"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

30/5/16

Partido, clase y marxismo: ¿Era Kautsky “leninista”?

Lenin ✆ Serguey Polischuk
Eric Blanc   /   En los últimos años, los socialistas han discutido encarnizadamente sobre la cuestión de los llamados “partidos amplios”. Muchos han defendido que hay que desechar el modelo "leninista" en favor de formaciones más amplias, como Syriza, Podemos, el Partido Laborista británico, los Verdes, etc. Otros han rechazado participar en este tipo de organizaciones, con el argumento "leninista" de que la construcción de partidos marxistas revolucionarios independientes sigue siendo la tarea de organización estratégica de los socialistas. Entrelazado con este debate ha habido una seria reevaluación del propio "leninismo". En particular, después de la publicación del monumental Lenin Rediscovered de Lars T. Lih, se han abierto algunas grandes interrogantes: ¿Rompió Lenin en la teoría y / o práctica con la estrategia "ortodoxa" articulada por el teórico marxista Karl Kautsky? ¿Fueron los bolcheviques, en otras palabras, un "partido de nuevo tipo"?

  English
Por desgracia, el debate ha pasado por alto hasta ahora una de las obras de Kautsky más reveladores sobre la construcción del partido revolucionario, su artículo de 1909 "¿Sectas o partidos de clase?". El artículo merece llegar a un público más amplio, ya que aclara la estrategia del Kautsky revolucionario (es decir, antes de su capitulación posterior ante la burocracia del partido alemán) y porque perspicazmente pone en cuestión las orientaciones políticas problemáticas que se han convertido en hegemónicas entre los socialistas de hoy. 

Kautsky polemiza contra lo que él considera que son dos falsas estrategias puestas de manifiesto en el debate relativo a la afiliación en 1908 del Partido Laborista británico a la Segunda Internacional. Por un lado, algunos reformistas defendieron que el Partido Laborista, bastante amorfo, era una alternativa positiva a los partidos explícitamente marxistas. No menos erróneo, desde el punto de vista de Kautsky, fue el intento sectario del Partido Socialdemócrata británico (SDP) de construir directamente un partido marxista en Gran Bretaña al margen del Partido Laborista. El artículo de Kautsky intenta demostrar por qué no tenía sentido contraponer el proyecto de construir partidos obreros de masas independientes con los partidos estrictamente marxistas. Los primeros, según él, deben considerarse como un paso hacia estos últimos.

Uno de los aspectos más significativos de "¿Sectas o partidos de clase?" Es que destruye el mito tan repetido de que Kautsky buscó construir (como un reciente artículo de Kevin Corr y Gareth Jenkins en International Socialism afirma) un "partido de toda la clase", fundado sobre la "unidad en un sentido amplio en vez de la unidad en el sentido de la cohesión ideológica". Si alguna vez existió un ejemplo de tal partido ese fue el Laborismo británico. Sin embargo, Kautsky argumenta enfáticamente que los intentos de exportar este modelo a países con partidos de masas marxistas sería meramente "un intento de acabar con una forma superior de partido ya existente, y reemplazarla por otra más arcaica". Kautsky aboga claramente por un partido basado en "el socialismo marxista, la teoría de la lucha de clases proletaria como se deduce del estudio de la sociedad capitalista". De acuerdo con la concepción de Kautsky, los trabajadores necesitan un partido independiente; ese partido debe ser en la teoría y en la práctica marxista revolucionario; y si todavía no es cabalmente un partido marxista, el papel de los revolucionarios es empujar para que se transforme en él. 

(Lenin, hay que señalar, compartía esta orientación "ortodoxa", tanto en lo que respecta a Rusia como a Gran Bretaña. Al expresar su acuerdo con la decisión de 1908 de admitir al Partido Laborista británico en la Segunda Internacional, el líder bolchevique argumentó que el Partido Laborista "representa el primer paso de las auténticas organizaciones proletarias de Gran Bretaña hacia una política de clase consciente y hacia un partido socialista de los trabajadores".)

Teniendo en cuenta que los laboristas británicos estaban dirigidos por líderes parlamentarios y sindicales ligados a los liberales y a la ideología burguesa, Kautsky defendió de manera muy "leninista" que hacía falta una organización revolucionaria propiamente dicha:
“La peculiaridad de Inglaterra consiste en el hecho de que las condiciones allí hacen necesario que los marxistas formen una organización sólida propia, que en los países donde existen partidos de masas con un programa socialdemócrata - es decir, marxista - serían superfluas. ... Sólo por medio de la propaganda marxista más energética entre las masas, y la crítica más decidida de los errores y los enredos de los líderes, el Partido (Laborista) podrá transformarse en una organización fuerte y confiable, en la lucha por la emancipación del proletariado”.
Kautsky criticó a los revolucionarios británicos no porque buscasen construir un partido estrictamente marxista, sino porque su negativa abstencionista a participar en el Partido Laborista británico les impedía alcanzar este objetivo en la práctica. Auto-proclamar un partido marxista no bastaba, ya que las condiciones distintas en diferentes países obligaba a aplicar tácticas flexibles para la construcción eficaz de partidos revolucionarios de masas.

En retrospectiva, el problema con el enfoque de Kautsky no era que defendiese un modelo de partido equivocado ( "el partido de toda la clase"), sino que, al igual que Lenin, subestimó el grado en que la burocratización de los partidos con un programa marxistas, como el SPD alemán, los hizo en la práctica similares al Laborismo británico. Se podría argumentar que la tragedia de la izquierda revolucionaria de la Segunda Internacional fue que la estrategia "leninista" que Kautsky defendió para Gran Bretaña - es decir, la organización de una corriente revolucionaria marxista propia con el objetivo de superar el reformismo dentro de los partidos socialistas de masas - no se aplicó en el resto de Europa también. Sólo después de las traiciones históricas de las burocracias obreras en 1914, Lenin y (finalmente) Rosa Luxemburgo adaptaron sus estrategias de organización para Europa.

A pesar de esta y otras deficiencias en el texto de Kautsky – incluida entre otras una seria subestimación de la acción de masas - me parece que la orientación estratégica general que invoca sigue siendo hoy más relevante que en 1909. Si bien la ausencia de un partido de masas marxista en Gran Bretaña fue excepcional en su momento, hoy se ha convertido en la norma.

Por desgracia, las dos orientaciones criticadas por Kautsky - que contraponen ambas la construcción de partidos amplios y de partidos marxistas - se han convertido en hegemónicas. De hecho, las posiciones contra las que polemizaba Kautsky en 1909 eran en algunos aspectos más avanzadas que sus formulaciones contemporaneas. Los defensores reformistas del modelo de partido amplio de la Segunda Internacional al menos defendían una organización de la clase obrera, mientras que en la actualidad es habitual que muchos socialistas promuevan formaciones populistas interclasistas (o que incluso participen en estructuras capitalistas, como el Partido Demócrata de Estados Unidos). A su vez, el sectario SDP. Británico - contra el cual Kautsky polemizó por creer que podría transformarse directamente en un partido de masas - tenía aproximadamente unos 13.000 miembros, mientras que los defensores hoy de su mismo enfoque a menudo solo agrupan a unas docenas o cientos de militantes.

La experiencia de las últimas décadas parecería demostrar que mientras que los partidos amplios no marxistas no pueden superar de manera efectiva el capitalismo, los proyectos de construcción de partidos marxistas probablemente fracasarán si están divorciados de los esfuerzos más amplios para construir una representación política de masas de y para la mayoría de la clase trabajadora. Los socialistas de hoy harían bien en redescubrir esta olvidada contribución de Kautsky de 1909 y reconsiderar su conclusión estratégica: 
“No es una cuestión de si preferimos un pequeño y decidido partido socialdemócrata a un partido amplio de clase sin un programa definido ... Una organización socialista del tipo del SDP (británico) es tan insuficiente por sí mismo como el Partido Laborista. Debemos alentar ambos”.
Traducción de inglés por G. Buster
Título original: “Party, class, and Marxism: Did Kautsky advocate ‘Leninism’?”
http://www.sinpermiso.info/
https://johnriddell.wordpress.com/

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente – La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: El Capital: una obra colosal“para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” [Entrevista con Michael Heinrich] — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional.cat
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periodico.cat
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2)Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
Jaime Corena: El verdadero Trump visto desde Marx — La Haine
Guía para el estudio del Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels — Fiuxy
Horacio González y Eduardo Grüner reflexionan sobre los 150 años de El Capital: Un campo de batalla para los debates — Página 12
Cinzia Romani: Un Marx sexy e pop per spiegarlo ai giovani globalizzati — Il Giornale
Sarah Jaffe: El surgimiento de la izquierda estadounidense: del Marxismo a la Resistencia ante Trump — TeleSur
__________________
(*) Acceso indirecto