"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

29/12/13

Edward P. Thompson y ‘La formación de la clase obrera en Inglaterra’

Josep Fontana  |  Escritor, historiador, teórico de una izquierda no dogmática, luchador por la paz… Edward P. Thompson fue todo esto conjuntamente, de modo que ninguna de estas actividades se explica si se prescinde de las otras. Su obra de historiador, por ejemplo, sólo puede entenderse a la luz de su vida y de sus ideas políticas. En cuanto a su vida, me limitaré a reproducir algunas de las cosas que nos dijo en ocasión de una entrevista que le hicimos en Barcelona. 
“Procedo de una familia que se mantenía alerta en el campo de la política internacional. Mi padre tenía conexiones con Nehru y otros dirigentes del Congreso Nacional Indio; mi madre las tenía con el Líbano, de modo que me eduqué en medio de un ambiente que tenía plena conciencia del imperialismo. Era demasiado joven para tener una actividad política en la época de la Guerra civil española, pero mis amigos mayores, y los amigos de mi hermano, estaban profundamente preocupados por ella, de modo que al empezar la Segunda guerra mundial, cuando tenía alrededor de quince años, era ya por disposición un antifascista convencido, y fueron estas convicciones las que me llevaron uno o dos años más tarde al partido comunista”.
La influencia familiar más importante fue la de su hermano mayor, Frank, sobre quien se ha publicado una nueva biografía, A Very English Hero. Ingresado a los 19 años en el Partido Comunista, por la influencia de Iris Murdoch, Frank participó en la Segunda guerra mundial en el Servicio Británico de Operaciones Especiales y murió en extrañas circunstancias en Bulgaria en junio de 1944, a los 24 años de edad. Edward heredó de Frank un ideal de democracia social antifascista que pretendía construir un mundo nuevo en la Europa de posguerra; un ideal que sobrevivió por breve tiempo antes de que la guerra fría lo liquidase.

Era algo parecido en espíritu a lo que había sido el Frente Popular español, reforzado por la experiencia de la resistencia contra el fascismo. “Pienso, decía Edward, que en 1945 había otra alternativa a la degeneración en dos bandos que produjo la guerra fría”.

Tras haber combatido en Italia, Edward regresó a Inglaterra para dedicarse a la enseñanza de adultos: “Fui a enseñar al Yorkshire, al norte, en Halifax. Donde no solo enseñé, sino que aprendí mucho. Este fue un proceso absolutamente necesario, el de aprender de mis clases: aprender actividad política y una cierta humildad que el intelectual necesita siempre.”
“Me comprometí con el movimiento de la paz de aquel tiempo, sobre todo durante la guerra de Corea (…), y mantuve mucha actividad en el Partido Comunista hasta 1956. En 1956 Dorothy –su esposa- y yo, con otros historiadores y un grupo de amigos creamos un periódico de discusión en el seno del Partido Comunista británico. Después de la insurrección de Hungría decidimos que no tenía sentido continuar, y fuimos empujados a marchar por los propios dirigentes”.
No pensaba por entonces dedicarse a la historia. Hijo y hermano de poetas, se proponía desarrollar una carrera literaria. Hasta que en 1955 publicó William Morris: de romántico a revolucionario, un libro todavía primario, que reescribiría por completo años después, y descubrió accidentalmente que quería convertirse en historiador.  Comenzó a trabajar en la Universidad de Leeds, en los “extramurals”, los cursos de extensión universitaria abiertos al público ajeno a la universidad, y pasó más adelante al Centro para el Estudio de la Historia Social de la Universidad de Warwick. De hecho nunca pretendió hacer carrera académica y nunca llegó a tener una plaza fija de funcionario universitario.

Cuando recibió el encargo de escribir un libro sobre los orígenes del movimiento obrero británico, que se publicaría en 1963 con el título de La formación de la clase obrera en Inglaterra, decidió incorporarle las experiencias vividas en el Yorkshire, a la vez que lo que había aprendido en las conversaciones con los trabajadores que le explicaban los recuerdos de sus padres. Supo, por ejemplo, que aunque las leyes dijeran que estaba prohibido que trabajasen en las fábricas los niños de menos de siete años, seguían haciéndolo, de modo que, cuando llegaba a la fábrica un inspector, ponían a los niños en grandes cestas y los subían al techo. La formación de la clase obrera en Inglaterra resultó ser un libro profundamente innovador en su planteamiento de la noción de clase como una relación, y en su interés por los mecanismos de formación de una conciencia colectiva, así como por el rechazo explicito de entender el marxismo como “un cuerpo autosuficiente de doctrina, completo e internamente consistente, que se concreta en un conjunto de escritos”: una doctrina que da todas las respuestas y nos ahorra adentrarnos en las complejidades del pasado.

Su trabajo en el terreno de la investigación histórica se interrumpió después de 1975, cuando inició un largo compromiso con el movimiento por la paz, ligado sobre todo a las campañas antinucleares, a las que dedicó, entre 1980 y 1985, una serie de libros (Opción cero, Nuestras libertades y nuestras vidas, La guerra de las galaxias…).

Mientras permanecía entregado a estas actividades se estaba gestando en la universidad un cambio político y cultural de la mayor importancia. Contribuyeron a ello la frustración de los movimientos izquierdistas del 68 y el desengaño ante el aplastamiento de la llamada “primavera de Praga”, a lo que muy pronto se iban a sumar los efectos de una crisis económica, iniciada con el alza de los precios del petróleo en los años setenta, y la subida al poder de gobiernos de una derecha dura, como los de Margaret Thatcher y Ronald Reagan, empeñados en liquidar la fuerza de los sindicatos y del movimiento obrero.

Esta campaña contrarrevolucionaria, que se proponía combatir las ideas avanzadas que habían inspirado los movimientos de los años sesenta, se reflejó en Gran Bretaña los esfuerzos por transformar la enseñanza de la historia, eliminando cualquier rastro de la espléndida tradición de una historia social progresista. La propia señora Thatcher no dudó en expresar sus objetivos ante la Cámara de los Comunes: “En lugar de enseñar generalidades y grandes temas, ¿por qué no volvemos a los buenos tiempos de antaño en que se aprendían de memoria los nombres de los reyes y las reinas de Inglaterra, las batallas, los hechos y todos los gloriosos acontecimientos de nuestro pasado?”.

Esta campaña contrarrevolucionaria, que se proponía combatir las ideas avanzadas que habían inspirado los movimientos de los años sesenta, se reflejó en Gran Bretaña los esfuerzos por transformar la enseñanza de la historia, eliminando cualquier rastro de la espléndida tradición de una historia social progresista. La propia señora Thatcher no dudó en expresar sus objetivos ante la Cámara de los Comunes: “En lugar de enseñar generalidades y grandes temas, ¿por qué no volvemos a los buenos tiempos de antaño en que se aprendían de memoria los nombres de los reyes y las reinas de Inglaterra, las batallas, los hechos y todos los gloriosos acontecimientos de nuestro pasado?”.

Como ha escrito Geoff Eley, el cambio que se produjo en el instrumental teórico y metodológico de los historiadores fue paralelo al agotamiento de las esperanzas políticas de la izquierda. Lo primero que se hundió fue una amalgama de fórmulas que pasaban fraudulentamente por marxismo, aunque tenían poco que ver con lo que escribió realmente Marx, reducido aquí a unas cuantas citas de textos canónicos que se utilizaban para deducir todas las respuestas, sin necesidad de investigar la realidad.

El giro metodológico de estos años había llevado a que se olvidara al Thompson historiador, que quedaba como el representante de una vieja forma de escribir historia, socialmente comprometida. Su reaparición con Costumbres en común (1991) inquietó al mundo académico, sobre todo por la firmeza con que reafirmaba sus puntos de vista, a la vez que dejaba en evidencia a aquellos viejos compañeros que habían abandonado los principios para acomodarse a los nuevos tiempos.

Combatía, por ejemplo, la pretensión de abandonar el viejo léxico derivado del conflicto social, con términos como ‘feudal’, capitalista’ o ‘burgués’, para reemplazarlos por otros como ‘preindustrial’, ‘tradicional’ o ‘modernización’, que eran tan ambiguos como los anteriores, pero que servían para describir un supuesto “orden sociológico autorregulado”, eliminando la idea misma de conflicto.

El fallecimiento de Thompson en 1993 se produjo cuando aún no se habían sedimentado las reacciones ante Costumbres en común, sin dar tiempo al inicio de la campaña que se intuía que iba a desencadenarse contra el libro. Eso explica el generoso alivio del mundo académico, que se apresuró a convertirle en un gran historiador que había brillado en los años sesenta y en los primeros setenta, como representante de unas tendencias historiográficas y unos proyectos políticos de “socialismo humanista”, que habrían caducado por completo. Despedían así a un testigo incómodo de su pasado, que hubiera podido echarles en cara su acomodamiento.

Uno de los pocos que no había renunciado a sus viejas ideas ni había hecho penitencia por su pasado, Eric Hobsbawm, supo reconocer la grandeza de un historiador que “tenía la capacidad de producir cosas que eran cualitativamente diferentes de las que escribíamos los demás y que es imposible medir con la misma escala. Llamémoslo simplemente genio”.

Regresar hoy a La formación de la clase obrera en Inglaterra debe servir para recordarnos, a partir de los orígenes del movimiento sindical, hasta qué punto fue, y sigue siendo, necesaria la actuación colectiva para transformar las condiciones de vida de los hombres y las mujeres.

Josep Fontana es Catedrático emérito de Historia Económica de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona. Entre sus obras destacan La quiebra de la monarquía absoluta 1814-1820, Ariel, Barcelona, 1971, y Por el bien del imperio. Una historia del mundo desde 1945, Pasado & Presente, Barcelona, 2011.


http://revistas.um.es/

◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Notas sobre los 150 años de la primera edición de El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversaria — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas de actualidad
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne — Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin, István Mészáros: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us