"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

24/12/13

Karl Marx le explica a Engels la ‘Ley Wert’ en La Maison du Cigne, un bar de Bruselas, Bélgica

Fachada del Restaurant
La Maison du Cygne en Bruselas
José Mansilla  |   Es que me lo imagino. Marx y Engels sentados en La Maison du Cigne, [Ver abajo la Nota del Editor] en Bruselas, justo donde redactaron el Manifiesto Comunista, delante de dos pintas de cerveza y comentando el hecho.
- Karl, la que están liando en España con la nueva Ley de Educación – comenta Engels.
- Ya te digo, aunque bueno, se veía venir ¿eh? – contesta Marx.
- ¡Coño! ¿Y eso?
- A ver, está más claro que el agua del Volga. ¿Te tengo que hacer un dibujo o qué?
- Bueno, una breve explicación no me vendría mal, la verdad. Es que siempre te piensas que todos somos como tú… ¡Que intensito que eres…!
- Bueno, vale, no te enfades. Te cuento. Yo lo veo según dos puntos principales. El primero está basado en mi concepto de Relaciones Sociales de Reproducción. Ya sabes que ninguna sociedad puede producir continuamente, esto es, re-producir, sin reconvertir y transformar una parte de sus productos en medios de producción.  El ejemplo más claro de esto es la educación. El sistema de producción capitalista necesita, para continuar con el proceso de acumulación, introducir novedades tecnológicas, mejoras en la productividad, además de una clase trabajadora que sea capaz de participar de ese proceso. Esta es la
base de la educación y la formación públicas, la de convertir a los hombres y las mujeres en herramientas básicas del sistema productivo. Ahora bien, ¿qué pasa si, debido a una reestructuración del sistema productivo, digamos, el paso de una producción fordista, de fábrica, a otra post-fordista, más flexible y basada en los servicios, ya no es necesaria una mano de obra formada en determinadas actividades y procesos? ¡Está claro! Que el sistema educativo también necesita reestructurarse.  Pero es más, ¿qué pasa si el sistema de producción capitalista alcanza una fase donde los servicios financieros, y otros similares, alcanzan tal grado de desarrollo que se han convertido en una de las principales variables de producción mundial? Pues que la gente sobra, como dice mi amiga Saskia Sassen. ¿Para qué vamos a tener a gente formada e instruida en determinadas cuestiones, si dándole a una tecla en un ordenador de Nueva York generamos tanta riqueza y capital como en una fábrica a las afueras de Beijing? Es más, ¿qué pasa si la gente ya no es necesaria ni como consumidora, puesto que no se producen bienes o servicios de consumo? ¿Lo ves ahora Friedrich?

Placa conmemorativa en La Maison du Cygne para recordar a Karl Marx 
- ¡Ondia! Es verdad. Un ejemplo de eso, se  me ocurre, es la subida de tasas universitarias. ¿Para qué son necesarios universitarios si el sistema productivo ya no los requiere? O también, la creación de itinerarios educativos diferenciados a edades cada vez más tempranas. Así se avanza en una dualización y diferenciación social. Una reproducción de las propias élites. ¡Joer que mal se ha entendido a Darwin!
- Ya te digo. Pero espera, que aun hay más…
- ¿Mas?
- Sí. Porque a ver, si avanzamos en este sentido, el que tú has definido tan bien como dualizador, estamos creando grandes diferencias sociales, un gran salto entre las clases altas y burguesas y los trabajadores, precarios y excluidos. Hay un gran riesgo de caer en la anomia, en el desorden, la barbarie. Una gran olla a presión. Social, pero presión al fin y al cabo. Y esto no conviene para hacer negocios. Hay que buscar un pegamento social, algo que, vendido todo el patrimonio público y privatizados los servicios, sirva para mantener a la gente tranquila en el día a día. Digamos, una ideología. Y aquí, por antiguo que parezca volvemos a la religión y la moral conservadora. ¿No es que la Ley de Wert vuelve a introducir la enseñanza de la religión, bajo principios evangelizadores, en la escuela pública? ¿No es que en los servicios informativos de los medios de comunicación públicos te recomiendan que reces para encontrar trabajo? ¡Pues está claro! Se trata de que mediante una nueva/vieja moral, neoconservadora y estructurante, se acepten las nuevas condiciones, se queden todos tranquilos en casa sin protestar…
- ¡Joer lo que se aprende contigo! En eso no había caído.
- Y más cosas que no te cuento porque se me está calentando la cerveza. Anda, pide algo para picar que tengo hambre. ¡Estos belgas es que no te ponen ni unas aceitunitas para picar...!



Nota del Editor

La Maison du Cigne, hoy convertida en un gran restaurante mucho más lujoso que entonces. En el siglo XIX los cafés eran los lugares por excelencia para la tertulia y hasta para la conspiración. Y en aquella época, éste era un café-hostal que albergaba la animada tertulia de un grupo de jóvenes pertenecientes a la ‘Association Democratique’ que entre charla y charla fueron dando forma a lo que años más tarde serían el movimiento obrero y el socialismo.

En la puerta del restaurante, unas placas dan cuenta de estos acontecimientos. La que hace referencia a Karl Marx  no dice que aquí fue donde se leyó por primera vez el Manifiesto Comunista o que Marx y Engels hicieran del sitio una especie de incubadora de la revolución. Dice simplemente que aquí fue donde Marx recibió el año nuevo de 1847 a 1948.

Marx estuvo viviendo en Bruselas entre 1845 y 1848. Había venido con su esposa Jenny y con su hija Laura, y aquí nacieron otros dos de sus hijos. Venía huyendo de Alemania y de Francia de donde había sido expulsado por sus actividades revolucionarias. Para 1848 ya había llamado también aquí la atención lo suficiente por el mismo motivo y también tuvo que irse, esta vez a Londres. El Café del Cisne perdió un cliente y el recorrido entre la plaza y las Galerías un asiduo paseante.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto