"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

12/7/15

Marx vive en todas partes, como si fuera el universo entero y todos los puntos del universo

Marx sigue hablando. Habla de la realidad pero la gente está asustada de la realidad, por eso prefiere la literatura

Juan Chaneton   |   Visto desde adentro, es decir, en el fragor de los conflictos sociales setentistas que tocaron a rebato en América Latina, Marx aparecía como una vía hacia el poder. Más precisamente, como una weltanschauung que daba sustento a la política entendida como praxis desalienante y liberadora. Por cierto que, por aquellos años, tampoco escaseaban los comentaristas que observaban la tragedia a la manera del coro griego, esto es, desde el costado del escenario y destacando aspectos que, en la cosmovisión del pensador de Tréveris, ellos percibían como menos revulsivos y más evolucionistas y, con ello, no tan exigentes en términos de ejercicio de la actividad política. 

Si "todo lo sólido se desvanece en el aire" –como había afirmado el autor del Manifiesto Comunista–, pues entonces no había quebranto moral alguno en administrar razonablemente los tiempos y modos del compromiso, ya que con un poco bastaba y el resto lo harían las ineluctables "leyes de la historia". Personalmente, me conmovió muy temprano este pensamiento de Hegel: el sujeto individual y la naturaleza son ontológicamente idénticos pues ambos son etapas en el despliegue del espíritu absoluto.

Muchos de nosotros llegamos al Manifiesto después de la filosofía. Sin Hegel no había Marx posible y fue maravilloso comprobar que una bella metáfora del maestro de Jena, no por bella, dejaba de encontrar la refutación a su medida. En efecto, el búho de Minerva no levantaba vuelo al atardecer sino –y esto parecía una retorsión perversa y subversiva de las leyes de la naturaleza– en las frescas mañanas y a orillas del Rin.

La filosofía –decía Hegel– siempre llega tarde para dar instrucciones acerca de lo que el mundo debiera ser. Ése es el sentido de la referida metáfora. De este modo y en el prefacio a su Filosofía del Derecho, constriñe al filósofo al papel de mero espectador del proceso histórico.

Marx, por el contrario, es un filósofo de la praxis (la expresión es de Gramsci) ya desde su tesis doctoral. No es Demócrito sino Epicuro –afirma– la chispa que se resiste a morir en el crepúsculo griego. Y esto se debe a que en la arbitraria desviación de los átomos de Epicuro está el principio enérgico de que aquél carecía y que ese principio enérgico es la voluntad y, con ello, la política.

Así, advertíamos que Marx pensaba en el siglo XIX con una antena puesta en un remoto pasado pero también con un cable extendido hacia el futuro: él veía en la Comuna de París de 1871 nada menos que la forma concreta que iba a asumir, en la práctica, la dictadura del proletariado, concepto que, como acontece hoy en la física con la materia oscura, se sabía que podía existir pero nunca se había manifestado.

Esa manifestación (esa entidad fenoménica) fue la comuna, que después fue el sóviet en Rusia, el consejo obrero en la Hamburgo de 1918 o los cordones industriales y los consejos comunales campesinos (CCC) en la vía chilena al socialismo de 1970/73.

Claro es que Marx venía inescindiblemente unido a Engels y a Lenin. Ese corpus teórico resumía y orientaba la política y el camino hacia el poder en un escenario nacional. En contra de quienes así mirábamos las cosas se acuñaron neologismos coincidentes de derecha a izquierda: "sustituísmo", se dijo. Era la forma cursi de un epíteto más rústico: vanguardismo. En realidad, no queríamos sustituir nada ni a nadie sino sólo actuar por deber y eficazmente en un clima de época en el que el propio general Perón llamaba a la lucha armada para derrocar dictaduras (v. Carta a las FAP, Documentos de la Resistencia Peronista, Roberto Baschetti, Puntosur Editores, Buenos Aires, 1988, p. 439).

Marx, en fin, sigue hablando. Habla de la realidad pero la gente está asustada de la realidad, por eso prefiere la literatura. Y si el hombre parece resucitar cada día un poco más, ello ocurre en los medios y en los libros de Piketty, porque de la realidad, al parecer, nunca se fue.

Vive en Highgate, elegante camposanto de un no menos elegante barrio londinense. También en todas partes, como si, en realidad, él fuera el Aleph, el universo entero y todos los puntos del universo.

Título original: "Padre nuestro, que vives en Highgate..."
http://www.rionegro.com.ar/ 

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente – La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: El Capital: una obra colosal“para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” [Entrevista con Michael Heinrich] — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional.cat
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periodico.cat
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2)Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
Jaime Corena: El verdadero Trump visto desde Marx — La Haine
Guía para el estudio del Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels — Fiuxy
Horacio González y Eduardo Grüner reflexionan sobre los 150 años de El Capital: Un campo de batalla para los debates — Página 12
Cinzia Romani: Un Marx sexy e pop per spiegarlo ai giovani globalizzati — Il Giornale
Sarah Jaffe: El surgimiento de la izquierda estadounidense: del Marxismo a la Resistencia ante Trump — TeleSur
__________________
(*) Acceso indirecto