos curriculares de frívola prestancia social-pantallearía, en lenguaje criollo-
[3] El trabajo a destajo, o con pago según la producción creada por el trabajador, ha sido una práctica salarial falaciosa. La detallaremos en próxima entrega, pero, a manera de adelanto, el destajo representa el salario por unidad producida y que se asimila al capital unitario variable que también crea una plusvalía unitaria a destajo.

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2) Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
_____________________
(*) Acceso indirecto