"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

4/11/14

José Revueltas: La revisión de la historia mexicana | Una profunda meditación basada en el marxismo

José Revueltas
✆ José Hernández
Saúl Escobar Toledo   |   José Revueltas fue un destacado pensador y militante de la izquierda mexicana [1]. Teórico del marxismo, filósofo y escritor de una de las obras más importantes de la literatura nacional, una parte muy importante de su obra política la dedicó a revisar la historia de México. Una revisión que surgió de una profunda meditación basada en el marxismo, pero también de la búsqueda de un pensamiento crítico que se deshiciera de los dogmas imperantes en ese momento provenientes tanto del estalinismo como del pensamiento dominante promovido y difundido por el Estado mexicano. El mérito de Revueltas fue construir las bases de una nueva teoría para la izquierda mexicana, para la lucha de los trabajadores. Fue, en su momento, una verdadera revolución del pensamiento intelectual y político en México. El texto en el que se expresa de manera más amplia esa nueva teoría se encuentra en su libro Ensayo sobre un proletariado sin cabeza publicado en 1962. Tiene como antecedentes varios escritos pero destacadamente los textos de 1958: México, una democracia bárbara. Los textos de Revueltas hay que recalcarlo se elaboran y se publican en tiempos en que la izquierda mexicana se desenvolvía en un ambiente caracterizados por la persecución policíaca y la exclusión política, de un lado, y el dogmatismo, del otro. Y de una época en que el pensamiento independiente y crítico corría por el filo de la navaja entre la incondicionalidad al socialismo real y la cooptación del régimen del PRI. Al elegir el camino de la crítica de estas opciones, Revueltas se convirtió en el ideólogo excepcional, el crítico del poder y sin duda el iconoclasta del marxismo y de la izquierda, el “ángel rebelde”[2].

Mucho del pensamiento de la izquierda mexicana de aquellos años se basaba en la idea de que la Revolución había sido el acontecimiento fundador de una nueva historia. La caracterización de la Revolución Mexicana dio sustento y esperanzas a las tesis de la acción progresista del Estado mexicano. El marxismo soviético fue la otra vertiente doctrinaria que alimentó esa confianza. Y llevaron a la conclusión, para muchos, en ese tiempo, de que el Estado mexicano podría conducir un desarrollo independiente y exitoso[3].

Por otro lado, hay que recordar que entre 1950 y 1970 fueron los años del estado del Bienestar, posteriores a la Segunda Guerra, y que el concepto del Estado promotor, planificador y redistributivo fue incluso adoptada por gobiernos de distinto signo político en el mundo desarrollado.

Uno de las obras fundamentales que expresan la ruptura con el dogmatismo fue su novela Los días terrenales, publicada en 1949. Se trata de una crítica inclemente a la rigidez ideológica y al autoritarismo de los partidos comunistas. Revueltas traza un retrato dramático de los militantes de la izquierda, en particular del PCM, quienes, según su relato, tuvieron que lidiar con dos verdugos al mismo tiempo, la dictadura del comité central del partido y la represión del Estado mexicano. La novela fue repudiada por la izquierda comunista y lombardista [4] y la presión y la condena fueron tan duras que Revueltas aceptó retirar su libro de la circulación. No aparecería otra vez, sino hasta 1967 con motivo de la edición de sus Obras Completas en Empresas Editoriales.

Ese mismos año, 1949, Revueltas empieza también a cuestionarse la estrategia de Lombardo Toledano, el principal dirigente de la izquierda en esos años y con quien había colaborado con gran entusiasmo en la fundación del Partido Popular (PP). En una carta dirigida y entregada al maestro (que no tuvo respuesta), le dice:
La clase obrera está abandonada a sí misma, mediatizada por el Estado a través de los líderes traidores; sus fuerzas están desarticuladas y su conciencia oscurecida y atrofiada por el colaboracionismo. La clase obrera no constituye en la actualidad un factor político independiente  [5]
Debe recordarse que apenas un año antes, en 1948, se había desatado una represión generalizada contra el sindicalismo independiente por parte de Miguel Alemán (que por cierto había sido apoyado por Lombardo, quien le había designado como el “cachorro de la Revolución”). Debido a esa represión se pudo descabezar a los principales sindicatos de industria y poner en su lugar, con el ejército y la policía, a dirigentes incondicionales. Es en esos años que surge el término “charrismo sindical” (por el dirigente espurio impuesto en el sindicato ferrocarrilero).

Pero será hasta 1955 cuando Revueltas rompa públicamente con el Partido Popular y pida su reingreso al Partido Comunista Mexicano (PCM) que lo acepta un año después solo para salir de este partido otra vez y definitivamente en 1960. Estos cinco años son decisivos para la elaboración de una nueva teoría política sobre el Estado mexicano basada en la historia de México.

¿Qué pasa en estos cinco años, entre 1955 y 1960, que hace madurar el pensamiento de Revueltas?

Tres hechos fundamentales, por lo menos:

En 1956, el XX Congreso del PCUS denuncia los crímenes de Stalin y anuncia una nueva etapa del socialismo. Se trata de un terremoto a gran escala para la izquierda mundial.

En 1958-59, se llevan al cabo las grandes huelgas ferrocarrileras y magisteriales con Vallejo y Campa a la cabeza que son reprimidas por los gobiernos de Ruiz Cortines y López Mateos.
Y tercero, a pesar de ello, Lombardo apoya la candidatura presidencial de López Mateos.
En enero de 1958, Revueltas concluye que:
…las ideas marxistas en México han sido víctimas de un saqueo general por parte de los diversos sectores, desde el revisionismo acomodaticio, oportunista y acrobático de Lombardo Toledano, hasta el “marxismo legal” de la burguesía democrática
Un año después, en su artículo “Enseñanzas de una derrota”, afirma: “La lucha por la creación de un poderoso movimiento sindical independiente y por la conquista de la independencia política de la clase obrera ha sufrido uno de los más rudos golpes con la brutal represión… a los trabajadores ferrocarrileros”[6]

Convencido entonces de que ni el PCM ni el PP ofrecen una salida teórica ni práctica a la izquierda mexicana, Revueltas emprende un nuevo camino que expresa ampliamente en su Ensayo sobre un proletariado sin cabeza. Seguramente Revueltas y la célula Carlos Marx del PCM (a la que también perteneció Enrique González Rojo) se preguntaban ¿por qué no hay un sindicalismo independiente en México?, ¿por qué si el gobierno reprime a los trabajadores, la izquierda (incluso el PCM), sigue confiando en el gobierno?

Esa es la pregunta que Revueltas trata de resolver en su famoso libro, con la siguiente tesis:
En México se produce un fenómeno del que difícilmente puede darse un paralelo en ningún otro país del mundo contemporáneo. Este fenómeno consiste en que la conciencia de la clase obrera ha permanecido enajenada a ideologías extrañas a su clase, y en particular a la ideología democrático–burguesa, desde hace más de 50 años, sin que hasta la fecha haya podido conquistar su independencia. O sea, su enajenación ha terminado por convertirse en una enajenación histórica… La clase obrera mexicana, de este modo, se proyecta en la historia de los últimos 50 años del país como un proletariado sin cabeza, o que tiene sobre sus hombros una cabeza que no es la suya [7]
La conciencia enajenada o la falta de independencia de la clase obrera mexicana es un hecho excepcional en el mundo contemporáneo, que debe tener una explicación investigando la historia nacional. Aunque el texto de Revueltas puede parecer de difícil comprensión (sobre todo si no se lee atentamente) están aquí presentes algunos rasgos esenciales de caracterización del Estado mexicano que van a ser materia del debate intelectual y político diez años después:
a) El control de masas del Estado mexicano o, como se llamó después, su política de masas
b) La falta de independencia orgánica e ideológica de las clases, sobre todo de las clases explotadas y en particular de la clase obrera, lo que explicaría la debilidad del sindicalismo mexicano.
c) La fuerza ideológica de la Revolución Mexicana que sirvió para legitimar al Estado como representante de todos los mexicanos y para abarcar distintas posturas políticas
d) La existencia de un partido de Estado
e) La deificación del Estado (o su omnipresencia en las relaciones sociales)
f) La represión a las disidencias sobre todo las disidencias de masas y las disidencias que aspiren al poder, como un rasgo fundamental del régimen.
El gran mérito de Revueltas reside en la crítica del poder ideológico del Estado mexicano a partir de una nueva visión de la historia de México, en particular de la Revolución Mexicana.

En México: Una democracia bárbara, Revueltas señaló:
“Si queremos poner al descubierto la esencia del fenómeno socioeconómico y político mexicano … es preciso subrayar con todo el énfasis necesario, el papel que desempeña la ideología dentro del complejo del poder pues es (aquí) donde se agazapa y disimula la manipulación real que constituye una de las bases primordiales en que se sustenta el sistema de dominio al cual se encuentra enajenada la sociedad mexicana …” [8] (p. 15)
Y es que, a pesar de sus ropajes ideológicos, el poder del Estado mexicano se utilizó reiteradas veces contra el pueblo sobre todo a partir de 1948 para tratar de doblegar su resistencia frente a los despojos, las injusticias, el autoritarismo y la corrupción. Revueltas puso en claro, con un análisis que representó una verdadera revolución intelectual, que ese Estado represor no defendía otro interés que la conservación del poder de una élite política y los intereses económicos de una reducida clase dominante. Ya no representaba las causas populares que habían dado origen al levantamiento de principios del siglo XX.

Hoy en día, esa crítica sigue vigente. En el fondo, la izquierda se debate todavía entre la necesidad de hacer una denuncia de las desviaciones del poder: su autoritarismo, su corrupción y su impunidad; y el pragmatismo político que le impone la competencia electoral, el camino de las reformas y su responsabilidad a la hora de ejercer parte de ese poder (del Estado). Entre una política sectaria y otra de masas. Entre una propuesta política sólida desde el punto de vista teórico e ideológico, y el oportunismo que borra fronteras entre la izquierda y la derecha.

La izquierda ya no vive, hoy, subyugada por el dogma. Pareciera que, por el contrario, su propuesta se diluye o se decolora hasta hacerse difícilmente reconocible, como una alternativa propia, en el marasmo de nuestra vida política. Pero precisamente por eso, las reflexiones de Revueltas son tan necesarias. Hay que insistir que la inspiración de su pensamiento y de su vida fue, básicamente, la crítica del poder (del Estado, de la burguesía o del comité central).

Pero sobre todo hay una tarea que Revueltas propuso desde hace más de 50 años y sigue vigente: la búsqueda por convertir a la clase obrera en un actor político, libre del control del Estado y de líderes traidores. Aunque solo fuera por ello, Revueltas es un pensador vivo y vigente que con sus ideas sigue militando con nosotros.

Para finalizar, y frente a los hechos más recientes, en particular la represión al movimiento estudiantil normalista de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, a finales de septiembre, cabría también recordar las palabras escritas por Revueltas el día 4 de octubre de 1968, como una muestra de su “desolación” por la matanza de Tlatelolco:
Uno hubiese querido amar, sollozar, bailar, en otro tiempo y en otro planeta (aunque se hubiese tratado de este mismo). Pero todo te está prohibido, el cielo, la tierra. No quieren que seamos habitantes. Somos sospechosos de ser intrusos en el planeta. Nos persiguen por eso; por ir; por amar, por desplazarnos sin órdenes ni cadenas. Quieren capturar nuestras voces, que no quede nada de nuestras manos, de los besos, de todo aquello que nuestro cuerpo ama. Está prohibido que nos vean. Ellos persiguen toda dicha. Ellos están muertos y nos matan. Nos matan los muertos. Por esto viviremos [9]
Y más adelante:
La bárbara matanza de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968 es una herida que permanece abierta y sangrante en la conciencia de México … sólo la justicia histórica puede cerrar esta herida … Pero ni la justicia histórica ni nada ni nadie podrá borrar este recuerdo; será siempre una acta de acusación y una condena…” [10]
Notas

[1] José Revueltas nació el 20 de noviembre de 1914 y falleció el 14 de abril de 1976.
[2] “Revueltas fue siempre el ángel rebelde, soberbio, humilde, constantemente arrepentido y pecador. Salía de las manos de un Dios y le disgustaba su origen celeste. Lo rechazaba y volvía a él. Siempre libre y siempre encadenado, desde joven siempre protestó en la tierra contra el sistema establecido y gritó y peleó por un nuevo sistema, por un modelo de otro cielo, pero dialécticamente, el nuevo modelo celeste se le volvía inaceptable haciéndolo así el ángel rebelde de muchos diferentes dioses. De naturaleza dogmática, aborrecía el dogma pero volvía a él como si fuera un fuego inextinguible e hipnotizador. Se dejaba juzgar y se juzgaba a si mismo…” Elena Poniatowska (1977) en Nocturno en que todo se oye. José Revueltas ante la crítica. Selección y prólogo de Edith Negrín, México, Era, 1999.
[3] Desde luego hay que señalar que la izquierda no estaba defendiendo un liberalismo económico sin cortapisas. El desarrollo capitalista tendría que ir acompañado de la protección del nivel de vida del obrero y el campesino, y tendría que respetar el papel determinante del estado en el diseño de las metas socioeconómicas y los derechos de los capitalistas nacionales. (B Carr, p. 161)
[4] Sobre el escándalo que causó la novela Cf, por ejemplo José revueltas, una biografía intelectual, de Jorge Fuentes Morúa, pp. 237 y sigs y el ensayo de Héctor Manjarrez, p. 35.
[5] Obra completas, t. 16, p. 119.
[6] Revueltas, José. “Escritos Políticos II” en Obras Completas, t. 13. México, Ed. ERA, 1984. P. 71 y 93
[7] Revueltas, José. “Ensayo sobre un proletariado sin cabeza”, Obras Completas, t. 17. México, Ed. ERA, 1980, p. 75.
[8] Revueltas. José “México: una democracia bárbara” en Obras Completas, t. 16. México, Ed ERA, 1983
[9] Revueltas, José. “México 68: Juventud y Revolución” Obras Completas, t. 15. México, Editorial ERA, 1978. Cf. pp. 79 y sigs.
[10] Op. Cit., p. 280.

Título original: “José Revueltas: La revisión de la historia”

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2) Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
_____________________
(*) Acceso indirecto