"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

26/10/13

Fundamentos para la reflexión de una modernidad postcapitalista en Bolívar Echeverría

Diana Fuentes  |  Si la vida no es más que un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y furia, que finalmente no significa nada, entonces, podría concluirse –hasta con sobrado “derecho”– que el desamparo del ser humano en el mundo contemporáneo no ha de conducir más que a distintas formas de nihilismo, relativismo e individualismo feroz. Efectivamente, después de la compleja historia del siglo XX, ninguna clase de esencialismo, por ingenuo que éste sea, debe ser aceptado, como tampoco se pueden aceptar leyes de la historia o de la vida social que intenten hacer de los sujetos simples engranajes de una enorme maquinaria en constante superación. A esto se debe agregar que los esquemas y fundamentos de la institucionalidad política de cuño ilustrado así como los decimonónicos principios de vida “democrática”, han expuesto de múltiples formas sus limitaciones y abiertas imposibilidades; incluso en aquellos casos en los que una tradición de “izquierdas” se hace del poder institucional. Sin embargo, es mucho lo que se abandona para el camino futuro si se aceptan estos presupuestos como rasgos característicos de nuestro tiempo sin acompañarlos con una crítica radical a la degradación del mundo social y a las destructivas
consecuencias que ha atraído la concreción y la expansión del principio de reproducción de la vida social propia del capitalismo.

Para el filósofo ecuatoriano-mexicano, Bolívar Echeverría (2010), la célebre sentencia del Rey Macbeth –el ruido y la furia– ayuda a describir la condición de la vida en la modernidad, como esa particular manera de ser y estar en un tiempo que se configura después de la muerte de dios: abandonados a su propio “destino”, los seres humanos habitan un mundo desalmado en el que ven degradarse paulatinamente los antiguos fundamentos de la vida social. Así, Echeverría asimila el desengaño que acarrea la modernidad, pero toma una seria distancia de cualquier cínica aceptación de la ausencia de un sentido absoluto, y señala a quienes hacen cómoda y rentable esa degradación. Ajeno a aquél desencantado realismo que declaró la muerte de todo racionalismo, da a la sentencia shakespeariana algo que le permite ir más allá del profundo escepticismo del hombre moderno porque lee el sinsentido de la historia contemporánea como el agotamiento de la cultura política moderna; como el empobrecimiento y la extenuación de la específica forma de la vida política que encontró su fundamento en un humanismo que hizo del hombre “la matriz y el poseedor de la naturaleza”. Para Echeverría, esa modernidad humanista asentada en el principio del bienestar material acumulativo es la que, al enfrentarse a la imposibilidad efectiva de una expansión de su riqueza ad infinitum, expone la decadencia de su principio mítico, perdiendo, al paso, su impulso expansivo. No obstante este declive que expone su ambigüedad, para el filósofo, el análisis de su proceso de decadencia debe considerar la factibilidad de hacer estallar sus nefastas contradicciones, sin que el efecto expansivo de su destrucción nos lleve al punto en que se sacrifique todo camino de realización de un modelo de vida social que sea capaz de apropiarse de los rasgos más libertarios del proyecto civilizatorio de la modernidad. Desde su perspectiva, la peculiaridad de la historia moderna de Occidente y de la barbarie que la caracteriza, radica en que ésta historia funesta no se origina desde la “decadencia” de su principio civilizatorio, sino, precisamente, desde despliegue más pleno del mismo.

Echeverría, cercano a la teoría crítica, hace un análisis de ese principio civilizatorio y distingue –alejándose radicalmente de otr  os críticos de la modernidad– entre modernidad y capitalismo. Ni la una implicaba al segundo, ni es él la consecuencia “natural” del desarrollo de la primera. Entre modernidad y capitalismo, afirma, “existen las relaciones q  ue son propias entre una totalización completa e independiente y una parte de ella” (Echeverría, 1995). La modernidad –como un fenómeno histórico de larga duración en el sentido braudeliano– es, para Echeverría, el carácter peculiar de una forma histórica de “totalización civilizatoria” que sobre la base de una “revolución neotécnica” estableció relaciones radicalmente nuevas entre el mundo humano y la naturaleza, y, entre la colectividad y el individuo singular. En tanto que el capitalismo es la forma que se dio a sí misma la modernidad; es su concreción real, aunque no por ello es la única posible (Echeverría, 2009).

Para el filósofo, la modernidad se inauguró sin duda como una promesa. Una promesa no cumplida por la lógica a la que finalmente se subordinó: la lógica de la valorización de valor, y que encontró su forma más acabada en la teoría y en la política de la Ilustración –ahí donde la izquierda y la derecha se inauguraron como propuestas antagónicas, y desde donde se constituye, también, la izquierda revolucionaria–. Ya Adorno y Horkheimer en su crítica al iluminismo, en el ensayo sobre el concepto de ilustración en la Dialéctica de la Ilustración, afirmaron: “La unión feliz… entre el entendimiento humano y la naturaleza de las cosas es patriarcal: el intelecto que vence a la superstición debe dominar sobre la naturaleza desencantada”[1]. Echeverría, siguiendo parcialmente aquel argumento, observa que la aniquilación permanente y sistemática del Caos, el desencantamiento del mundo y la pretensión moderna de supeditar la realidad misma de la naturaleza “tienen su origen en el triunfo aparentemente definitivo de la técnica racionalizada sobre la técnica mágica”[2] cuya pretensión es supeditar la realidad misma de lo Otro, “convertido en puro objeto, en mera contraparte suya…”. Por esto el racionalismo moderno es el modo de manifestación más directo del humanismo propio de la modernidad capitalista. Mas, como el proprio Echeverría apunta (2010) –en esta reflexión sigue la crítica de Martín Heidegger– esta forma de “humanismo” debe entenderse como un antropocentrismo exacerbado: como antropolatría. Es un “hiper-humanismo” de una “hybris de desmesura” que se sostiene sobre la “efectividad práctica del conocer ejercido como un trabajo intelectual de ‘apropiación’ del referente, así como en la efectividad metódica del tipo matemático-cuantitativo empleada por él”[3]. La efectividad en el enfrentamiento con la Naturaleza propia de la modernidad, consolida permanentemente las estrategias del racionalismo que configuran y articulan, además, una experiencia del tiempo continua y rectilínea, es decir, progresista, y una relación con el espacio social que, desde el remplazo de la socialización comunitaria, se concentra en la urbe –“lugar del tiempo vivo que repite en su traza la espiral centrípeta de la aceleración futurista”[4] –, como la zona privilegiada de la actividad creadora: “civilizada”.

Ahora bien,  la distinción entre modernidad y capitalismo permite a Echeverría abrir una brecha ahí donde Adorno y Horkheimer no vieron más que negatividad; donde ellos no veían sino la expresión de un acto de violencia que les sobreviene por igual a los hombres que a la naturaleza, Echeverría entrevé la posibilidad de una reconstrucción de una modernidad que no implica una agresión contra el orden natural. Un modernidad que, liberada del sesgo que le impone la lógica del capital, sea capaz de expandir sus rasgos potenciales; especialmente aquellos en los que el uso de la técnica profana que les da forma sirva como el medio de un desafío y una co-laboración  con lo Otro –con la naturaleza–, siguiendo “más bien el modelo de Eros”.

Para lograr demostrar la posibilidad potencial de esa otra modernidad, Bolívar Echeverría desarrolla la crítica de Marx sobre la contradicción entre valor de uso y valor, propia del o  bjeto mercantil. El proceso de reproducción social en general o de reproducción natural –como espacio del valor de uso– es el zona teórica desde la que Bolívar Echeverría hace la crítica de la crítica del discurso de Marx. Al profundizar sobre la forma, la estructura y las mediaciones de la reproducción de la vida humana, como condición trans-histórica u ontológica del ser del ser humano, Echeverría muestra la posibilidad de hacer una crítica al Iluminismo y al racionalismo que conducen los esquemas de las prácticas y los saberes hegemónicos en la modernidad-capitalista. De esta forma, la ampliación y la profundización del proceso de reproducción social-natural o proceso de reproducción en general, permiten a Echeverría entrar a la cuestión de la identidad y lo político como fundamentos de una posible superación de la modernidad-capitalista, utilizando a su favor la teoría crítica y las filosofías de Jean Paul Sartre y Martín Heidegger. Desde estas influencias, aleja la discusión sobre la identidad humana de cualquier vía de sustancialización o de esencialismo que autorizara pensar en una forma diáfana o auténtica de ser del ser humano que simplemente se reactualizara en cada momento diferenciado de la historia; y articula el concepto de transnaturalización usado por Marx y después por Lukács para determinar la especificidad de la forma de vida “natural” del ser humano. La transnaturalización implica, en la propuesta echeverriana, que el ser humano se consolida como tal al ir más allá de sus determinaciones propiamente naturales, en una dinámica en la que el enfrentamiento con la naturaleza es siempre indirecto. Mediado por su sociabilidad –articuladora tanto de la acción humana como de la reacción de la naturaleza–, el hombre “violenta”, dice el filósofo, a la naturaleza con el impacto de lo social que ha deformado lo dado. Deformar, para el ser humano, es en realidad dar forma y darse forma, forzando la legalidad de su estrato meramente físico. El ser humano, entonces, no sólo toma distancia de lo natural o de lo Otro, sino que es capaz de constituir la concreción de su socialidad por múltiples vías. Esto explica que existan tantas expresiones diversas de la vida naturalmente humana.

De esta forma para Echeverría, la formación de la vida social acontece siempre sobre un marco concreto en el que se juega la modalidad de la construcción de la sujetidad, que además implica la identidad o la coincidencia de dos momentos cuya congruencia o simultaneidad no nos es connaturalmente espontánea ni por innatismo, ni por instinto, ni por hábito. A saber, la dimensión del sujeto como productor o en el acto de producir, por una parte, y la dimensión del sujeto como consumidor, o en el acto consuntivo, por otra. No hay determinación ontológica o metafísica sobre la manera en la que el ser humano concreta ambos procesos: no hay un continuum natural. Por ello entre estos dos momentos se abre un hiato que el ser humano debe salvar en un esfuerzo por afirmar su existencia; ahí, en la falta de correspondencia espontánea entre las dos dimensiones de su presencia o de su ser en el mundo –producir/consumir–.

Echeverría asume la centralidad del trabajo o, mejor dicho, de la actividad productiva como proceso de objetivación de lo humano en la vida social, entendiéndola como proceso de reproducción que integra tanto el acto productivo como el acto de consumo de lo producido, al interior de un sistema de capacidades y un sistema de necesidades. De esta forma producir (trabajar) y consumir (disfrutar) transformaciones de la naturaleza son actividades que implican para el ser humano la ratificación de su vida social. El ser humano está obligado a construir y reconstruir-se de forma permanente en la actividad práctica-productiva y en la actividad de consumo o de goce de lo producido. Es por ello, dice Echeverría, que “la actualidad se manifiesta como un compromiso entre la permanencia y la evanescencia, como la solución a un conflicto entre el ser y la nada”.  Es una forma de “escasez ontológica” que caracteriza la condición humana y que le “condena a la libertad” en su contradicción. Es desamparo y contingencia, por un lado; autarquía, autoafirmación y creatividad, por otro.

Al caracterizar el proceso de reproducción humano en su doble configuración como momento de objetivación en el trabajo y como momento de subjetivación en el disfrute, con una dimensión propiamente semiótica, Echeverría amplía el espectro de determinación del proceso productivo a un cifrar-descifrar significados cuyos significantes son los objetos concretos, los bienes que resultan de la interacción social con la naturaleza. Así, se abre la posibilidad de comprender la producción de objetos, desde el marco de un campo instrumental determinado, como forjadora de la composición de ese objeto. La formación de la materia está mediada por una toma de decisión sobre una de las vías posibles al interior de la multiplicidad de potencialidades propias a su “naturaleza”, decisión que en esta interacción necesariamente significa o da sentido. En tanto que en el consumo, en el uso de ese objeto, se acepta esa significación porque se le descompone y se le integra en la subjetividad, que resulta también transformada en el proceso. Producir es comunicar un mensaje al proponer un valor de uso, que se ratifica o se acepta en su consumo.

Entre ambos momentos, producir-cifrar y consumir-descifrar, media el código inherente al campo instrumental del proceso de reproducción social que sirve de puente o de medio. Así, en la construcción de la objetividad del objeto práctico, se da forma desde este código que establece las condiciones para que un material se articule con una forma y una presencia significativa. El código no es, como para ciertos lingüistas, un medio abstracto. Es sin duda la entidad simbolizadora, es decir, aquélla que permite la interconexión y la comunicación entre los momentos de producción y de consunción, en tanto que establece las condiciones de sentido; pero, el código materializa en la estructura tecnológica de un determinado campo instrumental. De esta forma, el proceso de reproducción social, como un proceso de producción de sentido, es un proceso en el que se trabaja y se disfruta de objetos de naturaleza transformada mediante un código; y es al mismo tiempo un proceso de producción indirecto del sujeto, en tanto que la praxis de producción/consumo implica la reproducción de las relaciones sociales o políticas que lo constituyen. Es el mecanismo que otorga unidad o sintetiza la subjetividad que por sí misma no posee tal integridad. Se crea así el sujeto social.

En el capitalismo, sin embargo, la actualización de la dación de forma del ser humano sobre sí mismo no obedece a ese condicionamiento “natural” transnaturalizado, étnico e histórico, ya que se somete a un condicionamiento “pseudo-natural” que proviene de la organización económica convertida en sujeto. Como establece Marx, todo el proceso de reproducción social –producción/consumo– implica cierta organización de las relaciones de convivencia. En el capitalismo, éstas dejan de ser puestas por un orden “natural” y se establece una fuente autónoma de determinación, en verdad de sobredeterminación, de la figura concreta de la socialidad, agrega Echeverría. El capitalismo se monta sobre el código “social natural” y lo recodifica bajo el principio de la forma secundaria de la valorización del valor: lo subsume.

La totalidad de la vida social bajo el modo de producción capitalista se  determina de forma dual: como una forma primaria “social-natural” y una forma secundaria “proceso autonomizado de formación y valorización de valor”; contradictorias entre sí, la segunda siempre traiciona a la primera. Por ello, las relaciones de convivencia social se vuelven sobre la “forma natural” y la obligan a de-formar su actualización bajo la lógica de la ganancia en su versión capitalista. Como consecuencia, las relaciones de convivencia aparecen como unas entidades externas al sujeto, enajenadas de la vida en la que se constituye la “forma social natural”.
La vida social se sistematiza, en su conjunto, de forma capitalista, al recodifcarse las relaciones social-naturales que emergían de una cierta “armonía” entre el sistema de necesidades y el sistema de capacidades de un cuerpo social específico. Bajo la lógica de la producción y reproducción social de la vida en el capitalismo, toda la dinámica de producción/consumo de objetos naturales transformados queda absorbida por un nuevo estrato de determinación: el de la acumulación capitalista que arrebata al sujeto comunitario la posibilidad de comprender y de guiar el proceso su supervivencia y de la configuración de su mundo.

Desde aquí se puede afirmar que la forma de la crítica en Bolívar Echeverría es una forma discursiva que desinstrumentaliza la racionalidad de la modernidad, desde su capacidad de revelar las condiciones que la posibilitan como realidad histórica. Es por ello que la crítica es una manera de ver el mundo, no como pura negatividad, sino como una vía de acceso a lo real que halla y fija los puntos fallidos de la dinámica totalizadora del capitalismo. Es una forma de situarse frente a la fatalidad del mundo con la certeza de que aquí y ahora, a pesar de que la lógica de la valorización del valor forza permanentemente a la forma natural a su sometimiento ante la lógica de la ganancia, hay muestras permanentes de las irrupciones de la lógica del valor de uso, es decir, de la lógica de la libertad.

Así, el núcleo de la obra de Bolívar Echeverría se dirige contra la realidad implacable de la enajenación, de la sumisión del reino de la voluntad humana a la hegemonía de la “voluntad” puramente “cósica” del mundo de las mercancías habitadas por el valor económico capitalista. Y desde ahí es desde donde se pregunta: ¿en qué medida es imaginable otra “forma natural” de la vida social, otra configuración sintetizadora del conjunto de necesidades de consumo y disfrute del ser humano con el conjunto de sus capacidades de  trabajo y producción? ¿En qué medida es imaginable una relación diferente de lo Humano con lo Otro –lo no humano, lo extra (infra- o supra-) humano? Y resuelve categórico: éste es “el tema de nuestro tiempo”. Es, diríamos, el tema para la construcción de una modernidad postcapitalista.

Notas

[1] Adorno, T.; Horkheimer, Max, “Concepto de Ilustración” en Dialéctica de la Ilustración, Madrid, Trotta, 2006, p. 60.
[2] Echeverría, Bolívar, Definición de la cultura, México, Fondo de Cultura Económica, 2010, p. 226.
[3] Echeverría, Modernidad y cultura en La modernidad de lo barroco, México, ERA, 2005, p. 151.
[4] Ibid. 153.

Bibliografía

Echeverría, Bolívar, “Modernidad y capitalismo (15 Tesis)” en Las ilusiones de la modernidad, México: UNAM/El equilibrista, 1995.
_____, Modernidad y cultura en La modernidad de lo barroco, México, ERA, 2005.
_____, “¿Qué es la modernidad?” Cuadernos del Seminario Modernidad: versiones y dimensiones, Cuaderno 1, México: UNAM, 2009.
_____, “El ‘valor de uso’: ontología y semiótica” en Valor de uso y utopía, México: Siglo XXI editores, 2010.
_____, Definición de la cultura, México: Fondo de Cultura Económica, 2010.
_____, “El materialismo de Marx” en El materialismo de Marx. Discurso crítico y revolución, México: Ítaca, 2011.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto