"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

29/12/13

La mirada antropológica de E.P. Thompson

María Gómez Garrido  |   Las aportaciones de Edward Palmer Thompson a la historia social y la teoría política son tan numerosas como las corrientes que combatió, apoyándose siempre en un minucioso trabajo de investigación. En este texto me propongo rescatar su mirada antropológica. De ella destaca la prioridad concedida a la experiencia de los sujetos históricos, tal y como ellos mismos la vivieron y expresaron. Thompson comparte con Dilthey y la antropología interpretativa y de la experiencia una conceptualización de ésta como suceso vivido que adquiere significado al ser interpretado a través de unos marcos culturales comunes. Es así que Thompson rescata tradiciones populares que remiten a nociones de justicia, pero también memorias colectivas desde la que se interpretaron las vidas cambiantes de aquellos grupos que, en los albores de la industrialización, se fueron constituyendo en un nuevo sujeto colectivo – la clase obrera. Experiencia supone además la inclusión de los deseos y sentimientos, no sólo los pensamientos. No es posible concebir la configuración del “interés” de la clase obrera sin comprender antes sus sentimientos de agravio frente a otras clases. Finalmente, la mirada antropológica de Thompson pone acento en la idea de proceso. Sus densas descripciones irritaron a sociólogos como Bendix. Su forma narrativa, sin embargo, nos ayuda a comprender la complejidad de cualquier acontecimiento histórico, al tiempo que arroja luz
sobre problemas teóricos tan difíciles como la constitución de un nuevo sujeto colectivo. Probablemente pudo emprender esta complicada tarea porque, más allá de las disquisiciones académicas, le movía una profunda pasión y respeto hacia los protagonistas de su estudio.

Introducción
“Éste es, en lo que alcanzo a conocer, el trabajo más extenso de lo que se sabe sobre la vida y los movimientos sociales de las clases bajas inglesas en el período señalado. (…) Pero con todos los respetos debidos a los esfuerzos infatigables del autor, el lector puede al final quejarse de la falta de guía. Muchas partes concretas de este estudio son excelentes, pero no hay suficiente coherencia en el conjunto. Pese a todos los riesgos que implica la conceptualización abstracta, sin ella la historia es imposible de abarcar – y resulta muy larga” (Bendix 1965: 606).
Con este final despachaba Richard Bendix en la American Sociological Review su breve reseña de la obra de Thompson The Making of the English Working Class. Bendix concedía que el extenso trabajo tenía algunas virtudes: “los científicos sociales interesados en el periodo se beneficiarán enormemente del completo y razonado estudio de temas como los motines luditas, o la influencia de Cobbett, Carlile o Owen en la cultura obrera, las leyes Anti-Combination y muchos, muchos otros”. Resultaba imposible no reconocer el monumental trabajo de Thompson, pero para alguien autodenominado “científico social”, La formación de la clase obrera en Inglaterra carecía de los requisitos de cientificidad: un duro aparato conceptual y teórico desde el que examinar la evidencia empírica. Aquello que fue, en definitiva, la propuesta del programa anglosajón que inició la llamada sociología histórica, cuyos principales impulsores, además del propio Bendix como referente, han sido Charles Tilly y Theda Skocpol.

Retomar las páginas del libro de Thompson cincuenta años después puede llevar a una queja parecida al lector, sea éste investigador o no: demasiado largo. En un tiempo en el que triunfa un servicio de comunicación que nos limita la expresión a 140 caracteres, o los pechakucha, con sus 6 minutos, ¿qué cabida tiene la lectura de un libro de casi 900 páginas? Tampoco parece que tenga mucho lugar en un mundo académico presionado por la publicación de impacto como índice de calidad, donde se ha de engullir en un tiempo récord resumen y conclusiones de los últimos artículos (también de impacto) sobre una determinada temática, e ingeniárselas (citando a la revista donde una quiere publicar, presentando una perspectiva que resulte novedosa, pero dentro de la moda) para vomitar uno o varios textos que seduzcan en este peculiar mercado configurado en los últimos años.

No, no son tiempos para un libro como el de Thompson. Y, sin embargo, cuánto podemos aprender hoy de este largo trabajo, escrito con otros ritmos, innovador de verdad porque está alentado por la pasión y no por la moda, ni por las ansias de tener un renglón más en el currículum. Es mucho lo que nos puede decir hoy a las y los historiadores, también a sociólogas y sociólogos; pero además, nos interpela a las ciudadanas europeas de estas décadas del siglo XXI, en las que cualquier atisbo de movimiento social que reconstruya lo colectivo desde principios solidarios es sofocado y reprimido. Qué alivio leer esas páginas en las que Thompson recuerda que, durante los años más duros de la represión anti-jacobina, florecieron, aunque fuera subterráneamente, toda suerte de asociaciones y grupos políticos. Poco a poco, irían confluyendo las energías de trabajadores manuales, artesanos, o mineros, acompañados de lecturas clave, pero también de una fe entusiasta y crítica, para construir – aún sin saberlo – algo nuevo. No fue tal el fracaso que muchos sentían con desaliento mientras se acercaba el nuevo siglo; se fueron sembrando las semillas de los proyectos solidarios y emancipadores que constituirían la clase obrera británica de las siguientes décadas.

En este artículo me propongo rescatar la mirada antropológica de Edward Palmer Thompson. De ella destaca la prioridad concedida a la experiencia de los sujetos históricos, tal y como ellos mismos la vivieron y expresaron. Desde un enfoque diltheyano, pero movido por un posicionamiento político, Thompson trata de rescatar de la “enorme prepotencia de la posteridad al pobre tejedor de medias, al tundidor ludita, al ‘obsoleto’ tejedor en telar manual, al artesano ‘utópico’ e incluso al iluso seguidor de Joanna Southcott” (2012: 30).1 La prepotencia venía del lado de quienes desde el presente podían juzgar a aquellos del pasado, sin haber compartido sus vidas. Desde la historia económica, con unos modelos estadísticos de medición del “progreso”, a la propia historia marxista ortodoxa, con unos esquemas dogmáticos sobre quiénes y cómo debían ser los sujetos protagonistas de la historia. Frente a ellos, Thompson da voz a esas otras visiones del mundo, así como los deseos y los sentimientos, de quienes vivieron aquel tiempo y, desde su taller, o su templo, contribuyeron al acervo que acabaría constituyendo la clase obrera. Todo ello en el marco de un proceso largo en el que los participantes hablan desde su presente, sin saber cuál será su devenir, y en el que el historiador hace de esa experiencia historia en su narración.

Hay mucha más teoría de la que Bendix fue capaz de reconocer en el texto de Thompson. Pero también hay un claro respeto por su objeto de estudio: de la misma manera que el antropólogo se introduce en las visiones del mundo de los pueblos que estudia, Thompson se mete en la piel de los de abajo, cuidando incluso a aquellos que ni el propio Marx respetó. Su noción de experiencia fue duramente criticada por vaguedad, así como por su subjetivismo (Anderson, 1985; Sewell, 1994). Desarrollada de una manera más intuitiva que otros trabajos sobre este concepto, como los posteriores del antropólogo Turner, la noción thompsoniana de experiencia lo vincula a toda una generación de historiadores que trataron de ampliar, en palabras de Ginzburg, la imaginación moral del historiador (Díaz Perera, 2004), o acercarse a las variedades de la experiencia humana (Davis, 1981).

Este artículo se centra en tres elementos que me parecen clave para comprender las conexiones del trabajo de Thompson con la antropología, y con una historia interpretativa que hunde sus raíces en Dilthey: en primer lugar, la interrogación sobre el sujeto de enunciación que conduce todo su libro; en segundo lugar, el papel de las tradiciones populares y la memoria colectiva como marco interpretativo de la experiencia; por último, el rescate de las pasiones como cualidades moldeadas social y culturalmente, que sirven, a su vez, de motor para la acción política.

La mirada antropológica de Thompson no es la de la antropología estructuralista, ni la de la antropología funcionalista: tiene conexiones con la antropología interpretativa geertziana. Por otra parte, su insistencia en rescatar la experiencia de aquellos que estudia lo conecta con la llamada antropología de la experiencia (Turner y Bruner 1986), pero no porque trabaje de manera sistemática cuestiones como las situaciones liminales, desarrolladas por su principal exponente, sino porque, en ese interés por la articulación de la experiencia vivida, entronca con la perspectiva humanista diltheyana que une también a estos últimos. Es diferente a todos ellos, sin embargo, porque su mirada está relacionada a su vez con su propia experiencia política de militancia en el Partido Comunista británico y su participación en el grupo de historiadores marxistas. Ello hace que le preocupen cuestiones específicas, como el sufrimiento o la explotación de determinados grupos sociales, que no son compartidas por estos antropólogos citados. Al mismo tiempo, marcado precisamente por esa experiencia política, desarrollará un enfoque cercano al de los antropólogos que lo posiciona claramente frente al estructuralismo y a cierta ortodoxia mal entendida.

Centraré mi texto en La formación de la clase obrera en Inglaterra, obra a la que homenajeamos por su aniversario en este monográfico, y que ha sido citada como paradigma de una nueva historia que tendía puentes con la antropología (Geertz 1990: 324). Mencionaré no obstante también otras obras de Thompson en la medida en que clarifiquen las líneas generales de mi argumentación.


http://revistas.um.es/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto