"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

19/10/14

La Primera Internacional y la Comuna de París | 1871

Barricada de la rue Soufflot ✆ Horace Vernet
Michael Löwy & Olivier Besancenot    |    Londres 1864. La Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) -conocida hoy como I Internacional- fue fundada exactamente hace 150 años, en 1864, en Saint-Martin’s Hall en Londres por un Congreso obrero europeo convocado por los sindicatos ingleses. El Consejo Central elegido en aquella ocasión pidió a Karl Marx redactar su Llamamiento inaugural, discurso y documento fundador del movimiento obrero moderno. Texto que concluye con la célebre fórmula: “La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”. Las corrientes libertarias, en particular proudhonianas, formaron parte de la AIT desde el principio, y sus relaciones con los socialistas marxistas no fueron solo conflictivas. Entre los partidarios de Marx y los representantes de la izquierda del proudhonismo, como Eugène Varlin y sus amigos, se llevaron a cabo algunas convergencias contra los proudhonianos más de derechas, partidarios del “mutualismo”, proyecto económico fundado en “intercambio igual” entre pequeños propietarios. En 1868, en el Congreso de Bruselas de la AIT, la alianza de estas dos corrientes condujo a la adopción -bajo la égida del militante libertario belga César de Paepe- de un programa “colectivista”, es decir que defendía la propiedad colectiva de los medios de producción: la tierra, los bosques, las minas, los medios de transporte y las máquinas /1. 

Retrospectivamente, la resolución sobre los bosques aparece como una de las más actuales:
“Considerando
que el abandono de los bosques a particulares conduce a la destrucción de los bosques; que esta destrucción en ciertos puntos del territorio dañará la conservación de las fuentes, y por consiguiente, a la buena calidad de esas tierras, así como a la higiene pública y a la vida de los ciudadanos; El Congreso decide que los bosques deben ser propiedad de la colectividad social” /2.
Tras la adhesión de Bakunin (1868) y la victoria de las tesis libertarias en el Congreso de Basilea de la AIT celebrado en 1869, las tensiones con Marx y sus partidarios se intensifican. Sin embargo, durante la Comuna de París las dos corrientes cooperan fraternalmente; es la primera gran tentativa de “poder proletario” en la historia moderna. Desde 1870, Leo Frankel, militante obrero húngaro establecido en Francia, amigo cercano de Marx, y Eugène Varlin, el proudhoniano disidente, trabajan juntos en la reorganización de la sección francesa de la AIT. Tras el 18 de marzo de 1871, los dos están a la cabeza de la Comuna, el primero como delegado de trabajo, el segundo como delegado para la guerra, en una estrecha colaboración. Los dos participan, en mayo de 1871, en los combates contra los versalleses: Varlin es fusilado tras la derrota de la Comuna, Frankel logra emigrar a Londres.

A pesar de su carácter efímero -apenas algunos meses-, la Comuna de París es un modelo sin equivalente en la historia de las revoluciones sociales: ejemplo a la vez de un poder revolucionario de los trabajadores, democráticamente organizado (delegados elegidos por sufragio universal) que suprime los aparatos burocráticos del Estado burgués y de una experiencia profundamente pluralista, que asocia en un mismo combate a “marxistas” (el término aún no existía), proudhonianos de izquierda, jacobinos, blanquistas y republicanos sociales. La Comuna de París inspira la mayor parte de los grandes movimientos revolucionarios del siglo XX, pero esta cualidad democrático/revolucionaria y pluralista estará mucho menos presente en los movimientos que le sucederán, salvo muy al comienzo de la Revolución de Octubre de 1917.

Ciertamente, los análisis respectivos de la Comuna dados por Marx y Bakunin estaban en las antípodas. Se puede resumir las tesis de uno en los términos siguientes:
“La situación del pequeño número de los socialistas convencidos que formaron parte de la Comuna era excesivamente difícil... Tuvieron que enfrentar un gobierno y un ejército revolucionarios al gobierno y al ejército de Versalles”. Frente a esta lectura de la guerra civil en Francia, el punto de vista antiestatal del otro prima: 
“La Comuna de París fue una revolución contra el estado mismo, ese monstruo sobrenatural producido por la sociedad”.
El lector atento e informado habrá corregido por sí mismo: la primera opinión es la de... Bakunin, en su ensayo La Comuna de París y la noción del Estado /3. La segunda es una cita de... Marx, en el primer ensayo de redacción de La Guerra Civil en Francia /4 (1871). Hemos invertido las citas a propósito, para mostrar que las divergencias -ciertamente muy reales- entre Marx y Bakunin, marxistas y libertarios, no son tan sencillas y evidentes como se piensa.

Por otra parte, Marx se alegró de que en el curso de los acontecimientos de la Comuna, los proudhonianos olvidaran las tesis de su maestro, mientras que algunos libertarios observaron con placer que los escritos de Marx sobre la Comuna olvidaran el centralismo en beneficio del federalismo. En efecto, La Guerra Civil en Francia: 1871, texto en caliente que Marx redactó a demanda de la AIT y el conjunto de los borradores y materiales preparatorios de su libro, testimonian el antiestatalismo feroz de Marx. Definiendo la Comuna como la forma política al fin encontrada de la emancipación social de los trabajadores, éste insiste en su ruptura con el Estado, ese cuerpo artificial, esa boa constrictor, esa pesadilla asfixiante, esa excrecencia parasitaria /5.

No obstante, tras la Comuna, el conflicto entre las dos tendencias del socialismo se agrava, concluyendo en el Congreso de La Haya, en 1872, con la expulsión de Bakunin y de Guillaume, y con la transferencia de la sede de la AIT a Nueva York -de hecho, con su disolución. Como consecuencia de esta ruptura, los libertarios deciden formar su propia Asociación Internacional de los Trabajadores, que sigue existiendo hoy: es el vínculo entre los movimientos anarquistas de los diferentes países.

Más que intentar contabilizar los errores y las faltas de unos y otros -las retahílas de acusaciones recíprocas no faltan-, querríamos plantear el aspecto positivo de esta experiencia: un movimiento internacionalista diverso, múltiple, democrático, en el que opciones políticas distintas pudieron converger en la reflexión y en la acción durante varios años, lo que permitió a esas alianzas efímeras o más duraderas jugar un papel de vanguardia en la primera gran revolución proletaria moderna. Una Internacional en la que libertarios y marxistas pudieron -a pesar de los conflictos- trabajar conjuntamente y emprender acciones comunes.

Es ésta pues una experiencia que no puede evidentemente repetirse, pero que nos interesa hoy, al alba del siglo XXI.

La II Internacional, fundada en 1889, estuvo desde su origen bajo la hegemonía de la corriente marxista. Sin embargo, corrientes anarquistas tuvieron su lugar en ella hasta el Congreso de Zúrich en 1893, en el que se produjo la expulsión de Gustav Landauer y de los libertarios alemanes, pronto seguida de una escisión. Entre los disidentes que rompieron en Zúrich se encontraron no solo anarquistas como Fernand Pelloutier, sino también socialistas holandeses -Domela Nieuwenhuis- y franceses -Jean Allemane- de tendencia antiparlamentarista.

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR /6

Notas

1/ Sacamos estas informaciones histórica de la excelente obra de síntesis de Gaetano Manfredonia, L´Anarchisme en Europe, Paris. PUF, coll. “Que sais-je?”, 2001.
2/ Amaro del Rosal, Los congresos obreros internacionales en el siglo XIX, México, Grijalbo, 1985, p. 159.
3/ Mijail Bakunin, De la guerre à la Commune, textos editados por Fernand Rudé, Paris, Anthropos, 1972, p. 412.
4/ Marx, Engels, Lénine, Sur la Commune de Paris, Moscou, Éditions du Progrès, p. 45
5/ Karl Marx y Friedrich Engels, Inventer l´inconnu. Textes et correspondances autour de la Commune, precedido de Politiques de Marx por Daniel Bensaid, Paris. La Fabrique, série “Utopie et liberté”, 2008. Ver también el esclarecedor comentario de Miguel Abensour, Le Démocratie contre l´État. Marx et le moment machiavélien. Paris. Le Félin. 2004, p. 137-142.
6/ Los estatutos y el manifiesto inaugural (Marx) se pueden encontrar en castellano en http://www.marxists.org/espanol/m-e/1860s/1864-est.htm. http://www.marxists.org/espanol/m-e/1860s/1864fait.htm. La Comuna de París y la noción de Estado (Bakunin) en http://miguelbakunin.wordpress.com/2008/01/22/la-comuna-de-paris-y-la-nocion-de-estado/

El anterior extracto, es el primer capítulo del libro ‘Affinités Revolutionnaires. Nos étoiles rouges et noires -pour une solidarité entre marxistes et libertaires’ de Michael Lowy y Olivier Besancenot.

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2) Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
_____________________
(*) Acceso indirecto