"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

24/8/15

Engels y la concepción jurídica del mundo

Friedrich Engels ✆ F. Mocznay
Ariel Mayo   |  Leer a Engels siempre es un placer, aún en el caso de escritos periodísticos o de coyuntura. Engels es un maestro de la síntesis y de la sencillez para exponer ideas complejas. Estas cualidades jugaron un papel importante en la difusión del marxismo en las dos últimas décadas del siglo XIX. La obra de Engels ha sido muchas veces rebajada al lugar de la divulgación (¡Cómo si la divulgación no fuera fundamental para una corriente política como el marxismo, que se propone algo más que interpretar el mundo!); pero lo cierto es que un examen atento de sus escritos muestra lo notable de su contribución al desarrollo del marxismo. Engels no es Marx, pero la teoría de Marx no hubiera llegado a ser lo que es sin Engels.

A modo de ejemplo, podemos considerar el artículo “Socialismo de juristas”, publicado en 1887 en la revista teórica de la socialdemocracia alemana Die Neue Zeit. Engels aborda allí la cuestión de la ideología y su relación con la lucha de clases y el Estado. El artículo gira en torno a la noción de concepción del mundo, examinando su papel en el feudalismo y el capitalismo. Engels reconoce que en la Edad Media la unidad del mundo europeo se soldó en torno al cristianismo.

Sin embargo, esto no implica afirmar que la ideología es la fuerza que da forma a la sociedad; para distinguir el papel que juega la ideología es preciso comenzar por ubicar cada ideología concreta en un marco histórico determinado, que da sentido a ésta:
“Esta soldadura teológica no se realizó sólo en el plano de las ideas; existía en la realidad, y no sólo en el Papa, su centro monárquico, sino sobre todo en la iglesia feudal y jerárquicamente organizada, dueña de la tercera parte, aproximadamente, de la tierra en todos los países, y que ocupaba una posición de tremendo poderío en la organización feudal. La Iglesia, con su posesión feudal de la tierra, era el verdadero vínculo entre los distintos países; la organización feudal de la Iglesia proporcionó consagración religiosa al secular sistema estatal feudal. Además el clero era la única clase educada. Por lo tanto era natural que el dogma de la Iglesia fuese el punto de partida y la base de todo el pensamiento.” (p. 231).
En otras palabras, el papel de la Iglesia no era consecuencia de la ideología católica, sino que esa ideología tomaba su fuerza de la posición material que ocupaba la Iglesia en la sociedad feudal. La ideología no gira en el vacío, no constituye una fuerza independiente del conjunto de relaciones sociales. Sin embargo, rechazar la tesis de la autonomía absoluta de la ideología no significa descartar el peso de la misma en la lucha de clases. Al describir la importancia de la ideología cristiana en la lucha de la burguesía contra el feudalismo, Engels da un ejemplo de la persistencia de las construcciones ideológicas, y de cómo éstas pueden ser resignificadas por nuevos grupos sociales.
“Pero en el útero del feudalismo se desarrollaba el poder de la burguesía. (…) La concepción católica del mundo, modelada según el esquema del feudalismo, no era ya adecuada para esa nueva clase y para sus condiciones de producción e intercambio. Ello no obstante, esta nueva clase permaneció durante largo tiempo cautiva de los grilletes de la todopoderosa teología. Del siglo XIII al XVII, todas las reformas y las luchas realizadas bajo lemas religiosos y vinculadas a ellas, no fueron, en el plano teórico, otra cosa que repetidos intentos de los burgueses y plebeyos de las ciudades – y de los campesinos que se habían vuelto rebeldes en contacto con ambos -, de adaptar la antigua concepción teológica del mundo a las nuevas condiciones económicas y a las condiciones de vida de la nueva clase.” (p. 231-232).
Más allá de que la afirmación de Engels es esquemática (¿podría ser de otra manera, tratándose de un artículo breve?) y precisa ser matizada, el hecho mismo de la persistencia de la concepción católica del mundo y su reaparición en los movimientos revolucionarios, muestra a las claras el reconocimiento tanto del poder de la ideología, como de las dificultades para construir una nueva concepción del mundo, acorde con las necesidades de los nuevos grupos sociales. Dicha dificultad se entronca, por supuesto, con el problema de los intelectuales; más concretamente, con el problema de cómo una nueva clase se da los intelectuales que precisa para elaborar su propia concepción del mundo. De la exposición de Engels parece deducirse que la clase en ascenso no está en condiciones de ejercer la dominación hasta que no es capaz de formular su propia concepción del mundo.

El núcleo del artículo consiste en la presentación de los rasgos principales de la concepción jurídica del mundo, ideología de la burguesía que vino a reemplazar a la concepción católica del mundo. Engels la describe así:
“Fue la secularización de la concepción teológica. El derecho humano ocupó el lugar del dogma, del derecho divino; el Estado ocupó el lugar de la iglesia. Las condiciones económicas y sociales, que anteriormente se pensaba que habían sido creadas por la iglesia y el dogma, ya que habían sido aprobadas por la iglesia, fueron consideradas entonces como basadas en el derecho y creadas por el Estado. Como el intercambio de mercancías en escala social y en pleno desarrollo – especialmente a través de los adelantos y el crédito – produce complicadas relaciones contractuales, y por consiguiente exige reglas aplicables en términos generales, que sólo pueden ser dictadas por la comunidad – normas de derecho determinadas por el Estado -, se imaginó que tales normas de derecho surgían, no de los hechos económicos, sino de su establecimiento formal por el Estado. Y como la competencia, forma básica del comercio de los productores libres de mercancías, es el máximo igualizador, la igualdad ante la ley se convirtió en el principal grito de combate de la burguesía. El hecho de que la lucha de esta nueva clase contra los señores feudales, y contra la monarquía absoluta que protegía a éstos tuviese que ser, como todas la luchas políticas, una lucha por el poder del Estado, y que tuvieses que librarse sobre la base de exigencias jurídicas, contribuyó a fortalecer la concepción jurídica.” (p. 232).
En el párrafo que hemos reproducido, Engels realiza una serie de importantes afirmaciones. En primer lugar, en el terreno de la ideología se verifica corrobora una vez más un principio que se manifiesta en diversos ámbitos: nada surge de la nada, sino que todo se desarrolla a partir de elementos ya existentes; en el caso particular de la concepción burguesa del mundo, la misma se plasmó a partir de la concepción católica del mundo. En este sentido, es significativo que Engels considere que el Estado burgués ocupa el lugar de la Iglesia. Esta idea nos parece fructífera, en la medida en que permite entender el desplazamiento de lo sagrado desde la esfera religiosa a la secular. En segundo término, Engels enfatiza cómo el Estado convierte las relaciones sociales que son producto de las luchas entre individuos y grupos sociales, en una creación estatal (a través del Derecho). Así como en el plano económico, las relaciones entre las personas aparecen como relaciones entre cosas (fetichismo de la mercancía), en el plano político las relaciones entre individuos se presentan como creaciones del Derecho (fetichismo jurídico). En tercer término, Engels explica la ideología burguesa a partir de las relaciones sociales, y no a la inversa, siguiendo el mismo procedimiento adoptado para el análisis del feudalismo. Como señalamos más arriba, la ideología sólo puede comprenderse a partir de su ubicación en la totalidad de las relaciones sociales.

Además de lo anterior, Engels sostiene que las luchas políticas son luchas por el control del Estado y que, en el caso específico de la burguesía en su período revolucionario, se trató de luchas que giraban en torno a exigencias jurídicas, hecho que contribuyó a reforzar la influencia del fetichismo jurídico en el pensamiento político.

Engels dedica la parte final del artículo a mostrar cómo la clase obrera, en los comienzos de su lucha contra el capitalismo, adoptó la concepción jurídica de la burguesía.
“El proletariado se apoderó al comienzo de la concepción jurídica de su oponente y buscó en ella las armas contra la burguesía. Los primeros elementos del partido proletario, así como los representantes teóricos de éste, se mantuvieron totalmente en el «terreno jurídico del derecho», siendo la única distinción la de que construyeron para sí un terreno distinto del «derecho» que aquel con que contaba la burguesía. Por una parte la exigencia de igualdad fue ampliada de modo que la igualdad en el derecho fue completada con la igualdad social. Por la otra, de la proposición de Adam Smith, de que el trabajo es la fuente de todas las riquezas, en tanto que el producto del trabajo tiene que ser compartido con el terrateniente y el capitalista, se extrajo la conclusión de que esta división del producto era injusto y que debía ser abolida o modificada en favor del trabajador.” (p. 233).
Otra vez se verifica el principio de que el pensamiento construye a partir de elementos anteriores. El socialismo constituyó así, en sus orígenes, una versión radical del pensamiento burgués. Al hacer esto, mostró en la práctica las limitaciones de dicho pensamiento, su incapacidad para garantizar la libertad y la igualdad entre los seres humanos. Engels señala con perspicacia que los socialistas utópicos comprendieron estas limitaciones y, por ello, abandonaron la lucha política para concentrarse en el terreno de la elaboración de planes de reformas destinados a una sociedad ideal. Se planteó así un callejón sin salida para el movimiento socialista: de un lado, los seguidores de la concepción jurídica, que proponían la acción política dentro de los marcos ideológicos de la sociedad burguesa; del otro, los utopistas que negaban la acción política.
“La exigencia del producto total del trabajo, así como la de la igualdad, se perdieron en contradicciones insolubles en cuanto fueron formuladas en forma jurídicamente detallada y dejaron más o menos intacto el meollo del problema: la transformación del modo de producción. El rechazo de la lucha política por los grandes utopistas fue al mismo tiempo el rechazo de la lucha de clases, es decir, de la única forma de actividad de la clase cuyos intereses representaban. Ambas concepciones hacían abstracción de los antecedentes históricos a que debían su existencia; ambas apelaban a los sentimientos: unas al sentimiento de justicia, otras al de humanidad. Ambas revestían sus exigencias con las formas de piadosos deseos acerca de los cuales no se podía decir por qué habían de ser cumplidos en ese momento y no mil años antes o después.” (pp. 233-234).
Engels afirma, a continuación, que:
“La clase obrera, que con el paso del modo de producción feudal al modo capitalista fue despojada de toda propiedad de los medios de producción, y que gracias al mecanismo del modo capitalista de producción es engendrada continuamente en ese estado hereditario de desposeimiento, no puede encontrar en la ilusión jurídica de la burguesía una expresión exhaustiva de sus condiciones de vida. Sólo puede conocer esas condiciones de vida, plenamente y por sí misma, si contempla las cosas en su realidad, sin vidrios jurídicamente coloreados.” (p. 234).
La respuesta al problema es el desarrollo de la concepción proletaria del mundo, elaborada por Marx. Esta solución no deja de ser problemática. Ante todo, no quedan claras las razones por las que la clase obrera no puede seguir atada a la concepción burguesa. Engels deja de lado aquí la posibilidad de concesiones de la burguesía a la clase obrera, cuestión que modifica que radical desposesión a que alude nuestro autor. Pero, y en esto se da de bruces con el resto del artículo, Engels subestima la eficacia del fetichismo jurídico, su capacidad para convertir a la lucha de clases en un “conflicto legal”. Cuando sostiene que Marx “ofreció la concepción del mundo correspondiente a las condiciones de vida y de lucha del proletariado” (p. 234), pasa por alto que la forma que asumen las relaciones sociales bajo el capitalismo (su cosificación) recrea permanentemente la vigencia del fetichismo jurídico. A diferencia de lo expuesto aquí por Engels, pensamos que si el marxismo logra imponerse como ideología de la clase obrera, será por medio de una lucha encarnizada contra la ideología burguesa, parte de la lucha de clases más general entre capital y trabajo.
Nota bibliográfica
Para la redacción de estas notas utilicé la traducción española de la edición en inglés preparada por el Instituto de Marxismo Leninismo (1955): Marx, Karl y Engels, Friedrich. (1959). Sobre la religión. Buenos Aires: Cartago. (pp. 231-234). Todos los libros tienen su historia. En este caso, el ejemplar que tengo en mis manos perteneció a mi abuelo materno, republicano convicto y confeso que pasó su vida en Argentina aborreciendo a Franco, a los curas y a los empresarios. Mi abuelo murió cuando yo tenía poco más de tres años, pero bastó ese tiempo para tenerlo siempre en el recuerdo.
En la traducción mencionada se utiliza el término “jurística” y sus derivados. Dado que la Real Academia Española no reconoce su uso, he optado por usar la palabra “jurídica” en su reemplazo.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica