"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

26/9/15

Évald Ilyenkov: el último marxista soviético

Foto: Évald Ilyenkov
En un artículo para ‘The Prime Russian Magazine’, el poeta Alexei Tsvetkov escribió este retrato de Évald Ilyenkov, el último marxista soviético y una de los más grandes y originales pensadores de la Unión Soviética. Tsvetkov nos ofrece un retrato de una figura realmente única cuyas obras merecen ser releídas y traducidas, pero también un retrato poco habitual de los tiempos y la atmósfera en la que vivió.
Alexei Tsvetkov   |   El hijo de un famoso escritor soviético, un amigo de Zabolotski, Iliénkov marchó a Berlín como un oficial de artillería y fue a presentar sus respetos ante la tumba de Hegel a la primera oportunidad. Ganó dos órdenes [N.d.T: seguramente órdenes de Lenin] y muchas medallas en el frente, pero disfrutaba más enseñando a sus invitados un archivo con el águila alemana y la inscripción «Sólo para el Fuhrer», que guardaba como un preciado souvenir. Entre batallas el artillero leía «La Fenomenología del Espíritu» en el alemán original. La Segunda Guerra Mundial fue para él un conflicto armado entre el hegelianismo de izquierda y el hegelianismo de derecha, y en la tumba de Hegel agradeció al filósofo el hecho de que fuese el hegelianismo soviético el que levantó su bandera sobre la capital alemana, y no al revés.

Iliénkov siguió siendo un germanófilo durante toda su vida: tradujo a Kant y Lukács, escribió sus libros en una máquina de escribir alemana que había guardado como trofeo de guerra, dibujó sus propias ilustraciones para «Das Rheingold» y conocía íntimamente a todos los intérpretes vivos de Wagner, cuyas partituras leía antes de irse a dormir para mantener su mente en orden.
Los años 50: conflagración termonuclear en la Universidad
English
Después de la muerte de Stalin, Iliénkov enseñó en la Universidad Estatal de Moscú donde escribiría su Cosmología. De los pliegues de su gabán del frente («shinel»), que durante tanto tiempo se negó a cambiar por un abrigo sobretodo, emergió una «familia» entera de los mejores intelectuales soviéticos de los años 60, incluyendo muchos futuros disidentes y emigrados.

¿Qué les enseñó? Que las contradicciones inmanentes eran el motor principal de cualquier desarrollo. La frontera entre las cosas y los fenómenos se mueve siguiendo la gran regla de la vida, las condiciones de la existencia son la confrontación entre cualquier fenómeno consigo mismo [*]. La nada es simplemente una forma más general del algo. El espacio y el tiempo son esencialmente sólo el medio por el que la cantidad se vuelve calidad [*]. Entender una parte infinitesimal del mundo de manera profunda y correcta significa poseer la habilidad de entender toda nuestra realidad.

Pero la idea favorita de Iliénkov era la delegación de su pensamiento como condición de todo fenómeno. Cualquier persona se vuelve «ella misma» sólo al sobrepasar los límites y fronteras que le han sido asignados, al igual que un actor de teatro llega a ser él mismo al interpretar a otro. Una persona se vuelve humana sólo como resultado de su actividad.

En su forma más común esta lógica lleva al filósofo a la idea alarmante (que Iliénkov no llegó a explicar a sus estudiantes pero que expuso en su Cosmología) de que el sentido final de una vida razonable en el cosmos sólo llega después de la auto-identificación de esa vida con el propio cosmos. El sentido de la existencia material se muestra durante la conflagración termonuclear. Iliénkov, ateo al 100%, escribió un Apocalipsis Marxista, su propio plan para el fin del mundo.

Enfriamiento, desaceleración, extinción, entropía, pérdida de energía —ésta es la ley principal del cosmos—. La razón aparece en el cosmos como el proceso contrario a la entropía, como un desafío a la ruina capaz de devolver la realidad a su estado originario de explosión de plasma, «reseteando» así toda la energía cósmica sin dejar ni un sólo átomo en su posición anterior. Para darle al mundo otra «juventud fogosa». La humanidad es un instrumento único del auto-conocimiento, auto-destrucción y auto-expresión del Universo. El uso de la energía atómica es simplemente la primera pista de nuestra gran misión: el gran sacrificio que constituye nuestra razón de ser. Fueron pocos los que expresaron con semejante precisión valerosa el pathos fálico y revolucionario de lo moderno, borrando la división entre lo muerto y lo vivo en un acto de destrucción demiúrgica. La cosmología de Iliénkov nos devuelve al pathos de los Himnos Védicos: Shiva y sus múltiples brazos danzando con el fuego, creando e incenciando el mundo innumerables veces. Pero aquí Shiva es reemplazado por una persona del futuro sin clases, libre de ilusiones sobre la redención espiritual y del miedo a la muerte. El ser humano es la figura más paradójica del mundo atómico, destruyéndolo completamente sólo para devolver la energía al mundo.

Los estudiantes del periodo del deshielo [de Jrushchov], ensimismados con Roerich y el yoga, hacían circular copias mecanografiadas de la «Cosmología» entre ellos. Fue la propia lógica de Iliénkov la que permitió al matemático disidente Shafarevich desenmascarar al comunismo como un culto secreto a la nada y como negación de los fundamentos de la vida.

La conflagración termonuclear de la revolución final no podía ser vista con buenos ojos por la censura soviética. En Italia fue Feltrinelli, conocido por ser el editor de «Doctor Zhivago», el que intentó publicar su libro [N.d.T.: creo que se refiere al manuscrito de «La Dialéctica de lo Abstracto y lo Concreto en el Pensamiento Teórico Científico», no al texto de la Cosmología]. En Europa Feltrinelli es recordado como el «millonario rojo» que odiaba el capitalismo y soñaba con la revolución mundial. El millonario rojo se sintió atraído por las emociones existenciales a la Hamlet de los textos de Iliénkov.
Los años 60: comunismo en 20 años
Finalmente se le permite viajar a Europa. Pero incluso allí sólo fuma cigarrillos cubanos fuertes, en muestra de su apoyo al socialismo tropical frente a las corporaciones tabacaleras occidentales. En el tumultuoso y rebelde mundo de los 60 el marxismo experimentó un renacer. Marcuse, Fromm, Adorno, Habermas… Iliénkov era prácticamente el único marxista del lado soviético que podía hablar con ellos en igualdad de condiciones.

Era tan fácil dejarse seducir por su radicalismo bohemio. Surrealistas y estrellas del rock se contaban entre sus acólitos. Los estudiantes rebeldes les citaban en sus reuniones. Hacían malabares con jerga feminista, estructuralista y psicoanalítica, sentados en cafés de moda mientras discutían sobre el fetichismo de la mercancía que organiza nuestro mundo interior de acuerdo con los principios del supermercado y su jerarquía de productos. O hablaban de la industria cultural que se apropia de cualquier forma de protesta sin funcionar ella misma como una forma de protesta. La Unión Soviética para ellos era «un estado deformado burocrático de los trabajadores» o incluso «capitalista de estado». No había llegado al socialismo y se veía forzada a entrenar a sus ciudadanos para que aceptasen las mentiras rituales de costumbre que les permitían tomar el sueño por la realidad. En cualquier caso la URSS había tomado de buena gana su lugar en el mercado del «sistema-mundo», cediendo su papel revolucionario a la China maoísta.

Pero Iliénkov no se siente tentado por ellos, ni siquiera secretamente, y debate con ellos sinceramente buscando las zonas grises de sus disquisiciones elegantes. Ve como uno de los errores fatales de la nueva generación de marxistas occidentales su contraposición de los dos Marx: el joven romántico humanista y el viejo economista.

El Marx tardío investigó la causa principal de la alienación —la contradicción entre la naturaleza colectiva del trabajo y el carácter privado de la apropiación de ese trabajo—. El resultado es que tenemos trabajos que odiamos para comprar cosas que no necesitamos y hacer ricas a personas que no conocemos. Fue esta sensación de estar viviendo una vida que no se posee la que dio origen al fenómeno cultural de los zombies, a quienes se ha extraído la vida como si de muertos vivientes se tratase; también los vampiros, y las siniestras criaturas del espacio exterior que nos utilizan con fines misteriosos. A Iliénkov le perturbaba el hecho de que la Nueva Izquierda rara vez hablase de las soluciones político-económicas a los problemas de la alienación, prefiriendo contrastarla con la alienación artística del «distanciamiento» en el nuevo arte, dirigiendo al revés el automatismo del comportamiento y la percepción [*]. En las formas traviesas del nuevo arte y la contracultura el izquierdismo bohemio descubrió aquello que no estaba permitido constituido como una realidad pero sin poder ser constituida políticamente; posibilidades aplazadas y sueños inútiles. Así el evento de la Revolución era sustituido por la Galería.

Fue expulsado, en todo caso, de la Universidad Estatal de Moscú por su «perversión del marxismo». Pero esto no impidió que escribiese artículos para las voluminosas enciclopedias Soviéticas y que practicase «la ciencia de la reflexión». Esto tampoco impidió que los alumnos más fieles de Iliénkov tuviesen un papel en la redacción del nuevo programa del Partido.

Y ahora hacia la visión del futuro. El crecimiento del consumo + la educación del nuevo hombre + la automatización del trabajo que nos daría la posibilidad de alcanzar el comunismo. Añadieron unas cuantas palabras sugiriendo que esto sería posible en un periodo de 20 años. Las cosas de utilidad general y acceso público serían tan numerosas que la esfera de las mercancías desaparecería, permitiendo una distribución organizada de manera científica de todo lo existente, el mundo construido como una gran biblioteca. La fantasía Soviética se convertiría por fin en realidad. Tendría lugar una revolución antropológica y todas las relaciones pasarían de ser competitivas a ser simbióticas. El talento se volvería la norma y la falta de talento una aberración. La esperanza de vida, tal y como lo veía Iliénkov, debería llegar a los 130 años.

Los hermanos Strugatsky del periodo «Qué difícil es ser Dios» le leyeron con atención. Aunque la influencia plena de la Cosmología de Iliénkov sólo llegaría más tarde en su «Mil millones de años antes del fin de la Tierra» cuando los científicos comprenden que su ciencia les conduce inevitablemente a un apocalipsis, que el Universo se resiste y que no hay ninguna salida fácil a este problema.

Los innovadores en pedagogía, que se llamaban a sí mismos los «Comunardos», discutieron con Iliénkov cómo rehacer el programa escolar para promover un nuevo tipo de persona en los siguientes 20 años. Mucho antes de eso, sin embargo, los «Comunardos» fueron dispersados, los nuevos libros de los hermanos Strugatsky ya no se publicaban, y gente como Iliénkov ya no recibía permisos para volver a viajar a Europa.
Los años 70: viendo a través de los ojos de otros
Después del deshielo en los años vacuos de Brezhnev la tónica general de los más maduros y envejecidos soñadores era la de retirarse a sus mundos privados y profesionales: avanzar en sus carreras, ahorrar algo, aprender idiomas y criar a sus hijos como personas decentes y con cultura. Y sobre el comunismo, bueno, habría que improvisar un poco.

Iliénkov tenía su propia manera de tratar asuntos de «poca importancia». Un antiguo estudiante le sugiere que verifique su propia teoría de la consciencia de manera práctica en el Instituto Zagorsky para niños sordos y ciegos.

¿De dónde procede la personalidad de una persona? ¿Cómo se construye? Cuando alguien le preguntaba de manera capciosa a Iliénkov qué porcentaje de la personalidad era social y qué porcentaje era biológico, el filósofo Soviético contestaba «101% social». Por lo tanto una persona nace varios años después de su aparición física en el mundo, y normalmente muere un poco antes de su muerte física.

La consciencia de una persona puede «soldarse» de la misma manera que un equipo de radio si se tienen los planos delante y se entienden los principios elementales de la operación. A Iliénkov le encantaba coleccionar modelos de magnetófono y televisión, jugueteando durante horas con ellos y el soldador; confesaba que era durante esos momentos cuando las ideas más precisas y originales le venían a la mente. Y si se le acababa el estaño, se dedicaba a encuadernar libros. Una persona dañada podía ser arreglada de la misma manera que un libro.

La diferencia principal entre una persona y un animal es su habilidad para usar el lenguaje, pero el lenguaje sólo es posible cuando esa persona aprende a verse a sí misma a través de los ojos de otros y en última instancia a través de los ojos de toda la humanidad.

El experimento Zagorsky consistía literalmente en esto –enseñar a los niños a «ver» con los ojos de otros, y en los casos más complejos a percibir todos los estímulos externos a través de la gente que les rodeaba–.

Ponía las manos de los niños en las suyas cientos de veces antes que aprendieran a hacer el gesto más elemental. Les enseñaba a pensar con sus dedos para que pudiesen asimilar y aprender a leer en braille, y así después desarrollar lentamente el lenguaje oral.

Día tras día Iliénkov practica con su niño para que éste desarrolle un oído para la música. Le recuerdan como a un mago que se abre paso a través del silencio y la oscuridad para enseñarles a transformar al acción en un gesto, el gesto en un signo y el signo en una palabra. Un mago que abre la ventana del conocimiento de sus universos cerrados a cal y canto. Estaba más orgulloso de esto que de cualquier otra cosa que hubiese hecho nunca.

Cuatro de sus alumnos de acogida sordos y ciegos, gracias a los «esquemas senso-motrices» de Iliénkov, aprendieron a hablar, escribir, recibieron su diploma de educación superior e incluso defendieron sus tesis en Psicología y Matemáticas. En ningún otro lugar del mundo se han obtenido resultados similares.

La cocina de Iliénkov en Kamergesky Pereulok (N.d.T.: una calle lateral en el centro de Moscú, aledaña a la calle Tversakaya y cerca del Kremlin) era uno de los clubs intelectuales más interesantes de los años del Estancamiento. Allí se reunían todos los bardos, actores del teatro Taganka (el teatro más avant-garde de su época), expertos en cibernética, metodologistas, escritores de ciencia ficción y fantasía, cerebritos de provincias e invitados extranjeros de los movimientos Partisanos del Tercer Mundo. Iliénkov prefería hacer de oyente en su cocina antes que hablar, echando de vez en cuando miradas a las mantis esmeralda que vivían entre sus flores. El filósofo creía que las mantis eran el animal más grácil que uno podía tener en su casa. Cuando todo el mundo se había aburrido de la conversación se ponían a escuchar a Galich o Jesucristo Superstar en uno de los magnetófonos hechos a mano de Iliénkov.

Sobre la «originalidad de pega» de la contracultura Occidental, el maestro de la cocina permanecía severo en su juicio y de manera diligente y apasionada explicaba que los hippies Americanos eran una simple cuestión de entropía social, deceleración, y una aceptación de la retirada de la Historia con mayúscula en favor de las ilusiones personales. El significado de la originalidad no consiste en hacer un gran alarde de nuestra diferencia con los demás, sino en expresar lo General mejor que el resto. En el arte Pop y el conceptualismo Iliénkov veía la indiferencia alegre de la burguesía por sí misma.
El cuchillo del encuadernador
Al contrario que la mayoría de sus interlocutores (Zinoviev, Shchedrovitsky, Mamardashvili, Pyatigorsky) Iliénkov nunca se hizo pasar por dandy. Siempre conservó una aparencia externa como de noctámbulo, completamente indiferente a su aspecto. Sus incipientes melenas eran explicables por el mero hecho de que rara vez recordaba hacer una visita al peluquero.

El dramatismo wagneriano que tanto apreciaba en su existencia se dejaba ver en la expresividad de su rostro. Casi había llegado a la edad de pensionista. Pero Iliénkov esperaba al comunismo, no a su pensión. E hizo todo lo que estuvo en su mano para ayudar a hacer realidad el programa del Partido.

El Nuevo Hombre no hizo acto de presencia. La alienación y la cosificación se volvieron más comunes, no menos. Las relaciones mercantiles no estaban desapareciendo y la propiedad estatal Soviética no se había socializado realmente. El valor no eliminaba los precios sino que se rendía ante ellos. La explicación oficial de que en el socialismo los precios de los productos son «justos», mientras que en el capitalismo no lo son, era para Iliénkov una fantasía oriental estéril y de mal gusto, no marxismo. El paso posterior a la Revolución consistente en cambiar la sociedad no se había dado.

El filósofo se sintió incapaz de producir algo con sentido, incapacitado para continuar su guerra cósmica contra la decadencia del Universo y la difusión de la luz elemental. Cayó en una oscura melancolía alcohólica y en vez de contestar a cualquier pregunta filosófica normalmente se limitaba a repetir su rima favorita, «Y entonces no hubo ninguno».

Sus ya más maduros estudiantes universitarios compraban vaqueros y chaquetas de ante «como las que lleva Serge Gainsbourg». Se interesaban por el misticismo oriental y la posibilidad de emigrar y, por supuesto, se reían disimuladamente del leninismo anticuado de su profesor y su amor entrañable por «Sophia Vlasevna» (un apodo común e irónico para el poder soviético).

Los 20 años hasta el comunismo pasaron e Iliénkov, o así lo parece, era la última persona que recordaba esa promesa. Sintió su ausencia como una derrota personal. Pero los antidepresivos soviéticos que le habían recetado permanecían escondidos debajo de la almohada sin que su familia lo supiese.

El filósofo tenía amplios conocimientos anatómicos así que cortarse su propia arteria carótida no le supuso un gran esfuerzo. Lo hizo con un cuchillo de encuadernador que había afilado con una sierra. Según las leyes de la dialéctica cualquier herramienta podía ser transformada en un arma de la misma forma que cualquier trabajador podía ser transformado en un soldado.

Ahogándose en sangre dejó su apartamento para colapsar en las escaleras, cumpliendo a su manera lo que él que veía como el fin último de toda vida racional. El triunfo de la dialéctica de la existencia es el momento de restitución al Big Bang —el suicidio plasmático de la realidad—. Una persona pensante intenta en su actividad racional reproducir la naturaleza existente en su totalidad.

Su biografía me sería suficiente para explicar a cualquiera qué fue el siglo Soviético y cuál es el proyecto modernista de rehacer el mundo y a la humanidad misma.

En esta Torre de Tatlin la bandera roja ondea sobre el Reichstag, su «visión» de los niños ciegos, la conflagración atómica intolerable inundando el horizonte, los retratos de Mao en los muros de la Sorbona ocupada por los estudiantes, exceso termonuclear en el mundo a través de la imagen del sacrificio cósmico definitivo.

Tal y como dice la paradoja favorita de Iliénkov, el sentido último de lo «soviético» sólo puede ser revelado cuando su trabajo ha terminado y empieza a difuminarse en los ojos del espectador.

No recordamos ni podemos utilizar de ninguna manera aquello que estaba con nosotros hace tan poco. Y eso significa que nos merecemos todo lo que nos ocurre: todo lo que ha ocurrido y todo lo que está a punto de ocurrir.

http://primerussia.ru/
Nota del traductor (@Agente burgués):  "The Last Soviet Marxist", que a su vez es una traducción del ruso. La traducción al inglés es de calidad desigual, y en algunos casos ciertas frases son prácticamente incompren- sibles. He optado por hacer una traducción más o menos literal y marcarlas con un “[*]”. En el resto de la traducción he tratado de hacer un texto ligeramente más idiomático y he añadido un par de notas aclaratorias, pero en general se mantiene el “estilo” de la traducción al inglés.
http://marxismocritico.com/

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Gianni Mesa: Luciano Canfora: "Vi racconto le mie lezioni di vita da Karl Marx e Ronald Syme" — La Republica
Alain Dussort: Un rêve fantastique sur Marx — Agora Vox
Jean-Claude Michéa : «Le concept marxiste de “lutte des classes” doit être remanié » — Le Comptoir
Roberto Sáenz: La transición socialista a cien años de la Revolución Rusa — Nuevo Mas
Fabiola Pinto: Interponen recurso ante expulsión de estudiantes peruanos por posesión de libros marxistas — Bio Bio Chile
Maciek Wisniewski: Francia: las elecciones y los espectros de Marx — La Jornada
Begoña Piña: Aki Kaurismäki: “Karl Marx nunca ha tenido tanta razón como hoy” — Público
Marina Pibernat Villa: Las Marx — La República
Amid Faljaoui: 'Après avoir volé notre labeur, le capitalisme s'attaque à nos vies' — Trends
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” [Entrevista con Michael Heinrich] — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional.cat
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periodico.cat
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Entrevista de Salvador López Arnal a Joaquín Miras Albarrán: Parte I, Parte II, Parte III, Parte IV, Parte V, Parte VI, Parte VII, Parte VIII & Parte IX — Rebelión
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2) Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
Jaime Corena: El verdadero Trump visto desde Marx — La Haine
Guía para el estudio del Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels — Fiuxy
Horacio González y Eduardo Grüner reflexionan sobre los 150 años de El Capital: Un campo de batalla para los debates — Página 12
Cinzia Romani: Un Marx sexy e pop per spiegarlo ai giovani globalizzati — Il Giornale
Sarah Jaffe: El surgimiento de la izquierda estadounidense: del Marxismo a la Resistencia ante Trump — TeleSur
Wolfgang Eckhardt: The First Socialist Schism: Bakunin vs. Marx in the International Working Men’s Association — Cyntia’s Site
Angiolo Bandinelli: Tra Marx e Zuckerberg una scelta obbligata — L’Opinione
Adriana Marrero: Marx, el comunismo azul y la educación celeste: ¿tan mal estamos? Agencia Uruguaya de Noticias
__________________
(*) Acceso indirecto