"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

7/3/15

Lawrence Summers, Janet Yellen & Karl Marx

La inversión como problema del capital y las cuestiones de forma y contenido en la tesis burguesa del “estancamiento secular”
El discurso de Janet Yellen ante el senado norteamericano

Paula Bach   |  Rebobinando unos cuantos años desde nuestros días hasta El Capital, es posible rastrear un concepto de alto poder explicativo para la realidad actual. Aquel que destacan una y otra vez las palabras de Marx y que refiere a la discordancia entre la forma y el contenido. Hallar la relación correcta entre forma y contenido o dicho en otros términos, comprender las leyes del movimiento de la apariencia, es lo que le permitió a Marx superar los límites de la economía política clásica.

Ahora bien, Marx se ocupó de aclarar –entre otras muchas cosas-, dos cuestiones. La primera de ellas es que las formas más desarrolladas, permiten a la mirada científica, acceder a una compresión superior no sólo de las formas más arcaicas sino, y muy particularmente, de la realidad presente. La segunda es que esas mismas formas se encargan de velar progresivamente el entendimiento de la realidad a la mirada del sentido común. Tanto este dualismo como la relación entre forma y contenido, resultan sugestivos a la hora de analizar factores que se ponen de manifiesto en nuestra contemporaneidad.

La inversión como problema

Dentro de los múltiples movimientos que hacen a la coyuntura de una economía mundial debilitada, destaca la recuperación norteamericana, no vigorosa pero sostenida, frente a la anemia europea –con algunas desigualdades internas- y la debilidad japonesa. Sobresale también la crisis rusa -ahogada por las sanciones, la caída del precio del petróleo y la guerra- así como la aún abierta discusión entre Grecia y la UE. Habrá que ver en el corto plazo la dinámica de la economía de Estados Unidos favorecida por el descenso de costos internos (salariales y energéticos) y perjudicada tanto por la dinámica externa como por la creciente fortaleza del dólar.

Se juegan mucho Janet Yellen y la economía norteamericana ante un eventual incremento de las tasas de interés en el curso del año. También habrá que ver los posibles efectos de la aguda caída de costos internos en España e incluso en Grecia, si finalmente el reaccionario acuerdo con la UE se terminara consolidando. Sin embargo y más allá del corto plazo, las “cuestiones de costos” parecen ser insuficientes para revertir la situación económica estructural en los principales centros imperialistas. Con buen criterio, Summers, Wolf y otros, plantean que las extremadamente bajas –en términos históricos- tasas de interés que rigen en Estados Unidos, Europa y Japón, ponen de manifiesto un exceso crónico del “ahorro” sobre la inversión. En varios países centrales incluso las tasas de interés de corto plazo resultan negativas en términos reales, lo que en los hechos significa que los gobiernos se ven obligados a pagar por prestar.

En términos marxistas esta situación significa que existe una apropiación creciente de plusvalía que no se reinvierte productivamente y que por tanto no abona el proceso de acumulación ampliada del capital. A decir verdad, este problema, es el núcleo duro de la tesis del estancamiento secular.

Cuestiones de contenido (o cierta sensatez burguesa)

A decir verdad un amplio espectro de teóricos y políticos económicos de la burguesía como Summers, Gordon, Eichengreen, Wolf, Davies, Krugman y otros más afectos a las “causas nobles” como Piketty, hace ya un tiempo vienen planteando el problema del crecimiento débil como gran dilema del capitalismo –focalizado fundamentalmente en los países centrales- y no sólo a partir de la crisis de 2008. Si bien los distintos autores abordan el problema desde diversos ángulos, la mayoría de ellos acaba verificando que el asunto central que explica ese crecimiento débil de largo plazo es una escasa inversión de capitales.

Algunos de los principales fundamentos de los autores consisten en la disminución del crecimiento de la productividad, la reducción del precio de los bienes de capital, el declinante crecimiento poblacional y por último el incremento de la desigualdad como factor que opera debilitando la demanda.

Summers considera que estas dificultades -que se pusieron de manifiesto durante los últimos años-, resultan en realidad de larga data, aunque durante las últimas décadas fueron enmascaradas por un desarrollo financiero insostenible. De aquí desprende entonces la dicotomía “estancamiento vs. burbujas”, en la que se debate el capital. Tomando el primer término de la “ecuación” de Summers, la idea de “estancamiento secular” representa si se quiere un “homenaje” que los teóricos de la burguesía le rinden al marxismo, al leninismo y en particular a los trotskistas que desde hace décadas venimos sosteniendo los límites –en sentido estratégico- de la recuperación económica capitalista que siguió a la crisis de la década del ’70.

La recuperación de la tasa de ganancia que se produjo bajo el neoliberalismo así como la reconquista de China y Europa del Este, resolvieron sólo parcialmente y de una manera muy particular los problemas de la acumulación del capital que se habían puesto de manifiesto en aquella década. Retornando sobre la discordancia entre forma y contenido enunciada al inicio, vale la pena remarcar que es en el dilema de la inversión o en los obstáculos para la reproducción en escala ampliada del capital, donde deben buscarse los problemas de contenido, es decir, aquellos que afectan en nuestros días a la producción de valor.

La forma (y las palabras de Janet)

Sostiene Summers que sin las burbujas sucesivas de los años ’90 y 2000, el nivel de crecimiento económico de aquellas décadas, habría resultado “inadecuado” como consecuencia de la insuficiencia tanto de la demanda de inversión como de consumo.

Resulta que las “burbujas” especulativas –el segundo término de la ecuación de Summers-, constituyen la forma particular en la que se pone de manifiesto un contenido determinado de producción de valor, definido por las dificultades para la reproducción ampliada del capital.

Así la deslocalización de la producción en los países centrales y la huída hacia regiones de alta valorización y escasa acumulación como China, la lucha “incansable” por el plusvalor absoluto con todas las expresiones políticas de ella derivadas, la liberalización e internacionalización del capital, la recompra de acciones entre las mismas empresas como contratara de esa escasa acumulación ampliada, los créditos masivos al consumo como novedad histórica –y como punción de los bancos sobre el plusvalor- entre otros varios aspectos, se encuentran en la base del modo cada vez más engañoso en que el valor se pone de manifiesto a través de la forma de precio.

Dicho de otro modo, la forma de precio que habita en las masas de capital denominado ficticio, se aleja cada vez más de su sustancia, el valor. Y a propósito del mundo de las formas o de las apariencias, la presidenta de la Fed acaba de dar un mensaje al senado norteamericano. La palabra “paciencia” se convirtió en el eje de las editoriales de múltiples diarios del mundo. Es que como en un juego infantil Janet avisó que “todo” depende del día en el que ella y la Reserva, retiren la palabra “paciencia”.

Ese día, los “mercados” sabrán que faltarían dos reuniones para que la Fed tome la decisión fatídica de aumentar las tasas de interés. La “videoeconomía” y las palabras, actúan claramente sobre la coyuntura manejando las “expectativas” y por tanto los movimientos de superficie de los grandes capitales. Sería falso decir que esta “economía video”, no es real, sí lo es y en un grado impensable desde la óptica de unas pocas décadas atrás. Y es que en esas formas se pone de manifiesto aquel contenido.

De hecho la introducción en el mercado de masas gigantescas de dinero (una inyección de puros precios o, si se quiere, de pura forma, abusando un poco de los términos) evitó que la crisis del 2008 siguiera el curso de la crisis del ’30, aunque por supuesto, sin resolver el fondo del asunto. Pero “el lobo” está, la ley del valor o la “norma” opera en última instancia y así sucede en las crisis cuando los precios de las acciones, los derivados y todo tipo de activos se derruban y se acercan progresivamente a los valores.

La ley del valor o el contenido, se pone entonces de manifiesto tal como se impone la ley de gravedad –como dice Marx- cuando a uno se le viene la casa encima. La dicotomía “burbuja vs. estancamiento” es en última instancia expresión de la relación específica entre forma y contenido del capital en nuestro tiempo presente.

“Homenajes”

Y esta cuestión de la forma y el contenido, repica sobre lo que se designó “homenajes” de la burguesía a lo que por años hemos venido sosteniendo desde el trotskismo.

La burguesía acostumbra hacer homenajes tardíos y reaccionarios de un tipo similar al que decía Lenin que los monopolios le rinden al socialismo. Llama la atención que Piketty termine reivindicando de hecho –no en la intención, es claro- a Rosa Luxemburgo a casi 100 años de su asesinato. Lástima que nos quiera encantar con la idea de que aquello que provocó guerras mundiales, revoluciones, crisis violentas y masacres, pueda resolverse ahora con algún que otro impuesto.

Llama la atención que Krugman, Summers y el mismo Piketty, entre otros, descubran justo ahora las virtuales propiedades “benéficas” de las guerras. No es una novedad, ya lo había advertido Keynes en su momento. Y dicho sea de paso, también Keynes rindió “homenaje” a la teoría de Lenin y Trotsky asimilando en gran parte (para sus fines, claro) el contenido de la época. La búsqueda de los resultados de la “guerra sin guerra” es, a decir verdad, un oxímoron de la teoría económica burguesa.

Deriva de la imposibilidad de comprender que un contenido tal, se manifiesta necesariamente bajo dicha forma. Este “deseo”, amén de su imagen “pacifista”, es profundamente reaccionario. En su imposible intento reformista en gran escala y de largo plazo, en su naturalización fanática del capitalismo, niega la verdadera naturaleza del capital abriendo finalmente paso…a las guerras. Deriva en última instancia de la -siempre imposible- búsqueda del contenido sin la forma.

Es probable que esa desvinculación entre forma y contenido que invariablemente lleva a los economistas –y lamentablemente también, a gran parte de la izquierda- a recrear fórmulas impotentes, tenga su origen teórico en la ya muy lejana imposibilidad de la economía política clásica de resolver el problema del valor, aún cuando lo había dejado planteado.

http://www.laizquierdadiario.com/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto