"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

11/6/15

Marxismo, civilización ecológica y China

John Bellamy Foster   |   El liderazgo chino, en los últimos años, ha hecho un llamado para la creación de una nueva "civilización ecológica". Algunos han visto esto como una desviación del marxismo y una concesión a Occidente. Sin embargo, en el marxismo clásico, desarrollado en las obras de Karl Marx y Frederick Engels, hay un fuerte componente ecológico. Marx define explícitamente el socialismo como el desarrollo de una sociedad ecologista o una civilización exista una regulación “racional” del "metabolismo humano con la naturaleza." 

En las últimas décadas han ganado interés las ideas ecologistas de Marx, primero en el oeste y más recientemente en China. Esto ha generado una tradición de pensamiento conocida como marxismo ecológico.

La reflexión plantea entonces tres preguntas: (1) ¿cuál era la naturaleza de la crítica ecologista de Marx? (2) ¿Cómo se relaciona con la idea de la civilización ecológica que ahora China promueve? (3) ¿China realmente avanza hacia la civilización ecológica? En la última década de 1840, el biólogo alemán Matthias Schleiden observó en su libro La planta: una biografía que "los países que están ahora sin árboles y con áridos desiertos, como una parte de Egipto, Siria, Persia y otros, fueron anteriormente un robusto enselvado, atravesado por arroyos". Él atribuyó esto al cambio climático regional generado por la actividad de los seres humanos. 

Al mismo tiempo que Schleiden desarrollaba estos puntos de vista, el agrónomo alemán Carl Fraas hacía observaciones similares sobre el clima y el mundo de las plantas, argumentando que "el desarrollo de la cultura y la actividad humana va dejando un verdadero desierto a su paso". Marx y Engels, que fueron interesándose cada vez más en la degradación ecológica y el cambio climático fueron influenciados por estas ideas. En 1858, Marx, siguiendo a Fraas, escribió: "El cultivo cuando sobrepasa el crecimiento natural y no es controlado conscientemente, deja un desierto tras él."

Por el 1860 cuando Marx estaba escribiendo El Capital, ya se habían intensificado sus preocupaciones sobre la preservación de la naturaleza. Muchos de estos criterios se forjaron bajo la influencia del gran químico alemán Justus Von Liebig. En el 1862, Liebig argumentó que la agricultura industrial en Inglaterra era un sistema de robo. Los principales nutrientes del suelo (nitrógeno, fósforo y potasio) eran sustraídos de la tierra y enviados a la ciudad, a cientos de miles de millas de distancia, en forma de alimentos y fibra contribuyendo a la contaminación y malogrando la calidad de los suelos. Gran Bretaña y otros países intentaron compensar estos excesos desenterrando los campos donde se efectuaron las batallas contra el ejército de Napoleón y robando huesos en las catacumbas europeas para fertilizar los campos ingleses. Del Perú extrajeron el guano y lo enviaron a Gran Bretaña para enriquecer los suelos.
"En lugar de un tratamiento racional consciente de la tierra como propiedad común y permanente, como condición inalienable para la existencia y reproducción de la cadena generacional humana", el capitalismo condujo a la explotación y despilfarro del os poderes de la tierra", declaró Marx.
El resultado fue una "fisura irreparable entre los interdependientes procesos del metabolismo social", es decir, entre humanidad y naturaleza. La requerida "restauración" de este metabolismo es esencial. En la sociedad socialista, "los productores se asocian regulando el metabolismo humano y de la naturaleza de una manera racional, con el mínimo gasto de energía y en las condiciones más dignas y adecuadas para la naturaleza humana".

Sobre esta base, Marx convirtió El Capital en lo que es quizás la concepción más radical de la sostenibilidad ecológica y propuso:
"desde el punto de vista de una formación económico-social superior, la propiedad privada de la tierra será tan absurda como la propiedad de un hombre por otro hombres. Incluso una sociedad entera, una nación o todas las sociedades existentes al mismo tiempo tomadas en su conjunto no son dueños de la tierra. Son simplemente sus poseedores, sus beneficiarios y tienen que legarla a las generaciones venideras en un estado mejor que la encontraron, como boni patres familias [buenos padres de familia]".
Marx y Engels abordan en sus escritos la mayoría de los problemas ecológicos de los tiempos modernos: el cambio climático (visto entonces como un fenómeno regional); la degradación de los suelos; la contaminación del aire y el agua; la sobreexplotación de los recursos naturales; la superpoblación; la deforestación; la lucha contra la desertificación; las toxinas industriales y la desaparición de las especies. En Dialéctica de la naturaleza, Engels observó:
"… nos adulamos demasiado a causa de nuestras victorias humanas sobre la naturaleza. Para cada victoria sobre la naturaleza toma su venganza sobre nosotros... pues a cada paso, nos recuerda que nosotros no marcamos regla alguna sobre la naturaleza, que somos como un conquistador sobre un pueblo extranjero, como alguien que está parado fuera de la naturaleza — pero que, con carne, sangre y cerebro, pertenecemos a la naturaleza y existimos en su seno siendo ella nuestro mástil.”
http://spanish.peopledaily.com.cn/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto