"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

5/6/16

Karl Marx & Friedrich Engels — Los grandes hombres del exilio

Karl Marx & Friedrich Engels
✆ Cássio Loredano
Martín Salinas   /   Con la edición de Los grandes hombres del exilio (1852) el lector de habla hispana accede a un escrito de ocasión en el que se expresa el carácter radical con que la crítica de Marx considera las circunstancias históricas posteriores al período revolucionario de 1848. El exilio territorial al que es sometido Marx desde 1849 constituye la consolidación de una condición respecto de la cual Los grandes hombres del exilio parece representar una respuesta: la del exiliado de la revolución. Escrito desde y sobre el exilio, entonces, la parodia de los grandes héroes del período revolucionario que se cierra con el golpe de Estado de Louis Bonaparte puede leerse como una contracara, anticipo y complemento del análisis histórico que Marx desarrollará, en términos históricos más amplios, en El 18 Brumario de Louis Bonaparte. En este sentido, el análisis de Marx, Engels y Dronke despliega una perspectiva del período posrevolucionario que (por cuanto define los contornos de aquellos héroes que requieren de la derrota revolucionaria para constituirse como figuras representativas de formas de gobierno futuras, inalcanzables), promueve, al mismo tiempo, una referencia a su propia condición de exiliados. Esta perspectiva crítica de la derrota es la que distingue el modelo de revolucionario que se desprende de la parodia de los “héroes de la derrota” (14).

Ya el título del libelo establece una crítica referencia intertextual que refuerza la sátira con que se aborda la ideológica reconfiguración literaria que corporeizan los “grandes hombres” Kinkel, Ruge y Willich en sus postulados revolucionarios. Los grandes hombres del exilio puede leerse como un complemento del ensayo, también redactado a inicios de la década de 1850, Los dioses en el exilio, de Heinrich Heine (con quien Marx mantuvo una relación de amistad desde 1843). En su labor de mitólogo, Heine elabora una crítica del proceso histórico de acuerdo con la cual, la consumación del cristianismo ascético que prevalece en la cultura occidental moderna no supone la aniquilación de los antiguos dioses paganos (Apolo, Marte, Dionisio), sino una condena que los reduce a la condición de exiliados. Despojados de su poder, los antiguos regentes se ocultan “entre nosotros”, en el marco de una trivial y regulada vida cotidiana, en la que solo a través de la ocupación en oficios burgueses pueden acceder, si no al néctar con que se ofrendaban en el Olimpo, sí a la cerveza que se oferta en las tabernas. La presencia latente, en el seno de la sociedad burguesa, de aquellos impulsos que constituyen a los dioses paganos (el arte, la belicosidad, la sensualidad), sin embargo, manifiesta, desde la perspectiva de Heine un potencial crítico que cuestiona la clausura política del período posrevolucionario. Si, con la politización del mito, Heine intenta reconocer el núcleo pagano (e insurgente) que se oculta tras la apariencia de la sociedad burguesa, la estrategia satírica de Marx y Engels consiste en delatar la estetización de la política, en desenmascarar el espíritu pequeñoburgués que se oculta detrás del disfraz de “grandes hombres” con que se presentan, en la escena histórica, los líderes de la emigración alemana.

Por otro lado, el desvelamiento del sustrato pequeñoburgués de los “grandes hombres” también se dirige contra una concepción idealizada de la filosofía de la historia. La crítica satírica y destructiva de Marx y Engels destaca la falsa afinidad electiva que se establece con la teoría hegeliana de los grandes hombres de la historia; mientras los individuos históricos universales, desde la perspectiva idealista de Hegel, hacen historia en la medida en que la individualidad que encarnan contiene la voluntad del espíritu universal, los grandes hombres del exilio deben construir y justificar su propia identidad en la medida en que, precisamente, han quedado fuera de la historia. En este sentido, las figuras revolucionarias que constituyen el blanco de los ataques de Marx y Engels son presentadas como caricaturas pervertidas de la idealización de la historia que forjara el período heroico de la burguesía. La inadecuación entre la imagen idealizada y el decurso histórico al que el título alude no solo da cuenta del carácter superficial de la personalidad que rige a los “grandes hombres”, sino también del ámbito del que extraen su compensación simbólica: la literatura.

El mecanismo de desarticulación que la sátira de Marx y Engels activa posee una implicancia política e histórica relevante, ya que la vinculación con los modelos literarios burgueses que encarnan los “grandes hombres” Kinkel, Ruge, Willich expresan más bien una modalidad de “[…] la historia del desarrollo del filisteísmo alemán” (97). Tal como se sostiene en el detallado “Prefacio” de Laura Sotelo, las tradiciones literarias a las que apela la sátira pone de relieve su carácter performativo. Las figuras de la literatura sentimental moderna, como el Siegwart de Miller (49), el Werther de Goethe (50), así como los elementos propios de la literatura romántica, como la “flor azul” de Heinrich von Ofterdingen de Novalis (73), representan motivos que se encuentran al servicio de la función consolatoria de la representación literaria: o se trata de una burguesía prerrevolucionaria en la que, a un tiempo, anida el impulso libertario de una nueva sensibilidad y la impotencia política, o de una burguesía que, imbuida de “toda la mentira romántica” (65), anhela, ante la realidad histórica posrevolucionaria, el retorno a épocas en las cuales los ideales no se encuentren contaminados por la realidad. Tal descripción del filisteo alemán, “que, como se sabe, tiene por segunda naturaleza un alma bella” (98), ilustra el modo en que la subjetividad carente de esencia de un pretendido poeta revolucionario como Kinkel, “para quien actuar imitando roles ajenos se había convertido en su segunda naturaleza” (78), se conforma, heroica, de espaldas a la realidad: “El héroe divino, de cuyo amor se dice que mata como la mirada de Júpiter, no es nada más que el presumido habitual que reflexiona siempre sobre sí mismo […]” (61).

La estrategia crítica, de este modo, desmantela la construcción de una falsa identidad, tal como se deja ver en la incontinente tendencia de Ruge, en quien se advierte tanto “el furor del manifiesto” que lo lleva a la exposición pública, como la reluctancia a “estudiar mucho” (121); o en la figura de Willich, en quien se puede leer a “[…] Don Quijote y Sancho Panza en una sola persona” (209). En la misma línea satírica, la estructuración dramática, que divide los acontecimientos políticos en los que se ven involucrados los “grandes hombres” en actos bien definidos, expresa el marco ficticio en el que se desenvuelve la historia concebida como escenario. La claridad de la traducción, a cargo de Laura Sotelo y Héctor A. Piccoli, promueve una lectura fluida y accesible; del mismo modo, el pertinente y cuidado cuerpo de notas que acompaña al texto le permite al lector establecer vinculaciones que de otro modo, dado el carácter coyuntural del texto, podrían pasar desapercibidas.

Traducción de Laura Sotelo y Héctor A. Piccoli. Prefacio y notas de Laura Sotelo
Buenos Aires: Las cuarenta, 2015, 232 páginas
http://www.herramienta.com.ar/

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Gianni Mesa: Luciano Canfora: "Vi racconto le mie lezioni di vita da Karl Marx e Ronald Syme" — La Republica
Alain Dussort: Un rêve fantastique sur Marx — Agora Vox
Jean-Claude Michéa : «Le concept marxiste de “lutte des classes” doit être remanié » — Le Comptoir
Roberto Sáenz: La transición socialista a cien años de la Revolución Rusa — Nuevo Mas
Fabiola Pinto: Interponen recurso ante expulsión de estudiantes peruanos por posesión de libros marxistas — Bio Bio Chile
Maciek Wisniewski: Francia: las elecciones y los espectros de Marx — La Jornada
Begoña Piña: Aki Kaurismäki: “Karl Marx nunca ha tenido tanta razón como hoy” — Público
Marina Pibernat Villa: Las Marx — La República
Amid Faljaoui: 'Après avoir volé notre labeur, le capitalisme s'attaque à nos vies' — Trends
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” [Entrevista con Michael Heinrich] — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional.cat
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periodico.cat
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Entrevista de Salvador López Arnal a Joaquín Miras Albarrán: Parte I, Parte II, Parte III, Parte IV, Parte V, Parte VI, Parte VII, Parte VIII & Parte IX — Rebelión
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2) Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
Jaime Corena: El verdadero Trump visto desde Marx — La Haine
Guía para el estudio del Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels — Fiuxy
Horacio González y Eduardo Grüner reflexionan sobre los 150 años de El Capital: Un campo de batalla para los debates — Página 12
Cinzia Romani: Un Marx sexy e pop per spiegarlo ai giovani globalizzati — Il Giornale
Sarah Jaffe: El surgimiento de la izquierda estadounidense: del Marxismo a la Resistencia ante Trump — TeleSur
Wolfgang Eckhardt: The First Socialist Schism: Bakunin vs. Marx in the International Working Men’s Association — Cyntia’s Site
Angiolo Bandinelli: Tra Marx e Zuckerberg una scelta obbligata — L’Opinione
Adriana Marrero: Marx, el comunismo azul y la educación celeste: ¿tan mal estamos? Agencia Uruguaya de Noticias
__________________
(*) Acceso indirecto